Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé

Ahora mismo, este Serie 8 Coupé es un rara avis en el mercado. Su estética es muy atrayente, con una calidad interior de primera y un comportamiento ciertamente picante.

Prueba BMW Serie 8

BMW rescató en 2018 la denominación Serie 8 para uno de sus modelos. Su predecesor noventero se conformó con una sola carrocería de tipo coupé, pero esta versión contemporánea ofrece hasta tres diferentes. Nosotros vamos a analizar aquí esa de dos puertas, con la actualización que el modelo alemán estrenó este mismo año y la motorización de acceso denominada 840i.

Prueba BMW Serie 8: un diseño para la competición

BMW tiene una larga tradición con las carreras de resistencia. Si bien es verdad que ahora se encuentra en pleno desarrollo de un coche para la categoría LMDh, anteriormente ha participado muchas temporadas en las clases de GT. Para ellas fue creado especialmente este BMW Serie 8 y nosotros bien que lo celebramos, ya que así también lo podemos ver lucir por nuestras calles.

Prueba BMW Serie 8

Su aspecto es muy BMW, con esos dobles riñones con rejillas móviles para mejorar la aerodinámica en cada momento y que se ensanchan hasta tocar los faros de ambos extremos. Estos, si te fijas bien en las fotografías de mi unidad de pruebas, son los opcionales Laserlight que cuestan 2.153 euros y que son muy recomendables para aquellos que viajen mucho por la noche.

Además, con la actualización que llegó este año se incluye el paquete M Sport que realza la estética de este BMW Serie 8 todavía más, aportando un toque más deportivo pero sin llegar a pasar la línea de lo radical. Claro ejemplo es el spoiler trasero. De serie las llantas son de 19 pulgadas con las pinzas de freno en color azul, pero aquí verás las opcionales de 20’’ (1.599 € con neumáticos runflat de 245/35 delante y 275/30 detrás). En cuanto a la pintura, es la Aventurinrot (1.415 euros), dentro de un amplio catálogo con hasta 13 opciones diferentes y siempre con el comodín de BMW Individual para escoger una más especial.

Prueba BMW Serie 8

La trasera de este BMW Serie 8 me parece totalmente imponente, ensanchando visualmente al coche hasta el máximo (1,9 metros tiene en total, nada menos), con una doble salida de escape que no termina en los embellecedores. Desde ahí tenemos el acceso al maletero, con portón eléctrico, que como suele suceder en ese tipo de coches tiene una abertura pequeña y mucho fondo. En total hablamos de 420 litros, más que suficiente para guardar el equipaje de una pareja.

Y digo esto porque aunque este BMW Serie 8 esté homologado para que viajen cuatro personas, la realidad es que es un 2+2 de manual. Partiendo de que yo no soy una persona alta, al pasarme a la zona posterior tengo un espacio limitado para las piernas, destinando estos asientos para una emergencia o para los niños, de una edad suficiente para que no lleven ya silla infantil. Para estos menesteres será mejor optar por la carrocería Gran Coupé, que ofrece mucho más espacio y dos puertas más para un acceso más cómodo.

Prueba BMW Serie 8

Volvemos a nuestro protagonista para dejarnos envolver en su interior. Este BMW Serie 8 que probamos contaba con los acabados de cristal “CraftedClarity” (922 euros), que encontramos en el pomo del cambio, el control circular de la pantalla multimedia y en el botón con el que arrancamos, para darle un toque más sofisticado y premium. Otros detalles son los asientos M Sport (799 euros) tapizados en cuero Merino, las molduras M de fibra de carbono (615 euros) o el sistema de sonido de Harman/Kardon (de serie).

Colocado ya el asiento a mi gusto, que por cierto son muy cómodos pese a esa estética tan deportiva, agarrando muy bien gracias a detalles como que se puede regular lo que te abrazan en la espalda, tengo que decir que los materiales son de muy buena calidad. Sin duda, a la altura de un buque insignia de BMW. Como pega se le puede poner que no te acerque el cinturón al entrar, típico de los coupés, y la calidad de los botones de la puerta.

Prueba BMW Serie 8

Pocas pegas podremos poner en el apartado multimedia y digital a este BMW Serie 8. De serie presume de panel de instrumentación digital de 12,3 pulgadas, con alguna vista menos de personalización comparado con su competencia alemana, y una multimedia, también dentro del equipamiento base, con el mismo tamaño, un avanzado control por voz y mediante gestos.

No podemos olvidarnos tampoco de otros elementos como el Head-up display, el cargador para móviles inalámbrico o la llave con pantalla BMW Display Key. De esta me gustaría resaltar que pese a tener un tamaño algo grande, se puede consultar en ella si las ventanillas están bajadas o la autonomía, así como preestablecer la temperatura del habitáculo. Otro elemento de sofisticación muy llamativo y, a la vez, útil.

Prueba BMW Serie 8

A prueba con el BMW Serie 8

Para la realización de la prueba de este BMW Serie 8 escogimos el motor 840i. Se trata de un bloque de seis cilindros en línea, turboalimentado, capaz de desarrollar 333 CV de potencia y de lanzar hasta los 100 km/h al coupé en apenas 5,2 segundos. Nuestra unidad contaba con propulsión trasera, pero puedes montar la tracción total xDrive por 4.000 euros más. Y común a toda la gama, siempre con transmisión automática por convertidor de par de 8 velocidades.

Aprieto el botón de cristal redondo y me saludan los seis cilindros. Este sonido tan bonito, que se está perdiendo en los coches actuales por el tema de las emisiones, te envuelve en una atmosfera de coche deportivo inmediatamente. Me sorprende, eso sí, que los asientos no puedan ir un poco más bajos, pero esto es una gran pista de lo que posteriormente nos vamos a encontrar.

Prueba BMW Serie 8

Este BMW Serie 8 ha nacido como un gran turismo, pero con ese toque picante que tan bien saben ajustar los ingenieros de Múnich. La forma de entregar la potencia es portentosa, pero sin llegar a provocar dolores de cuello, aunque cuando el indicador de la derecha sobrepasa el 40 % se siente un buen tirón para seguir cogiendo más velocidad. Las suspensiones, de tipo adaptativo de serie, tienen un buen compromiso entre la comodidad y la dureza para no perder prestaciones a la hora de trazar curvas. Para esto también tenemos como aliado, el diferencial deportivo M y la dirección en las ruedas traseras (de gran ayuda para maniobrar en ciudad con un coche tan largo).

Te mentiría si te dijera que no me estaba divirtiendo con este BMW Serie 8. Y eso que todavía no te he contado que cuenta con una dirección muy precisa, de esas que obedecen a la mínima insinuación sobre el volante de cuero, o unos frenos con muy buena mordida, más teniendo en cuenta que tienen el trabajo de parar a más de 1.800 kg en movimiento.

Prueba BMW Serie 8

Como en todo coche de este tipo moderno, no faltan los modos de conducción en el BMW Serie 8. En este caso son muy completos empezando por un Adaptative, que como su propio nombre indica estudia lo que le pides en cada momento, o un clásico Comfort, ideal para largos viajes. También presentes un Eco Pro, con una configuración estándar y otra personalizable (Individual), y el deportivo Sport. Al activar este último lo notarás rápidamente ya que el escape cambia su melodía y como el anterior tiene varias posibilidades: estándar, Plus y el Individual para poder retocar aspectos como la amortiguación, la dirección, el motor y la caja de cambios.

Respecto a los consumos, este BMW Serie 8 840i tiene dos caras muy diferenciadas. Gracias a un buen trabajo en su eficiencia, y sin tener que recurrir al modo Eco Pro, podemos movernos en registros de 7,5 litros a ritmos constantes a la máxima velocidad permitida en autovías sin ningún problema. Ahora bien, a poco que te animes un poco con el acelerador en carreteras más reviradas, lo normal es irse a los 10 litros. La ciudad, como era de esperar, tampoco le gusta mucho.

Prueba BMW Serie 8

Por tanto, este BMW Serie 8 basa su esencia en los gran turismo más clásicos, por su comodidad, eficiencia y entrega de potencia, pero con ese toque de los modelos de la firma alemana que le aportan la dirección, el chasis o los frenos. Todo ello con una gran elegancia y sofisticación.

Prueba BMW Serie 8: análisis de toda la gama

Este mismo BMW Serie 8 Coupé se comercializa con otras tres mecánicas más. Muy recomendable puede ser el 840d, de naturaleza diésel con 340 CV de potencia y con un sonido de sus seis cilindros muy parecido al de nuestro protagonista. Su gran ventaja, es que gracias a la incorporación de un sistema de hibridación ligera luce en su parabrisas una etiqueta Eco, que en algunos casos se está volviendo necesaria. Aunque su tarifa de 121.700 €, lo deja por encima de los 116.950 euros del 840i con xDrive.

Prueba BMW Serie 8

Aquellos que busquen sensaciones mucho más especiales y prestacionales, disponen de las dos variantes firmadas por el departamento deportivo M. El primero de ellos sería el M850i (147.700 €), un V8 capaz de subir hasta los 530 CV y con una serie de elementos de serie que mejoran todavía más el rendimiento del Coupé. El colofón lo pone el BMW M8 Competition (200.800 €), con la misma arquitectura que el anterior pero subiendo hasta los 625 CV, además de sumar una estética y un equipamiento más racing.

Luego está la decisión de la carrocería a escoger. Este BMW Serie 8 también se ofrece con otra denominada Gran Coupé, de cuatro puertas, mucho más funcional en su habitáculo y con 20 litros más en el maletero. Aunque para aquellos que busquen prestaciones deben saber que a igualdad de motor, siempre es un poco más pesado que el Coupé. Su precio es 3.000 euros más económico. Caso contrario pasa con el Cabrio, 8.000 euros más caro, pero con esa ventaja que le aporta poder circular a cielo descubierto. En este la capacidad del maletero bajará hasta los 350 litros, para poder guardar la capota.

Prueba BMW Serie 8

Prueba BMW Serie 8: los rivales

Ahora mismo en el mercado, con una carrocería de tipo Coupé y un tamaño parecido, nuevo BMW Serie 8 solo tiene un rival claro, el Lexus LC. El modelo japonés es más caro, ya que con el motor 500h híbrido de 359 CV cuesta 130.500 euros y con el 500 de gasolina con 477 CV se va a los 157.500 euros. Comparando contra el híbrido, el asiático es más pesado, pero con el más potente se igualan en la báscula. Aún así, creo que el BMW tiene un puntito más en el apartado dinámico y un maletero mucho más aprovechable.

Teniendo en cuenta que este BMW Serie 8 también cuenta con una carrocería Gran Coupé, el abanico de rivales se puede abrir un poco más con las siguientes opciones:

Fotos Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé

  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé
  • Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé

Comentarios Prueba y opinión del BMW Serie 8: precio y sensaciones del Coupé

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.