Prueba Ford Tourneo Courier, una alternativa a los monovolumen

El modelo americano es una opción más económica y capaz que el B-MAX. Además con el acabado Sport permite tener una estética algo más deportiva. Lo probamos con el motor EcoBoost.

Prueba Ford Tourneo Courier

Quizás no te lo creas querido lector, pero cuando me tocó la prueba de este Ford Tourneo Courier me ilusionó. Es verdad que no se trata de un coche con el que disfrutas cada kilómetro de carretera, pero de vez en cuando no está nada mal probar algo diferente que te saque de la rutina. Además, con la bajada de los monovolúmenes por culpa del auge de los SUV, estos derivados de comerciales optan a recoger el hueco de los primeros con un precio más económico que los segundos.

Furgoneta y deportiva a la vez

En el año 2014 desde Ford decidieron que iba a separar las nomenclaturas de sus comerciales. De esta manera los modelos profesionales se llamarían Transit y los de pasajeros Tourneo. Dentro de cada uno se dividieron en tres tamaños, siendo el Courier que hoy nos acompaña el más pequeño de todos ellos con 4,15 metros de longitud.

Prueba Ford Tourneo Courier

Su diseño exterior no me desagrada y más si equipa el acabado Sport como el de nuestra unidad de pruebas, pero si tengo que reconocer que durante el tiempo que lo tuve no encontré a nadie que le fascinara. Quizás sea difícil escapar de esa práctica carrocería que le permite convertirse en un comercial.

Por dentro sí que nadie podrá decir que se encuentra frente a una furgoneta al ver su salpicadero ya que se acerca mucho a las soluciones vistas en otros modelos como el Ford Fiesta de la anterior generación o al Ford B-MAX, su competidor dentro de la marca americana. Me gusta la calidad de sus ajustes, aunque los materiales, obviando el volante y el pomo de cuero, son normales y le sobrarían botones en la zona central, algo que cambiará a mitad de este año.

Prueba Ford Tourneo Courier

Y dado que queremos compararlo con un monovolumen hay que mirar el número de huecos disponibles. En este Ford Tourneo Courier los de las puertas son normales, ni muy grandes ni pequeños, en el medio de los dos asientos hay para botellas y otro adicional sin tapa y lo completaría otro pequeño hueco encima de la guantera. Aunque quizás el que llame más la atención sea el ubicado en la parte de arriba. Heredado de las soluciones comerciales, tiene una buena altura de almacenaje y no se encuentra a la vista desde el exterior.

A la parte trasera se accede mediante una puerta corredera, que también tiene el Ford B-MAX, muy cómoda para cuando el espacio lateral no sea muy grande en esos centros comerciales del demonio o garajes estrechos. Lo único que esta solución impide tener ventanillas normales, instalándose unas de apertura de compás. La butaca es buena para dos, aunque como es normal no hay mucho espacio para las piernas.

Prueba Ford Tourneo Courier

Siguiendo en nuestro recorrido llegamos al maletero. Para empezar todo lo que indicaba de bueno de la puerta corredera, quizás lo tenga de malo el portón del maletero. Es verdad que al ser de una pieza te quita la barra del medio en la ventana, pero es algo pesada y su apertura requiere de cierto espacio en la parte trasera. Una vez desplegada encuentras un maletero de 708 litros, si contamos hasta el techo, pero el dato más real son los 395 litros hasta la bandeja. Si comparas con otros modelos de este tamaño verás que ninguno podrá superar esta cifra. A esto tienes que añadir que los asientos traseros se pueden plegar contra los delanteros para conseguir 1.656 litros y una longitud de 1,64 metros.

¿Cómo va el Ford Tourneo Courier?

Una vez repasado todo lo que nos ofrece el Ford Tourneo Courier toca ponerse en marcha. Lo primero que te llama la atención cuando te colocas en el asiento es lo grande que es todo: una luna gigante, las ventanillas con más superficie de lo normal y ¡qué alto está el espejo retrovisor!, incluso provocaba una pequeña molestia en el cuello por la falta de costumbre –hay que reconocer que algo de culpa en esto tiene también que me guste llevar el asiento bastante bajo-.

Prueba Ford Tourneo Courier

De los tres motores que tiene disponible el Ford Tourneo Courier, nos proporcionaron para la prueba el único gasolina, el 1.0 EcoBoost con 100 CV. Este bloque se encuentra en varios modelos de la marca americana, como en el Ford C-MAX que pudimos probar. Por ello no nos sorprende este sonido bronco que llega al habitáculo de sus tres cilindros, que por cierto es muy bajo, algo que puede sorprender, y no transmite vibraciones al habitáculo.

Empezamos nuestra marcha, y una vez acostumbrados a tanta grandeza, nos percatamos que este Ford Tourneo Courier se mueve muy bien en ciudad, gracias a su excelente radio de giro. El motor empuja bien teniendo en cuenta el tamaño, pero creo que estos 100 CV se quedarán algo cortos si vamos “llenos hasta la bandera”.

Prueba Ford Tourneo Courier

Cuando ya salimos a carretera abierta es donde aparecen los ruidos. No es que el motor ahora se haya puesto molesto, sino que la forma de la carrocería no es muy aerodinámica y el ruido del viento se hace notar chocando contra nosotros. Empezamos a trazar curvas y el resultado es mejor del que me esperaba en un principio, no es un Ford Fiesta, pero se mueve bien en los apoyos.

¿Y los consumos? Pues ya sabemos que este 1.0 EcoBoost es bastante sensible al acelerador y a poco que te animas sube fácilmente, pero de primeras el ordenador de a bordo nos arroja cifras un poco por encima de los seis litros, nada mal. Si te lo propones un poco es fácil incluso que puedas bajar a cinco litros “altos”.

Prueba Ford Tourneo Courier

¿Diésel o gasolina?

Además del tricilíndrico EcoBoost, el Ford Tourneo Courier cuenta con otro bloque diésel que se divide en dos niveles de potencia. Se trata del 1.5 Duratorq, que lo podemos encontrar tanto con potencias de 75 como de 95 CV y como en el gasolina, con el Auto Start&Stop como opcional.

En ambos casos te parecerá que el Ford anda más ya que tiene más par motor, como que sale mejor. La realidad es que creo que el de 75 CV se te quedará corto con el coche cargado y el de 95 CV siempre será la opción a considerar frente al EcoBoost. Y la diferencia de consumos será apenas de 1 litro y algo de ganancia, a lo que debes de restar los gastos extra de un diésel como el mayor coste de mantenimiento o un mayor impuesto de matriculación, por poner algunos ejemplos.

Prueba Ford Tourneo Courier

Luego está el tema de los precios. El EcoBoost con este acabado Sport tiene una tarifa sin descuentos de 13.615 euros, mientras que el Duratorq es de 15.440 euros con el motor de 95 CV, el único disponible con este equipamiento. Incluso comparado con el de 75 CV, bajando un nivel al Trend, sigue siendo más barato ya que cuesta 13.690 euros. Yo lo tendría claro, gasolina 100%.

Ford Tourneo Courier: elegir acabado

La gama del Ford Tourneo Courier se escalona en tres niveles de equipamiento con cuatro acabados. Empieza con el más básico Ambiente, sigue con el Trend y luego eliges entre el refinamiento del Titanium o la deportividad del Sport.

Prueba Ford Tourneo Courier

El primero de ellos, el Ambiente, casi le descartaría nada más empezar. Es raro que se ofrezca con los tres motores, pero es tan básico que ni siquiera cuenta con aire acondicionado (hay que pagarlo dentro de un extra). Del Trend a los otros dos el salto es de 1.150 euros y además de llantas o barras en el techo, cuentas con tecnologías como los faros y limpiaparabrisas automáticos o aire acondicionado.

Nos queda por tanto decidirnos entre el Titanium y el Sport. Si quieres el pack deportivo lo tienes fácil, pero si miras bien el equipamiento de ambos obviando esa parte estética veras que al mismo precio el Titanium cuenta con sensor de lluvia y luces y el control de crucero.

Prueba Ford Tourneo Courier

Los rivales del Ford Tourneo Courier

Aquí se podrían abrir dos frentes, por un lado los monovolúmenes antes mencionados y por otro los derivados de comerciales como este Ford Tourneo Courier. Empezando por los primeros su primer rival lo tiene en casa con el Ford B-MAX, un modelo con muchas más opciones de motorizaciones y una estética mejor conseguida, pero con menos espacio interior y un precio superior. Casi lo mismo podríamos decir de un Kia Venga o un Hyundai ix20, aunque el primero tiene un precio más cercano a nuestro protagonista.

Prueba 10: Ford B-Max 1.6 TDCi

Prueba nuevo Kia Venga, un monovolumen más grande de lo que parece

Probamos el nuevo Hyundai ix20, un monovolumen pequeño para todo uso

Prueba Ford Tourneo Courier

Ahora bien sus verdaderos rivales son otros. Podemos empezar con el Fiat Qubo, que cuenta con las mismas motorizaciones (un gasolina y dos diésel), pero siendo el primero menos potente (77 CV) que el EcoBoost de esta prueba. Otro punto a su favor es que cuenta con posibilidad de cambio automático. No cuenta con versión deportiva Sport, pero si con una campera denominada Trekking, y su maletero es algo más pequeño.

Nuevo Fiat Qubo: económico, versátil y campero

Otras posibilidades son el Peugeot Bipper Tepee y el Citroën Nemo Multispace. Los modelos de PSA solo cuentan con un motor 1.6 HDI de 80 CV, aunque tiene la posibilidad de acoplarle una caja de cambios automática, y su equipamiento es menor como demuestra que no ofrecen una pantalla multimedia. Como el Fiat Qubo también disponen de un acabado más campero (Outdoor y XTR Plus) y también tienen menos capacidad de carga en el maletero.

El Peugeot Bipper Tepee incorpora un nuevo motor

El Citroën Nemo Multispace cambia su motor diésel

Fotos Prueba Ford Tourneo Courier, una alternativa a los monovolumen

Comentarios Prueba Ford Tourneo Courier, una alternativa a los monovolumen

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"