Prueba 10: Fiat 500 L Trekking, un SUV pequeño para todo uso

Cada vez son más los SUV urbanos o todocamino pequeños, y Fiat no se iba a quedar atrás. Basado en el Fiat 500 L, la apuesta para sobrevivir en la “jungla” urbana y salir de vez en cuando del asfalto se llama 500 L Trekking, y aporta un diseño original, la versatilidad de un monovolumen, ciertas cualidades 4x4 y un precio que, con las ofertas, puede convertirlo en una opción interesante. Lo vemos en una de nuestras pruebas 10.

Lo que cambia respecto al Fiat 500 L

Por posicionarlo bien, lo primero que hay que saber es que el Fiat 500 L Trekking deriva del Fiat 500 L, la versión monovolumen del Fiat 500, sobre el que también existe una variante monovolumen de 7 plazas. Aquí tenéis la prueba del Fiat 500 Living.

¿En qué se diferencia el 500 L Trekking del 500 L normal? Pues además de crecer 12 centímetros en longitud, 2,5 en anchura y 2 en altura, el Trekking  lleva paragolpes de diseño específico, aplicaciones de aluminio en los laterales, unas llantas de 17 pulgadas exclusivas de esta versión, cristales oscurecidos, y posibilidad de elegir entre 17 opciones diferentes combinando los colores de carrocería y techo.

También hay cambios en el interior, con tapizados especiales –se puede elegir entre dos combinaciones, gris con aplicaciones en cuero, o negro con inserciones en blanco–, y  el 500 L Trekking lleva más equipamiento

¿Cuánto cuesta más el Trekking que un 500 L?

Con los precios de tarifa en la mano, la diferencia de precio de un Fiat 500 L Trekking con un Fiat 500 L es de 1.800 euros, pero hay que considerar que el Trekking añade un equipamiento adicional con una ventaja para el comprador de hasta un 40 por ciento si se sumara el precio de esas opciones por separado. Estos elementos, de serie en el Trekking, son los elevalunas eléctricos traseros, sensor de parking, cristales tintados, las llantas de 17 pulgadas con neumáticos M+S, reposabrazos traseros y el control de tracción Traction+.

¿Tiene ofertas que bajen el precio final?

El 500 L Trekking tiene un montón de ofertas, todas ellas compatibles, que reducen el precio final. Por poner como ejemplo la versión que hemos probado, con el motor 1.6 Multijet de 105 CV, que es la más recomendable de la gama, su precio de partida es de 21.700 euros. Sobre este precio ya existe una promoción de 1.700 euros, lo que deja el precio en 20.000 euros. Y a partir de aquí, si tienes un vehículo para entregar a cambio puedes beneficiarte de un descuento adicional de 1.000 euros con el BONUS Eco Fiat –sin condiciones de antigüedad mínima y con un mínimo de 3 meses de propiedad por parte del cliente–, o de 2.000 euros si te acoges al Plan PIVE.

Con las ofertas en vigor y el Plan PIVE, entregando un coche a cambio puedes ahorrar casi 4.000 euros.

 

¿Resultado? Puedes conseguir un Fiat 500 L Trekking 1.6 Multijet por 18.000 euros, 3.700 menos que su precio de partida. Y todavía puedes rebajar esa cifra en otros 1.000 euros más si financias la compra con la marca, lo que tiene una segunda ventaja: ampliación gratuita de la garantía a 4 años.

¿Es realmente el 500L Trekking una alternativa a un SUV?

Si lo dices pensando en salir de vez en cuando a pistas o caminos, sí, lo es. Incluso está mejor preparado que otros SUV a los que más que todocaminos se les debería llamar “todociudad”. Y es una buena alternativa por tres razones principalmente. La primera, la altura libre al suelo del 500 L Trekking es de 145 mm, al tener una suspensión elevada 13 mm respecto al 500 L. No es mucho, pero en algunas zonas puede marcar la diferencia entre tocar o no tocar con los bajos.

Más allá de la ciudad y del asfalto, los neumáticos M+S y el control de tracción permiten al 500 L Trekking salir con garantías a pistas o caminos en buen estado.

 

La segunda, porque viene equipado de serie con neumáticos M+S, que son toda una garantía no sólo en carreteras mojadas o con baja temperatura, también en zonas con poca adherencia, y sobre todo con nieve. Eso sí, convendría que pensaras en la posibilidad de sustituirlos por unos de verano cuando acaba la temporada fría.

Y en tercer lugar, porque aunque no hay versiones del Fiat 500 L Trekking con tracción a las cuatro ruedas –casi ninguno de sus rivales la ofrece– sí cuenta con una ayuda a la conducción, el control de tracción denominado Traction+. 

¿Cómo funciona el Traction+?

Es, ni más ni menos, que un control de tracción con una programación específica, que hace las veces de diferencial autoblocante electrónico. Para ello, frena la rueda que patina, permitiendo que llegue más fuerza del motor a la rueda que tiene más agarre.  

Se activa mediante una tecla situada entre los asientos, y sólo funciona a velocidades de hasta 30 km/h.  Junto con los neumáticos M+S, te aseguro que en algunas situaciones con ese barro que se produce con las primeras lluvias, he circulado sin problemas con el 500 L Trekking superando tramos en los que con otros SUV con tracción total y ruedas de asfalto las he pasado “canutas”. 

¿Cumple como monovolumen?

Si buscas un monovolumen, y además con 7 plazas, ahí está la versión Living del Fiat 500 L. Pero si te atrae la estética “campera” del Trekking, también cumple cuando se trata de aprovechar el espacio interior. Sobra altura en todas las plazas, y las traseras ofrecen más espacio para las piernas del que podrías pensar con lo compacto que es el coche.

Además, la banqueta trasera, dividida en dos partes asimétricas, tiene regulación en distancia para favorecer el espacio para las piernas o para el maletero. Y los asientos se abaten completamente de forma muy fácil en un único movimiento, dejando un maletero plano que puede pasar de los  412 litros (455 con la banqueta trasera adelantada) hasta los 1.480. Por espacio, desde luego, no será ¡Ah! Y el maletero cuenta con una sólida bandeja que permite dividirlo en dos planos para organizar la carga. Bajo el piso, una rueda de repuesto de emergencia.

Gasolina o Diesel: qué motor elegir

Descartando las dos versiones menos potentes en gasolina y en Diesel, salvo que pienses en el Trekking como coche para uso principalmente por ciudad, la duda entre el 0.9 TwinAir de gasolina y el 1.6 Multijet, ambos con 105 CV, es razonable, sobre todo cuando les separan 1.850 euros a favor del motor de gasolina.

Pero me quedo con el 1.6 Multijet. No sólo es más progresivo y tiene más fuerza desde bajas vueltas, lo que hace la conducción más agradable –en el TwinAir el efecto del turbo no se nota hasta casi acercarte a las 2.500 rpm­– y no requiere trabajar tanto con el embrague para salir desde parado. Las vibraciones que se notan en parado desaparecen una vez en marcha, y en utilización real gasta entre 1,5 y 2 l/100 km menos que el pequeño motor de dos cilindros de gasolina.

¿Sólo para ciudad o también viajes largos?

Si eliges bien el motor, el Fiat 500 L Trekking también te permitirá hacer viajes largos sin problemas. Tiene más ruido aerodinámico que otros SUV pequeños con menor superficie frontal, pero el ruido no llega a ser molesto. Y los ajustes de suspensión diferentes al resto de la gama, con amortiguadores más firmes, controlan bien los movimientos de la carrocería, aunque en carreteras de curvas no llega a sentirse un coche especialmente ágil o preciso, debido a una dirección de las que sabes que guían el coche por donde quieres, aunque no lo transmita.

Distintas decoraciones para los tapizados interiores. Los asientos, a pesar de su aspecto, son blandos en los laterales y no sujetan bien el cuerpo en las curvas.

 

En ciudad se maneja muy bien porque vas sentado alto, tiene un radio de giro pequeño, los mandos son suaves, la visibilidad muy buena, y además puedes elegir desde la consola el modo “City” de la dirección de asistencia eléctrica, que permite mover el volante sin apenas esfuerzo. El sistema start-stop funciona muy bien, es rápido, y no interfiere en la conducción. En cuanto al consumo, durante la prueba de la versión 1.6 Multijet de 105 CV hemos medido 7,1 l/100 km de media con ciudad, zonas de montaña y mucho tramo de autopista circulando a buen ritmo. Practicando una conducción más cuidadosa con el pedal del acelerador no es difícil bajar a medias de 6,6 – 6,7 l/100 km.

Equipamiento y opciones del Fiat 500 Trekking

El Fiat 500 L Trekking se ofrece con un único nivel de equipamiento, que ya incluye de serie una generosa dotación, con elementos como cuatro elevalunas eléctricos, seis airbags, control de velocidad de crucero, faros antiniebla con función e alumbrado en curva,  aire acondicionado, sensor de parking trasero, llantas de aleación de 17 pulgadas y sistema Uconnect con pantalla táctil de 5 pulgadas y bluetooth.

Entre las opciones que te recomendamos considerar para completar el equipamiento puedes encontrar climatizador bizona, sensores de lluvia y luz o el navegador. También es interesante el sistema “City Brake Control”, que funciona por debajo de 30 km/h y es capaz de reconocer una posible colisión y aplicar los frenos. Otras opciones destacadas, más de cara a la personalización que a la seguridad o al confort son el techo panorámico o la pintura bicolor.   

¿Cuáles son los rivales del Fiat 500 L Trekking?

Las alternativas al Fiat 500 L Trekking son los pequeños SUV de orientación urbana, como el Peugeot 2008 o el Renault Captur, aunque también en esta categoría entran los Opel Mokka y Chevrolet Traxx. En otro nivel de precio, pero también con el mismo planteamiento, está el Mini Countryman. Más pensados para uso por carretera o ciudad también está el Nissan Juke, y entre los que más se le acercan en planteamiento conviene no perder de vista al Skoda Yeti.

 

 

 

Fotos Prueba 10: Fiat 500 L Trekking, un SUV pequeño para todo uso

Comentarios Prueba 10: Fiat 500 L Trekking, un SUV pequeño para todo uso

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"