Prueba Skoda Superb 1.6 TDI 120 CV: no tan básico

Por menos de 22.000 euros, descuentos incluidos, la versión de acceso a la gama Skoda Superb, con el motor 1.6 TDI de 120 CV, ofrece un magnífico equilibrio entre prestaciones, consumo y confort de marcha.

Skoda Superb 1.6 TDI

Probamos la versión básica de la gama Skoda Superb, con el motor 1.6 TDI de 120 CV. Una berlina que, como verás, se convierte en una perfecta aliada a la hora de hacer muchos kilómetros por carretera si tienes que llevar pasajeros y equipaje, gracias a un bajísimo consumo, a un gran confort de marcha y a una habitabilidad referencia en su clase. Con el descuento incluido, que se acerca a los 5.000 euros, el precio de este Skoda Superb “básico” es de 21.640 euros.

Motor 1.6 TDI de 120 CV: más que suficiente

Sobre el papel 120 CV pueden parecer pocos para un coche de casi 4,9 metros de largo. Sí, has leído bien, son 4,86 metros lo que mide el Superb, así que si no eres de los que se manejan con soltura con coches grandes, o si tu plaza de aparcamiento es pequeña, descarta el Superb y vete a la gama Octavia. Pero si quieres una berlina grande, cómoda y equipada, y necesitas unas plazas traseras donde se viaje a cuerpo de Rey –de eso hablaremos más adelante– o un maletero en el que no tengas que pensar mucho a la hora de preparar lo que te llevas de equipaje, el Superb es tu coche.

 

Skoda Superb 1.6 TDI

Y volvemos a la duda inicial. Coche grande, pensado para llevar pasajeros… y equipaje, ¿y sólo con 120 CV? Pues sí, no hay por qué tener miedo, pero mide bien tus fuerzas. Por 500 euros más tienes la versión de gasolina 1.4 TSI de 150 CV, que yo no dejaría de mirar si en la balanza pones algo más de peso sobre las prestaciones que sobre el consumo, y valoras también por encima de esto último el refinamiento de marcha.

Pero que tengas claro que sólo si vas a viajar siempre con pasajeros y equipaje te arrepentirás de no invertir los 2.000 euros más que cuesta el 2.0 TDI de 150 CV a igualdad de equipamiento. Con ese dinero, como verás al final, puedes configurar un Superb 1.6 TDI de 120 CV añadiendo algunas opciones muy interesantes para dejarlo “redondo”.

Skoda Superb 1.6 TDI

 

Por lo demás, este Superb 1.6 TDI no es para nada un coche lento. Al volante sorprende la facilidad con la que el motor diésel mueve el coche desde bajo régimen, sin tener que “tirar” de embrague, y sin obligarnos a apurar las marchas para movernos con cierta agilidad. No vas a echar nunca en falta mayor velocidad punta, si acaso algo de capacidad de aceleración cuando el peso juegue en contra.

Pero este 1.6 es un motor suave dentro de los diésel de su categoría, anda mucho… y consume muy poco: te moverás siempre en torno a los 6,5 l/100 km, y eso combinando ciudad, carretera y autopsita, y sin preocuparte por practicar una conducción especialmente eficiente.

 

Skoda Superb 1.6 TDI

Lo que no te interesa es la versión de bajo consumo, el Skoda Superb Greenline. Cuesta 1.260 euros más, y rebaja el consumo homologado de 4,1 a 3,7 l/100 km al montar suspensión rebajada 15 mm, neumáticos de baja resistencia a la rodadura y desarrollos de transmisión más largos. Pero entre que lleva un catalizador especial que funciona con aditivo Adblue para eliminar óxidos de nitrógeno, y que en uso real sólo será capaz de gastar algo menos que la versión normal en condiciones de utilización muy concretas (autopista y a velocidad estable), mejor el 1.6 TDI de 120 CV que el Greenline.

En cualquier caso, aquí tienes la primera prueba de la gama Skoda Superb que realizamos con motivo de la toma de contacto, en la que no pudimos conducir precisamente la versión que hoy protagoniza esta prueba, y en la que tienes información sobre la configuración y precios de la gama, y valoraciones sobre el acabado, el comportamiento dinámico o la habitabilidad.

En marcha con el Superb 1.6 TDI

Lo mejor que se puede decir de esta versión del Skoda Superb es lo fácilmente que pasan los kilómetros. Al volante… y para los pasajeros. La suspensión es muy blanda. Excesivamente blanda diría yo, pero Skoda ha sabido encontrar un equilibrio en el que un tarado muy suave de amortiguación no compromete la estabilidad, ni con un excesivo balanceo de la carrocería en las curvas, ni con molestos rebotes ni siquiera con un tacto impreciso de la dirección, algo que suele ser frecuente en estos casos.

Skoda Superb 1.6 TDI

 

Y eso que la combinación de suspensión blanda con las ruedas opcionales de 18 pulgadas en medida 235/45/18 no es la que mejor le viene al coche; particularmente me quedaría con las llantas de 16 pulgadas y los neumáticos 215/60 de serie si eliges el Octavia con acabado Active. O, como mucho, con los 215/55 en llanta de 17 opcionales, que son de serie en los Ambition.

Suavidad, confort y buen aislamiento del asfalto y del viento, junto a un habitáculo muy amplio y a unos mandos bien dimensionados y perfectamente organizados hacen que el Skoda Superb sea, sin duda, una de las mejores berlinas de su clase para viajar.

Un interior con mucho espacio

Aquí no nos vamos a detener mucho. Sólo recordar que el Skoda Superb tiene el mayor espacio para las piernas disponible en las plazas traseras que puedas encontrar entre sus competidores. Incluso por configuración de los asientos, hasta es utilizable la plaza central trasera, aunque en este caso resta confort el túnel central de la transmisión.

Skoda Superb 1.6 TDI

Y si el espacio para los pasajeros es sobresaliente, lo mismo puede decirse del maletero. Un portón trasero muy bien disimulado –desde fuera parece un tres volúmenes con maletero separado– deja acceso a un espacio de caga de nada menos que 625 litros, que pueden convertirse en 1.760 litros abatiendo los respaldos de los asientos traseros.

Skoda Superb 1.6 TDI

Tienes posibilidad de equipar rueda de repuesto de tamaño normal (se pierden unos 20 litros), y hay disponibles gran variedad de elementos para facilitar el manejo y configuración de la carga, como redes específicas. Y en las versiones con acabados superiores incluso se puede equipar portón de apertura eléctrica y el práctico ­–descubres que lo es cuando lo usas– sistema de apertura mediante control gestual, pasando el pie por debajo del paragolpes.

Equipamiento del Skoda Superb Active

Aunque la versión de las fotografías corresponde a una versión superior, analizamos el acabado inicial para el Skoda Superb, denominado Active, que ya tiene de serie todo lo que puedes necesitar en una berlina de este tipo, como siete airbags (uno de rodilla para el conductor), control de presión de neumáticos, control de velocidad de crucero, volante multifunción, freno de estacionamiento eléctrico, bluetooth, llantas de aleación y aire acondicionado.

Si quieres completar el equipamiento, pensando en un coche que vas a usar para viajes largos por carretera y también para el día a día, no dejes de montar el asistente al arranque en pendientes (75 euros), el detector de fatiga (40 euros) o los sensores de lluvia (125 euros) y de luces (60 euros).

 

Skoda Superb 1.6 TDI

Del resto de elementos que componen el completísimo listado de equipamiento opcional, la ventaja del Skoda Superb es que permite configurar el coche a tu gusto gracias a la variedad de elementos disponibles tanto sueltos como en packs, y a un precio muy competitivo. Por ejemplo, te recomiendo el paquete Assist, que por 955 euros incluye sensores de aparcamiento delanteros y traseros con aparcamiento asistido, algo que puede venirte muy bien si se te suelen atragantar las maniobras de aparcamiento, teniendo en cuenta el tamaño del coche. Por 610 euros también puedes añadir luces largas automáticas y sistema Lane Assist de ayuda al mantenimiento de carril.

 

Skoda Superb 1.6 TDI

Entre los distintos sistemas multimedia, los hay más económicos (desde poco más de 500 euros), pero te recomiendo el equipo de navegación Columbus, que cuesta 1.510 euros. Es el más avanzado, y añade control por voz, reproductor de DVD, pantalla táctil de 8” con posibilidad de visualizar funciones del smartphone, navegación 3D, disco duro SSD de 64 GB, doble entrada para tarjetas SD y establecimiento de punto WiFi de conexión a Internet.

 

Skoda Superb 1.6 TDI

Otra posibilidad es optar directamente por un acabado superior. En este caso, el Skoda Superb Ambition cuesta unos 1.200 euros más, y te llevas directamente un coche con un toque más elegante gracias a los cromados, y que ya incluye de serie climatizador, llantas de 17 pulgadas, el sensor de lluvia y luces, retrovisores exteriores plegables eléctricamente, sensor de parking trasero y radio con pantalla táctil a color.

 

 

Fotos Prueba Skoda Superb 1.6 TDI 120 CV: no tan básico

Comentarios Prueba Skoda Superb 1.6 TDI 120 CV: no tan básico

  •  
    Avatar de JOSELUIS CASABLANCA.
    JOSELUIS CASABLANCA 19/01/2016 19:22:04

    Me gustaria recibir imformacion

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"