Comprar coche: gasolina o diésel, no sólo cuestión de consumo

La llegada de una nueva generación de motores de gasolina con baja cilindrada y reducidos consumos hace que cada vez tenga más sentido contemplarlos como alternativa de compra a los diésel.

 

Gasolina o diesel

 

Si eres de los que todavía asocia motor de gasolina a motor “tragón”, vete quitando esa idea de la cabeza. Todavía hay quien se atreve con motores “clásicos” –con lo último en tecnologías de admisión y distribución, eso sí–, pero la llegada de la inyección directa y el turbocompresor a los motores de gasolina ha cambiado todos los esquemas. Lo llaman “downsizing”, y básicamente consiste en reducir la cilindrada del motor –en algunos casos esto implica también hacerlo con el número de cilindros– para conseguir motores más pequeños, compactos y ligeros, y que además consuman menos combustible.

 

Gasolina o diesel

 

Ejemplos hay muchos, podemos mencionarte algunos: el Ecoboost de Ford, el nuevo 1.2 turbo de Toyota, los motores del nuevo BMW Serie 1, el 1.0 de Volkswagen, el motor turbo de gasolina de Nissan que incluso se monta en el Qashqai, los motores PureTech de Citroën y Peugeot…  ¿Y por qué gasolina? Pues porque aunque un diésel gasta menos, menor consumo no necesariamente implica ahorro. Y aquí intervienen principalmente dos claves: el uso que vayas a hacer del coche… y las diferencias en mantenimiento que según ese uso existen en la actualidad entre un coche con motor de gasolina y un diésel.

 

Gasolina o diesel

 

Debido a las propiedades de cada combustible, para ser eficiente un turbodiésel necesita sistemas de descontaminación –filtros de partículas, y en motores ya de cierta potencia sistemas con aditivo AdBlue–  que no necesita un gasolina por lo que con el paso del tiempo –y de los kilómetros–, la ventaja en consumo de un diésel pueda anularse.

 

Gasolina o diesel

 

No, no se trata de desmontar las ventajas de los coches con motor diésel, que las tienen. De hecho, siguen siendo la mejor opción para aquellos que realizan muchos kilómetros por carretera o se deciden por coches ya de cierto tamaño (SUVs y monovolúmenes, principalmente) en los que el peso y la aerodinámica aumentan las diferencias de consumo y los gasolina salen peor parados. Pero en coches pequeños, o incluso en compactos, va siendo hora de que pienses también en gasolina.

Consumo: ganan los diésel

Sí, a igualdad de potencia un diésel gasta menos. Y aunque los nuevos motores de gasolina de baja cilindrada y con turbo pueden gastar muy poco, los diésel conservan una ventaja innegable: el consumo no es tan sensible al ritmo de marcha como en estos últimos.

 

Gasolina o diesel

Por dar una orientación, para un compacto de 120-130 CV, un turbodiésel gastará en torno a 2 litros menos de media cada 100 km en una utilización real. Pero hay dos factores que intervienen y hacen que menor consumo no sea siempre igual a mayor ahorro, y que están relacionados entre sí: el mantenimiento y la propia amortización.

Mantenimiento: ventaja para la gasolina

Más bien mantenimiento… y posibles averías. Y aquí la ventaja es para los gasolina, en los que no hay tantos “elementos” que den problemas, como los filtros de partículas, el caudalímetro o las EGR, que en los diésel causan quebraderos de cabeza a los usuarios que recorren muchos kilómetros por ciudad o utilizan el coche en recorridos muy cortos.  

Gasolina o diesel

 

Un filtro de partículas, por ejemplo, tiene una duración limitada, y cambiarlo puede tener un coste similar al de sustituir una correa de distribución. En cuanto a esto último, es más frecuente encontrar motores con cadena de distribución –sin mantenimiento– entre los gasolina que entre los turbodiésel, aunque algunos hay. 

Amortización: no sólo kilómetros

¿Sabes los kilómetros que realizas al año, el consumo medio de las dos versiones entre las que dudas –gasolina y diésel– y tienes el precio de adquisición? Pues ya puedes calcular los kilómetros que necesitarás para amortizar la teórica desventaja en precio de los diésel, que por lo general siguen contando con un precio de adquisición más alto.

 

Gasolina o diesel

Pero mucho ojo, este cálculo sólo es aproximado, y para saber de verdad si un diésel interesa o no tendrás que tener en cuenta otros muchos factores, como el precio del seguro, el del impuesto de circulación, la posible depreciación si no vas a mantener el coche muchos años… o el mencionado mantenimiento y posibles averías. El simple cambio de un filtro de partículas –o de una correa de distribución frente a un coche que no lo necesite– puede dar al traste con cualquier cálculo de amortización que hagas únicamente teniendo en cuenta precio del coche, consumo y kilómetros.

 

Fotos Comprar coche: gasolina o diésel, no sólo cuestión de consumo

Comentarios Comprar coche: gasolina o diésel, no sólo cuestión de consumo

  •  
    Avatar de Aridane.
    Aridane 07/09/2015 13:23:14

    Y otra cosa que añadiría tambien en que un diesel, aunque se han mejorado mucho, siempre ensucia mas, me refiero, a que siempre hechara mas humo por el tubo de escape que un gasolina, que es innegable por su funcionamiento, el aceite, se deteriora menos en un gasolina que un diesel y etc.
    A parte de esto me gustaría preguntarles por el 1.5 Ecoboost(Ford), como vá comparado en igualdad de potencia en diesel.
    gracias

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"