Prueba Fiat 500C: vive la dolce vita

Elegante, chic y en esta ocasión, con el plus de ser cabrio. Desde luego, el producto estrella de Fiat sí que sabe lo que es hacer un diseño eterno.

Prueba Fiat 500C

Fiat ha encontrado en su 500 un diseño eterno, inamovible en el tiempo. Porque el actual diseño bebe directamente del modelo original. Y tras 13 ininterrumpidos años en el mercado, ni su nueva generación (100% eléctrica, por cierto) va a ser capaz de sustituirlo: convivirán, durante unos años, en el mercado. Insólito, cuanto menos.

De su diseño es única hasta su forma de descapotarse, ya que elude eliminar los pilares B y C por una capota blanda. Tampoco instala una capota que apuesta por un difícil sistema eléctrico para guardarla. Es sencilla: la tela, simplemente, cae sobre el maletero mediante un sistema eléctrico. Sencillo, vanguardista y con cierto aire retro. 

 

Prueba Fiat 500C

Prueba Fiat 500C: interior

El interior del coche es único. Desde luego, en Fiat se han preocupado de que no haya un coche igual al suyo. Porque sus tapicerías blancas, su volante con ciertas reminiscencias clásicas e incluso su pantalla, que sustituye a la instrumentación, tiene cierto sabor a años cincuenta. Y muy bien interpretado por Fiat, ya que ha sabido hacerlo sin que el coche parezca desactualizado.

 

Prueba Fiat 500C

Eso sí, el paso de los años le ha afectado en algunos aspectos. 13 años en el mercado es una barbaridad y cuando fue lanzado, no existían las pantallas táctiles para coches. De ahí que la ubicación de esta mire un poco hacia el techo y su superficie antirreflejos hace que si vamos descapotados, no veamos nada en ella. También hemos echado de menos poder regular el asiento en altura o el volante en profundidad, fundamental para que una persona alta vaya cómoda. Pero es entendible: en este coche tan urbanita, el espacio es el que manda y de hecho, es digno de alabar cómo Fiat ha conseguido ordenar todo lo necesario y además poner cuatro plazas sobre una plataforma tan pequeña.

Prueba Fiat 500C: motor

Su motor no es apto para grandes viajes, debido a que está conceptuado para ciudad. Aunque posee cierta elasticidad para poder tener buenas dosis de par en cualquier momento, con 69 CV no se le pueden exigir grandes derroches de fuerza. Pero reconozco que sorprende, ya que corre más de lo que uno podría pensar mirando las cifras en el papel. Y si necesitas ir a 120 km/h por autovía durante tres horas, el Fiat 500 no te va a poner pegas, aunque evidentemente no es la opción más cómoda del mercado.

 

Prueba Fiat 500C

Su hábitat natural es la ciudad y en ella se desenvuelve como pez en el agua. Primero por su tamaño, que le permite moverse con agilidad y aparcar con una facilidad pasmosa. Segundo, por su ángulo de giro, que habilita cualquier maniobra. Y tercero por el tacto de su dirección, muy agradable para conducir en modo paseo. Sin ser mi tipo de coche ni ser yo el perfil de cliente de Fiat para este coche, lo cierto es que engancha un poco conducirlo.

El Fiat 500, de esta manera, se consolida como un producto eterno, cuyo diseño va a tardar muchos años en envejecer, por lo que podrás disfrutar de una estética actual durante lustros. Y su diseño y acabados tan chic te convertirán en la persona con más gracia de cualquier semáforo. 

Ficha técnica

 

Fiat 500c

 

Precio

Desde 14.237 euros

Valoración

7/10

Motor combustión

4 cilindros y 1.242 cm3

Potencia combustión

69 CV

Transmisión

Cambio manual de cinco velocidades 

Aceleración

6,8s

Consumo mixto

5,6 l/100 km

Emisiones WLTP

132 gr/km

Longitud

3,57 m

Maletero

185 l

 

 

Fotos Prueba Fiat 500C: vive la dolce vita

Comentarios Prueba Fiat 500C: vive la dolce vita

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"