Prueba Opel Corsa-e eléctrico: características, opinión, precio, autonomía,...

El nuevo Opel Corsa-e es el subcompacto 100% eléctrico de la empresa alemana, el más potente de toda su gama gracias a sus 136 CV, que se alimenta mediante una batería de 50 kWh y 337 km de autonomía.

Opel Corsa-e

Cinco generaciones y 14 millones de unidades vendidas después, el Opel Corsa vuelve a la carga una sexta vez, ahora con una versión 100% eléctrica denominada Opel Corsa-e. Un coche que estéticamente es casi idéntico que su homónimo de combustión, ya que  con él comparte incluso plataforma, la e-CMF que sirve para toda colocar sobre ella toda clase de tecnologías. 

Un coche muy interesante, con un rendimiento magnífico y con 337 kilómetros de autonomía, que con el Plan MOVES II o el Plan Renove, se convierte en un coche bastante interesante para todos aquellos que se estén planteando pasarse al universo del coche eléctrico. Parte de los 31.200 euros, pero gracias a las ayudas y a los 2.500 euros de descuento de la marca, se puede quedar en unos 23.000 euros.

Diseño del Opel Corsa-e: fresco y juvenil

Opel Corsa-e

El nuevo Opel Corsa-e no se distingue, salvo que prestemos atención, de su versión de combustión. Algo que no es casualidad, ya que Opel no ha querido apostar por un coche que estéticamente grite “¡¡soy eléctrico!!” debido a un diseño lejos de la línea seguida por la marca alemana. La electrificación para Opel es algo natural y por ello, quiere que sus coches sigan siendo eso, coches.

La única gran diferencia la vemos en su frontal, ya que la rejilla del radiador es falsa. Al no necesitar refrigeración por aire, esta zona es opaca, pero Opel ha hecho un gran trabajo en emular el aspecto de un coche de combustión. Por tanto, si lo que quieres es decirle al mundo lo ecológico que eres, en este caso tendrás que hacerlo hablando… o permitiendo que tu alrededor escuche el silencio proveniente de su capó. 

Opel Corsa-e

Como hemos dicho en la introducción, está montado sobre la plataforma e-CMF que también montan otros coches eléctricos del Grupo PSA, como el Peugeot  e-208 (con el que comparte muchos elementos) o el e-2008. Esto le permite distribuir los distintos elementos del coche eléctrico sin afectar a las dimensiones del coche o a su maletero. Por tanto, si habéis visto algún Opel Corsa por la calle de combustión, quedaos con que la versión eléctrica es idéntica.

En cuanto a pinturas, no hay duda: la apuesta por la pintura bicolor debe ser clara. Potencia la elegancia del coche y al mismo tiempo su deportividad, por lo que en caso de comprar un Opel Corsa-e, apostaría por esta modalidad. Junto a las lunas traseras oscurecidas, cuesta 500 euros, con la posibilidad de elegir entre el negro y el blanco para el techo. Las lunas oscurecidas, en caso de que escojas una pintura con tono único, cuestan 200 euros extra.

Interior del Opel Corsa-e: espacio y calidad

Opel Corsa-e

Del interior, lo que más me ha gustado es la posibilidad de bajar mucho la postura de conducción. Pese a llevar las baterías bajo el habitáculo, el Opel Corsa-e permite bajar el asiento de tal forma que se pueda adoptar una posición deportiva a sus mandos. Su volante, con bastante recorrido tanto en altura como en profundidad, ayuda a que cada conductor, tenga la fisionomía que tenga, se sienta cómodo a los mandos de este eléctrico alemán. 

Una vez colocado el asiento, observamos el volante, bastante ergonómico, además de la pantalla que sustituye a la instrumentación. Esta me crea cierta contradicción: me gusta que ofrezca toda la información a un golpe de vista, aunque sus gráficas no sean tan preciosistas como la pantalla que lleva, por ejemplo, el Peugeot 208, también del Grupo PSA. Además, tampoco permite cambiar la composición de la pantalla: de hecho, el volante multifunción sirve, mayoritariamente, para trabajar con la pantalla del infoentretenimiento. En este punto, hay monitores más interesantes en el mercado. 

Opel Corsa-e

La pantalla central sí está bastante bien, por tamaño y software. Permite modificar cualquier elemento que necesitemos con velocidad, gracias a la combinación de botones hápticos en los laterales del monitor y la sencilla interfaz que ofrece.

Los asientos son cómodos, con materiales blandos que se ajustan a la forma de tu cuerpo. Durante el tiempo de la prueba, me han parecido confortables, aunque he echado de menos que abracen más a la hora de coger curvas. Pese a ello, tanto reposacabezas como el respaldo me han gustado.

En cuanto a espacio, no tiene nada que envidiar a ningún coche de combustión de su categoría. Otros coches eléctricos o híbridos sitúan las baterías entre el maletero y las plazas traseras, elevando unos centímetros su posición. Pero en el caso del Opel Corsa-e, su disposición permite colocar los asientos de la misma manera, lo que permite disfrutar de un confort adecuado para dos personas: como es habitual en estos coches, por tamaño, la plaza central es menos practicable y reduce la comodidad de su dos compañeros de fila. 

Motor y batería: buenas prestaciones en toda situación

Opel Corsa-e

El Opel Corsa-e es el más potente de la gama del subcompacto gracias a los 136 CV que reproduce su motor eléctrico. Con 260 Nm de par instantáneo, pasa de 0 a 50 km/h en 2,6 segundos, lo cual te permitirá reaccionar con soltura ante cualquier complicación que haya en la carretera. El 0 a 100 km/h lo hace en 8,1 segundos, una cifra más que correcta para tratarse de un coche urbanita, sin grandes pretensiones deportivas.

Esto hace muy divertido de conducir al Opel Corsa-e, ya que esa aceleración, instantánea sea cual sea el rango del motor en el que se mueva, se comporta de la misma manera. Las recuperaciones en autovía son sobresalientes y por lo general, ofrece prestaciones más que suficientes para disfrutar en cualquier tipo de vía.

Opel Corsa-e

Cuenta con dos niveles de retención. Por un lado, la estándar, que reduce la velocidad, simplemente soltando el acelerador, 0,6 metros por segundo. Por otro lado, está el modo ‘B’, que se activa mediante la palanca de cambios y que permite reducir la velocidad 1,3 metros por segundo. Aquí me hubiese gustado ver un nivel extra con más retención y encendido de luces traseras de freno, para así evitar tocar demasiado el freno y prolongar la vida útil de las pastillas de freno. 

Otro detalle interesante es que el Opel Corsa-e incorpora una bomba de calor para que las baterías mantengan una temperatura adecuada (entre 20 y 25 grados) y de este modo, no pierda autonomía, algo muy común en coches eléctricos de generaciones anteriores. Para lograr el mismo efecto en verano, la batería cuenta con un sistema de refrigeración de glicol en agua, una solución que se encuentra en coches eléctricos premium como los Tesla Model S o Model X.

Ya que hablamos de la batería de este Opel Corsa-e, hay que señalar que se puede recargar mediante carga directa a 100 kW de potencia y que es posible recuperar en media hora toda su capacidad si esta está vacía. Pero todo depende del tipo de corriente utilizada y de las posibilidades que ofrezca el cargador.

Corriente Alterna (AC)

Potencia de Carga

100 KM

100%

Cargador de Pared

Monofásico / 7,4 kW

2:15

7:30

Trifásico  / 11 kW

1:30

5:15

 

Corriente Continua (DC)

Potencia de Carga

100 KM

80%*

Estación Pública

de Carga Rápida

50 kW

0:19

0:60

100 kW

0:12

0:30

 

Comportamiento: dinamismo eléctrico

Opel Corsa-e

El Opel Corsa-e es un coche perfecto para ciudad. Su dirección es ágil y directa, lo que permite maniobrar con facilidad y cambiar de carril con rapidez. Por otro lado, gracias a su propulsor, es fácil realizar incorporaciones con seguridad y adelantamientos. 

Es cierto que a la hora de tomar curvas, se nota el peso extra de su batería (345 kg), pero se aprecia menos de lo que debería. Su ubicación, en el centro del coche y en la zona más baja, reduce el centro de gravedad del vehículo en 5,7 centímetros, lo que compensa el sobrepeso, mejora el reparto de pesos del coche y reduce las inercias en curva.

En tramos de carreteras secundarias, donde la velocidad es más elevada que en ciudad y suele haber tramos con curvas, el Opel Corsa-e se comporta con agilidad y precisión, lo cual me ha gustado bastante. El acelerador se comporta con precisión, algo que no sucede –al menos en mi caso, durante el corto periodo de la prueba- con el freno. 

Opel Corsa-e

Esto es lo que menos me ha gustado del coche, aunque quizá sea cuestión de acostumbrarse. Cuando tengamos el Opel Corsa-e más días, lo comprobaremos a fondo. Pero la sensación del freno es que ofrece poca precisión debido a que es muy poco progresivo.

Al comenzar a pisar, frena suavemente, pero al aumentar la presión de forma progresiva sobre el pedal, aumenta la frenada de forma desproporcionada, lo que hace de la frenada algo poco natural.

Donde destaca positivamente es en los modos de conducción, ya que se aprecia el cambio de temperamento del coche en cuanto se pulsa la botonera para ello. En concreto hay tres modos (Eco, normal y sport), que cambian la potencia, el par, el tacto del acelerador y de la dirección.

Opel Corsa-e

En el caso del modo Eco, reduce el confort de climatización y reduce la potencia y el par del coche. Al seleccionarlo, el Opel Corsa-e se convierte de forma automática en un eléctrico de 60 kW (80 CV) con un acelerador que invita a mantener la calma. Reduce los consumos y no, no dificulta la circulación a velocidades de autovía, algo que sí sucede en otros EVs.

El modo normal es el más equilibrado entre prestaciones y consumos. Eleva la potencia a 80 kW y el par a 220 Nm, de tal manera que agiliza la conducción en carreteras rápidas como autovías. Por último, el modo sport endurece la dirección, invita a poner el pie “a tabla” y ofrece las prestaciones máximas del coche. 

Conclusión: combina lo práctico y lo ecológico 

Opel Corsa-e

El Opel Corsa-e, hasta que aumente la infraestructura de carga, te obligará a planificar tu ruta si quieres hacer un viaje largo. Pero para el resto de días del año, cuando te mueves en tu entorno, se trata de una solución magnífica para acceder al centro de las ciudades por un precio razonable (con el Plan MOVES II o el Renove) sin comprometer  por ello la habitabilidad o las prestaciones que uno busca.

Aunque tiene un duro competidor en casa, el Peugeot e-208, es una alternativa menos arriesgada en cuanto a diseño, más convencional en sus formas y por tanto, una opción más neutra dentro del mercado de coches eléctricos. 

Además, va bien equipado de inicio, con todas las ayudas a la conducción desde la opción de tarifa o la pantalla en la instrumentación, con la opción de instalarle faros matriciales de última generación. Aunque si buscas algo más, tírate a por el Opel Corsa-e Elegance-e, el más completo y cuyo precio es de 1.900 euros extra respecto al básico (33.100 euros sin promociones frente a 31.200).

Fotos Prueba Opel Corsa-e eléctrico: características, opinión, precio, autonomía,...

Comentarios Prueba Opel Corsa-e eléctrico: características, opinión, precio, autonomía,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"