Prueba del Skoda Superb iV combi Sportline PHEV: precio, opinión, datos,...

La berlina familiar de Skoda llega para convertirse en un referente en cuanto a habitabilidad, confort y prestaciones. Porque este Superb iV se ha convertido en un producto de gran calidad.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Si eres de los que piensa que Skoda es una marca generalista o que no cuenta con productos que satisfagan a los usuarios más exigentes, te equivocas. Y pienso hacerte cambiar de opinión. Porque este Skoda Superb IV es una auténtica maravilla a todos los niveles: acabados, diseño, prestaciones,… y si a ello le sumas la etiqueta cero emisiones, gracias a que es híbrido enchufable, se convierte en un producto sólido. Redondo. Y por un precio de salida de 40.500 euros.

Diseñodel Skoda Superb iV: un familiar con pasión por el deporte

Prueba del Skoda Superb iV combi

El Skoda Superb iV, en este caso en su versión familiar, presume de tener un gran empaque desde el primer vistazo. Su aspecto, tan pegado al suelo, muestra ciertos tintes deportivos, además de un frontal llamativo, gracias a una parrilla opaca con franja verticales plateadas y a una mirada muy expresiva, culpa de la firma lumínica LED que le ha introducido Skoda.

De lateral logra reforzar esa sensación. En los últimos años estamos viendo cómo algunas marcas han dado en el clavo a la hora de mezclar dos estéticas antagonistas: la deportiva y la familiar. Este es uno de esos casos de éxito, ya que su silueta refleja dinamismo, también gracias a unas imponentes llantas de 18 pulgadas con acabado en antracita.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Detrás, cuenta con una atractiva caída de techo y luces con tecnología LED, además de un pequeño spoiler para reforzar el carácter deportivo de este coche. Por algo cuenta con el acabado Sport Line, algo que se puede encontrar en algunos lugares del vehículo.

Los ajustes y acabados tienen una gran calidad. La robustez de sus piezas es sobresaliente y al tacto ofrece la sensación de alta calidad. Además, acierta al esconder la toma de corriente en su parrilla. De no saber previamente donde se encontraba, me hubiese costado bastante trabajo encontrarla.

Interior del Skoda Superb iV: habitabilidad, calidad y tecnología

Prueba del Skoda Superb iV combi

Esa sensación de calidad se refuerza al entrar al coche. La posición de conducción es ideal, ya que permite sentarse muy abajo. Esto se debe a que las baterías están bajo el piso del maletero, por lo que no afecta al habitáculo. Los asientos, de corte deportivo y forrados de alcantara y cuero, tienen un tacto sobresaliente, además de ofrecer una sujeción de alta calidad.

Aunque lo que destacan son las plazas traseras. ¡Vaya sofá! El espacio para las rodillas es enorme, lo que permite estirarse bastante dentro del coche. Al sentarme en él, volví a tener esa sensación de cuando uno era niño y podía extender las piernas sin problema. Desde luego, el Skoda Superb iV, por habitabilidad, es uno de los mejores coches para viajar del mercado.

Prueba del Skoda Superb iV combi

El forro del techo y de los pilares tiene una buena calidad y unos ajustes trabajados. Además, pese a ser muy tecnológico, se ha librado de la revolución tecnológica que ha llevado los mandos del climatizador a la pantalla. Y aquí es donde vemos que la mentalidad ‘simply clever’ también tiene un importante peso en este coche, de ahí que los mandos sean físicos, sencillos y manejables. Bien por Skoda… salvo por el acabado negro piano, debido a su capacidad para llenarse de dedazos.

¿Esto implica que la firma renuncie a la tecnología? Para nada. Cuenta con dos señoras pantallas: una en la instrumentación (de serie), con buenas gráficas y con capacidad de ser editable. Por otro lado, la pantalla central (8 pulgadas) es herencia de Volkswagen o Audi. No es el último grito, pero es cierto que este software ha envejecido de una forma espectacular gracias a su inteligente interfaz.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Aquí, de nuevo, le sobra el marco en negro piano, ya que resulta horripilante ver su aspecto a contraluz tras varios días de uso, lleno de huellas dactilares. El volante, calefactado, tiene un tacto excelente. Y la iluminación interior le da un toque futurista que a mí, particularmente, me ha gustado bastante. Siento no dar apuntes negativos sobre este coche… porque lo cierto es que me ha encantado.

El maletero se lleva la nota negativa de este coche. ¿Por qué? Porque este pierde 150 litros respecto a la versión de combustión. Aunque tiene 510 litros muy bien aprovechados, son pocos en comparación con una unidad equivalente de combustión (660 litros). Electrificar este Skoda Superb tenía que tener alguna consecuencia. Aunque ello no impide que pueda llevar una bola de remolque.

Motor del Skoda Superb iV: 218 CV enchufables

Prueba del Skoda Superb iV combi

El Skoda Superb iV, gracias a la combinación de su motor eléctrico y de combustión, se convierte en el más potente de toda la gama. Con 218 CV totales, este familiar es todo un velocista. La electrificación le permite gastar poco en semáforos, salidas desde parado y marchas a baja velocidad. Después, entra en acción su propulsor de 156 CV, que apoyado en los 116 CV 100% libres de emisiones, firma una aceleración frenética y un ritmo de crucero que mantiene con mucha comodidad.

Se une a un cambio DSG de siete velocidades. Y por algo esta tecnología de transmisión automática se considera una de las mejores del mercado: es suave, no pega tirones y su doble embrague permite subir y bajar de marcha sin apenas enterarnos. El aislamiento acústico del vehículo es de gran nivel, permitiendo que el rumor de este bloque se aprecie de forma muy ligera.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Permite gestionar de forma individual la energía del vehículo. Puedes conducir en modo 100% eléctrico, para evitar el gasto de combustible, algo recomendable en tramos urbanos. Pero también puedes conducir en modo híbrido, de forma que el Skoda Superb iV gestiona de forma eficiente ambos motores. Aunque si lo que quieres es deportividad, también puedes configurar el coche para que se olvide de la ecología y te entregue todas sus prestaciones. Por último, es posible dejar inutilizada parte de la batería para poder destinarla a un momento concreto.

Con su batería de 13 kWh, es posible hacer 55 kilómetros en modo 100% eléctrico, de modo que permite, en muchos casos, ir y volver del trabajo sin gastar un solo litro de combustible. Los consumos oficiales son de 1,6 l/100 km, aunque debes tener en cuenta que estos subirán de forma considerable una vez la batería se agote… al fin y al cabo, pesa casi 1.800 kg y mover esa masa requiere un gran esfuerzo.

Comportamiento: confort de marcha y aplomo

Prueba del Skoda Superb iV combi

Sí, es un coche pesado. Como todo híbrido enchufable, introducir elementos electrificados supone aumentar su masa total.  Esto implica en algunos casos que un coche ágil se vuelva tosco, pero no ha sido el caso. Es cierto que se aprecian mayores inercias, pero las curvas rápidas las solventa con facilidad.

En cuanto a las curvas cerradas, este coche sufre más. Entrar con cierta agilidad a un giro de este tipo es una tarea difícil, ya que ahí el coche si muestra cierta tendencia subviradora y tocará luchar contra su sobrepeso. ¿Esto implica que sea inseguro? No, ya que la electrónica perdona estos errores de conducción, pero bien es cierto que el Skoda Superb iV no se siente cómodo en estas situaciones.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Donde sí se siente cómodo es en autovía. Mantiene velocidades de crucero con una comodidad pasmosa y ofrece un elevado confort. Ni se inmuta a la hora de hacer recuperaciones y muestra un alto nivel de aplomo. Desde luego, por habitabilidad y confort de conducción en este tipo de vías, el Skoda Superb iV se ha convertido en uno de mis coches favoritos para viajar.

Los diferentes modos de conducción varían ligeramente el comportamiento del coche, de modo que en modo sport el coche se vuelve algo más duro, aunque sin perder confort de marcha. El balanceo es nulo y el tarado de la suspensión encuentra un buen equilibrio entre confort de marcha y deportividad.

Prueba del Skoda Superb iV combi

Skoda ha reforzado el eje trasero para lograr que el conductor se sienta cómodo conduciendo y no note la masa extra del voladizo trasero, debido a la inclusión de la batería. Lo cierto es que los ingenieros de la marca han hecho un gran trabajo, ya que no se siente un desequilbrio en el reparto de pesos en ninguna circunstancia.

Equipamiento y precio

Prueba del Skoda Superb iV combi

El Skoda Superb iV tiene un completo equipamiento de serie por un precio de 46.150 euros. Si te parece caro, piensa que se trata de una de las versiones más completas del coche. Puedes obtenerlo desde 40.500 euros en su acabado amition.

  • Asistente de aparcamiento
  • Techo corredizo de cristal eléctrico
  • Lunas oscurecidas
  • Volante con levas
  • Decoración en fibra de carbono
  • Pedales en aluminio
  • Asientos eléctricos
  • Sistema de navegación Admunsen
Prueba del Skoda Superb iV combi
  • WLAN
  • Control por voz
  • Side Assist
  • Lane Assist
  • Smart Light Assist con cámara multifuncional
  • Chasis deportivo
  • Portón automático
  • Suspensión adaptativa

Fotos Prueba del Skoda Superb iV combi Sportline PHEV: precio, opinión, datos,...

Comentarios Prueba del Skoda Superb iV combi Sportline PHEV: precio, opinión, datos,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"