Prueba Porsche Macan: el "nueveonce" de los SUV compactos

El Macan es el SUV de su categoría más deportivo. No lo digo yo, lo dice Porsche. Y dicho así puede sonar un poco pretencioso, pero cuando te dan la ocasión de comprobarlo poniendo a tu disposición toda la gama Porsche Macan, la cosa cambia. ¿Será verdad? Para ir abriendo boca, te dejo con un vídeo de la puesta a punto del Macan en circuito, y te vas haciendo una idea. 

Macan: mucho más que un Audi Q5 vestido de Porsche

En la conferencia de prensa anterior a la prueba dinámica no se cortan ni un pelo, y nos plantan una diapositiva de un Audi Q5 al que empiezan a quitarle cosas: fuera carrocería, suspensiones, sistema de tracción total, transmisión automática, motores... Se quedan prácticamente con el chasis "pelao", con los frenos traseros y con el motor turbodiésel.

Y ni el chasis les vale, pues hay que reforzarlo... y vuelta a montar de nuevo, con suspensiones y frenos –los delanteros– Porsche, el cambio PDK de doble embrague también de Porsche (aunque sobre el papel para un SUV en campo es mejor la transmisión automática), el sistema de tracción total del Porsche 911 Turbo, un interior completamente nuevo que recuerda al Porsche Panamera y, por último la carrocería del Macan.


 

Quizás sea exagerar demasiado, pero lo cierto y verdad es que respecto a un Q5 dos terceras partes del Macan son nuevas o han sido adaptadas a las exigencias de Porsche, que ha realizado la mayor inversión de su historia en la fábrica de Leipzig –500 millones de euros– para la fabricación del Macan que, a buen seguro, no tardará en ser el Porsche más vendido.

SUV por fuera, deportivo por dentro

El segundo mensaje es que, aunque estamos ante un SUV, en Porsche no han dudado ni un instante a la hora de aplicar tecnología al Macan: deportividad ante todo. Ya he comentado que la tracción total es la de los deportivos de la marca, totalmente variable, con un embrague multidisco en vez del diferencial Torsen del Audi Q5; o que el cambio es el PDK de doble embrague, conservando funciones como el programa deportivo o el "Launch Control", pero sobre el que se ha trabajado para no perder cualidades en una utilización fuera del asfalto frente a un cambio de convertidor de par.

 

Ahí no acaba la cosa. El Porsche Macan también se utilizan neumáticos más grandes en el eje trasero que en el delantero, una característica más propia de deportivos que de un SUV. Y no faltan sistemas de suspensión pilotada PASM –de serie en el Macan Turbo–, el diferencial trasero con sistema de reparto variable de par y Torque Vectoring,  que aplica los frenos a la rueda trasera interior a la curva para ayudar a completar el giro con un objetivo que no le pega mucho a un SUV, pero que debe estar siempre ahí en un Porsche: poder acelerar antes a la salida de las curvas.

Un poco de técnica

Por completar el apartado técnico y la descripción del Macan para saber a qué nos enfrentamos, exteriormente compite por tamaño con el Audi Q5 o el BMW X3. Mide 4,68 metros de longitud, 1,92 de anchura y 1,62 de altura, con una distancia entre ejes de 2,81 m, la misma que la del Audi Q5, aunque con vías más anchas, precisamente para dar cabida a los neumáticos traseros más anchos que los delanteros: 2235/60-18 delante y 255/55-18 detrás para los Macan S y Diesel, mientras que en el Turbo se montan de serie unos 235/50-19 delante y 255/50-19 en el eje trasero. ¡Ah! Y muy importante, el peso, pues hablamos de un SUV, pero también de un deportivo: entre 1.940 y 2.000 kg se mueve el Macan según motores, por lo que no es, ni mucho menos, un "peso ligero".

¿Concesiones al campo? Más bien pocas, más allá de la tracción total de serie, el control de descenso de pendientes y el modo "Off-Road" en el que se ajusta la respuesta del motor, del cambio y del sistema de tracción.  No hay reductora en ninguna versión, pero sí una suspensión neumática opcional que permite variar la altura de la carrocería y aumentar la distancia al suelo en 40 mm respecto a la posición para circular por carretera (altura libre total de 23 cm), que a su vez es 15 mm más baja que en el resto de los Macan. En el siguiente vídeo puedes ver algunas características del chasis y de la suspensión del Macan.

 

En la posición elevada sólo se puede circular hasta 80 km/h de velocidad máxima. Cuando se activa el modo de conducción deportivo, circulando por carretera, la suspensión neumática reduce la altura 10 mm respecto a la posición estándar.

El Porsche Macan por dentro

Paciencia, enseguida nos ponemos en marcha, pero primero un repaso al interior. Estamos ante un Porsche que te permite viajar con cuatro pasajeros y su equipaje sin necesidad de recurrir a un Panamera o un Cayenne, con lo que eso supone en tamaño... y en precio. No tiene mucho espacio en las plazas traseras, pero dos adultos viajarán con cierta comodidad, y los 500 litros de capacidad de maletero –sin rueda de repuesto– están en la media.

 

Al volante del Porsche Macan lo primero que destaca es la calidad de acabado, la exquisita presentación y el ajuste, y como herencia del Panamera, una consola central plagada de botones a ambos lados de la palanca de cambios. Porsche se resiste a utilizar aquí un mando de control tipo MMI como el de Audi o iDrive como el de BMW, que no vendría nada mal para simplificar un poco el panel de mandos y, de paso, dejar espacio para colocar algún hueco donde dejar unas llaves, el teléfono o la cartera, sin tener que soltarlo todo bajo el reposabrazos central.

Las posibilidades de personalización y equipamiento –darían para escribir un libro– pues las habituales en Porsche, con distintos colores para la tapicería, decoración en madera, carbono o aluminio, llantas de hasta 21 pulgadas... Y los precios, pues también lo habitual en Porsche. Como ejemplos de algunas opciones que deberían de ser de serie en un Porsche, mencionar los faros bixenón con luces dinámicas (1.650 €), ayuda al aparcamiento (870 €), el control de velocidad de crucero (540 €), la cámara trasera (1.140 €), el asistente por cambio involuntario de carril (620 €) o el control por voz (480 €).

Entre las opciones a considerar,  el techo panorámico (1.832 €), la suspensión pilotada PASM (1.220 €), la suspensión neumática (1.560 €), el sistema Porsche Torque Vectoring Plus (1.570 €), el control de crucero adaptativo (1.435 €), el paquete Sport Chrono Plus (1.130 €) o el sistema multimedia Porsche Communication Management PCM (3120 €). ¡Ah!, y por 1.160 € se incluye la posibilidad de recogida del coche en la fábrica en Leipzig, con unas instrucciones dinámicas de conducción.

El veredicto: deportivo para todo

Llega la hora de ponerse en marcha, bajo un aguacero torrencial que nos acompañará durante toda la jornada de pruebas. Empezamos por el Porsche Macan S, con el motor V6 biturbo de 3 litros y 340 CV. Bastan unos cuantos kilómetros por autopista y la primera zona de curvas enlazadas para comprobar que el Macan no sólo son cifras impresionantes y el escudo de Porsche.

Con este motor el Macan S anda mucho y bien, aunque me parece que la diferencia en prestaciones – mejor dicho, en "sensaciones"– con el Macan Turbo de 400 CV es mucho mayor que la que existe entre el Macan Diesel y el Macan S. El Diesel tiene casi 85 CV menos, que al final sólo notarás allá donde puedas aprovechar al máximo la capacidad de aceleración del motor, esto es, en circuito.

Porque el Diesel supera en empuje máximo incluso al Macan Turbo. Eso sí, no suena igual de contundente que los gasolina –y eso que el sonido de los V6 en aceleración no es precisamente bonito–, pero a cambio cerramos el ordenador de viaje con un consumo medio de 11,5 l/100 km –es el único de los tres en el que puedes bajar fácilmente de 10 litros sin necesidad de cuidar el pie derecho–, por los 16 que medimos en el Macan S... y los más de 20 del Turbo. Sí, conduciendo "rapidito", y disfrutando de la rapidez con la que cambia de marchas el excelente cambio PDK de doble embrague.

Por cierto,  en la versión Diesel se pueden elegir sin sobreprecio unos neumáticos "todo tiempo" con los que el consumo baja lo justo para cambiar de tramo de impuesto de matriculación y rebajar el precio final en 2.500 euros, partiendo desde poco más de 63.000 euros.

En cuanto al comportamiento, poco que añadir. Es un coche muy ágil para su tamaño y peso, y parece serlo más que otros SUV similares. Forzando un poco –bastante– bajo unas condiciones climatológicas nada favorables me pareció que transmite mucha seguridad, con un tacto magnífico de la dirección eléctrica, y una electrónica que se deja sentir que llegas al límite y hace lo que tiene que hacer para que no lo superes, pero "sin cortarte el rollo", aunque tengo mis dudas, por ejemplo, sobre si los frenos estarán realmente a la altura de lo que suele ser habitual en Porsche. Esperaré a conducirlo más a fondo sobre asfalto seco para pronunciarme, y de paso decir si es mucho más deportivo o no que un BMW X3 con motores de potencia similar –que los hay– y chasis M, o que un Audi SQ5, aunque así, de primeras, lo parece.

 
En cualquier caso, lo mejor del Macan es que consigue ofrecer las cualidades dinámicas y el tacto deportivo que esperas de un Porsche –a pesar de su carrocería SUV y de un peso cercano a las 2 toneladas– sin olvidar la suavidad de manejo y el confort que exiges a un coche de alta gama para un uso diario.

Dicen en Porsche que no están preocupados por la posible "canibalización" que puede producirse en la gama, de usuarios que comprarán un Macan en vez de un Cayenne, pero el caso es que ya hay series y versiones especiales del Cayenne Diesel tan cercanas en precio al Macan como para pensarlo dos veces. Yo, me quedo con el Macan, pero a lo mejor en tu caso necesitas un coche más grande...

Características técnicas y precios del Porsche Macan

 

 

S

S Diesel

Turbo

 

 Motor

6 en V, 2.997 cm3, doble turbocompresor

6 en V, 2.967 cm3, turbocompresor

6 en V, 3.604 cm3, doble turbocompresor

Potencia máxima

340 CV  entre 5.500 y 6.500 rpm

258 CV entre 4.000 y  4.250 rpm

400 CV a

6.000 rpm

Par máximo

460 Nm entre 1.450 y 5.000 rpm

580 Nm mkg entre 1.750 y 2.500 rpm

550 Nm entre 1.350 y 4.500 rpm

Transmisión

Tracción integral, cambio automático PDK de 7 relaciones

Tracción integral, cambio automático PDK de 7 relaciones

Tracción integral, cambio automático PDK de 7 relaciones

Velocidad máxima

254 km/h

230 km/h

266 km/h

Aceleración 0-100 km/h

5,2 s

6,1 s

4,6 s

Dimensiones exteriores

4,68 x 1,92 x 1,62 m

4,68 x 1,92 x 1,62 m

4,68 x 1,92 x 1,62 m

Peso

1.865 kg

1.880 kg

1.925 kg

Volumen de maletero

500 l

500 l

500 l

Consumo urbano/extraurb./mixto

11,3/7,3/8,7 l/100 km

6,7/5,7/6,1 l/100 km

11,5/7,5/8,9 l/100 km

Emisiones CO2

204 g/km

159 g/km

208 g/km

PRECIO desde

68.175 €

 

63.153 €

93.100 €

             

 

 

¿Quireres ser un experto en temas de motor?

Descarga nuestra revista digital e interactiva MotorLife Magazine.

¡Es GRATIS!

 

Fotos Prueba Porsche Macan: el "nueveonce" de los SUV compactos

Comentarios Prueba Porsche Macan: el "nueveonce" de los SUV compactos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"