Conducir de forma segura en carretera y en curvas

Salvo en carreteras muy estrechas, lo normal es que el vehículo que conducimos sea menos ancho que el carril por el que circulamos, tanto en carreteras convencionales de doble sentido, como en las vías con más de un carril para cada sentido, autovías y autopistas. Si no lo pensamos mucho parece que ir por el centro del carril puede ser seguro, pero en realidad podemos aumentar la seguridad colocándonos a un lado o al otro del carril, según las circunstancias. Te explicamos aquí como podemos aprovechar el ancho del carril para ganar seguridad en cada momento.

Carreteras convencionales

Las carreteras convencionales con un solo carril para cada sentido y sin separación física entre ellos, son más peligrosas que las desdobladas según los datos de accidentes. Saber cómo posicionarse bien en el carril para ganar seguridad y saber trazar bien las curvas se convierte en algo vital en estas carreteras.

En rectas, a la derecha

Cuando circulamos por un tramo de carretera convencional recto es más seguro circular cerca del margen derecho. No se trata de ir pisando la línea del arcén, sino simplemente ir un poco hacia la derecha. Tampoco hay que tomarlo como una obligación en todo momento, pues puede haber peatones o vehículos lentos en el arcén o la carretera puede estar más deteriorada por los camiones en ese lado. Pero siempre que nos acordemos podemos circular más hacia la derecha. La razón es que los vehículos que circulen en sentido contrario recibirán una mayor sensación de seguridad al cruzarse con nosotros y toda la seguridad que demos a los demás vehículos es también seguridad para nosotros. También permitiremos una mejor visibilidad al tráfico que circula por detrás nuestro, más aún si un vehículo tiene intención de adelantarnos.

Un dato curioso es que muchos de los accidentes frontales causados por un coche que invade el carril contrario al realizar un adelantamiento indebido, se producen en el arcén, ya que es el espacio de carretera que queda libre y ambos coches a punto de chocar se tiran hacia él intentando evitar el impacto. Si circulamos de primeras por el lado derecho estaremos dejando un espacio de carretera en el centro, que en caso extremo, "invitará" al conductor del coche que invade nuestro carril a usarlo, dejándonos el arcén libre para nuestro vehículo.

Cuando nos enfrentarnos a una rasante no podemos ver lo que hay al otro lado y según nos acercamos al punto más alto de la rasante cada vez vemos menos carretera. Aunque la intuición y las señales nos ayudan adivinar como sigue la carretera no sabemos si viene tráfico en contra, y por ello es todavía más importante circular por el lado más a la derecha del carril al superar una rasante.

En curvas, entra abierto, cierra al final

Hay que tener claro que lo más importante de una curva no es la entrada, sino la salida. Es muy típico entrar en una curva confiado y a la mitad comprobar que era más larga o más cerrada de lo esperado, obligándonos a corregir velocidad y trayectoria. Por lo tanto, cuando tomamos una curva lo que tenemos que tener en mente es hacer una salida segura, controlando la velocidad y la trayectoria. La velocidad la marca la prudencia y siempre es mejor frenar más de lo necesario que menos, aquí vamos a hablar de la trayectoria más segura.

Curvas a la izquierda

Teniendo en cuenta que podemos usar todo el ancho del carril, al llegar a una curva hay que posicionar el coche en el lado del carril contrario a la dirección de la curva. Es más fácil en curvas a la izquierda, ya que sale más natural colocarnos a la derecha. Pero hay que evitar cerrar la trayectoria antes de tiempo. Seguiremos realizando una curva abierta por el lado derecho del carril y sólo cuando veamos la salida de la curva, nos cerraremos hacia el interior, lo que nos posicionará de forma natural en el centro del carril al acabar la curva.

Curvas a la derecha

En curvas a la derecha hay que hacer lo mismo, luchando las primeras veces contra nuestra sensación de seguridad, ya que al abrirnos en la entrada nos acercamos al carril contrario, pero los beneficios se aprecian rápidamente. Entraremos a la curva circulando por el lado izquierdo del carril y nos mantendremos ahí evitando las ganas de cerrarse al lado derecho, hasta que podemos ver la salida de la curva. En ese momento, nos acercaremos al margen derecho para salir de la curva de forma segura.

Básicamente lo que se hace es retrasar el momento de acercarse al interior de la curva hasta tener la visibilidad de la salida. No sólo haremos una trazada en la que terminaremos la curva de forma segura, además estaremos mejor preparados en caso de imprevistos. Si la curva es más larga de lo esperado no tendremos que corregir la trayectoria, simplemente esperaremos más para cerrarnos hacia el interior. Si la curva es de las que se cierra al final, podremos corregir sin tener que girar tanto el volante, como sí habría que hacerlo si nos hubiéramos cerrado al principio de la curva.

Al adelantar, a la izquierda

Los adelantamientos en carreteras de doble sentido, son momentos críticos que hay que superar de forma rápida pero segura para todos. La mejor forma es dar seguridad al coche que es adelantado. Cuando entramos en el carril de dirección contraria, nos situaremos lo más a la izquierda posible, dejando un buen espacio entre el coche adelantado y el nuestro, para evitar sustos y mejorar la sensación de seguridad del conductor adelantado.

En carreteras desdobladas, depende del carril

Suponiendo que circulamos por el carril de la derecha siempre que es posible, dentro de este carril, para ganar en seguridad intentaremos circular por el lado más derecho del carril y cerca del arcén que es el espacio de seguridad en caso de emergencia, mejorando de esta manera la visibilidad del tráfico que circula detrás nuestro.

Cuando circulamos en el carril izquierdo, intentaremos hacerlo por el lado izquierdo del carril, separándonos de los vehículos que circulan en el lado derecho, sobre todo cuando la diferencia de velocidad entre nuestro vehículo y el que estamos adelantando es importante. Si hay carriles centrales, podremos buscar el centro del carril, pero aprovechamos a recordar que el carril central no es el más seguro, pues no tiene arcén de escapatoria en caso de emergencia, como sí tiene el derecho.

Fotos Conducir de forma segura en carretera y en curvas

Comentarios Conducir de forma segura en carretera y en curvas

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"