Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario

Los compañeros de Opel sacaron del museo las anteriores generaciones del Corsa para que los pudiéramos probar. Aquí nuestra experiencia.

Opel Corsa clasicos

Opel nos invitó a la presentación del lanzamiento de la edición limitada 40 Aniversario del Opel Corsa, cuya información completa puedes encontrar en el enlace de abajo, y de paso sacó de su museo algunas unidades de generaciones anteriores del utilitario alemán. Como no podía ser de otra manera, los periodistas allí presentes aprovechamos al máximo la oportunidad, ya que por ejemplo un servidor solo ha conducido desde la quinta generación, conocida como Corsa E, en adelante. Aquí te contaré mis impresiones en este pequeño viaje al pasado.

Aunque en la primera fotografía de este artículo puedes ver Opel Corsa de las letras A hasta la E (correspondientes a las comprendidas entre la primera y la quinta generación), yo me centré sobre todo en las primeras de ellas, las más antiguas, que al final son las que guardan más encanto y en las que podemos apreciar de mejor manera las diferencias con los modelos que probamos actualmente.

Opel Corsa GSi

Y antes de nada, tampoco fue un test en profundidad de estos Opel Corsa al estar apalabrado un recorrido corto, y principalmente urbano, y tener también poco tiempo con cada una de las unidades para dar la posibilidad a todos los compañeros de poder conducir unos kilómetros con los más posibles.

El primero en caer en mis manos fue un Opel Corsa en su variante más deportiva denominada GSi del año 1989 y en color rojo. Este pequeño de tan solo 3,6 metros de largo (lo que mide ahora un Fiat 500e) tenía bajo su capó un motor 1.6 gasolina de cuatro cilindros que rendía 100 CV de potencia. Con esto conseguía hacer el 0-100 km/h en 10 segundos y alcanzaba los 190 km/h de velocidad máxima.

Lo primero que llama mi atención es lo finas que son las puertas y lo poco que pesan. Entro en el habitáculo y te embriaga un olor de coche del pasado, ochenteros y noventeros, que es muy característico. Arrancamos con la llave y enseguida aparecen las vibraciones a nuestro alrededor. Pero pronto me olvido de esto, ¡qué bien suena el escape!

Al llegar al primer cruce me doy cuenta que mi compañero está demasiado cerca y que el salpicadero apenas te quita espacio, sin olvidar que tiene bandejas en su parte baja para llenarlas de objetos que se tirarían allí eternamente. En estos primeros compases el Opel Corsa GSi presume de unos buenos bajos, algo que se ha perdido en los utilitarios actuales por culpa de las emisiones y la búsqueda de los consumos más bajos. Sin olvidar que este coche, de carácter deportivo, suena por ruido de motor y escape lo que debería ser normal. ¡Ay las normativas!

En las primeras curvas, tomadas a poca velocidad ya que estamos en los alrededores del centro de Rüsselsheim, noto sobre mis brazos que tengo que realizar un poco más de esfuerzo de la cuenta para girar. Aunque esta sensación aumenta todavía más a la hora de aparcarlo. También se puede apreciar lo ligero del conjunto, con un peso contenido de 820 kg, muy alejados de los 1.055 del Opel Corsa gasolina y los 1.530 kg del Opel Corsa-e actuales.

Opel Corsa GT

Terminó la vuelta al recorrido y cambio de montura. En este caso paso a un Opel Corsa GT de 1988. Sí como lees, había dos versiones deportivas en un mercado en el que ahora cuesta ver una siquiera. Sobre la misma primera generación, este contaba con un motor 1.3 gasolina de cuatro cilindros con 70 CV. Sus prestaciones, como es de prever, eran más modestas con una aceleración 0-100 km/h en 13 segundos y una velocidad máxima de 163 km/h.

En este caso la unidad, de nuevo muy bien conservada, tenía un llamativo color amarillo y unos asientos con una decoración muy parecida a la que exhibe el último Opel Corsa 40 Aniversario. Muchos de los comentarios en cuanto a peso o tacto de la dirección me sirven del anterior, pero es aquí donde me percato de lo bajo que se encuentra el pomo del cambio, pese a tener una palanca a la vista muy larga. Esta transmisión tiene un recorrido en el que hay que actuar con firmeza y sin olvidar apretar el embrague hasta el fondo, si es que queremos realizar el cambio de una forma correcta.

El siguiente modelo que pasa por mis manos es un salto en el tiempo importante. Hablamos de un Opel Corsa C del año 2004 pintado en color azul. En este caso tenía un motor 1.2 de gasolina con cuatro cilindros que rinde 75 CV. Digamos que era una variante más convencional que las anteriormente descritas. Aquí ya se aprecia mucha más modernidad, apareciendo el aire acondicionado, un panel de instrumentación más cercano a los actuales que no son digitales y unas puertas mucho más trabajadas.

Llegados a este punto tocaba decidir si seguir la evolución o volver para atrás. Como lo tenía claro pedí las llaves de un Opel Corsa B que de nuevo vestía en color azul. Se trataba de una versión denominada Edition 2000, lo que nos da una pista clara del año de venta de este coche, con un motor gasolina 1.2 cuatro cilindros de 65 CV. Comparado con el resto de modelos probados este me pareció más blandito en el tacto de dirección o suspensiones. Además, contaba con un techo solar que se abría mediante una manivela como las de los elevalunas de las puertas. Nunca había visto una así.

Opel Corsa A

Finalmente, sin querer/queriendo, llego hasta el Opel Corsa A en una versión más mundana y con ese color rojo que ha inspirado a la actual edición 40 Aniversario. Lo que comentaba antes de la dirección en esta variante se acrecienta todavía más, teniendo que esforzarme en las maniobras realizadas alrededor del parking. El volante tiene un aro muy fino, típico de esa época, y de nuevo sale a relucir su ligereza, con un peso en báscula de tan solo 740 kilos. El cambio, de solo cuatro marchas, exige más dedicación y esfuerzo que en las versiones deportivas, al igual que el acelerador que parece buscar un ritmo más tranquilo para el motor gasolina 1.0 de cuatro cilindros y 45 CV.

Fotos Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario

  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario
  • Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario

Comentarios Prueba Opel Corsa clásicos: conducimos sus primeras generaciones en su 40 Aniversario

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.