Reportaje gama Renault Mégane: te ayudamos a elegir

Dos versiones de carrocería, 3 eficientes motores de gasolina y 4 diésel, cambio de doble embrague EDC, 6 variantes de acabado, lo último en tecnología de seguridad, conectividad y multimedia… Combinando todos estos elementos Renault configura una gama Mégane con 44 versiones, entre las cuales está la tuya.

Prueba Renault Megane

Los compactos siempre han sido los “coches para todo”. Y el Renault Mégane es el máximo exponente de esta filosofía. Su diseño, con una carrocería baja, una alta línea de cintura y marcadas curvas le otorgan un aspecto deportivo. Pero al mismo tiempo, la elegancia de sus líneas, la prominente parilla y la firma luminosa de sus luces delanteras diurnas con tecnología Edge Light 3D subrayan la elegancia de un diseño propio de un coche del segmento premium.

Pero más allá del diseño, que sigue siendo una de las primeras motivaciones de compra también en esta categoría, la gama Renault Mégane tiene muchos otros puntos fuertes.

Renault Mégane: Habitáculo

El primero es el confort y la facilidad de manejo. Y eso es algo que se aprecia antes incluso de recorrer los primeros kilómetros. La tarjeta manos libres permite un cómodo acceso a un habitáculo que destaca por la atención por el detalle: cómodos asientos, ergonomía, materiales de buena calidad visual y al tacto… y mucho espacio. Más de 7 litros en la guantera para dejar objetos, que se complementan con los 3 litros bajo el reposabrazos central ajustable, la consola con hueco para dejar el teléfono… Los pasajeros de las plazas traseras cuentan con un amplio espacio tanto a lo ancho como para las piernas, y la posibilidad de elegir entre las carrocerías de 5p y el familiar Sport Tourer permite a los más “activos” configurar un maletero según sus necesidades.

Prueba Renault Megane

Gama de motores del Renault Mégane

La gama de motores es otro de los puntos fuertes del Renault Mégane, al cubrir cualquier necesidad gracias a una oferta que incluye tres variantes de gasolina con los Energy TCe con 100, 130 y 205 CV, y cuatro diésel Enegy dCi con 90, 110, 130 y 165 CV. Todos son referencia en su clase en consumos y emisiones: desde 5,4 l/100 km de consumo medio y 120 g/km de emisiones de CO2 en los gasolina, y 3,7 l/100 km y 95 g/km de CO2 en el caso de los diésel. Las versiones más potentes en gasolina y diésel se asocian al rápido y suave cambio EDC de doble embrague, que se ofrece en opción con los motores TCe de 130 CV y dCi de 110 CV, con seis o siete marchas según la motorización. Un cambio que no sólo mejora el agrado de uso, también lo hace con el dinamismo y el consumo frente a las cajas de cambios manuales. Y Renault destaca aquí frente a la competencia al ofrecer esta tecnología a precios accesibles: desde unos 1.100 euros. Sin duda, una opción muy a tener en cuenta.

En total, cada versión de carrocería del Renault Mégane ofrece hasta 22 variantes para elegir, combinando los motores con las transmisiones y los seis diferentes acabados.

Prueba Renault Megane

Tecnología accesible

Seis son las variantes de acabado que ofrece Renault para el Mégane, tanto en el 5 puertas como en el familiar Sports Tourer. Desde la versión de acceso a la gama ya son de serie elementos como la radio con USB y Bluetooth, regulador y limitador de la velocidad de crucero, indicador de marcha recomendada, climatizador manual, control de presión de los neumáticos o el sistema de ayuda a la frenada de emergencia. A partir de aquí, Renault configura versiones diseñadas pensando en las distintas necesidades de los usuarios, como el funcional Mégane Tech Road, los deportivos GT-Line, la elegancia de los Mégane Zen o el equipamiento de gama alta de los Mégane Bose Edition.

En todos ellos la seguridad y la conectividad son una prioridad. Lo primero queda patente al ofrecer Renault ayudas a la conducción como las luces largas automáticas, la alerta por cambio involuntario de carril, el reconocimiento de señales de tráfico con alerta de exceso de velocidad, instrumentación proyectada Head-Up-Display, aparcamiento asistido que mide el espacio y realiza la maniobra, frenada de emergencia asistida y regulador adaptativo de velocidad o faros Full LED Pure Vision, con un 20 por ciento más de potencia que los faros halógenos convencionales.

Prueba Renault Megane

Lo segundo tiene nombre, y se llama R-LINK 2. Es la versión más avanzada del sistema multimedia de Renault, que gracias a su compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay permite acceder a las aplicaciones del smartphone a través de la pantalla táctil del vehículo.

¿Lo mejor? Que Renault pone la tecnología al alcance de todos con precios muy populares. Por ejemplo, el Pack seguridad con alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico y alerta por cambio involuntario de carril cuesta 300 euros, mientras que un pack con la alerta de distancia de seguridad, la frenada de emergencia asistida y el regulador de velocidad adaptativo se ofrecen por poco más de 600 euros. El Pack Navegación con R-Link 2 y cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 7 pulgadas tiene un precio de 500 euros.

Prueba Renault Megane

5 puertas o Sport Tourer

Con 4,63 metros de longitud (casi 27 cm más que la berlina de 5 puertas), el Renault Mégane Sport Tourer es la alternativa para los que necesitan un coche con todas las cualidades dinámicas y facilidad de manejo del Renault Mégane de 5 puertas, pero con la versatilidad que aporta un maletero que alcanza los 520 litros de capacidad. Además de unos centímetros extra en espacio para los pasajeros de las plazas posteriores,  el Mégane Sport Tourer ofrecen soluciones pensadas para mejorar la versatilidad a la hora de aprovechar su capacidad, como un piso que se puede colocar en dos alturas o un tabique abatible que permite separar la zona de carga. La gama de motores y acabados es la misma que la berlina, incluso se ofrece la variante más deportiva GT con 4Control. ¿Lo mejor? Que a igualdad de motor y acabado, el Sport Tourer ofrece mucho más para los que necesitan espacio y versatilidad por muy poco dinero, para lo que se estila en la categoría: unos 750 euros adicionales al 5p a igualdad de motor y acabado.

Campeón de eficiencia: el Mégane 1.5 dCi

El Renault Mégane es uno de los coches compacto actuales más eficientes en cuento a emisiones contaminantes y consumo de combustible. En estos momentos en los que la gasolina está recuperando terreno, el Mégane ofrece un motor de cuatro cilindros de sólo 1,2 litros con turboalimentación, fino y silencioso con potencias de 100 CV o 130 CV, con sólo 5,4 y 5,4 l/100 km de consumo homologado, respectivamente. Este motor es realmente interesante para una conducción normal, con empuje suficiente y con un precio de compra más bajo que los diésel.

Prueba Renault Megane

La versión que ofrece los datos de emisiones más reducidos es el Mégane dCi 90 CV, con sólo 3,7 l/100 km de consumo y sólo 95 g/km de emisiones de CO2. No obstante, aquí te destacamos el motor Energy 1.5 dCi 110, que con algo más de potencia y par es más agradable en todo tipo de condiciones, con un consumo homologado de sólo 3,9 l/100 km con cambio manual de 6 velocidades y de 3,8 l/100 km con cambio EDC también de 6 velocidades. Si buscas un coche compacto de consumo muy reducido, empieza mirando este Mégane. Interesa por la diferenciad de prestaciones frente al de 90 CV, al ser un coche ya para todo uso, incluso viajes largos y con el coche cargado. Y en utilización real, incluso acabarás gastando menos combustible que con el de 90 CV, siendo fácil acercarse a los consumos homologados.

Consumos del 1.5 dCi

Con un consumo mixto de sólo 3,9 l/100 la expectativa de coste por kilómetro a largo plazo es muy baja. Y en viajes por carretera el consumo baja a 3,6 l/100 km, lo que supone una autonomía teórica de 1.300 km. No baja su eficiencia cuando circula por la ciudad, con sólo 4,4 litros/100 km en ciclo urbano, y todo ello con unas emisiones combinadas de sólo 100 g/km.

Prueba Renault Megane

Prestaciones oficiales del 1.5 dCi

Tener un coche eficiente no supone tener unas prestaciones pobres. El Renault Mégane con motor 1.5 dCi de 110 CV, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y es capaz de alcanzar los 187 km/h. Otro momento en el que se nota el gran empuje de este pequeño motor es en las recuperaciones y a la hora de adelantar.

Potencia y par del 1.5 dCi

Los 110 CV son sinónimo de potencia bien ajustada, pero en coches de este tipo es el par máximo lo que realmente importa en la conducción habitual. Los 260 Nm de par que entrega el motor Energy dCi 110 CV se entregan desde sólo 1.750 rpm con lo que se consigue buen empuje sin necesidad de revolucionar el motor. La sexta velocidad del cambio asegura que el motor siga en el margen de revoluciones ideal cuando se circula por autovías y autopistas, reduciendo el consumo y disponiendo de reservas de empuje para recuperar velocidad de forma instantánea.

Prueba Renault Megane

Cambio EDC de doble embrague

El Renault Mégane dCI 110 ofrece la posibilidad de montar el cambio automático de doble embrague EDC en los acabados Zen, GT Line y Bose. Este cambio rápido y suave, permite tener una conducción muy confortable, sin perder prestaciones o empeorar los consumos. De hecho, en el medio urbano baja dos décimas de litro el consumo a 4,2 l/100 km, permitiendo homologar 3,8 l/100 km de consumo mixto y sólo 98 g/km de emisiones de CO2. Una opción a considerar.

4 acabados y 2 carrocerías

Con tan buenos datos de consumo y las prestaciones satisfactorias que da es normal que este eficiente motor Energy dCi 110 CV sea uno de los que más aceptación tiene. Renault lo sabe, y lo ofrece en un gran número de versiones, que comprenden los acabados accesible Tech Road, equipado Zen, deportivo GT line y exclusivo Bose, en todos ellos con la posibilidad de elegir la carrocería compacta de cinco puertas o la familiar Sport Tourer y en los últimos tres con la opción del cambio automático EDC.  Son 14 versiones en total con un mismo motor.

Prueba Renault Megane

Renault Mégane: tecnológico y al día

El Renault Mégane no solo destaca por su gran variedad, su practicidad o sus versiones de bajo consumos. Renault ha hecho un gran esfuerzo en tecnología y en deportividad que aquí te mostramos.

Mégane Tech Road, tecnología accesible

Con la nueva versión Mégane Tech Road, el cliente que busca el mejor precio también se lleva lo último en tecnología útil. Con un precio ajustado desde 16.039 euros, el Mégane Tech Road monta la pantalla multimedia táctil de 7 pulgadas, y la conectividad con Apple CarPlay y Android Auto, con aplicaciones replicadas en la pantalla y acciones como dictado de SMS o la reproducción de música desde el teléfono. También viene de serie con alerta de cambio involuntario de carril, alerta de exceso de velocidad y reconocimiento de señales de tráfico. En el exterior, las llantas de aleación y las ventanillas traseras oscurecidas mejoran el equipo de serie.

Prueba Renault Megane

Sistema R-Link 2

Posiblemente el sistema multimedia de Renault R-Link 2 sea uno de los más completos del mercado. Disponible desde el acabado Zen, cuenta con una pantalla vertical de 8,7 pulgadas que ofrece un intuitivo uso como la de una Tablet. La organización del menú puede ser modificada por el usuario para ofrecer más rápido las funciones que más se usen. El sistema hace de centro de control desde donde activar, ajustar o desactivar prácticamente todos los sistemas del coche de seguridad, modos de conducción, entretenimiento, navegación, economía de conducción o conectividad. El sistema de aplicaciones permite al usuario instalar y mejorar el sistema a través de la R-Link Store. Y al contar con el sistema de navegación TomTom Traffic con aviso de radares e información en tiempo real del estado del tráfico y cartografía 3D con edificios importantes en 3D. 

Multi-Sense varios coches en uno

La tecnología de perfiles de conducción Multi-Sense permite personalizar la experiencia de conducción, modificando la respuesta del motor, del cambio (EDC), de la dirección, del sonido del motor e incluso la iluminación del habitáculo o el masaje del asiento del conductor si lleva. El botón Multi-Sense te lleva directo al menú en el R-Link 2, pudiendo elegir entre cinco modos: Neutral, Sport, Comfort, Perso y Eco. En el caso del Mégane GT el botón se llama R.S. Drive y te lleva directo al modo Sport. Estos modos se combinan con los cinco tonos de iluminación (naranja, rojo, azul, morado y verde). La iluminación comprende el salpicadero, los paneles de las puertas, así como la instrumentación y la pantalla del R-Link 2.

Prueba Renault Megane

ADAS, seguridad 360º

Hasta diez diferentes tecnologías de asistencia a la conducción se incorporan en la gama Renault dentro del sistema ADAS. El radar frontal permite tener el control de crucero adaptativo, el aviso de distancia de seguridad y la frenada automática de emergencia. Gracias a cámaras frontales, se cuenta con el aviso de salida de carril y el reconocimiento de señales de tráfico, con aviso sonoro de exceso de velocidad incluido. Los radares de aparcamiento delanteros, traseros y laterales ofrecen ayuda al aparcar controlando los 360º del coche y avisan en caso de presencia de un vehículo en el ángulo muerto mientras se conduce. Puede contar con Easy Park Assist que se encarga de la dirección al aparcar y los nuevos sensores de luz de las luces automáticas también controlan las luces de carretera para evitar deslumbrar al tráfico contrario.

Emoción Mégane GT Line

La deportividad ha tomado protagonismo en la actual gama del Renault Mégane. Además de tener una carrocería más ancha, baja y con un centro de gravedad más bajo, se ofrecen dos líneas deportivas. En el primer escalón está el Renault Mégane GT Line que cuenta con todo el aspecto deportivo en el exterior y el interior, mezclado con la gama de motores convencionales. Gracias a un acabado lleno de detalles, desde llantas especiales a faldones deportivos con difusor trasero y salidas de escape deportivas, el aspecto del Mégane GT Line llama la atención. Dentro, los asientos, tapicerías o el volante deportivo te envuelven en la atmosfera deportiva.

Prueba Renault Megane

Mégane GT, el deportivo

Los aficionados que busquen el máximo de deportividad tienen la gama Renault Mégane GT, con sendos motores exclusivos de altas prestaciones, cambio EDC con levas fijas en la columna de dirección y el sistema de dirección a las cuatro ruedas 4Control. El Mégane GT, disponible con cinco puertas y en carrocería Sport Tourer, así como en gasolina de 205 CV como en diésel de 165 CV, está puesto a punto por Renault Sport, con un chasis y ajuste de suspensiones especiales. Por su pare, el sistema 4Control aumenta la agilidad en curvas cerradas y la estabilidad en curvas rápidas dando una mayor confianza al conductor y aumentando la velocidad de paso por curva sin reducir la seguridad. Otra función exclusiva del Mégane GT (y que deberían copiar otros fabricantes de deportivos) es la multi-reducción del cambio EDC, que permite reducir marchas de forma rápida en una apurada de frenada con sólo mantener presionada la leva izquierda.

Fotos Reportaje gama Renault Mégane: te ayudamos a elegir

Comentarios Reportaje gama Renault Mégane: te ayudamos a elegir

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"