Prueba 10: BMW i3, el primer coche cien por cien eléctrico de BMW

Seguro que has visto el anuncio del BMW i3 en televisión. Sí, ese que dice "olvídate de repostar". Nosotros lo hemos intentado en una semana conviviendo con el primer coche eléctrico de BMW, que nos ha dado para mucho. Entre otras cosas, para confirmar lo que dijimos en su día con motivo de la toma de contacto del BMW i3 en Amsterdam: con permiso del Nissan Leaf –cada uno en su papel–, estamos ante el mejor coche eléctrico de cuantos puedes comprar en la actualidad.

Pero ojo, eso no quiere decir que sea una buena compra, dependerá de lo que busques y de cómo lo vayas a utilizar. Y seguro que ya intuyes cuál es su verdadero punto "flaco": la autonomía, como en cualquier coche eléctrico. Lástima que la tecnología actual de baterías no de para que coches eléctricos como este pudieran hacer 300 km reales –mínimo– sin depender de un enchufe...

¿Es de verdad un "deportivo eléctrico" como dice BMW?

Desde el punto de vista de las prestaciones, sí. Al menos por cuánto acelera, aunque lo sorprendente es cómo lo hace. No he conducido antes otro coche de serie que acelere como un auténtico deportivo y ofrezca al mismo tiempo la suavidad de funcionamiento, el silencio de marcha y la sensación de “flotar” más que rodar que percibes en el BMW i3.

Pero ojo, porque la experiencia de conducción eléctrica es tan gratificante… como estresante el salir de casa con una autonomía equivalente a la de la reserva en un coche normal, y saber que “repostar” puede llevarte entre 45 minutos… o 10 horas, según dónde consigas “enchufarlo”.

Aunque es de tamaño compacto, el BMW i3 es un coche muy ligero para ser un coche eléctrico –menos de 1.300 kg, gracias a la utilización de aluminio y fibra de carbono–. Y con 170 CV de potencia y un par máximo de 250 Nm disponibles desde el primer milímetro de recorrido del pedal del acelerador, su capacidad de aceleración asombrosa. No es un coche deportivo, pero BMW ha conseguido que el i3 ofrezca ese “tacto” especial que su coches.

Comportamiento dinámico: ¿suficiente para carretera?

Tal es así que fuera de la ciudad las limitaciones del BMW i3 vendrá más por la relación que existe entre la velocidad de crucero y la autonomía –la segunda desciende de forma exponencial a medida que aumentas la primera– que por sus cualidades dinámicas, pues el BMW i3 se siente seguro y aplomado en autopista o autovía, y ágil y preciso cuando llegan las curvas.

En la ciudad se mueve como pez en el agua, porque gira en menos metros que coches mucho más cortos, la visibilidad es magnífica, y la aceleración permite salir siempre de los primeros en los semáforos.

Autonomía y tiempo de recarga variable

Ya que hablamos de autonomía: lo menos bueno del BMW  i3 es que la autonomía depende mucho del ritmo de marcha. Por ello en los tres modos de conducción existentes se limita la velocidad máxima, a 150 en el modo Comfort, a 130 km/h  en el Eco Pro, y a 90 km/h en el Eco Pro+, en el que además se desconecta la climatización. Sin olvidar que cuando hace mucho frío, por ejemplo, no puedes recurrir a este último modo para aumentar la autonomía, pues no es cuestión de conducir con abrigo y bufanda, y además los cristales se empañan.

Hemos recargado el BMW i3 en una instalación doméstica –12 amperios– y llegando con apenas 8 km de autonomía en el marcador, necesitó 11 horas para alcanzar el cien por cien de carga. Durante la prueba no hemos podido utilizar cargadores rápidos, pero sí una instalación especial similar al Wallbox que se puede instalar opcionalmente en casa por un precio de unos 1400 euros (incluyendo el cargador y la instalación). En este caso, con una intensidad de 16 amperios, es posible pasar del 40 por ciento de carga al 100 por 100 en unas 5 horas.

¿Qué autonomía real tiene?

Aunque la batería del BMW i3 tiene una capacidad de 22 kWh, el sistema no deja que se agote por completo para evitar daños y mantener su vida útil, por lo que efectivos sólo quedan 18,8 kWh, que según BMW dan para recorrer entre 130 y 160 km.

Se anuncian hasta 200 km de autonomía en conducción urbana, con una temperatura exterior que no demande mucho trabajo del sistema de climatización… Durante nuestra prueba, con el modo de conducción normal seleccionado, el indicador marcaba siempre entre 125 y 130 km con las baterías a pleca carga, pero no cuentes con ello, sobre todo en cuanto salgas de la ciudad.

En carretera o vías de circunvalación, y al ritmo del tráfico, es difícil que la disminución de autonomía vaya pareja a los kilómetros recorridos, y pronto descubres que tienes que emplearte a fondo y concentrarte en practicar una conducción eficiente y recuperar energía para que no te entren los sudores... que acaban apareciendo cuando te quedan menos de 10 km de autonomía y notas que disminuye de forma automática la potencia disponible, aunque eso sí, manteniendo una razonable capacidad de aceleración como para no comprometer la seguridad.

La versión Range Extender del BMW i3 cuesta 4.400 euros más, y utiliza un motor de dos cilindros, 650 cm3 y 34 CV (el del Scooter C-Sport) situado bajo el piso del maletero para recargar la batería. Con los 9 litros de capacidad del depósito de gasolina, la autonomía eléctrica aumenta en otros 150 km, aproximadamente. Claro que este sistema tiene otro inconveniente además del precio: al aumentar el peso del vehículo también influye ligeramente en las prestaciones y en la autonomía en modo eléctrico. 

 ¿Cuánto gasta de verdad el BMW i3?

Según BMW, el consumo de energía del BMW i3 es de 13 kWh por cada 100 km recorridos. Acercarse al consumo homologado aquí no es misión imposible, si estás dispuesto a renunciar a ciertas cosas. La media del ordenador de viaje que hemos medido durante unos días de utilización normal, con tiempo exterior frío y sin usar el modo más ecológico fue de 17,5 kWh/100 km.

El mínimo, en un recorrido corto buscando acercarnos a ese consumo homologado y utilizando el modo de conducción que más favorece la eficiencia (te quedas sin climatizador, y la velocidad se limita a 90 km/h) se quedó en 11,8 kWh. Como el precio del kWh está de media en torno a unos 0,14 euros, puedes calcular fácilmente el coste en euros por cada 100 km, que en el caso del consumo medio es de 2,45 euros.

¿Se conduce el BMW i3 como un coche normal?

Sí, el BMW i3 se conduce como cualquier coche normal con cambio automático, pero hay que acostumbrarse al tacto del pedal del acelerador. Tiene un sistema denominado “One Pedal Feeling”, que retiene muchísimo al levantar el pie, hasta el punto de que si lo haces de forma muy rápida, el poder de retención es casi como si pisaras los frenos. En esta fase de retención el motor eléctrico funciona como generador para recargar las baterías. 

Al principio cuesta acostumbrarse, pero luego es fácil conseguir una conducción fluida y sin tirones dosificando la presión sobre el pedal. Llegas a hacerlo de forma casi intuitiva, en tráfico urbano puedes moverte prácticamente sin tener que tocar el pedal del freno, y en las cuestas abajo o llaneando puedes modular buscando el punto de mayor o menor retención en función de la velocidad, haciendo más efectiva la recuperación de energía.

Así es por dentro el BMW i3

El BMW i3 tiene cuatro puertas, pero para entrar a las plazas traseras, que abren en sentido opuesto a la marcha, hay que abrir primero las delanteras. No tiene montante central, pero aun así el acceso a las plazas traseras no es tan fácil como se podría esperar, porque las puertas traseras son pequeñas –y con ventanillas fijas–, el piso queda alto y el marco de la puerta bajo.  En relación al tamaño exterior, se puede decir que las cuatro plazas disponibles son suficientemente cómodas.

El conductor del BMW i3 se encuentra con un tablero de mandos que en nada se parece al de cualquier otro BMW, pero muy bien tratado no solo por las regulaciones disponibles, también por los múltiples y prácticos huecos para dejar objetos, por la excelente visibilidad y porque es fácil asimilar la ubicación y el manejo de todos los mandos, a pesar de un aspecto demasiado futurista que podría hacer parecer lo contrario. La información principal (velocidad, autonomía, consumo, kilómetros) llega a través de la pantalla digital de 6,5 pulgadas, situada tras el volante.

Equipamiento completo, para lo habitual en BMW

El equipamiento de serie es otro de los puntos fuertes del BMW i3. Entre los elementos que se incluyen en el precio, y que incluso en otros BMW de este precio suelen ser opcionales, encontramos el control de presión de neumáticos, los sensores de parking, el bluetooth o el navegador. Como opciones destacadas, además de los asistentes a la conducción –alerta por cambio involuntario de carril, control de crucero con función de frenado– están los faros LED, o una climatización por bomba de calor que tiene una mayor eficiencia energética. 

BMW también deja lugar a la personalización, con tres acabados opcionales que se suman a la decoración "Atelier" de serie. Se denominan Loft, Lodge y Suite (tienen un precio de 1.500, 2.000 y 3.000 euros respectivamente) y se diferencian por la utilización de diferentes tipos de materiales en las alfombrillas, molduras, tapizados y guarnecidos.

Y aunque no sea el BMW i3 un coche para viajes largos y cargar muchas maletas, con 260 litros no es que el maletero destaque por su capacidad, pero sí por sus formas muy cúbicas y aprovechables. Además, bajo el capó delantero hay un hueco para llevar ahí el cable de recarga y el kit antipinchazos, y los respaldos de los asientos traseros son abatibles.

Multimedia: un coche "conectado"

El BMW i3 incluye de serie el sistema de navegación Professional de BMW, con una magnífica pantalla de 10,2 pulgadas que presenta todo tipo de gráficos e imágenes con gran definición, disco duro de 20 Gb, navegador, bluetooth y sistema TeleServices, que incluye posibilidad de conexión con el servicio de asistencia mediante llamada utilizando una tarjeta SIM incluida en el vehículo. Aparte, se pueden contratar los servicios adicionales de BMW ConnectedDrive, como información de tráfico, distintas aplicaciones, asistente personal... 

Todo el sistema multimedia se maneja fácilmente a través del clásico mando iDrive de BMW, en este caso con superficie táctil en la parte superior de la rueda giratoria, para escribir números o letras, aunque acaba siendo más fácil utilizar el sistema de control por voz, que también es de serie. Y el navegador incluye funciones como cálculo de autonomía según el recorrido programado, para avisar si existe carga suficiente en las baterías para alcanzar el destino.

Por supuesto, también existe una aplicación gratuita denominada BMW i Remote –disponible para Android y para iOS– que permite al usuario controlar ciertas funciones del vehículo de forma remota, como la autonomía disponible, el nivel de carga, localizar el vehículo o puntos de carga libres, e incluso grabación de rutas para el posterior análisis de la eficiencia en la conducción.

¿Cada cuánto hay que ir al taller?

Los intervalos de mantenimiento del BMW i3 son como en un coche convencional, con pasos por el taller una vez al año, aunque en BMW aseguran que se ahorra hasta un 20 por ciento porque los frenos y los neumáticos duran más, y no tienes que realizar cambios de aceite o de filtros... salvo en la versión con Range Extender.

En ese caso la cosa se iguala, pues al fin y al cabo, aunque sea de "moto" y sólo funcione para producir electricidad, llevas un segundo motor de combustión bajo el maletero, que funciona con gasolina. La batería no tiene mantenimiento, con una garantía de 8 años o 100.000 km.

¿Qué me compro por este precio?

Si lo comparamos con otros coches eléctricos –un Ford Focus EV con 142 CV cuesta 39.900 euros– y teniendo en cuenta su completo equipamiento de serie, el BMW i3 es hasta barato... Claro que si lo compraras con otros BMW con motor de combustión, lo eléctrico sale caro, al menos a la hora de la compra. BMW ofrece unas condiciones especiales de financiación para el i3, con una entrada de 7.855 euros, y una cuota de 399 euros durante  3 años. Pasado ese tiempo el cliente puede devolver el vehículo, cambiarlo por otro de la marca o quedárselo en propiedad pagando una cuota final de 17.900 euros.

Sin las ayudas a la compra para coches eléctricos, el BMW i3 parte desde un precio de 35.500 euros. Con la ayudas ya anunciadas se quedará en 30.000 euros. Por ese precio, y ya que estamos en BMW nos quedamos aquí, te llevas un BMW 118d con 143 CV y cambio automático, que tiene un habitáculo más o menos equivalente, más maletero... y supera sin problemas los 800 km de autonomía. Y sin pasar de los 35.500 euros de precio de tarifa del BMW i3 también te entraría todo un BMW Serie 3 Touring, disponible desde 32.700 euros... Pero, aunque todavía no hay precios para España, te recomiendo que no pierdas de vista al nuevo BMW Serie 2 Active Tourer

Fotos Prueba 10: BMW i3, el primer coche cien por cien eléctrico de BMW

Comentarios Prueba 10: BMW i3, el primer coche cien por cien eléctrico de BMW

  •  
    Avatar de seatjosep.
    seatjosep 17/05/2014 20:24:37

    Poco a poco los eléctricos ya están aquí. Son el futuro pero si aumenta su utilización hasta un 25%, por ejemplo, del tráfico actual, ¿como se generaría esa cantidad de electricidad?.

  •  
    Avatar de Antonio Roncero.
    Antonio Roncero, 30/05/2014 13:04:42

    Ese es uno de los problemas, seatjosep. Hay mucha incertidumbre con esto de los coches eléctricos. La tecnología está ahí, falta por solucionar la autonomía, los tiempos de recarga... y como bien dices, ver qué pasa si de repente aumentase la demanda de energía eléctrica para recargar coches.

  •  
    Avatar de Sanbasti.
    Sanbasti 06/05/2016 23:19:11

    Habría que poner más aerogeneradores, paneles fotovoltaicos y poner a otros políticos menos imbéciles, que faciliten ese cambio hacia energías limpias que estamos necesitando nosotros y la naturaleza. Y a ver si así frenamos el cambio climático ¡Que ya es hora de tomar medidas!

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"