Prueba del nuevo Mercedes-Benz GLA 2020: precio, medidas, opiniones,...

El nuevo suv de Mercedes, que supone la segunda generación de este modelo, ha dejado atrás, en parte, su apuesta deportiva para reforzar la habitabilidad, algo por lo que fue criticado anteriormente.

Mercedes-Benz GLA

El nuevo Mercedes-Benz GLA ya está aquí y hemos tenido ocasión de probarlo. Un coche que en su segunda generación alcanza la madurez, con un diseño más personal – el anterior se inspiraba en el Clase A-, con una habitabilidad mayor y una calidad de rodadura al nivel de lo que la marca de la estrella suele ofrecer en sus coches. Además, la ecología se abre hueco en la gama de este vehículo: tendrá una versión híbrida enchufable. Su precio de salida es de 40.800 euros.

Diseño: el nuevo GLA tiene personalidad propia

Mercedes-Benz GLA

El Mercedes-Benz GLA 2020 destaca por tener un diseño propio y único. Mientras la primera generación fue un tanteo para ver qué tal funcionaba esta clase de coches en su propio mercado y para ello hicieron un Clase A en formato SUV, en esta ocasión, tras ver el éxito del modelo, han decidido darle un mayor peso dentro del catálogo.

Se trata de un coche con formas más claras y rectas que su predecesor, aunque con una línea menos deportiva, en la búsqueda de la funcionalidad. Es decir, es más SUV que antes. Luego veremos esto en detalle cuando analicemos el interior, aunque quedarás sorprendido al ver que este GLA es más corto, (de 4.424 a 4.410 mm) pero con una distancia entre ejes superior. Su altura es superior al crecer 104 mm.

Mercedes-Benz GLA

Desde luego, Mercedes ha acertado con el diseño, ya que sigue la estética de los SUV de la marca, siendo este un GLC de menor tamaño. Aunque delante si haya cierta inspiración en el Clase A, su parrilla es mayor, con una gran robustez. Veremos qué tal funciona en el mercado tras el éxito de su predecesor, lanzado , en 2013, pero le auguramos un buen futuro.

Interior: más espacio, tecnología y versatilidad

Mercedes-Benz GLA

El Mercedes GLA de anterior generación tenía al Clase A como base. Además, como explican en la marca, querían ser disruptores con su diseño, haciendo un SUV muy deportivo. Con el emblema GLA ya asentado en el mercado, la firma de la estrella ha querido apostar por un vehículo más funcional, manteniendo un aspecto atractivo pero con formas que aumentan el confort del coche.

Esto ha supuesto una gran noticia para las plazas traseras de este vehículo, las grandes beneficiadas de la apuesta de Mercedes-Benz, con más espacio para las rodillas y una altura superior para las cabezas. Esto hará que se interesen más personas por este coche, como familias con hijos en busca de un coche repleto de confort y un buen maletero, que por cierto, también crece: tiene 435 litros, 14 más que la generación anterior.

En cuanto al diseño, la tecnología es protagonista en el interior. Su doble pantalla Widescreen, colocados sobre una única base, son herencia del Mercedes Clase A. Lo cierto es que todo el salpicadero se inspira bastante en el compacto de la estrella. Esto no es algo malo, más bien todo lo contrario: elegancia, deportividad y tecnología accesible.

Mercedes-Benz GLA

El volante multifunción utiliza sensores hápticos y botones para manejar ambas pantallas, lo cual es muy útil una vez te adaptas a su uso, ya que resulta algo tedioso al principio. Pero una vez lo haces, es fácil y sencillo de utilizar, aunque he de reconocer que no es mi sistema favorito.

Los asientos, que cuentan con un acabado de gran calidad, agarran bien y resultan confortables, siendo estos regulables a través de las botoneras que hay en la puerta, lo que resulta muy accesible. Desde luego que conducirlo ha sido una experiencia repleta de confort.

Motor: amplitud de opciones, entre 150 a 421 CV

Mercedes-Benz GLA

El Mercedes GLA tiene una amplia gama de motores, pero nosotros optamos por probar dos de ellos: una versión 200d y la versión más potente, el Mercedes-AMG 45S. Dos motorizaciones muy diferentes, aunque ambas muy interesantes. 

Comencemos por el motor diésel antes de entrar en el picante. Se trata de un propulsor de 150 CV y cambio automático que mueve el GLA con bastante soltura y con unos consumos contenidos. Desde luego, viendo lo limpios que son los diésel actuales, son la mejor opción: sus catalizadores SCR neutralizan el 90% de los gases NOx que emite, por lo que perder el miedo a este combustible es lo mejor que puedes hacer.

Mercedes-Benz GLA

Junto al cambio 8G-DCT, está pensado para ofrecer prestaciones de sobra para cualquier tipo de situación (viajar, ciudad,…). Es una caja que tiene un funcionamiento muy suave, que permite hacer un uso manual mediante levas.

El rumor que emite el motor al habitáculo es escaso, lo cual aumenta el confort de conducción que tan trabajado está en este coche. Desde luego, creo que frente a una opción gasolina u otra opción diésel más prestacional, es la mejor opción para este coche.

Mercedes-Benz GLA

En cambio, la otra unidad que hemos podido probar, el GLA 45s, cuenta con 421 CV de potencia. Su empuje es una barbaridad y se combina de forma espectacular con el cambio Speedshift DCT 8G, de ocho velocidades.

 

GLA 200

GLA 250 4MATIC

GLA 200D

GLA 200D 4MATIC

GLA 220D 4MATIC

GLA 35 4MATIC

GLA 45s 4MATIC+

Combustible

Gasolina

Gasolina

Diesel

Diesel

Diésel

Gasolina

Gasolina

Potencia (CV)

163

224

150

150

190

306

421

Par motor (Nm)

250

350

320

320

400

400

500

Precio (euros)

40.800

51.150

41.125

43.450

45.450

63.950

84.875

Comportamiento del Mercedes GLA

Mercedes-Benz GLA

El Mercedes GLA, en la versión 200d, es un coche tremendamente confortable. Desde que te sientas en el coche, sientes el esfuerzo de la marca en hacer que todo resulte agradable. Al emprender la marcha, uno aprecia el suave tacto del acelerador y del freno, que actúan con precisión ante cualquier circunstancia.

El tacto del volante es agradable y su dirección está pensada, principalmente, para ciudad, donde los giros son constantes. Ahí, es como conducir sobre una nube: es suave y muy agradable, aunque sí es cierto que filtra en exceso la información que las ruedas delanteras transmiten al conductor en tramos fuera de la urbe.

Mercedes-Benz GLA

Lo mismo sucede con la suspensión: los baches y los badenes casi ni se aprecian gracias a su trabajo filtrando las irregularidades del asfalto, pero en curvas rápidas el largo recorrido de la amortiguación hace que los cambios de peso sean muy notorios: le cuesta apoyarse para hacer un paso por curva dinámico, pero es lo que se pierde al adquirir un vehículo tan comprometido con el confort de sus ocupantes.

Los modos de conducción cambian el mapa del motor y la transmisión, pero no se aprecia que se endurezca la dirección o el tacto del pedal en los modos más deportivos. Simplemente el coche alarga más las marchas y deja de lado su lado más ecológico para transmitir toda su potencia a los pies del conductor.

Mercedes-Benz GLA

En el caso del Mercedes-AMG GLA 45s, las sensaciones son totalmente opuestas a las de este SUV en sus versiones no performance. De hecho, en modo sport, tienen un tacto más blando que este AMG en modo confort. La dirección es más firme, el tacto de los pedales es más deportivo y en curva, se aprecia un dinamismo mucho mayor. Sigue siendo un SUV y aunque la suspensión pilotada hace un gran trabajo, jamás tendrá el paso por curva de un deportivo que vaya a ras de suelo. Pero desde luego, el equipo de AMG ha hecho una labor encomiable para compensar los defectos dinámicos de este tipo de carrocerías.

Los badenes los afronta de una forma menos suave, aunque no abandona del todo el confort a la hora de hacerlo, algo que se agradece. Ahí, Mercedes-AMG ha encontrado bien el equilibrio entre dinamismo absoluto y cierto grado de confort.

Mercedes-Benz GLA

Los modos de conducción se modifican a través de una botonera especial en el volante, que es táctil y además cuenta con una rueda para escoger entre los distintos modos. Lo mismo sucede con el escape: con un golpe de botón en el volante, podemos pasar desapercibidos o justo lo contrario. La verdad es que estos detalles son sensacionales, ya que permiten acceder a ello de forma sencilla.

Cuenta con varios modos de conducción, entre los que se encuentra el Sport+ y el Race, que para mi gusto, no son para disfrutar del asfalto en carreteras abiertas al tráfico: con esas configuraciones, si el Mercedes-AMG GLA 45s corre mucho ya de por sí, se vuelve una bestia desbocada.

Desde luego, esta última opción es ideal para aquellas personas que quieran un coche con prestaciones dignas de un superdeportivo escondidas en una carrocería para disfrutar de la familia. Al fin y al cabo, este coche corre lo que uno quiera, así que en este aspecto cuenta con altos niveles de versatilidad.

Equipamiento del Mercedes GLA

Mercedes-Benz GLA

El Mercedes GLA 2020 cuenta con un equipamiento bastante bueno de serie, debido a que la marca no ha traido el modelo básico: la dotación inicial parte del acabado Progressive. Por tanto, de serie, este SUV equipa cámara trasera, panel táctil Touchpad, radio digital, sistema multimedia MBUX, climatización automática thermotronic, faros LED High Performance, portón trasero easy pack, línea progressive y llantas de aleación de 18 pulgadas.

Después, por encima, solo está el equipamiento AMG Line, que suma a ese equipamiento llantas de aleacio?n de 48,3 cm y 5 radios dobles, cristales tintados oscuros, tren de rodaje de confort de altura rebajada, kit este?tico AMG .

Fotos Prueba del nuevo Mercedes-Benz GLA 2020: precio, medidas, opiniones,...

Comentarios Prueba del nuevo Mercedes-Benz GLA 2020: precio, medidas, opiniones,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"