Prueba: Ford Focus ST, perfecto deportivo de diario

Ford Focus ST

El Ford Focus ST es la versión más potente del compacto Focus, al menos por ahora, ya que todavía no ha hecho acto de presencia el “RS” de la actual generación. Tiene 250 CV de potencia y cuenta con dos tipos de carrocería de 5 puertas, la versión compacta y la versión familiar “Sportbreak”. Se trata de un coche perfecto para iniciarse en los coches deportivos.

Diseño del Ford Focus ST

Ford Focus ST

El Ford Focus ST se diferencia de su versión “normal” fácilmente, el frontal con la parrilla más ancha en forma de nido de abeja, en la que se incrusta el distintivo ST, y tres tomas de aire inferiores con diseño laminado hacen que distingamos al ST a primera vista. También acompaña los faldones laterales, el spoiler en el techo, y la doble salida de escape central en la trasera. El conjunto hace del Focus ST un coche muy atractivo a la vista.

Interior del Focus ST

Ford Focus ST

Así como el diseño exterior sí que nos hace diferenciar fácilmente el ST de la versión normal del Focus, el interior es lo contrario. El Focus ST sólo se comercializa con en dos acabados ST y ST Plus. Los marcos de las puertas con anagrama iluminado ST, volante deportivo con inscripción ST en la parte inferior, tres relojes en la parte superior central del salpicadero (presión de turbo, temperatura del aceite y presión del mismo), pomo de cambio específico con los números en rojo y los asientos deportivos de Recaro  (que sujetan tanto que hasta se puede hacer un poco incómodo) son las líneas maestras del interior del Focus ST.

Motor EcoBoost

Ford Focus ST

Esta versión del Focus ST monta el nuevo motor EcoBoost 2.0 de 4 cilindros que ya habíamos visto en el Ford Mondeo, en el que ofrece 240 CV y en el caso del Focus ST aumenta hasta los 250 CV. El anterior Focus ST tenía un cilindro más y rendía 225 CV de potencia. El nuevo motor 2.0 EcoBoost del Focus ST es un 10% más potente y consume un 20% menos de combustible, gracias a la inyección directa, la sobrealimentación (turbo) o el sistema de alzado variable de válvulas Ti-VCT. Tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y alcanza los 248 km/h.

Ford Focus ST

Mención especial habría que hacer al sonido del motor, ya que este coche es ideal para la conducción día a día. A un ritmo de conducción calmado por ciudad es un motor bastante silencioso, con lo cual no pareces un macarra en todos los semáforos, incluso a velocidad de crucero en carretera es muy comedido. Sin embargo, cuando pisas a fondo el acelerador, emite un sonido muy “brutote” que justificará esos 250 CV que llevas bajo el capó.

Al volante del Ford Focus ST

Ford Focus ST

Tal y como digo en la entradilla, el Focus ST es un buen coche para iniciarse en los coches deportivos, lo que más me ha gustado de este coche es que te sirve tanto para irte a darte una buena sesión de curvas en tu carretera favorita, como para llevar a la abuela a misa los domingos. Se amolda perfectamente a lo que le exijas y al tipo de conducción que le hagas

La suspensión tiene un tacto más rígido que la versión normal, el chasis está 10 mm más rebajado del suelo. Estas medidas hacen que el coche tenga muy buen tacto en conducción deportiva, pero sin sacrificar prácticamente nada la comodidad de los pasajeros, esto hace del Focus ST un coche también perfecto para el día a día.

Ford Focus ST

El cambio es manual de seis velocidades, y como es normal en Ford, es de un tacto muy bueno, aunque quizás el recorrido de la palanca en el cambio de las marchas podría haber sido un poco más corto, pero de todos modos funciona a la perfección. 

Para conducción en ciudad es un coche muy cómodo, se mueve con ligereza y es un coche como cualquier otro compacto. Para autopista permite circular a velocidades crucero con un consumo bastante ajustado (menos de 9 litros) si no somos de los que tenemos un ladrillo en el pie derecho. Y para conducción en tramos de puertos con curvas es un coche con el que tienes la diversión asegurada. Es lo suficientemente seguro y a la vez traicionero para que liberes toda clase de preocupaciones en tu carretera favorita.

Ford Focus ST

¿Por qué digo que es lo suficientemente traicionero? Pues por su dirección, que es de un tacto algo especial. Es una dirección específica para esta versión y es de asistencia eléctrica. Tiene desmultiplicación variable, lo que nos permite que no tengamos que girar tanto el volante si una curva se cierra en exceso, pero hay que acostumbrarse a esta dirección. Además, cuando aceleras a fondo, tienes que prestar bastante atención ya que el eje delantero busca tracción de forma desesperada y hace que la dirección sea demasiado sensible, sobre todo si hay algún tipo de irregularidad en el asfalto. Esto también hace que las ruedas delanteras sufran bastante desgaste, y ya de paso hace que nos acordemos de que estamos llevando un coche de carácter deportivo.

En resumen, el Ford Focus ST me parece un coche perfecto para todo aquel que quiera un coche que le sirva para el día a día y que a la vez pueda tener unas sensaciones deportivas que no te dan otro tipo de compactos, y todo ello a un precio apetecible de menos de 30.000 €.

 

Agradecemos a la Escuela de Conductores de Ilunion la cesión de sus instalaciones para realizar esta prueba.

Alternativas al Ford Focus ST

Muchas son las marcas que tienen una versión deportiva de su modelo compacto. Poniendo el límite en los 30.000 € y con una potencia de al menos 200 CV, nos encontramos con varios modelos, en Auto10 aconsejamos estos tres candidatos.

Volkswagen Golf GTI

No por nada se le llama al Focus ST el “GTI de Ford”, y es que son dos coches que están en un rango de precio y potencia casi idéntico. Como siempre, los que sean muy fan del Volkswagen Golf GTI no verán color, pero son dos coches muy parejos.

Renault Mégane RS

La división RS de Renault ofrece una prestaciones y dinamismo que difícilmente puedes encontrar nada mejor. El Renault Mégane RS gana al Focus ST en potencia y comportamiento deportivo. La pega es que no tiene versión de 5 puertas, con lo que no es un coche cómodo para el día a día.

Toyota GT86/Subaru BRZ

Tanto el Toyota GT86 como el Subaru BRZ son dos coches que tienen un comportamiento casi idéntico. Tienen menos potencia que el Focus ST pero a cambio ofrecen un diseño mucho más deportivo y un estilo de conducción también más a la vieja usanza de tener que hacer mucho uso del cambio. Serían la alternativa exótica.

 

Potencia

(CV)

Consumo medio (l/100 km)

0-100 km/h

(s)

Precio desde

(€)

Toyota GT86/Subaru BRZ

200

7,8

7,6

30.900 €

Renault Mégane RS

265

7,5

6,0

28.800 €

VW Golf GTI

220

6,0

6,5

31.010 €

Fotos Prueba: Ford Focus ST, perfecto deportivo de diario

Comentarios Prueba: Ford Focus ST, perfecto deportivo de diario

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"