La locura de las grandes subastas

Hace ya muchos años que el automóvil clásico es elemento de inversión y especulación. A los coleccionistas se han sumado los "fondos de inversión" que juegan con el como con otros objetos de arte. En EEUU se acaban de cosechar nuevos récords en Monterey.

Subastas Monterey 2016

La "Classic Week" de Monterey, en California, atrae cada año a las principales casas de subasta internacionales. RM-Shoteby's y Gooding & Co. celebraron por separado sus acciones con gran cantidad de lotes y resultados muy similares, con la adjudicación -en ambos casos- de más del ochenta por ciento de sus lotes. Que es un gran resultado.

Gooding & Co se tomó dos días para subastar 137 vehículos, por los que obtuvo 129,8 millones de dólares, mientras RM-Shoteby's -más comedida este año con sólo 100 lotes (el año pasado eran 150)- conseguía ventas por valor de 117,9 millones.

Y eso que los expertos de ambas empresas apuntan que este año los compradores han sido mucho más precavidos y no se han dejado llevar por la locura de otras ediciones, en las que las pujas subían hasta el infinito. Destacan que han sido mucho más realistas que los vendedores, que aspiraban a cifras irreales.

Precios millonarios y "gangas"

El resultado ha sido que se ha vendido la mayoría de los vehículos al precio estimado o por debajo, dejando auténticas "gangas" (como un Ferrari 512BB por poco más de 300.000 $) o unidades sin adjudicar, como un fabuloso Porsche 550A Spyder, que no alcanzó el precio de reserva.

Sin embargo, Monterey no es un mercadillo. Allí pujan personalmente o por teléfono los principales coleccionistas del mundo (este año se han registrado de 27 países diferentes). Y hubo ventas espectaculares, como era de esperar.

Subastas Monterey 2016

El Porsche de Paul Newman

Una de ellas, el Porsche 935 que fuera del actor -y piloto- Paul Newman, con el que acabó segundo en las 24 Horas de Le Mans de 1979: se pagaron 4.840.000 dólares por esta pieza doblemente coleccionable.

Gooding también "colocó" su preciado Ferrari 250 GT Spider California: uno de sólo nueve fabricados y que además tiene el mejor palmarés deportivo, al terminar quinto las 12 Horas de Sebring de 1960. La mejor puja alcanzó los 16,5 millones de dólares (18 con impuestos) ¡que no está nada mal!

En cambio, se vendió por debajo del precio estimado el Ferrari 250 GT SWB Competizione (1962) por apenas 13,5 millones. Y un precioso 166 MM Berlinetta de 1950 -en estado original y sin restaurar- alcanzó los 5,4 millones nada más...

Subastas Monterey 2016

RM-Shoteby's batió records

Está claro que RM-Shoteby's se llevó la "parte del león" este año. Contaba con los coches más jugosos, aunque ninguno suponía un "pleno" seguro. Las dos grandes bazas eran el Jaguar D Type ganador de Le Mans en 1956 -y los coches británicos no están tan cotizados como los italianos- y un escaso Alfa Romeo 8C 2900B de 1939, de preguerra. En principio no se trataba de deseados Ferrari, pero...

El Jaguar D, perteneciente a la "Ecurie Ecosse" (de ahí sus colores azul y blanco), en apenas quince minutos batió la marca de los 20 millones, adjudicándose en la "friolera" de 21.780.000 $, duplicando el record del automóvil británico más caro hasta el momento.

Y la cosa no paró ahí: por el exclusivo (12 unidades fabricadas) Alfa Romeo de "passo lungo" Touring Spider, equipado de motor 8 cilindros y doble compresor, uno de los deportivos más elegantes y potentes de su época y procedente de la colección particular de Sam y Emily Mann, se pagaron finalmente 19,8 millones, el segundo coche más caro vendido este año...

Subastas Monterey 2016

América, América...

La Fundación Shelby Cobra ofrecía también la primera unidad fabricada por Carrol Shelby, el CSX 2000, que figura en todos los libros. Esta pieza de la historia americana se adjudicó en  13.750.000 $, "ridiculizando" al mucho más histórico Ferrari 750 Monza de 1955 (que pilotaron en su tiempo Phill Hill, Jim Hall y el propio Shelby) por el que sólo se ofrecieron 5.225.000.

En total, 21 vehículos superaron el millón de dólares en su precio final, lo que demuestra que el mercado de la inversión automovilística sigue en auge, sobre todo con las piezas más especiales.

Fotos La locura de las grandes subastas

Comentarios La locura de las grandes subastas

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"