Adiós, Maria de Villota: Una estrella más en el cielo

María de Villota

Desde pequeña se la podía ver por los circuitos, detrás de su padre Emilio, del que heredó la pasión por la adrenalina, los motores y el olor a rueda quemada y a gasolina.

La piloto madrileña comenzó en los karts a los 16 años, allá por 1996. Trabajadora incansable, responsable, metódica, con los objetivos muy claros desde sus comienzos: adoraba la Fórmula 1, no se perdía una carrera. Comenzó a competir en monoplazas en el año 2000 de la mano de Movistar, y después de dos años en esa categoría, guiada por el piloto –y padre– Emilio de Villota, comenzó a competir en el Campeonato de España de Fórmula 3, donde corrió a tiempo completo en el período 2002-2004. No obtuvo grandes resultados, pero María de Villota nunca se rindió, nunca tiró la toalla y nunca dejó de esforzarse y de trabajar, como le inculcaron en casa.  Pero María tenía claro que en el deporte, algunas veces se ganaba y otras se perdía, que tenía que esforzarse día a día, y que tanto entrenamiento y sacrificio, merecían la pena.

María de Villota

Con la estrella, su símbolo, en el casco

Decidió centrarse en 2005 en los turismos, compitiendo en la Ferrarri Challenge, en el Trofeo Maserati, y en las 24 Horas de Daytona, conduciendo un Ferrari 360 Modena. También participó en el European Challenge Ferrari, en el Campeonato del Mundo de Turismos y en el Campeonato GT en España. En 2007, después de ser tercera en el ADAC con un Chevrolet Lacetti de Maurer Motorsport, vuelve a cambiar de tercio y para la temporada 2008 retorna a los monoplazas, disputando una carrera en la Euroseries 3000 antes de competir en la Fórmula Palmer Audi (Reino Unido) el año siguiente. También con monoplazas, de concepción técnica y prestaciones muy similares a los F1, representó los colores del Atlético de Madrid hasta el 2011 en la Superleague Fórmula.

Ese mismo año ya firmaba como imagen del Renault F1 Team, como representante en algunos eventos. Durante la temporada 2012, se convirtió en la primera mujer española piloto de pruebas con el equipo Marussia, pero no disponía de la licencia necesaria para poder competir.

María de Villota

Su coche hasta el 2011 en la Superleague Fórmula.

El 3 de julio de 2012, realizando unas pruebas de aerodinámicas para el equipo en el aeródomo de Duxford (Reino Unido), sufrió un grave accidente al colisionar con un tráiler del equipo que casi le cuesta la vida, y donde tras varias operaciones en las que se le reconstruyó parte del cráneo dañado, acabó perdiendo el ojo derecho. Fueron horas, días, semanas e incluso meses muy duros para ella y para todos los que la querían y admiraban. Pero lamentablemente, al mermarse su capacidad plena para conducir, le fue imposible volver a participar en la alta competición.

Tres meses después, el 10 de octubre de 2012, reapareció públicamente en la revista "¡Hola!", con una entrevista en la que entre otras cosas, explicaba en qué habían consistido las operaciones, su proceso de recuperación y cómo se sentía, además de agradecer el apoyo de toda su familia, amigos y compañeros.

María de Villota

María de Villota, la primer mujer piloto de pruebas en Fórmula 1 para el equipo Marussia

Al día siguiente, 11 de octubre, realizó una valiente rueda de prensa en la Real Federación española de Automovilismo, donde explicó su proceso de recuperación, en qué habían consistido las operaciones, en cómo se sentía.

Estaba rodeada por sus médicos, su familia, compañeros del motor y muchos periodistas impresionados, que fuimos testigos de cómo, sin perder la sonrisa, se declaraba afortunada de la nueva vida que había surgido ante ella. Declaraba: "antes del accidente, sólo veía la Fórmula 1 desde en el interior de un coche, compitiendo, y yo no era capaz de ver lo que era realmente era importante en la vida. Ahora, veo muchas más cosas que antes. Esta nueva oportunidad, voy a vivirla al 100 por ciento”.

María de Villota

El día que reapareció ante los medios en la Real Federación Española de Automovilismo

Pese a no poder seguir compitiendo, seguiría vinculada a su mundo, el mundo de la competición automovilística. No escondía su parche, al contrario. Emocionada, sobre su nuevo aspecto decía: “ahora, cuando me miro al espejo mi aspecto actual me dice más de lo que es María de Villota”. Era todo fuerza, transmitía ganas de vivir y de seguir luchando, como siempre. Uno de sus objetivos según sus propias palabras, era “luchar por la presencia de las mujeres en el mundo de la competición, para que “las niñas que comienzan en los karts tengan referentes y no se desanimen en su lucha”.

Desde su accidente, María de Villota continuó en activo como embajadora de las mujeres de la FIA en la comisión Motorsport. Nunca perdía la inmaculada sonrisa. Si tenías el honor de poder hablar alguna vez con ella, lo primero que te llamaba la atención era cómo te llegaba al alma su mirada, su voz cándida, sus gestos, su empatía con todo el mundo… María irradiaba paz, y mucho amor.  Amor por la vida, que desde su accidente hace poco más de un año, no dejó de demostrar día a día su lucha. Cambió su forma de sentir las cosas y amplió sus metas, rodeada y apoyada siempre incondicionalmente por su familia, lo único que ella ponía por delante de su pasión.

María de Villota

María de Villota era la nueva embajadora de MINI John Cooper Works

Todo marchaba bien, se abrían muchos caminos para María como embajadora de MINI y acababa de escribir un libro, en el que hablaba de lo bello y valioso que es vivir, de lo realmente importante en la vida. El pasado 28 de julio se casaba con su novio, Rodrigo García Millán en Santander, rodeada de sus más íntimos, para emprender una nueva carrera en su vida, la de formar una familia propia.

Esta mañana, a las 7:20 h el servicio de emergencias recibía una llamada del Hotel Sevilla Congresos, donde tenía previsto impartir una conferencia y donde fue hallada sin vida. También estaba entre sus planes presentar su libro (que antes mencionaba) titulado “La vida es un regalo”, el próximo lunes 14 de octubre, centrado en presentar historias de superación personal y solidaridad.

María de Villota

La portada de su libro La vida es un regalo", que iba a presentar el próximo 14 de octubre.

Después de tanto luchar no pudo disfrutar del regalo que más apreciaba, del que le hacía seguir día a día. Pero María siempre vivirá a través de su historia y su familia, a través de su Fundación Ana Carolina Díez Mahou, a través de todas las personas que tuvimos el placer de tenerla alguna vez cerca y que afortunadamente, tuvimos el honor de aprender algo de ella, porque María tenía mucho que enseñarnos a todos. Fue un ejemplo, y lo seguirá siendo.

Hasta siempre, María.  

Fotos Adiós, Maria de Villota: Una estrella más en el cielo

Comentarios Adiós, Maria de Villota: Una estrella más en el cielo

  •  
    Avatar de Sportivo.
    Sportivo 13/10/2013 22:24:15

    El mejor regalo que nos deja es su ejemplo de superación y su actitud ante la vida junto con esa sonrisa eterna. Descanse en paz.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"