Probamos siete Volkswagen en el Race Tour 2014

 

El Volkswagen Race Tour, evento donde los clientes prueban las últimas novedades de la gama Volkswagen, ya va por su undécima edición. En 2014 se espera que más de 1.500 clientes de todo el país tengan la oportunidad de acudir a una jornada en uno de los tres en circuitos que acogerán el Race Tour, el Circuito de Castellolí, el Circuito del Jarama y el Ascari Race Resort. Invitados por Volkswagen, hemos podido disfrutar de una de estas jornadas de conducción en el Circuito del Jarama, conduciendo hasta siete modelos diferentes, entre ellos el nuevo Volkswagen Golf R de 300 CV, el nuevo Golf Sportsvan, el robusto Amarok o el eléctrico e-up!

 

 

El Volkswagen Race Tour se engloba dentro del programa Volkswagen Driving Experience, que reúne todas las actividades de conducción que Volkswagen crea para sus clientes, desde la escuela de conducción a los viajes a Suecia con el Golf R o Marruecos con el Touareg. Estas actividades se pueden consultar a través de la página oficial de Volkswagen y se dividen en tres tipos. Las actividades 4 Motion para vehículos de tracción total, van desde escapadas de turismo para clientes con curso de conducción offroad, a los viajes a Marruecos o Suecia comentados; en el apartado Think Blue se ofrecen las competiciones de conducción eficiente y experiencias con coches eléctricos; en el R Motion, se enmarca la escuela deportiva y el Race Tour.

 

Según llegamos y tras la pertinente presentación fuimos a conocer el recientemente renovado Volkswagen Polo, producido en España para toda Europa, con el que hicimos una prueba del control de crucero adaptativo. Sí, un Polo y con control de velocidad inteligente. Es sorprendente cómo han evolucionado estos coches urbanos de marcas reconocidas, confortables, sofisticados y que ya cuentan con equipamientos que hace poco eran de coches de lujo. No era el primer sistema de este tipo que probamos, pero siempre sorprende cómo funciona y como el vehículo llega a pararse si lo hace el que tiene delante. Este sistema se hace útil en trayectos de autopista y vías rápidas con mucha circulación o en atascos.

La segunda actividad igual de interesante, pero más divertida, fue probar en una zona de superficie muy deslizante un Beetle Cabrio con todos los controles de estabilidad, tracción y ABS conectados, como viene de fábrica, y otro igual, pero con ellos desconectados. Y para colmo el monitor tirando del freno de mano de vez en cuando. De nuevo, es impresionante hasta dónde hemos llegado en seguridad. Con todo conectado el coche frena, toma las curvas y te ayuda a reducir los deslizamientos como si el suelo no fuera deslizante. Después, con todo quitado, vemos que la superficie parece hielo, que en la frenada pierdes el control, que las curvas son imposibles si no controlas la velocidad y que cuando te tiran del freno de mano en apoyo estás vendido. Diversión y educación a partes iguales.

La zona off road me sorprendió por no utilizar una conocida área del circuito para este tipo de actividades, sino que crearon un circuito para todocaminos y un “loop” para todoterreno en la ladera de pelouse del circuito. Con un Volkswagen Passat Alltrack, que en principio no es más que un turismo con suspensión elevada y tracción total, nos metimos en pendientes y sendas que no esperábamos. Con el botón Off Road, el coche cambia el tacto del acelerador y de la gestión del cambio para evitar derrapajes en tierra suelta, pero también cambia el uso del ABS para conseguir frenar más con bloqueos de rueda más largos que hundan las ruedas en el terreno. En plena pendiente en subida paramos para probar el “Auto Hold” o ayuda de arranque en pendiente, que mantiene el coche frenado en parado cuando levantes el pie para pisar el acelerador. Aparcando en cuesta se hace muy interesante, pero en una subida muy inclinada con tierra suelta se hace vital, y al acelerar en una cuesta la tracción total envía potencia a las ruedas traseras para coronar la cuesta.

Con un Volkswagen Amarok con las reductoras conectadas hicimos el tramo más extremo, con inclinaciones laterales fuertes, un paso de cruce de puentes y pendientes extremas, dejando a la primera o segunda de reductora trabajar, con ayuda de los controles en modo Off Road. Un cliente poco habituado, se sorprenderá con la conducción todoterreno, yo me quedé más sorprendido del confort y suavidad que ofrece el Volkswagen Amarok conduciendo en campo para el tipo de pickup con ballestas detrás. Han conseguido una suspensión nada brusca y una rigidez increíble del chasis.

El Volkswagen e-up! es el primer coche eléctrico comercial de Volkswagen. Se ha diseñado a partir del Volkswagen up! con una autonomía de 160 km, más que suficiente para un coche del segmento A que se moverá en el medio urbano. Es más interesante de lo que parece. Entre sus virtudes, su poder de aceleración hasta unos 70 km/h, entre semáforos será una bala; sus tres modos de uso según la necesidad de ahorrar energía o utilizar todas las prestaciones; sus cuatro niveles de recarga de energía cinética con simples toques de la palanca de cambio como pudimos probar, o la aplicación para controlar parámetros del coche desde un smartphone. Conducirlo a diario debe ser relajante y divertido, aunque con las ayudas del estado a coches eléctricos y financiando con la marca a el modelo sale por 19.000 euros. Ouch!

Por último, nos fuimos a pista para probar el Volkswagen Golf R de 300 CV y el nuevo Golf Sportvan 2.0 TDI 150 CV. Del primero lo más impresionante, a parte de su poder de tracción y aceleración, es la sensación de coche de altas prestaciones y mayor empaque que un compacto del que deriva. Parece que conduces un gran turismo que pisa la carretera con aplomo, con un cockpit sofisticado y siempre con potencia para acelerar o recuperar desde cualquier régimen de motor. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos con cambio DSG de 6 velocidades. Este cambio opcional es vital en un coche de este calibre, con motor turbo de mucho par y tracción total. Es más recomendable que el Audi S3 con la misma mecánica ya que es más barato, aunque pasa de 40.000 euros. Cuenta con varios modos de uso, de modo confortable a más deportivo con un tacto directo del acelerador y un endurecimiento de la amortiguación y de la dirección, unidos a un sonido más racing. En el modo personalizable el conductor elige la dureza y la sensibilidad de la dirección, de la suspensión y del tacto del cambio y acelerador para ajustarlos a sus gustos.

En cuanto al Golf Sportsvan, al volante hay que olvidarse de las últimas tres letras, porque en la versión 2.0 TDI de 150 CV se comporta más como un Golf deportivo. Es ágil del tren delantero y tiene una estabilidad impresionante en curvas rápidas. Es extraño que un monovolumen, por muy compacto que sea, se sienta tan a gusto en un circuito. Y no es tan compacto, ya que cuenta con cinco plazas con más espacio que en el Golf y un maletero de 500 litros.

Fotos Probamos siete Volkswagen en el Race Tour 2014

Comentarios Probamos siete Volkswagen en el Race Tour 2014

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"