Prueba del Mazda 3 SKYACTIV-X: precios, equipamiento y opinión

Primera toma de contacto del innovador motor SKYACTIV-X para el Mazda 3, que sorprende por sus consumos contenidos.

En una época en la que los principales constructores invierten grandes cantidades de dinero en electrificar sus vehículos, Mazda ha creado un motor de combustión nunca visto en la historia del automóvil. Una mezcla de lo mejor de los de gasolina y de los diésel es lo que define al nuevo SKYACTIV-X, que he probado en el Mazda3 y que no hace mucho ya os contábamos también en el nuevo Mazda CX-30.

Prueba Mazda3: ¿cómo funciona el SKYACTIV-X?

Fusionar un motor diésel y uno de gasolina, esa es la mejor frase que define al SKYACTIV-X. Pero hay que tener en cuenta que ambos tipos de propulsores cuentan con un funcionamiento completamente diferente, los primeros hacen explotar la gasolina mediante un proceso de compresión y los segundos lo hacen a través de una chispa que emite una bujía.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Pues en el SKYACTIV-X lo que se ha incluido es una tecnología denominada SPCCI (encendido por compresión controlado por chispa), de tal manera que el motor funciona mediante compresión en regímenes de bajas vueltas (aunque justo al final la bujía produce una chispa), para ayudar a bajar los consumos, y de la forma normal de un gasolina a altas revoluciones.

Para poder trabajar de esta manera innovadora se ha tenido que poner una relación de compresión muy alta (16,3:1) y se ha incorporado un compresor para garantizar que la mezcla que entra en los cilindros sea pobre (más aire que combustible). A esto hay que añadir un sistema de hibridación ligera que le permite contar con la pegatina ECO de la DGT.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

El resultado final del SKYACTIV-X es un motor con 180 CV y 224 Nm que consigue gracias a este sistema de funcionamiento un consumo combinado de 5,8 litros (la carrocería de cinco puertas, con cambio manual y tracción delantera). A mí me parece una relación potencia/consumo muy buena, pero ¿es real? Hay que seguir leyendo.

Prueba Mazda3: ¿cómo va?

Una vez que nos hemos aprendido la teoría toca ponerla en práctica. Para nuestra prueba por carreteras búlgaras escogimos un Mazda3 con carrocería de cinco puertas (hatchback), con cambio manual y tracción delantera. En el recorrido se combinaba un tramo urbano por la capital, algo de autovía y bastante carretera de montaña.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Antes de que empiece a hablar del comportamiento del SKYACTIV-X me van a permitir un inciso sobre el propio Mazda3. Si bien es verdad que es un coche que ya ha estado en la redacción para probar, me sigue fascinando su imagen tanto exterior como interior. De esto último hay que señalar la calidad de los ajustes, los buenos materiales escogidos y el toque minimalista/moderno del salpicadero.

Otros puntos muy positivos de este Mazda3 son su dinámica, con un chasis que podría aguantar más potencia sin ningún tipo de problema, o su caja de cambios, con un recorrido, tacto y desarrollos ideales para amantes de la conducción.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Pero no olvidemos que el protagonista es el motor SKYACTIV-X. Al arrancar y en los primeros kilómetros de nuestra ruta el Mazda3 tiene ciertos “tics” de un coche diésel, con un ligero movimiento que se nota sobre todo al desactivarse el i-stop o por el sonido, que en bajos niveles, llega al habitáculo. Esta sensación es completamente diferente en el exterior del modelo japonés, donde sus dos tubos de escape emiten un sonido acorde a la potencia y muy de propulsor de gasolina.

Cuando salimos del entorno urbano y empezamos a rodar a más velocidad descubrimos la naturaleza de este SKYACTIV-X. Su carácter es muy progresivo, pareciendo en algunas recuperaciones que incluso tiene menos potencia. Para encontrarle el brío debes estirar mucho las marchas ya que su par motor más alto lo ofrece a 3.000 rpm y la potencia máxima a 6.000 rpm, zona del cuentavueltas que no se suele usar mucho en conducción normal.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Terminamos la primera parte de la ruta y toque revisar el ordenador de a bordo. Teniendo en cuenta que fuimos a un ritmo normal, el resultado final fue de 6,3 litros, en un trayecto de subida. Para volver al punto inicial fue todavía mejor con 5,8 litros, lo que ha homologado.

Por tanto, si bien es verdad que esperas algo más de respuesta teniendo en cuenta la potencia disponible, y lo bien que va en conjunto el Mazda3, los consumos conseguidos son muy difíciles de igualar por sus competidores más cercanos.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Prueba Mazda3: gama y precios del SKYACTIV-X

El Mazda3 con el motor SKYACTIV-X empezará a llegar a los concesionarios en los próximos días y se ofrece con tres acabados (Origin-X, Evolution-X y Zenith-X). Actualmente cuenta con una promoción de 2.700 € para todas las versiones, ofreciéndose también mediante las modalidades de FlexiOpción (155 € al mes y se añaden otros 1.300 € de descuento, la seguridad Mazda 730 y 2 ó 3 años de mantenimiento gratis) o del Rent&Drive por 317 € al mes.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Este SKYACTIV-X se oferta en nuestro país con cambio manual o automático (+ 800 €) y con tracción delantera o total (+ 3.500 €), aunque esta última no está disponible si escogemos la carrocería sedán (que es 500 euros más caro que el cinco puertas). La lista completa es la siguiente:

Precios del Mazda3 SKYACTIV-X

Acabado/Versión

2WD Manual

2WD Aut.

AWD Manual

AWD Aut.

Origin-X

28.065 €

29.865 €

No disponible

No disponible

Evolution-X

28.965 €

30.765 €

No disponible

No disponible

Zenith-X

29.465 €

31.265 €

32.965 €

34.765 €

Teniendo en cuenta estas tarifas, si hacemos una comparación con los otros motores que ofrece el Mazda3 podemos apreciar que el salto entre el SKYACTIV-G y el SKYACTIV-X es de 4.300 euros, a igualdad de equipamiento, mientras que con el SKYACTIV-D la diferencia baja a los 2.300 euros.

Prueba Mazda 3 SKYACTIV-X

Mi recomendación, tanto en carrocería de cinco puertas como en el sedán, es un tracción delantera (en nuestro país no veo necesaria el AWD) con el excelente cambio manual (aunque el automático no es caro si quieres algo más de comodidad). Del acabado me quedaría con el Evolution, que apenas cuesta 900 € más que el Origin y te deja un Mazda3 muy completo.

Fotos Prueba del Mazda 3 SKYACTIV-X: precios, equipamiento y opinión

Comentarios Prueba del Mazda 3 SKYACTIV-X: precios, equipamiento y opinión

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"