Prueba Audi A8 50 TDI. ¿Mejor en diésel?

Cuando en octubre de 2017 realizamos la prueba de gama del nuevo Audi A8, tuvimos oportunidad de comparar los motores diésel y gasolina de esta tecnológicamente avanzada berlina de súper lujo, y salimos pensando que a la larga, para hacer muchos kilómetros, es más ventajosa la versión diésel con motor V6 3.0 litros y 286 CV. En este mes de enero hemos podido probar esta versión con una unidad matriculada en España y te contamos aquí cuales son sus virtudes y si tiene algún defecto escondido.

Prueba Audi A8 50 TDI, descripción

El nuevo Audi A8 pretende ser la berlina de lujo más avanzada del momento y el escaparate tecnológico de Audi. Contiene todos los avances en ayudas a la conducción, confort, iluminación e interacción entre los pasajeros y todas la funciones del coche. Conoce más sobre estas nuevas tecnologías en la prueba de gama del nuevo Audi A8. La nueva carrocería tiene el diseño más agresivo y es el primer modelo de Audi diseñado de cero bajo la dirección de Marc Lichte. Es más grande, más incluso que el Mercedes Clase S, llegando a los 5,17 metros y 5,30 metros en la versión alargada. Ya no tiene nada que envidiar a ningún coche del mercado en cuanto a espacio interior. Su maletero de 505 litros es más que suficiente para el equipaje casual de cuatro ocupantes, este no es un coche para grandes viajes en familia.

Prueba Audi A8 50 TDI, datos técnicos

Con sus 5,17 metros, el Audi A8 no es un coche pequeño y a pesar de todo el esfuerzo en reducción de peso y la selección inteligente de materiales en su construcción, incluido el magnesio y el plástico reforzado con fibra de carbono, pesa de dos toneladas. Concretamente 2.050 kg con el motor V6 TDI (55 kg más que el V6 TFSI), lo que en verdad está muy bien para su tamaño. Recordemos que de serie cuenta con tracción total quattro y suspensión neumática. El motor V6 turbodiésel tiene 3,0 litros y una potencia de 286 CV a 3.750 rpm, así como 600 Nm desde sólo 1.250 rpm. Ese gran par a tan pocas vueltas es el responsable de que este motor mueva el Audi A8 sin aparente esfuerzo. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y está electrónicamente limitado a 250 km/h. Si crees que el gasolina va a ser más rápido te equivocas, pues en el 0 a 100 km/h es sólo 0,3 segundos más rápido, apenas un pestañeo.

El diésel tiene la ventaja del consumo, pues anuncia 5,6 l/100 km de consumo mixto (NEDC) frente a 7,9 l/100 km. Otra ventaja del diésel es que al contar con unas emisiones homologadas menores, tiene menos impuestos. Sólo el coche sin opciones ya es 7.000 euros más barato que el gasolina y todas las opciones que se incluyen cuestan menos en el diésel. En conducción real, nosotros nos movimos alrededor de los 10 litros probando su potencia y conducción con energía. Bajábamos y subíamos de los 10 litros dependiendo de las circunstancias, pues fueron apenas 300 km por las provincias de Sevilla y Córdoba. Pero te puedo asegurar que ese consumo sería imposible con el gasolina. Todos los Audi A8 llevan un sistema eléctrico de 48V para los sistemas de conducción, que permite un motor de arranque y alternador en una pieza con suficiente fuerza para parar y arrancar el motor en marcha y permitir la conducción a vela o el apagado frenando desde 20 km/h.

Prueba Audi A8 50 TDI, interior

Por dentro es el Audi más amplio de la historia, gracias a ese enorme tamaño exterior. El confort de este coche que se será usado en gran medida con chófer es total para cuatro ocupantes, con grandes mullidos sofás que también te recogen en curvas, de hecho se puede pedir sin quinta plaza. Pero no es necesario, pues el respaldo central se puede bajar quedando como un perfecto reposabrazos central con un mando portátil con pantalla para ajustar la postura de los asientos eléctricos traseros, la iluminación o el sistema de entretenimiento trasero. Hay calefacción y ventilación, así como masaje (con varios tipos de masaje), disponible para las cuatro plazas.

El diseño del interior es muy diferente a lo habitual, apagado es difícil ver botones o mandos, parece un coche concepto. Al encenderlo se iluminan tres grandes pantallas, una de instrumentación tras el volante, otra centrada, táctil y principal para las funciones del coche y otra más baja también táctil para sistemas de uso en la conducción como el climatizador. Asusta al principio, pero en realidad todo es muy sencillo y lógico de usar si se tiene una mínima experiencia con una tablet o un Smartphone. De lo más sencillo que hemos visto últimamente a pesar de tener infinitos ajustes de todo tipo de sistemas.

Una vez comprendido el uso de la pantalla de instrumentación Audi virtual cockpit con los mandos del volante, el conductor no necesita apenas usar el resto de pantallas, salvo para introducir un destino o cambiar ajustes de chasis, por ejemplo. En los laterales de las pantallas hay botones de acceso rápido y el orden de los menús se puede ajustar. Una novedad es que se puede introducir texto, en el navegador o para enviar mensajes, escribiendo con el dedo en la pantalla baja. El navegador 3D tiene una calidad de gráficos impresionante. Puede que no sea ni mejor ni peor, pero por lo menos es un camino muy diferente al de Mercedes, BMW y Lexus. De todo ellos tiene la mejor instrumentación con el Audi virtual cockpit y me parece el más sencillo de usar.

Prueba Audi A8 50 TDI, comportamiento

Los pocos propietarios de un nuevo Audi A8, que no sean una flota de empresa, sino particulares, podrán apreciar el comportamiento sereno e intuitivo del coche. A pesar de su anchura y tamaño, se posiciona con mucha facilidad y responde con un inesperado toque de deportividad si se conduce rápido y se conecta el modo Dynamic. La suspensión es neumática de serie, con tres alturas y varias durezas posibles a través de los modos de conducción. En conducción tranquila en modo Auto el coche se mueve con suma suavidad, tragándose todos los baches de la ciudad. Las llantas de 20 pulgadas opcionales –las más grandes- transmiten al interior las juntas de la carretera, aconsejo no pasar de 19 pulgadas con neumáticos con más perfil. La dirección trasera es opcional, pero es casi obligatoria (2.385 €), porque convierte este coche de 5,17 metros en una máquina sorprendentemente manejable en un casco antiguo o al maniobrar, en curvas cerradas, y muy estable a alta velocidad.

Prueba Audi A8 50 TDI, ¿es mejor que el gasolina?

No creo que sea mejor en todo, pues el gasolina V6 TFSI de 340 CV, tiene tres ventajas que considero importantes para el cliente particular que puede gastarse más de 100.000 euros en un coche. Una es la aún mayor suavidad de funcionamiento que el diésel; otra los 55 kg menos que tiene que soportar el tren delantero, que le otorga una sensación de aún mayor agilidad y la tercera la mayor deportividad de respuesta cuando se buscan prestaciones. Pero sí creo que el diésel V6 TDI es la compra más inteligente. Cuesta menos, incluso 10.000 euros menos una vez equipado con los extras. Corre prácticamente lo mismo y con una sensación de empuje enorme. El sonido diésel no se oye en el interior. La autonomía es mayor y al homologar menos emisiones es más fácil de justificar en una flota de empresa.

Pronto llegará el Audi A8 L 60 TFSI con motor V8 de 460 CV, así como el Audi A8 L W12 de 585 CV con espectaculares prestaciones, pero si se quiere el máximo en tecnología y rendimiento de Audi lo suyo será esperar al Audi A8 L 60 e-tron híbrido enchufable que con 449 CV y unos 50 kilómetros de autonomía eléctrica ofrecerá buenas prestaciones y una conducción silenciosa en el entorno urbano.

 

Fotos Prueba Audi A8 50 TDI. ¿Mejor en diésel?

Comentarios Prueba Audi A8 50 TDI. ¿Mejor en diésel?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"