Prueba del nuevo Volkswagen Caddy: más turismo que nunca

Desde 19.300 euros, Volkswagen lanza su vehículo comercial más importante. Una nueva generación montada sobre la misma plataforma que tiene el Golf.

Volkswagen Caddy

El nuevo Volkswagen Caddy ya está aquí con un diseño a la altura de un turismo y un comportamiento a la altura de un compacto, gracias, en parte, a que está montado sobre la plataforma MQB, exactamente la misma que el Volkswagen Golf.

Su precio parte de los 19.300 euros y cuenta con dos clases de habitáculos: una para pasajeros y otra tipo furgón, con una zona de carga en la parte trasera. Además, cuenta con varios acabados, siendo el Volkswagen Caddy California el más enfocado a camper y versiones de batalla larga denominadas Maxi.

Diseño: Volkswagen ha creado un comercial atractivo

Volkswagen Caddy

Volkswagen cataloga el nuevo Volkswagen Caddy como un coche robusto y atractivo, algo que hemos podido comprobar de forma directa. Su diseño bebe directamente de los turismos de la marca, de modo que tiene un aspecto menos ‘afurgonetado’ que otros modelos de la competencia.

El frontal mezcla la musculatura del Volkswagen T-Cross y el lenguaje de diseño estrenado por el Volkswagen ID.3, con unos faros más redondeados y una franja con detalles cromados uniéndolos entre sí.

Volkswagen Caddy

Detrás, la esencia del Volkswagen ID.3 también la notamos en el portón, oscurecido en su parte superior, idéntica estrategia visual que ofrece el eléctrico de la firma alemana. De esta parte, lo más llamativo son sus luces traseras, con tecnología LED y un aspecto vertical. Desde luego, los del Wolfsburgo han acertado de lleno con esto.

Imaginamos que el aspecto electrificado es debido a las versiones que llegarán en el futuro. Aunque Volkswagen no nos ha confirmado si habrá versión 100% eléctrica, sí sabemos que en 2022 habrá una motorización híbrida enchufable disponible.

Volkswagen Caddy

Al tratarse de un primer contacto, no he podido evaluar todo lo bien que nos gustaría la calidad de los ajustes, aunque a primera vista parecen de gran calidad.

Interior: habitabilidad como forma de vida

Volkswagen Caddy

El Volkswagen Caddy de quinta generación busca seducir al usuario a través de una conducción más propia de un turismo, pero no olvida su objetivo: ofrecer habitabilidad para portar objetos o trasladar pasajeros con comodidad. La versión de uso particular se aprovecha del crecimiento de la cabina para acomodar mejor a sus distintos usuarios, gracias a una mayor distancia entre ejes.

La versión de carga cuenta con 3,1 metros cúbicos de espacio de carga, mientras que las versiones maxi cuentan con 3,7 metros cúbicos. Además, en este caso, cuenta con un eje trasero rediseñado para mejorar la cantidad de espacio disponible.

Las versiones Maxi no estarán disponibles hasta más adelante. Lo bueno es que las versiones turismo contarán con siete asientos, mientras que la edición normal tendrá la composición de asientos de un coche normal: dos butacas delante y tres detrás. Lo bueno es que en las versiones de siete plazas, es posible extraer los asientos de forma individual, aumentando la modularidad del vehículo y su versatilidad.

Volkswagen Caddy

En el caso del monovolumen familiar, el maletero es de 2.556 litros con la segunda fila de asientos plegada, una cifra que desciende a unos impresionantes 1.213 litros con la segunda fila de asientos utilizada para llevar pasajeros.

Lo más destacable de este coche es que ha conseguido mejorar el elemento que menos gustaron de los últimos lanzamientos de Volkswagen: las botoneras hápticas. En el Golf, por ejemplo, se sitúan bajo el volante a mano izquierda, lo que obliga a bajar la vista para poder manipular el panel. En este caso, se sitúa a la izquierda del volante y con muy buena visibilidad, lo cual facilita mucho su uso.

Además, la posición del volante es idónea para este tipo de vehículos y todo queda muy a mano, gracias a una colocación estratégica de todos los elementos del habitáculo. El tacto del volante me ha gustado, digna de un turismo, así como la buenísima visibilidad de cara al exterior que ofrece el vehículo para tener todo el entorno controlado.

Volkswagen Caddy

Los asientos, pese a tratarse de un vehículo comercial, agarran bien la espalda del conductor y pasajero, de modo que los balanceos del vehículo son menos sufridos para la espalda. Además, el mullido es agradable, ofreciendo la sensación de que causan poca fatiga a la hora de afrontar viajes largos. Habrá que probar esto último en una prueba de mayor duración.

También destaca la tecnología introducida en la cabina: hablamos del nuevo Digital Cockpit, de serie en al versión Life o las pantallas táctiles, a escoger entre tres tamaños en función de la versión: 6,5, 8,25 o 10 pulgadas.

Motores y conducción: así va el Volkswagen Caddy

Volkswagen Caddy

El nuevo Volkswagen Caddy cuenta con una amplia gama de motores. La apuesta de salida es por la gasolina y el diesel, con la vista puesta en el futuro con versiones de GNC e híbridas enchufables.

  • Gasolina 1.5 TSI 114 CV manual de seis marchas
  • Gasolina 1.5 TSI 114 CV DSG de siete velocidades
  • Diésel 2.0 TDI 75 CV, manual de seis velocidades
  • Diésel 2.0 TDI de 102 CV, manual de seis velocidades
  • Diésel 2.0 TDI de 122 CV, manual de seis velocidades (opción con tracción 4Motion)
  • Diésel 2.0 TDI de 122 CV, automático DSG de siete velocidades

Lo que más me ha gustado de esta Volkswagen Caddy es que tiene el tacto de un turismo. Si no fuese por la altura de la butaca, podríamos pensar que estamos conduciendo un coche convencional. Esto es gracias a la inclusión de la plataforma MQB en este proyecto, una idea fabulosa, ya que hemos podido comprobar sus bondades a bordo del Golf.

Volkswagen Caddy

No se trata de un vehículo, evidentemente, pensado para hacer una conducción dinámica, pero permite circular con velocidad. Cierto es que la suspensión está concebida para ofrecer confort y soportar cargas, de ahí que no tenga una gran rigidez, lo que favorece la aparición de leves balanceos que no son para nada incómodos a la hora de circular.

La respuesta del motor diesel de 122 CV con cambio automático, el que hemos podido probar, nos ha resultado ideal para este vehículo, pensado para hacer largos trayectos. Con consumos bajos y una buena potencia, nos ha permitido movernos con facilidad en entornos urbanos. Además, su combinación con el cambio DSG es una delicia: en muchas pruebas ya he comentado que para mí es una de las transmisiones de mayor calidad del mercado por su suavidad y buena interpretación de lo que requiere el conductor en cada momento.

Volkswagen Caddy

Hay que destacar que el Volkswagen Caddy cuenta con versión 4Motion, es decir, de tracción total, aunque no está disponible en todas las versiones. Con esto y unos buenos neumáticos de invierno, no habrá Filomena que se le resista.

Además, el Volkswagen Caddy cuenta con un completo paquete de ayudas a la conducción: 19 asistentes totales, cinco de ellos inéditos en el segmento. Destaca el travel assist, es decir, conducción asistida en cualquier velocidad (ACC adaptativo y conducción en el centro del carril) o la función de frenado en los giros cuando se acerca un coche en sentido opuesto. Otro elemento a destacar es el tráiler assist, que facilita la maniobrabilidad en caso de utilizar un remolque.

Fotos Prueba del nuevo Volkswagen Caddy: más turismo que nunca

Comentarios Prueba del nuevo Volkswagen Caddy: más turismo que nunca

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"