Te contamos nuestra experiencia en un curso para superar el miedo a conducir

Asistimos a un curso de CEA en el que, gracias a terapias específicas grupales, ayudan a los conductores a escapar de sus temores y a superar la amaxofobia.

El miedo es una sensación innata y natural del ser humano. Aparece cuando una situación está fuera de control o no sabemos qué va a ocurrir. Ejerce tanto poder sobre nosotros que nos llega a paralizar y en la mayoría de las ocasiones, nos provoca una ansiedad que induce a que dejemos de realizar ciertas actividades. Por ejemplo conducir.

Pero gracias a estamentos como Fundación CEA, se puede llegar a superar gracias a sus cursos gratuitos. Hemos asistido a uno de ellos en persona y el primer dato que hay que resaltar es que no todos los asistentes están allí para olvidar accidentes fatales. Los hay que tienen miedo a bajar puertos, otros a circular por viaductos o también a cohabitar con muchos otros vehículos a la vez, por citar algunos.

curso miedo conducir auto10

La terapia propuesta por Fundación CEA está dividida en dos días. En el inicial se hace una larga jornada de cuatro horas de psicología grupal con el especialista Ignacio Calvo. Lo primero que me señala al hablar con él es que los alumnos tienen que aprender cuál es su problema. “Muchos me dicen que sienten como una cosa o un cosquilleo. Hay que ponerle nombre y ese es ansiedad”, me comenta Nacho.

El objetivo de su charla es regular todas esas emociones que cada conductor que asiste al curso se enfrenta durante su conducción, controlando las emociones y ese juego del pensamiento que nos lleva a “predecir siempre las peores situaciones”. Todo ello recordándome que conduciendo “no puedes escapar o salir corriendo hacia otro lado”.

curso miedo conducir auto10

Al finalizar, Nacho avisa a todos los asistentes que “con este curso no superarán su ansiedad al volante, sino que estarán marcando el comienzo para conseguirlo”. Digamos que sería su kilómetro 0. Se les entrega también una serie de pautas individualizas para realizarlas posteriormente, “empezando con objetivos bajos y retando al miedo” nos comenta el psicólogo, y les proporciona su correo personal en el que promete ayudar a todos ante cualquier duda que les surja en el futuro.

Toda esta parte teórica se complementa al día siguiente con una práctica con situaciones como frenadas de emergencia o circulación sobre firmes deslizantes y aprendizaje de cómo conseguir una postura correcta al volante o de cómo actuar ante un accidente con un simulador de vuelcos.

curso miedo conducir auto10

A los mandos está Jaime González, director de la escuela CEA de conducción, que antes de cada ejercicio realiza una pequeña charla explicativa. Me gusta el tono que utiliza ameno y con algunos chascarrillos que hacen reírse a los alumnos presentes. Al fin y al cabo hay que restar tensiones porque toca ponerse al volante.

Para vivirlo en primera persona me monté en un coche con Jaime de copiloto, que tiene sus propios pedales como en uno de la autoescuela, y con Isabel al volante, la cual no tardó en preguntarme “¿de verdad te fías de mí para subirte aquí?”. La respondí un “sí” con seguridad y empezamos la prueba del alce (esquiva). En marcha el instructor no para de corregir las manos en el volante o hacia donde dirigen la vista en los giros. El resultado es que cada vez lo hacen más rápido y seguro gracias a la confianza que les trasmite el instructor.

curso miedo conducir auto10

Le toca el turno ahora a Sara, una chica bastante joven. Esta vez su primer comentario es “a ver si puedo” y el resultado final es que se baja con mucha soltura gracias a que Jaime conoce muy bien el problema de cada uno de sus alumnos. Además, al ser una terapia grupal cuando se comienza o termina cada ejercicio se escuchan aplausos y gritos de ánimo entre los asistentes.

Durante esta jornada también está presente Nacho con el que comparto mis impresiones. Creo que en muchos de los casos simplemente es un bloqueo, porque los alumnos tienen aptitudes para realizar la conducción sin problemas. A esto me comenta el psicólogo “a veces solo es falta de práctica, por eso les recomendamos hacer cursos de reciclaje en las autoescuelas también”.

El grupo que asistió a este curso de Fundación CEA era muy heterogéneo en cuanto a edades, aunque con una clara presencia de mujeres (10 frente a 2). Nacho me explica que “no suele ser lo normal, ya que habitualmente los grupos son un 35 % hombres y el resto mujeres. “En consulta privada tengo más hombres, pero les da vergüenza asistir a estos cursos grupales y reconocer ante una mujer su ansiedad al volante”. Pues ante esto solo tengo que añadir que ellos se lo pierden.

Fotos Te contamos nuestra experiencia en un curso para superar el miedo a conducir

Comentarios Te contamos nuestra experiencia en un curso para superar el miedo a conducir

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"