Consejos de seguridad para la conducción en lluvia

Conducir bajo la lluvia requiere un aumento de concentración para hacer frente a la reducción de visibilidad y de adherencia sobre el piso mojado. Te ofrecemos aquí una serie de consejos para ver y hacerse ver mejor y para aumentar la seguridad y la tranquilidad en la conducción bajo la lluvia. 

Limpiaparabrisas en buen estado

Es básico, para poder ver bien a través del parabrisas con lluvia es necesario que los limpiaparabrisas estén en buen estado. Lo ideal es cambiarlos todos los años al final del verano y principio del otoño. Por lo menos, comprueba el estado y su eficacia cada otoño. Los limpiaparabrisas tienen una goma que limpia el agua y si esta goma pierde sus características de elasticidad y se endurece deja de limpiar correctamente. La goma se endurece con el tiempo y con la acción del sol, por ello, es mejor cambiarlos periódicamente y hacerlo cuando el sol ha dejado de calentar fuerte, cuando el otoño comienza.

No te olvides del limpiaparabrisas trasero si tu coche lo tiene. Acostúmbrate a usarlo cuando llueve, sobre todo al circular por carreteras donde se crea mucha estela. Verás mejor por el espejo interior y aumentaras la seguridad. También, usa el limpiaparabrisas trasero con el chorro del agua para limpiar la suciedad que se acumula poco a poco en la luneta trasera y cámbialo si limpia mal.

Parabrisas limpio

Es muy normal que, al comenzar a caer unas gotas y conectar los limpiaparabrisas, nos demos cuenta de lo sucio que estaba el parabrisas. Los “limpias” no limpian, e incluso parece que extienden la suciedad ofreciendo menos visibilidad. Mantener el parabrisas limpio es vital, sobre todo después de un viaje o cuando ha estado el coche parado en la calle dos o más días. Limpiarlo a mano no siempre es fácil, pero habrá que hacerlo si tiene muchos mosquitos tras un viaje. Para la manchas y el polvo lo mejor es tener siempre preparado el líquido del limpiaparabrisas con un porcentaje de jabón.

Las luces de cruce encendidas

En cuanto veas que comienza a llover, enciende las luces, aunque sean las 12 del mediodía. Si en tu coche se conectan las luces automáticamente, pon la máxima sensibilidad para que se enciendan pronto o fuerza conectándolas a mano para que se enciendan. Las luces son necesarias para que el resto de conductores te vean y capten tu dirección y velocidad rápidamente, evitando que otro vehículo se acerque demasiado por no haberte visto a tiempo. 

No conectar los antinieblas

Sólo hay una situación bajo la lluvia en la que podremos conectar el antiniebla trasero y es cuando la cortina de agua es tan fuerte que la visibilidad esté muy reducida. El resto del tiempo, con lluvia normal, el antinieblas molesta mucho al resto de conductores llegando a deslumbrar si además es de noche. La luz fuerte, brilla y se refleja en cada gota que cae en el parabrisas o en la carretera mojada, impidiendo ver con claridad a los conductores que circulan por detrás.

Tener claro cómo desempañar el parabrisas

Cuando llueve aumenta la humedad del ambiente, lo que unido al calor del interior del vehículo y al frío de los cristales, hace que éstos se empañen. Tenemos que saber exactamente cómo desempañar el parabrisas rápido para no chocar. La forma más rápida es dirigir aire hacia el parabrisas, con el aire acondicionado conectado, que seca el aire, y la calefacción, para calentar el cristal.

Presión correcta en los neumáticos

Da igual de qué son los consejos de conducción, uno de ellos será siempre comprobar la presión de los neumáticos, en los consejos de conducción en la lluvia también. Los neumáticos son lo único que nos sujeta al suelo y el elemento último que transmite nuestros impulsos en el acelerador, volante o freno. En la lluvia la presión ideal es simplemente la indicada por el fabricante del vehículo. Los neumáticos con presión baja reducen drásticamente su agarre en suelo mojado y los neumáticos inflados de más, no se deforman lo suficiente y pierden también agarre.

Comprobar el dibujo de los neumáticos

Los neumáticos necesitan tener el dibujo en buen estado para poder evacuar el agua. Cuanto más desgaste haya y menos profundidad tenga el dibujo, menos resistencia al aquaplaning tendrá el neumático. Controlar la profundidad del dibujo de forma periódica nos ayudará a evitar situaciones de riesgo sobre suelo mojado. El mínimo legal es 0,6 mm de profundidad.

Modera la velocidad

En lluvia y con suelo mojado hay que moderar la velocidad para adaptarse a las condiciones de agarre y para evitar aquaplaning al pasar por encima de balsas de agua o regueros. La velocidad excesiva es la principal causa de accidente en suelo mojado. Mantener la velocidad que se utiliza en días de seco también los días de lluvia suele ser un error común, sobre todo en los trayectos habituales donde el conductor se conoce la ruta y conduce prestando menos atención. En las zonas donde menos llueve hay que aprender a leer y sentir el agarre de la carretera en mojado y no conducir como cualquier otro día.

Más distancia de seguridad

Debido a que la visibilidad es menor con la lluvia y que el vehículo tiene menos agarre, tardando más en frenar, debemos aumentar la distancia de seguridad. De esta forma nos molestará menos la estela provocada por los coches que nos preceden y en caso de frenada brusca, habrá más espacio de reacción y frenada.

Frenadas más progresivas

Siempre que no haya una emergencia, en la lluvia y sobre mojado debemos frenar con progresividad, evitando que los neumáticos lleguen al limite de agarre. Se trata de anticipar conduciendo con una velocidad acorde a las condiciones que nos permita poder frenar con suavidad y evitar apurar las frenadas. Esto no quiere decir que no se pueda frenar fuerte si es necesario, pero es mejor no arriesgar y tener que confiar en los neumáticos, el ABS y los sistemas de ayuda a la conducción.

Evitar conducir junto a camiones y autobuses

Siempre que sea posible, bajo la lluvia hay que evitar conducir cerca de un camión o un autobús, vehículos que expulsan una estela muy grande. La visibilidad se reduce mucho tras ellos. De no poder adelantar, la mejor solución es aumentar la distancia de seguridad hasta el punto en el que la visibilidad es segura. Cuando nos cruzamos con un camión en una carretera de doble sentido puede haber un instante en el que no veamos la carretera. Aquí habrá que esperar sin reaccionar bruscamente. La anticipación y la prevención son el mejor aliado, así que antes de cruzarnos con un camión que esté dejando una densa estela podríamos soltar el acelerador y conectar la velocidad alta del limpiaparabrisas.

Mirar lejos

Cuanto más lejos miramos, más prevenidos estamos ante lo que nos vamos a encontrar. Sin perder de vista lo que tenemos cerca debemos conducir echando frecuentes miradas al punto más lejano de la carretera que se pueda. En caso de circulación densa, es bueno fijarse lo que hacen varios coches por delante, mirando a través de los cristales o por el lateral del vehículo que nos precede. Por ejemplo, no esperes a que el coche que nos precede comience a frenar para reaccionar, si vemos luces de freno por delante de él, ya tenemos que empezar a anticipar y prepararnos para frenar.

Fotos Consejos de seguridad para la conducción en lluvia

Comentarios Consejos de seguridad para la conducción en lluvia

  •  
    Avatar de Txuchin.
    Txuchin 18/11/2019 23:13:42

    No sé si es la primera vez que lo veo, pero ya era hora de que alguna publicación del motor dijera aquello de: No toque los "cojines" con el antiniebla.
    Tampoco vendría mal aquello de: cuando en medio de la niebla otro vehículo le de alcance y viaje detrás de usted, por favor, apage el antiniebla trasero y manténgalo apagado hasta que el vehículo le adelante. No moleste.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"