Prueba Mitsubishi ASX 180 DI-D: no tan básico

Se puede decir que el Mitsubishi ASX es ya casi un "veterano" en nuestro mercado: se presentó en 2010, aunque ha ido recibiendo nuevas versiones y mejoras estéticas y de equipamiento.

Hemos probado la versión ASX 180 DI-D con tracción delantera, la más interesante de la gama. Y aquí tienes cinco razones por las que deberías tenerlo en cuenta no sólo si buscas un SUV: por precio y posibilidades de utilización el ASX también puede ser una alternativa a considerar si buscas algo diferente a los tradicionales compactos.

Precio y descuentos: desde 18.000 euros

Esta es la primera clave, el precio. El Mitsubishi ASX tiene en la mayoría de sus versiones un descuento de 4.200 euros –eso sí, incluyendo Plan PIVE–, por lo que tienes un ASX DI-D  2WD desde 18.150 euros. Eso es menos de lo que cuesta un Seat León TDI 90 CV, por poner un ejemplo de uno de los coches compactos más recomendables del mercado. Y por 2.000 euros más te lo llevas con acabado Motion, lo que supone que no hace falta invertir más de 20.000 euros para quedarte con un coche de lo más completo

 

Ojo, que en la versión básica de gasolina, el ASX 160 MPI Challenge, es más barata y el descuento es todavía mayor: se anuncia desde 15.000 euros. Y no es para nada un motor desaconsejable, como contamos en nuestra primera prueba con las versiones básicas del Mitsubishi ASX en su momento.

Pero con el acabado Motion, que es el que recomiendo,  la diferencia se queda en 2.000 euros a favor del gasolina. No lo pienses mucho, el que interesa es el 180 DI-D no sólo por rendimiento –luego lo vemos–, es que además es el único que se puede elegir con las tres versiones de equipamiento, y con tracción 2WD o 4WD.

Por ir rematando, también te diré que puedes ahorrarte los 2.200 euros de la tracción total, que además en esta versión que va un tanto justa de potencia limita las prestaciones y perjudica el consumo.

En cuanto a la comparación con la versión 220 DI-D de 150 CV, este último sólo se ofrece con tracción 4WD y acabado Kaiteki, y eso supone ya hablar de un presupuesto de 29.000 euros incluyendo el descuento, que es 1.000 euros menor que en las versiones 180 DI-D.

Equipamiento: completo desde la base

El Mitsubishi ASX 180 DI-D está disponible con tres versiones de acabado, Challenge, Motion y Kaiteki. Y no es normal contar con un equipamiento tan completo incluso en las versiones básicas, sobre todo en un coche con este precio. ¿Cuál elegir?

 

No le des muchas vueltas. Si buscas un ASX al menor precio, el Challenge ya tiene todo lo necesario: seis airbags, sensor de lluvia y luces, climatizador, radio CD con MP3, faros antiniebla e incluso sistema de ayuda al arranque en pendiente, llantas de aleación de 16 pulgadas, retrovisores regulables eléctricamente y volante y pomo de la palanca de cambios forrados en cuero.

Si quieres un plus de equipamiento la versión intermedia Motion cuesta 2.000 euros más. Añade muchos elementos, pero ninguno de ellos realmente imprescindible, aunque se agradecen la cámara trasera de ayuda al aparcamiento, los faros de xenon y el bluetooth con mandos para el teléfono en el volante. Además, las llantas pasan a ser de 17 pulgadas, incorpora techo panorámico, espejos retrovisores abatibles con LED integrados, barras en el techo y un equipo de audio mejor con pantalla táctil de 6,1 pulgadas.

 

Nuestra unidad de pruebas es un ASX 180 DI-D Kaiteki, que es el acabado superior. Supone 2.200 euros de sobreprecio respecto al Motion, y lleva tapicería de cuero, navegador con pantalla táctil de 7 pulgadas, asientos calefactados, equipo de sonido premium y arranque por botón.

Lo dicho, con un presupuesto de unos 20.000 euros nos quedamos con el ASX 180 DI-D Motion, pero no pierdas de vista la versión Challenge, que no es tan "básica".

Espacio y maletero para cuatro

No, no es de los más amplios entre los SUV compactos, pero el Mitsubishi ASX ofrece espacio suficiente para que cuatro adultos –como todos, falla en anchura para alojar a un tercer pasajero– y su equipaje puedan viajar a cualquier sitio con todas las comodidades.

Además, el puesto de conducción del Mitsubishi ASX está bien resuelto –salvo algún botón que no queda muy a mano, como el del manejo del ordenador de viaje–, los materiales tienen un ajuste correcto, transmite sensación de coche sólido, y aquellos que busquen un coche con un puesto de conducción algo más alto que un turismo tendrán un campo de visión que les permitirá dominar el tráfico.

 

Otra cualidad del ASX es que los asientos son muy cómodos, y que hay huecos suficientes para dejar esos objetos que molestan en los bolsillos, pero que te gusta llevar siempre a mano y localizados, como llaves, cartera o teléfono móvil.

Con casi 420 litros de capacidad, el maletero  no es muy grande si lo comparas con otros SUV, pero no echarás en falta más espacio si estás buscando entre los coches compactos, con la ventaja de que tiene unas formas muy regulares y aprovechables. Eso sí, bajo el doble fondo que existe bajo el piso sólo encontrarás un kit de reparación de pinchazos. Mucho ojo, porque en cualquier SUV, aventurarse fuera del asfalto con neumáticos más de calle que de campo y sin rueda de repuesto –aunque sea de emergencia– es una aventura, aunque el ASX, y más en esta versión con tracción delantera, está pensado sólo para que no salgas de pistas o caminos en buen estado.

 

 

Comportamiento dinámico: mucha carretera, poco campo

Que estamos ante un todocamino es evidente, sólo hay que verlo. Pero no te engañes, el Mitsubishi ASX es de esos coches con estética SUV diseñados desde el primer momento para circular la mayor parte del tiempo en carretera. Y aquí sobresale por ser un coche fácil de conducir, en el que no pasa factura el tamaño.

Por eso puede ser también una alternativa a un compacto, porque su mayor altura no pasa factura ni en confort ni tampoco en facilidad de manejo para una utilización normal como coche de diario en ciudad, o cuando toca afrontar viajes largos. Notarás un poco su condición de SUV porque no es tan ágil como un turismo en zonas muy viradas, y si acaso también por el ruido aerodinámico a partir de cierta velocidad en autopista.

 

¿Y fuera del asfalto? Pues lo dicho anteriormente, el ASX permite ciertas licencias gracias más que a otra cosa a sus 17 centímetros de altura libre al suelo, pero ni por recorridos de suspensiones ni por ayudas a la conducción –sólo tiene asistente al arranque en pendiente– no es un coche diseñado especialmente para meterte en complicaciones. Si vas a circular con frecuencia por zonas nevadas o heladas piensa en unos buenos neumáticos de invierno. Y si realmente necesitas un SUV 4x4 para meterte en complicaciones, sube el presupuesto y piensa en otras opciones.

Prestaciones y consumo

Sí, me adelanto a tu pregunta: el motor 180 DI-D de 116 CV es suficiente para un coche como el Mitsubishi ASX. El 160 MPI de gasolina se queda más justo, y además tiene sólo 5 marchas y obliga a hacer un uso intensivo del cambio.

Pero con este motor, el ASX ofrece unas cualidades dinámicas similares a las que puedes encontrar en compactos turbodiésel con motores de 90-100 CV. Y sin que el consumo pase factura pues, si te lo propones, puede gastar muy poco, y medias rozando los 6 l/100 km están al alcance. Conduciendo sin preocuparte por el consumo te moverás entre 7 y 8 litros.  

 

Su funcionamiento es suave y agradable, no vibra, hace muy poco ruido, y responde bien al acelerador en la mayoría de las situaciones del tráfico. Con carga –sobre todo en vías de doble sentido– o en carreteras con fuertes pendientes tendrás que aprovecharte del buen tacto y los cortos recorridos de la palanca de cambios y hacer que el motor gire "alegre".

 

Fotos Prueba Mitsubishi ASX 180 DI-D: no tan básico

Comentarios Prueba Mitsubishi ASX 180 DI-D: no tan básico

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"