Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio

El mito del 500 se convirtió en eléctrico en su última generación. Analizamos cómo se comporta, sus versiones, precios y la autonomía.

Prueba Fiat 500e

La combinación del coche eléctrico con carrocería urbana es ideal actualmente teniendo en cuenta los niveles de autonomía de las baterías, el alto gasto de kW cuando circulamos a gran velocidad y el limitado número de cargadores públicos. Y aquí irrumpe nuestro protagonista de hoy, el Fiat 500e, que en su nueva generación dejó de lado la gasolina, para pasarse en exclusiva al cable.

Prueba Fiat 500e: es un 500 al 100 %

Esta versión eléctrica del Fiat 500 es una nueva generación, por lo que no se parece prácticamente en nada (solo comparten un 5 % de las piezas) a la variante híbrida que se comercializa en paralelo. Dinámicamente, como ya te contaré más adelante, es una ventaja ya que su estrenada plataforma le hace mejorar en este aspecto, a lo que se suma una actualización de su diseño estético. Aunque está claro que la esencia se mantiene, no ya de su predecesor, sino también del modelo original, algo que aprecian mucho sus compradores.

Prueba Fiat 500e

Me gustan mucho los distintos detalles que encontramos en este Fiat 500e como esos faros que parecen redondos pero que están separados, los pequeños intermitentes en los laterales del capó, las manetas enrasadas para aportar modernidad y mejorar la aerodinámica o el gran logo “500” en vez de Fiat en la parrilla cerrada. El modelo italiano está disponible con seis colores para su carrocería (más el “Rojo Passione” exclusivo de la edición RED) entre los que está el “Azul Celestial” de la unidad de pruebas que es el más caro al costar 1.900 euros. Respecto a las llantas (tres a elegir), aquí de nuevo se optó por las opcionales de 17 pulgadas, que sin ser caras (300 euros), harán que gastes kW de más, por lo que yo me decantaría por las de 16’’ de serie.

Metidos ya en tema de dinero, el Fiat 500e trajo bajo el brazo otra gran novedad en forma de una nueva carrocería. La 3+1 está basada sobre la berlina clásica, a la que se añade una puerta más en el lado del copiloto de apertura contraria. Está pensada para aquellos conductores que tengan niños, ya que será más fácil realizar la maniobra para colocarlos en las sillas infantiles. Eso sí, a igualdad de equipamiento y motor te costará casi 2.000 euros más que la citada anteriormente. En nuestro caso hablamos además del Cabrio, cuya apertura del techo hará que la tarifa sea casi 3.000 euros más cara. Un buen capricho.

Prueba Fiat 500e

Porque al entrar al interior de este Fiat 500e no notarás diferencias sustanciales entre las tres carrocerías, más allá del sol y el viento en nuestro Cabrio. El salpicadero tiene a mi parecer formas modernas, presumiendo de digitalización en este acabado Icon y con unas formas que en su afín de alejarse ofrecen un gran espacio a los ocupantes de las plazas delanteras. En esto ahonda la ausencia de una consola central continua entre los dos asientos.

Los materiales que encontraremos a nuestro alrededor son plásticos duros, con unos ajustes más cuidados que en otros modelos de la marca e incluso el anterior Fiat 500. Ahora nos será más fácil encontrar la postura ideal ya que el volante se puede regular también en profundidad, con unos asientos cómodos, con grandes posaderas, tapicería ecológica Seaqual y con una posición un tanto elevada que puede hacer que los más altos toquen rápido en el techo. En sus puntos débiles pondríamos que la visibilidad trasera es limitada, más si tenemos que subir algún reposacabezas, y que el cinturón queda un tanto alejado.

Prueba Fiat 500e

En el día a día con este Fiat 500e apreciarás tener unos botones de gran tamaño que los hacen más cómodos en marcha y que parecen duraderos. Como suele ser habitual en la marca italiana, no se ha querido cargar de estos el volante, dejando algunos por detrás de él a los que es fácil acceder. Me gustó la pantalla multimedia también, la mejor de Fiat sin duda. Es grande, se ve muy bien y no te pierdes en sus menús. El panel de instrumentación digital es más simple al no tener diferentes interfaces, pero creo que muestra la información suficiente y necesaria.

Por detrás del conductor hay otras dos plazas disponibles (este Fiat 500e está homologado para cuatro personas) aunque yo más bien lo consideraría como un 2+2. Está claro que en esta generación ha crecido 6 cm en longitud, pero el hueco disponible es más de emergencia, ya que dos adultos de gran tamaño sufrirían bastante.

Prueba Fiat 500e

Prueba Fiat 500e: ser Cabrio tiene un precio

Siguiendo el diseño de anteriores generaciones, el Fiat 500e ofrece una carrocería Cabrio en la que los dos montantes laterales se mantienen fijos, siendo una cortina la que se mueve hacia atrás para ofrecernos la sensación de conducir al aire libre. Y esto tiene un precio a pagar, además de en la tarifa como antes te he explicado.

La capota de este Fiat 500e permite colocarla en dos posiciones una vez la queremos abrir. La primera podríamos decir que sería como llevar un techo panorámico abierto, mientras que en la segunda baja al completo. Es aquí donde te darás cuenta que perderás algo de visibilidad por el retrovisor interior, ya que el recogido de la lona se queda al aire libre.

Prueba Fiat 500e

También deberemos tener en cuenta que por ser Cabrio la boca del maletero es más pequeña que en las otras versiones, donde disfrutamos de un portón completo. Eso sí, desde Fiat aseguran que la capacidad es la misma, 185 litros, que según para qué cosas puede ser un tamaño un tanto reducido.

Como último detalle, cuando ya estamos circulando se nota un poco más de ruido procedente del exterior en el habitáculo cuando tenemos la capota cerrada, pero no me pareció una sensación molesta en ningún momento.

Prueba Fiat 500e

Prueba Fiat 500e: en marcha con el eléctrico

Antes mencionaba en el diseño exterior de este Fiat 500e que se habían utilizado manetas enrasadas en el exterior para darle un toque más moderno, pero las interiores son igual de peculiares. Para abrir la puerta deberemos pulsar un botón y de forma eléctrica se abre (luego hay que empujar un poco para completar la acción). ¿Y qué pasa si me quedo sin batería? No te preocupes porque en la parte baja siempre quedará un mando mecánico.

Pero no me enrollo más con estas cosas y empiezo mi andadura con el Fiat 500e. Los coches eléctricos deben emitir un sonido por normativa cuando circulan a baja velocidad, y como detalle original los ingenieros de Fiat decidieron incorporar los acordes de la canción de la película Amacord compuesta por Nino Rota, mezclándola con el zumbido habitual de este tipo de coches.

Prueba Fiat 500e

El tacto de la dirección que encontraremos en este Fiat 500e es blando, muy asistido, algo en lo que coincide el tarado de las suspensiones. Es una configuración ideal para ratonear por la ciudad (¡qué fácil es aparcar con un coche así!), aunque restará algo de dinámica en las curvas en carretera. De todos modos, la nueva plataforma mejora en este último aspecto, ya que he sentido que el coche está más aplomado (el peso de la batería o las ruedas de 205 de anchura también ayudan).

Respecto a los pedales, el del acelerador tiene como dos niveles. En un principio del recorrido parece como si hubiera un tope, dando la sensación de que el Fiat 500e no corre, pero si pisas un poquito más demuestra que tiene potencia más que de sobra (nuestra versión era la de 87 kW ó 118 CV) para llegar al límite de las carreteras. A su lado, el de freno transmite bien lo que pasa entre tu pie y las pastillas, no siendo dando una sensación artificial como en otros eléctricos.

Prueba Fiat 500e

Como ya empieza a ser habitual, este Fiat 500e cuenta con distintos modos de conducción. En el Normal no existe retención ninguna por parte del sistema, provocando una sensación de gran ligereza del conjunto. De ahí bajamos al Range, en donde ya te tienes que “pegar” con el acelerador para mantener la velocidad en carretera y a la mínima cuesta también bajará. Y el Sherpa es para situaciones límites, ya que delimita la potencia del motor (solo llega a 80 km/h y luego “corta”) y te deja sin elementos tan esenciales como el aire acondicionado. Al final, fijándote en el marcador vas aumentando unos 3 km de autonomía según vas bajando en el escalafón que he descrito, y ojo con el climatizador que también resta bastante.

Prueba Fiat 500e: el proceso de carga

Llega el momento de cargar nuestro Fiat 500e. La unidad de pruebas al ser la más potente tiene asociada la batería más grande (42 kWh, de los cuales son 37,3 utilizables). Se puede cargar a un máximo de 11 kW en corriente alterna, mientras que en continua se podrían alcanzar los 85 kW.

Prueba Fiat 500e

La toma la encontraremos en la zona derecha trasera y se le han colocado unos 5 LED luminosos para que visualmente podamos comprobar cómo va la carga. En mi experiencia utilicé un cargador público de 22 kW y una toma doméstica, tardando desde el 12 % hasta completarla 3 horas y 41 minutos y 13:32 horas, respectivamente.

En cuanto a los consumos, en mi recorrido habitual que combina tramos de todo tipo me moví en 15,4 kW, una cifra buena para este coche y que se acerca bastante a la que conseguí con el Mini Cooper SE Electric. Tomando este dato la autonomía conseguida fue de 242 kilómetros (homologa 305 km). En entornos urbanos, como suele ser habitual en los eléctricos, la cifra bajaría a 11,2 kW, donde se podrían recorrer 333 km.

Prueba Fiat 500e

Prueba Fiat 500e: ¿qué versión es mejor?

Este Fiat 500e ofrece otro motor eléctrico para elegir. Su propulsor tiene 70 kW (95 CV) y la batería es más pequeña al contar con tan solo 23,7 kWh. Esto último provoca que su autonomía homologada sea mucho menor, alcanzando 180 kilómetros que destinan a este coche casi en exclusiva a la ciudad por su corto rango. También cuenta con un equipamiento menos dotado, por lo que es normal que su precio de partida sea de unos 4.000 euros menor. Pese a esto, yo me decantaría por el más potente.

Prueba Fiat 500e: los rivales

Dado el carácter más "chic" del Fiat 500e, sus principales rivales urbanos eléctricos son el Mini Cooper SE Electric y el Honda e. Tanto el primero como el segundo se mueven en tarifas en torno a los 37.000 euros en sus modelos de acceso (el Fiat está ahora en 26.795 euros con promoción incluida, subiendo a 30.869 con el motor probado), pero ofreciendo ambos más potencia que nuestro protagonista. Al haber recorrido los mismos trayectos con los tres puedo afirmar que la autonomía del italiano es mayor, al contrario que su espacio interior y su dinámica, más centrada en ciudad.

Casi al mismo precio de nuestro Fiat 500e se sitúa el smart EQ fortwo (25.018 euros, que suben a 28.094 € en el cabrio), un modelo más pequeño, menos potente y con menos autonomía, al que además le queda poco tiempo en el mercado. Otras opciones económicas podrían ser el Renault Twingo E-Tech Electric (desde 25.540 euros) o el Dacia Spring (desde 20.205 euros).

Fotos Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio

  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio
  • Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio

Comentarios Prueba y opinión Fiat 500e: autonomía, precio y su versión cabrio

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.