Prueba 10: SsangYong Tivoli D16T 4x2 Limited

Sometemos al SsangYong Tívoli en su versión D16T con el motor turbodiésel de 115 CV a una prueba en 10 claves, para comprobar si es una buena compra.

 

SsangYong Tivoli

 

La primera vez que nos pusimos al volante fue en la prueba del SsangYong Tivoli que realizamos en la presentación nacional, donde todavía no estaba disponible la variante diésel. Después pudimos hacer la toma de contacto del SsangYong Tivoli Diésel, cuando llegó a nuestro mercado a finales de 2015 este motor junto a las versiones de tracción total.

Ahora, tras convivir con él una semana, nos toca recopilar, añadir cosas nuevas, hacer balance, centrarnos en la versión más recomendable de la gama t explicarte en una prueba 10 por qué creemos que el SsangYong Tívoli es una compra muy interesante entre los SUV pequeños, tanto para la ciudad… como fuera de ella. Empezamos.

Diseño: se sale de lo corriente

Entre tanto SUV pequeño, y verás al final entre los rivales que hay unos cuantos, el diseño del SsangYong Tivoli se sale de lo corriente, lo cual puede ser un factor importante para los que buscan desmarcarse. Sus proporciones (mide 4,2 m de largo, 1,80 de ancho y 1,59 de alto) se asemejan mucho a las de un Kia Soul, aunque los 2 cm menos de altura le hacen parecer más “estilizado.

 

SsangYong Tivoli

Pero ojo, como todo lo singular, puede ocurrir que no haya punto medio y a los que no les guste el Tivoli (con el Soul o con el Skoda Yeti, sin ir más lejos, ha pasado algo parecido) podría causarles rechazo. Para unos y para otros, lo mejor es que no te pierdas sus posibilidades de personalización.

Personalización a la carta

Que no, que con el SsangYong Tivoli no vas a pasar desapercibido. Y con la gama de colores y las posibilidades de personalización, podrás conseguir que parezca un coche muy masculino… o todo lo contrario. Existen hasta ocho colores de carrocería con posibilidad de combinar dos tonos para el techo, y también hay multitud de vinilos para el propio techo, retrovisores exteriores, capó o llantas de aleación de diferentes diseños, entre ellas algunas bitono.

 

SsangYong Tivoli

Y el interior también es “a gusto del consumidor”, con tres colores de tapizados (negro, beige o rojo) y hasta seis para el cuadro de instrumentos Supervision, con dos tonos de azul, amarillo, blanco, negro y rojo.

El interior del SsangYong Tivoli: mucho espacio

Vamos a los aspectos prácticos. Y lo primero de todo es confirmar que el Tivoli transmite sensación de coche bien hecho, con una presentación más que correcta. Además, destacan los múltiples huecos para vaciarte los bolsillos… y casi hasta la mochila, con un enorme cofre central y prácticas bandejas para el teléfono, las llaves, la cartera… En particular destaca la que hay bajo la consola central, donde puedes contar con toma de corriente de 12V, conexión para puerto USB y hasta una entrada HDMI.

SsangYong Tivoli

¿Y de espacio? Pues muy bien aprovechado para lo compacto que es el coche, con unas plazas que permiten acomodarse incluso a dos adultos sin que los kilómetros pasen factura, destacando en espacio para las piernas y en altura, con una anchura en la media. Además, y esto es muy de agradecer, el acceso es muy bueno en todas las plazas.

Capacidad de maletero del SsangYong Tivoli

Otro de los puntos fuertes del Tivoli es su capacidad de carga. El maletero supera los 420 litros, y eso le coloca entre los más grandes de su clase. Además tiene formas muy regulares y aprovechables. Poder abatir los asientos en partes asimétricas 60/40 no es ya ninguna novedad; lo mejor es que la operación de hace de forma sencilla, o que si quieres mejorar la capacidad de carga y no llevas pasajeros puedas poner los respaldos de los asientos traseros en posición prácticamente vertical.

 

SsangYong Tivoli

Bajo el piso queda la rueda de repuesto de emergencia, aunque se puede pedir con kit de reparación de pinchazos. Opcionalmente se ofrece la posibilidad de contar con un sistema que permite colocar una bandeja que hace las veces de piso del maletero en un nivel superior, y que queda al mismo nivel que los respaldos de los asientos cuando se abaten.

Puesto de conducción

Aquí encontramos algunos puntos mejorables: la falta de regulación en altura del volante y de inclinación de los reposacabezas hace que encontrar la postura más cómoda en el SsangYong Tívoli pueda llevar más tiempo de lo esperado. Al final, los que para llegar bien al volante tengan que llevar el respaldo muy vertical se encontrarán con que el reposacabezas puede molestar.

 

SsangYong Tivoli

A partir de aquí, casi todo lo demás es todo positivo: asientos amplios, cómodos y con sujeción suficiente, instrumentación legible y bien organizada, buena visibilidad (no tanto en tres cuartos trasero, por lo grueso del montante posterior), una climatización potente y eficaz, volante multifunción con buen tacto…  Cierto que los botones del ordenador de viaje no quedan muy a mano, al estar en la consola central. Pero soy de los que opinan que la información que ofrecen estos dispositivos es para consultarla al llegar al destino, nunca para andar “trasteando” mientras conduces. Del mismo modo, los botones de la climatización, que buscan el diseño más que la practicidad, me parecen menos fáciles de accionar que los del sistema multimedia, que además cuenta con pantalla táctil.

SsangYong Tivoli

Si montas navegador, el SsangYong Tivoli utiliza un sistema de TomTom que se muestra eficaz, y que además incluye un práctico avisador de radares fijos.

El motor 1.6 turbodiésel del SsangYong Tivoli

El Tivoli tiene un motor 1.6 turbodiésel de 115 CV moderno, pero que en cierto modo funciona “a la antigua”. Con esto me refiero a que es un motor en los que se siente el empuje, y que no le gusta mucho moverse por encima de las 3.000 rpm.

 

SsangYong Tivoli

No obliga a ir muy pendientes del cambio para tener buena capacidad de respuesta y aceleración porque responde bien desde apenas 1.500 vueltas, y tampoco vibra o suena demasiado. Sin duda, y seguro que te lo estás preguntando, su funcionamiento es más agradable que el del 1.6 atmosférico de gasolina de 128 CV, que a igualdad de equipamiento cuesta unos 1.500 euros menos, y que mueve con soltura al SsangYong Tivoli si aprovechas su potencia manejando el cambio, lo que acaba pasando factura en el consumo y en la sonoridad. Lo dicho, no es una cuestión de amortización, también de agrado de uso en el día a día: mejor el diésel.

Acción: prestaciones y consumos

El Tivoli 1.6 D16T acaba ofreciendo unas prestaciones incluso mejores que las de su hermano de gasolina más potente. Aquí no es necesario hacer girar el motor alto de vueltas cuando llega un repecho, y también es más agradable de manejar en ciudad porque responde mucho mejor desde bajas vueltas; sólo en algunas situaciones se echa en falta algo más de precisión en el manejo del cambio.

 

SsangYong Tivoli

No es el Tívoli en cualquier caso una referencia en consumos en su categoría, pero incluso con unos neumáticos más propios de un GTI que de un SUV urbano –en medida 215/45-18 en nuestra unidad de pruebas– no resulta difícil mantener una media que roza siempre los 7 l/100 km, sin necesidad de extremar el cuidado con el acelerador, en cuyo caso podrás ver puntualmente los 6 l/100 km. Por prestaciones, y como veremos también por comportamiento dinámico, el radio de acción del Tivoli llega mucho más allá de la ciudad, y los viajes largos no serán un problema ni siquiera con el coche cargado.

Opcionalmente, SsangYong ofrece para el Tivoli con motor diésel una caja de cambios automática de convertidor de par con 6 marchas por 1.500 euros de sobreprecio.

Comportamiento dinámico del SsangYong Tivoli

Me ha gustado más el SsangYong Tivoli en carreteras de curvas que en autopistas, pero estoy seguro que los neumáticos condicionan mucho su comportamiento. SsangYong ha elegido una suspensión con muelles firmes para que la carrocería no incline, lo que beneficia la agilidad a pesar de que la dirección no es muy rápida –se puede elegir entre tres grados de asistencia mediante un volante en la consola, resultando suave incluso en el modo más deportivo– mientras que los neumáticos de generosa medida tratan de asegurar el agarre.

 

SsangYong Tivoli

No es incómodo si el firme está en buen estado, pero la suspensión se siente algo seca cuando hay baches, y entonces aparecen movimientos que hacen que se pierde algo de esa agilidad y precisión de trayectoria. Seguro que con neumáticos menos “deportivos” mejora el equilibrio.

Preparado para el campo… si eliges bien las ruedas

¿Y fuera del asfalto? Pues más de lo mismo: el Tivoli tiene aspecto de SUV pero está claramente pensado para carretera, aunque por altura libre al suelo –casi 17 centímetros– podrás salir por pistas y caminos siempre que estén en buen estado en buen estado.

 

SsangYong Tivoli

Si quieres “algo más”, imprescindible, lo primero, optar por unos neumáticos más adaptados al uso por campo (tanto por medidas como por dibujo). En el caso del diésel tienes la posibilidad de montar la tracción total –2.000 euros adicionales–, y entonces sí que el Tivoli ofrece una capacidad para seguir avanzando cuando la cosa se complica que no conseguirás con otros rivales de esta categoría, ya que no abundan los SUV de este tamaño con posibilidad de montar tracción a las cuatro ruedas.

Los rivales y el factor precio

Llegamos a otro de los puntos fuertes del SsangYong Tivoli, que es su relación valor/precio. Considerando ofertas y equipamiento, para encontrar un SUV igual de competitivo tendrás que dirigirte al Dacia Duster o al propio Kia Soul. Ten en cuenta que en el caso del Tivoli diésel, te llevas un coche ya con muy buen equipamiento en acabado Premium por apenas 18.000 euros, contando además de serie con 5 años de garantía.

 

SsangYong Tivoli

Otros posibles rivales serían el Ford EcoSport por planteamiento general, o el Suzuki Vitara si buscas espacio y cualidades 4x4. A partir de aquí, y ya con muchas opciones por precio, las alternativas se multiplican en función de si prima el estilo y el diseño como en los Nissan Juke o Mazda CX-3.  Este último, por lo que cuesta un Tivoli Diésel, ofrece una interesante versión de gasolina de 120 CV. Y sin olvidarnos de los Renault Captur, Peugeot 2008, Opel Mokka o incluso el Fiat 500X y el Jeep Renegade, otros dos que también ofrecen tracción 4x4.

 

 

Fotos Prueba 10: SsangYong Tivoli D16T 4x2 Limited

Comentarios Prueba 10: SsangYong Tivoli D16T 4x2 Limited

  •  
    Avatar de Juan Rodriguez Aphesteguy.
    Juan Rodriguez Aphesteguy 24/03/2016 15:21:14

    Creo..... que es mas para hacer una comparacion con el MINI que con otras marcas.- Siempre se ataca por marcas de precios similares, pero NO por donde debe relacionarse el tipo de vehiculo al cual estan presentando- Es un "sello" de marca no muy difundido, pero bien publicitado ´puede funcionar y sobre todo si lo hacen competir en carreras zonales.- Mucha suerte para esta nueva aventura.- JUANCHO desde el verdadero "paraiso" de Parque del Plata-URUGUAY.-

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"