Dudas frecuentes sobre los coches eléctricos

El oferta eléctrica cada vez crece más y a muchos usuarios les asaltan las dudas sobre estos nuevos “seres” de la carretera”. Aquí te resolvemos las más comunes.

Nissan Leaf

Ya hemos repasado anteriormente los coches eléctricos a la venta en España y los que llegarán en un futuro próximo. También os hemos contado que pasa con los puntos de recarga para coches eléctricos en garajes comunitarios y ahora vamos a resolver otras dudas comunes sobre este tipo de vehículos.

¿Son más baratos de mantener?

Pues sí… pero no. Por mucho que te quieran vender, no te hagas líos. Podrían ser más baratos, al ser el motor mucho más sencillo y no necesitar cambios de correasfiltrosaceite… Tampoco hay catalizadores ni filtros de partículas o EGRs que puedan estropearse. Ni bujías… Pero están las baterías, y al final todos los fabricantes te van a hacer pasar por el taller al menos una vez al año para una revisión “obligatoria” si quieres mantener la garantía de la misma. Al final, te facturarán entre 1,5 y 2 horas de mano de obra por mantenimiento, según qué caso puede que sea algo menos costoso que una revisión oficial con cambio de filtros y aceite, pero de pasar por el taller no te libras

BMW i3

¿Son seguros?

Tan seguros como un coche con motor convencional. De hecho, muchos de ellos son versiones “electrificadas” de coches que también se venden con motor de combustión, y tienen el mismo chasis y los mismos sistemas de seguridad activa y pasiva. Los que se diseñan como eléctricos desde cero también consiguen sin problemas las 5 estrellas en las pruebas de choque de EuroNCAP. Dinámicamente los eléctricos incluso tienen la ventaja de un centro de gravedad más bajo al ir las baterías situadas bajo el piso y en posición centrada. Y si te lo estás preguntando, no, no hay riesgo ninguno de electrocutarte, siempre que no hagas de “manitas” y toques donde no debes. Las posibilidad de que se incendie una batería es mínima porque sus componentes no son inflamables ni explosivos (un depósito de gasolina sí) y también se diseñan y se fabrican a prueba de agua: puede estar lloviendo a mares y el coche enchufado en una estación de recarga, no pasa absolutamente nada.

¿Cómo se conducen?

Igual que un coche convencional con cambio automático, no hay que hacer ningún entrenamiento específico. Únicamente acostumbrarse a su suavidad de funcionamiento y su gran capacidad de aceleración, y a aprovechar las inercias anticipándote al tráfico para sacar el máximo partido al sistema de recuperación de energía. En algunos casos sólo hay dos marchas, “D” y “R”, en otros es posible utilizar la palanca para seleccionar distintos niveles de retención del motor eléctrico y regenerar así más energía.

BMW i3

¿Qué otras ventajas aportan?

Pues dependiendo de la ciudad en la que vivas, pero aquí sí puedes encontrar motivos para tener un coche eléctrico: aparcamiento gratis en las zonas de estacionamiento regulado, menor impuesto de circulación, poder entrar a las ciudades cuando se producen restricciones por episodios anticontaminantes sin depender de si la matrícula es par o impar y en algunos sitios, circular por los carriles Bus VAO o incluso determinados peajes gratis.

¿De verdad no contaminan?

Mucha controversia está habiendo sobre este tema últimamente, tras un estudio realizado por la Universidad de Edimburgo en el que se concluye que sólo un tercio de la contaminación de un vehículo procede de los gases del escape, y que intervienen otros factores como las partículas en suspensión que quedan en el aire procedentes de los frenos o de las ruedas. Y aquí un eléctrico contamina igual que un coche convencional, como también se contamina lo mismo (o más, si añadimos las baterías) en su proceso de fabricación. No tienen un tubo de escape por el que salga humo, pero sólo si la energía utilizada para recargar las baterías procede de fuentes renovables se puede hablar de “emisiones cero” de verdad.

Volkswagen e-Golf

¿Cuánta electricidad consumen?

Ya sé por dónde vas… Pues bien, aquí tienes la cuenta. En uso real, un coche eléctrico como el Renault ZOE o el smart forfour puede necesitar entre 17 y 20 kWh por cada 100 km. Pongamos 19 como media. Si utilizamos el precio actual del kWh, que está en torno a 0,154 euros (puedes intentar buscarlo en la factura de la luz de casa) los 100 km recorridos en un coche eléctrico se quedan en 2,9 euros. Es posible reducir esta cantidad por debajo de los 2 euros contratando una tarifa nocturna. En un diésel seguro que ya has echado las cuentas: con consumos de unos 5 l/100km de media (y ya hablamos de diésel eficientes) y precios del gasóleo de 1,10 euros, recorrer 100 km te cuesta unos 5,50 euros.

Fotos Dudas frecuentes sobre los coches eléctricos

Comentarios Dudas frecuentes sobre los coches eléctricos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"