Prueba y opinión del Audi RS e-tron GT: precio, interior y autonomía real

Las máximas prestaciones actualmente en Audi se ofrecen en formato berlina y con motores eléctricos bajo su capó. Lo probamos en profundidad.

Prueba Audi RS e-tron GT

Si buscamos el punto de referencia actualmente en Audi nos tenemos que fijar irremediablemente en este RS e-tron GT. El departamento deportivo del fabricante alemán ha retocado a la berlina eléctrica para colocarla en un nivel bastante alto, incluso por encima de lo visto anteriormente en el Audi R8. Hemos convivido durante una semana con él y aquí te explico mis sensaciones.

Tengo que reconocer que la última generación del Audi A7 Sportback, pese a su tamaño, me parece muy bonita en su diseño, pero se ha visto superado en mi particular ranking por este Audi RS e-tron GT. Aún pintado con este discreto “Gris Daytona” con efecto perla (1.310 euros) es un coche que llama mucho la atención por sus voluptuosas formas y su reducida altura.

Prueba Audi RS e-tron GT

En el día a día es un coche con el que tienes que tener ciertas precauciones. Para empezar por su gran anchura de 1,96 metros (sin incluir los retrovisores), que se acrecienta con esos pasos de rueda traseros ensanchados. Lo sé, alguien que tenga este Audi no tendrá problemas en su garaje, pero hay ciertos aparcamientos públicos o centros comerciales que no están adaptados para estos tamaños XXL.

Y luego está el tema de la variación de altura que realiza la suspensión dependiendo del modo de conducción escogido. Normalmente suelo utilizar los modos ecológicos cuando circulo en ciudad, pero esto es algo poco recomendable en este Audi RS e-tron GT, ya que en su Efficiency baja 22 mm, que aunque no parezcan mucho, puede hacer que roces en cualquier paso elevado.

Prueba Audi RS e-tron GT

Que sea la versión RS del Audi e-tron GT provoca que veamos en el exterior varios detalles en fibra de carbono, como en los parachoques, las carcasas de los retrovisores o en la pieza que hace de techo. Las llantas de serie son de 20 pulgadas, pero en nuestra unidad de pruebas se habían cambiado por unas de 21 pulgadas (3.110 €) con tamaño 265/35 R21 delante y 305/30 R21 detrás y neumáticos Goodyear Eagle F1. Una deportividad en conjunto que no hace perder la elegancia a este modelo.

Abrimos la puerta y de nuevo otro detalle de los coupés clásicos, no hay marco para las ventanillas. Este aspecto que hace años provocaba ciertos ruidos aerodinámicos, ahora se convierte en una mera anécdota. Dentro (ojo con no pegar con la cabeza en el techo) nos esperan unos asientos muy deportivos, con un alto nivel de comodidad y que se han colocado bastante bajos. Tanto que se ha tenido que prescindir de un reposabrazos en la consola central, la cual se ha realizado de un material algo más blando para cuando nos apoyemos en ella (no llega al nivel de un mullido convencional).

Prueba Audi RS e-tron GT

Este puesto de mando refrenda el buen nivel que ofrece Audi normalmente en toda su gama. Materiales y ajustes están a una gran altura, pudiendo personalizar el interior con numerosas opciones en el catálogo de extras (solo en asientos hay siete posibilidades). Cuenta con dos buenas pantallas digitales, panel de instrumentación y multimedia, con gráficos modernos, movimientos entre menús ágiles y con todo lo imprescindible, así como un volante de cuero excelente en anchura y de buen tacto. Pero tengo que ponerle alguna pega. Con toda la modernidad que trasmite este coche, los mandos de la climatización me parecen algo clásicos, por no hablar de la sempiterna piña del control de velocidad detrás del volante.

Los dos pasajeros delanteros gozarán de un espacio muy amplio en todas las cotas, mientras que para la trasera los diseñadores no han pensado en fomentar la habitabilidad. Teniendo en cuenta que hablamos de un coche con una longitud de 4,98 metros y la generosa anchura citada anteriormente, la butaca está pensada para dos ocupantes que estirarán bien las piernas, pero que pueden tener algún problema en altura si son de talla grande, debido a la caída del techo. En el centro no existe plaza como tal, pese a estar homologado para cinco, ya que no hay forma de asiento y el suelo elevado más el final de la consola delantera restan mucho espacio.

Prueba Audi RS e-tron GT

Respecto al maletero, este Audi RS e-tron GT cuenta con los problemas conocidos en las berlinas, con bocas pequeñas de carga y muy profundos. En el caso de esta versión deportiva contamos con 350 litros (en la otra hay 405), que son pocos comparados con vehículos del mismo tamaño, pero que podemos complementar con los 81 litros ubicados bajo el capó delantero, el ideal para guardar los cables.

En marcha con el Audi RS e-tron GT

Para los nostálgicos del ruido de los motores de combustión, los diseñadores de este Audi RS e-tron GT han dispuesto de unos altavoces que emiten un sonido que nos evoca a ellos. No llega a los mismos decibelios, sobre todo los del interior, teniendo una frecuencia suave y confortable. Este quizás sea uno de los rasgos más destacados de nuestro protagonista, porque seguramente sea el modelo de Audi Sport más placentero de su historia. La culpa se la echaremos a partes iguales a la gran insonorización del habitáculo y a la suspensión neumática adaptativa. No es de extrañar, por tanto, que a alta velocidad parezca que vamos parados.

Prueba Audi RS e-tron GT

En los primeros compases de conducción con este Audi RS e-tron GT me percato que la ventanilla trasera no es muy grande, restando algo de visibilidad, y que la anchura del coche hace que sin querer vayas pisando las líneas de la carretera, con la correspondiente corrección por parte del asistente de seguridad.

Señores se acabó el paseo, dejamos atrás el modo Comfort y activamos del Dynamic. Las suspensiones que antes alabábamos por su comodidad se ponen ahora el mono de trabajo y ofrecen un comportamiento de lo más preciso en cada curva. Sin duda tienen trabajo, porque no será fácil contener todas las inercias de un coche que supera sin problemas las dos toneladas y que siempre vira muy plano. La dirección toma un tacto más preciso y ayudado por las ruedas traseras direccionales, puedes conseguir un paso por curva excelente.  

Prueba Audi RS e-tron GT

Y cuando sales del giro puedes apretar el acelerador sin compasión porque este Audi RS e-tron GT tiene una serie de herramientas dispuestas para ofrecer una excelente respuesta. Tracción electrónica quattro (con clara preponderancia al eje trasero), diferencial posterior, ruedas más grandes detrás… y con el modo Dynamic la aceleración es simplemente brutal (0-100 en 3,3 segundos), haciendo superar su límite a los neumáticos por culpa de los 440 KW (598 CV) ó 475 kW (646 CV) con el overboost y 830 Nm. El que peor lo pasa es el Head-up display, que en vez de ir subiendo los números de forma progresiva, va dando saltos.

A los frenos también les tengo que poner buena nota. En el caso de esta versión RS son de serie los fabricados en carburo de tungsteno (hay como extra unos cerámicos sobre los 7.000 euros) y en conducción deportiva es algo que se nota. La aceleración, por tanto, era buena, la frenada también. Tanto es así que después de un buen tramo de curvas la zona alta de mi pecho y la clavícula habían quedado algo doloridas. Pero ya saben lo que dicen “sarna con gusto no pica”.

Prueba Audi RS e-tron GT

Con el resto de modos también disfrutaremos de grandes arrancadas, pero de una forma más suave. Hay que indicar que con el modo Efficency no podremos pasar de 140 km/h, más que suficiente en nuestro país, mientras que hay uno Individual a parte de los ya indicados que permite ajustar la propulsión, el tren de rodaje y el perfil de sonido.

Pese a que verás levas tras el volante, no podrás cambiar de marcha en este Audi RS e-tron GT, aunque es de los pocos eléctricos que cuentan con dos velocidades en el mercado. Su función es ajustar la retención, para cuando queramos aumentar la autonomía de la batería. Con dos posibles niveles, me parecieron bastante suaves en su funcionamiento y no harán que te olvides del pedal del freno.

Prueba Audi RS e-tron GT

Prueba Audi RS e-tron GT: carga, consumos y autonomía

Con el Audi RS e-tron GT he conseguido algo que no me había pasado con los anteriores eléctricos que había probado. Sus consumos en ciudad y en carretera son muy parecidos, situándose ambos en torno a los 22 kW. Es más, tras toda la semana la media del ordenador de a bordo fue de 22,8 kW, con sus pertinentes atascos, tramos en modos Dynamic y otros kilómetros a ritmos constantes por vías rápidas.

Tomando como referencia esos 22,8 kW y teniendo en cuenta que el Audi RS e-tron GT cuenta a bordo con una gran batería de 93,4 kWh (86 kWh netos), la autonomía que podría haber conseguido con una sola carga se sitúa en unos 377 kilómetros. Para un viaje un poco largo tendrías que plantearlo bien y se quedan algo lejos de los 472 km homologados.

Prueba Audi RS e-tron GT

A la hora de cargarlo, quise por curiosidad enchufarlo en mi casa para comprobar cuánto tiempo salía. Su cargador a bordo para esta corriente alterna es de 11 kW (todavía no está disponible el de 22 kW que llegará pronto) y teniendo en cuenta que no dispongo de wallbox, el tiempo estimado era de 68 horas y 20 minutos desde el 16 %. Vamos casi tres días. Con corriente continua se pueden llegar a los 270 kW (ayudado por su red de 800 V) y en un poste de 22 kW tardé ocho horas en hacer el 16-100 %.

Los rivales del Audi RS e-tron GT

El mercado de las berlinas grandes eléctricas está empezando a dar sus primeros pasos, por lo que este Audi RS e-tron GT tiene pocos rivales a los que enfrentarse. El primero que nos viene a la mente, por compartir plataforma, motores y tecnologías, es el Porsche Taycan, cuya versión Turbo sería su igual frente a nuestra unidad de pruebas. La diferencia entre ambos es el planteamiento de las propias marcas, en Porsche encontraremos un modelo mucho más prestacional y eficaz, mientras que el Audi gana en comodidad. Y sin olvidar el tema del diseño, que dejo al gusto de cada uno y el precio más económico del protagonista de este artículo (143.420 frente a 156.374 euros).

Prueba Audi RS e-tron GT

Luego está el vanagloriado Tesla Model S. El modelo americano es capaz de ofrecer mejores consumos y autonomías, así como prestaciones en línea recta superiores y un precio más económico (por lo que vale el RS e-tron GT te puedes comprar la versión de más de 1.000 CV y te sigue sobrando). Por el contrario, su calidad de materiales no tiene tanto nivel y el servicio postventa no tiene nada que ver con lo que te ofrece la red de Audi.

Fotos Prueba y opinión del Audi RS e-tron GT: precio, interior y autonomía real

Comentarios Prueba y opinión del Audi RS e-tron GT: precio, interior y autonomía real

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"