Probamos lo último en sistemas de seguridad del nuevo Mercedes Clase E

Hemos podido probar algunos de los sistemas que hacen de este modelo “la berlina más inteligente del mundo”. Que el coche controle parte de la situación, al principio es una sensación extraña, pero que acaba por enganchar.

Mercedes Clase E

La nueva Clase E de Mercedes-Benz es el primer vehículo en todo el mundo que ha obtenido una licencia de pruebas para la conducción autónoma en el estado de Nevada, en EE.UU. sin más modificaciones que en el software, conservando la totalidad del hardware de los modelos de serie. 

Viajamos hasta Sttutgart, cuna de la marca de la estrella, para poder comprobar por nosotros mismos cómo funcionan estos sistemas y cómo el coche los aplica en conducción real por todo tipo de carreteras… y en tráfico abierto. En un primer momento, a aquellos que nos apasiona conducir, "nos cuesta ceder el mando" al coche en parte de sus acciones. Pero esta nueva forma de conducir se asimila poco a poco sin problema, casi sin darnos cuenta. El coche responde a la perfección e inspira total confianza para "dejarse llevar". Como dice la expresión popular: "a lo bueno se acostumbra uno pronto". Los nuevos sistemas de conducción que incorpora la actual Clase E de Mercedes están pensados por y para nuestra seguridad y nuestra comodidad en nuestros trayectos habituales.  

Mercedes Clase E

Los ingenieros han logrado en esta exclusiva berlina una interacción ideal de seguridad, confort y asistencia al conductor mediante un perfeccionamiento de los componentes de seguridad y los sistemas de asistencia a la conducción. Así, el vehículo es capaz de reconocer peligros, advertir a tiempo al conductor, asistir en su reacción e intervenir en caso necesario y en definitiva, evitar de ese modo accidentes o reducir al menos su gravedad.

Mercedes Clase E

El nuevo Clase E puede aparcarse con el móvil, abrirse, cerrarse y arrancarse sin llave aunque no tengamos batería (también podemos cargar el tlf por inducción una vez estemos en el coche) gracias a un chip. Pero también es capaz de adelantar a otro vehículo por sí mismo o mantenerse en su carril y llegar a detenerse con seguridad si detecta que tenemos alguna dificultad al volante (como si nos hemos dormido, o si hemos tenido un problema de salud). Esto es posible gracias a los datos de sensores interconectados en red para obtener amplias informaciones sobre el vehículo y su entorno, como la cámara estereoscópica multiuso situada detrás del parabrisas, nuevos sensores de radar, con diferentes alcances y ángulos de exploración en torno al vehículo y también elementos acreditados como los sensores de ultrasonidos y la cámara de 360°.

Mercedes Clase E

La lista de sistemas disponibles es larga, pero nosostros en este post hablaremos de aquellas funciones más destacadas de entre todas las que hemos podido probar, explicando cómo funciona cada una de ellas. 

Driver Pilot, o cómo dejarse llevar por el coche

Mercedes Clase E

Uno de los sistemas del Clase E que más nos ha llamado la atención en nuestra visita a tierras suevas es el paquete Driver Pilot o "Piloto Automático". Entre otras cosas, en autovía -y a velocidades de hasta 180 km/h- si dejamos pulsado el intermitente izquierdo con el dedo durante más de dos segundos, el coche realiza por sí mismo la maniobra de adelantamiento, después de calcular la distancia con el vehículo que nos precede y comprobar que no intercede otro vehículo en nuestra trayectoria. Una vez hayamos superado al vehículo que queríamos adelantar, basta con pulsar el intermitente hacia el lado contrario durante dos segundos y el coche volverá al lado derecho.

Mercedes Clase E

Como ya hemos comprobado, este sistema funciona en combinación con la limitación automática de velocidad, o Comand Online, que puede reconocer señales de tráfico incluso si están situadas en puentes sobre la calzada o si se trata de señales temporales en zonas de obras, o de las restricciones conocidas por el sistema de navegación, como por ejemplo 50 km/h en poblaciones o 100 km/h en carreteras interurbanas. Esto es posible gracias a una cámara estereoscópica multiuso  situada detrás del parabrisas, y a nuevos sensores de radar bajo la parrilla del radiador y bajo el paragolpes trasero.

Mercedes Clase E

El sistema además puede mantener automáticamente la distancia correcta respecto a los vehículos precedentes, adaptando si es necesario la velocidad ajustada por el conductor a la velocidad del vehículo delantero, y acelerando de nuevo hasta la velocidad deseada una vez que la carretera está despejada. También se encarga de que el vehículo permanezca dentro de su carril al circular hasta una velocidad de 210 km/h. De ese modo puede facilitarse la tarea del conductor, que no necesita pisar el acelerador ni frenar durante la conducción normal, y le asiste claramente en el manejo del volante, incluso en curvas suaves. Ojo, si el sistema nos avisa de que es momento de que volvamos a coger el volante, no tardes en hacerle caso.  

Mercedes Clase E

Si está activado el piloto automático de dirección y no se reconoce actividad alguna en el volante durante un periodo de tiempo largo, el sistema emite señales ópticas y acústicas para conminar al conductor a colocar las manos en el volante. Si el conductor no reacciona a varias advertencias moviendo el volante, acelerando, frenando o manejando uno de los botones de control táctil, el automóvil frena con seguridad dentro de su propio carril hasta la detención y conecta al mismo tiempo los warning o luces intermitentes de advertencia para alertar a los conductores que le siguen.

Mercedes Clase E

Y si estás en un atasco, no te preocupes. El coche también es capaz de reanudar automáticamente la marcha con asistencia del equipo de navegación después de una parada autónoma en retenciones o en tráfico lento, por ejemplo, tras paradas de hasta 30 segundos en autopistas. A continuación, detallamos otras funciones por separado. 

Servofreno de serie

La nueva Clase E está equipada de serie con un servofreno de emergencia activo, que puede mitigar la gravedad de las colisiones por alcance o incluso llegar a evitarlas por completo. El sistema basado en radar supervisa continuamente la zona anterior al vehículo, pudiendo detectar la distancia y la velocidad de los vehículos que circulan por delante. Si la distancia queda por debajo del límite de seguridad al circular a una velocidad de más de 30 km/h, el sistema visualiza una advertencia óptica. Si detecta un peligro de colisión inminente en la gama de velocidad de 7 a 250 km/h, debido a vehículos que circulan a menor velocidad o en maniobra de detención, o bien en la gama de velocidad de 7 a 80 km/h debido a vehículos detenidos o a peatones que cruzan la calzada, el sistema advierte al conductor con una señal acústica adicional. Al mismo tiempo, el sistema calcula la fuerza de frenado necesaria para, a ser posible, evitar el impacto. Si el conductor reacciona a estos avisos pisando con decisión el pedal de freno, el sistema le ayuda, aprovechando al máximo la distancia restante disponible, con el fin de que quede suficiente espacio por detrás para que pueda frenar el vehículo siguiente.

Mercedes Clase E

Si el conductor no reacciona, el servofreno de emergencia activo puede ir un paso más allá; si persiste el peligro de colisión con un vehículo que circula a menor velocidad o que frena, puede frenar de forma autónoma al circular a una velocidad de hasta 200 km/h, a fin de reducir la gravedad del impacto o, en el mejor de los casos, de evitar la colisión. El sistema puede reaccionar también a vehículos detenidos y a peatones que cruzan la vía y frenar por sí mismo hasta una velocidad propia de unos 60 km/h.

Otros sistemas de serie, son el sistema de alerta por cansancio o Attention Assist -de sensibilidad ajustable- , que puede advertir a tiempo de agotamiento y distracción, o el asistente para viento lateral, que ayuda al conductor compensando mediante una intervención asimétrica del ESP en los frenos cuando se detectan rachas acusadas de viento lateral.

Mercedes Clase E

Esquivar obstáculos con seguridad

Otra de las novedades es el asistente de maniobra evasiva. Esta función puede asistir al conductor que por ejemplo, en una situación de peligro, tiene que esquivar a un peatón. Si el conductor inicia una maniobra de esquiva girando el volante, el sistema le asiste en esta maniobra calculando y aplicando movimientos adicionales de gran precisión en el volante. Estos impulsos ayudan a esquivar al peatón de forma controlada, y facilitan a continuación la corrección de la deriva del vehículo para proseguir la marcha con seguridad.

Mercedes Clase E

El principio de intervención del asistente de maniobra evasiva es asistir perceptiblemente al conductor. No obstante, la iniciativa para emprender esta maniobra debe proceder de éste. Si se realizara el movimiento evasivo automáticamente, un conductor distraído podría reaccionar con sorpresa y, por ejemplo, iniciar intuitivamente un giro del volante en sentido contrario. El sistema también funciona en combinación con el detector de ángulo muerto, y el asistente inteligente de cambio de carril. 

Aparcar y desaparcar automáticamente

En la Clase E hay tres versiones diferentes de la ayuda para aparcar: el piloto automático para aparcar, la versión opcional con cámara de 360 y el nuevo piloto automático para aparcar a distancia. Explicaremos las tres.

Mercedes Clase E

El piloto automático para aparcar, con Parktronic y cámara de marcha atrás, busca y elige un aparcamiento en línea o en batería con tan sólo activar un botón.  Además, en huecos para aparcar en batería es posible aparcar marcha adelante o marcha atrás. Elegimos la opción que deseemos, activamos la marcha correspondiente y no hace falta ni controlar el volante ni los pedales. El coche aparcará sólo corrigiendo la maniobra las veces que sean necesarias para no colisionar contra nada. En combinación con el cambio automático, también se realizan de forma automática la regulación de velocidad y el cambio de marchas.

Mercedes Clase E

Si no se utiliza el piloto automático para aparcar, el Parktronic supervisa el área por delante y detrás del vehículo y, si es posible, los laterales. Si detecta peligro de colisión, el sistema advierte al conductor. Y si además el vehículo está equipado con el control de ángulo muerto y se reconocen vehículos o peatones moviéndose en dirección transversal detrás del propio vehículo, se activará una alerta para el  conductor, o se iniciará automáticamente una frenada de emergencia si éste no reacciona. 

En el caso de llevar piloto automático para aparcar con cámara de 360°, el equipamiento con cámara de marcha atrás y otras tres cámaras adicionales permite una visión omnidireccional. La observación de las zonas laterales y el área situada directamente delante del vehículo ayuda al aparcar y al maniobrar. Todas las maniobras aparecen en la gran pantalla en alta definición en la consola central del vehículo.

Mercedes Clase E

¿Hueco estrecho para salir? ¿Garaje saturado de cosas? Sin problema. La nueva Clase E incorpora  el primer sistema disponible en el mercado para aparcar y desaparcar desde fuera del vehículo. Una vez el coche ha encontrado sitio y se coloca para iniciar la maniobra, activamos la “P” y salimos. Gracias a la conexión Bluetooth y la App desarrollada por Mercedes-Benz especialmente para este fin, sólo hace falta seleccionar el coche en cuestión (podemos tener varios con este sistema), elegir la maniobra ya sea en línea, en batería, hacia adelante o hacia atrás, arrancar el coche haciendo círculos en la pantalla… y Voilà! el coche aparcará sólo controlando la dirección y el cambio en todo momento.

Damos fe de que la primera vez que se hace, resulta espectacular. Eso sí, hay que mantenerse cerca del coche, con 3 metros bastará para que éste no pierda la señal. Para sacar el coche, podremos hacerlo también con el móvil. Éste saldrá lo suficiente como para que podamos entrar o salir (hasta quince metros hacia adelante o hacia atrás sorteando posibles obstáculos). La App compatible con Android e iOS poco a poco será compatible con más modelos en el mercado. Nosotros pudimos probarla tanto con un Samsung Galaxy S5 como con un iPhone 6. 

 

Fotos Probamos lo último en sistemas de seguridad del nuevo Mercedes Clase E

Comentarios Probamos lo último en sistemas de seguridad del nuevo Mercedes Clase E

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"