Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio


Hemos probado la versión deportiva del SUV mediano Alfa Romeo Stelvio probado en Auto10. No es un simple acabado sport, sino un auténtico deportivo de muy altas prestaciones con 510 CV. Se llama Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio y cuenta con el mismo motor del Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio, pero añade la tracción total Q4, además de las características de la carrocería SUV familiar. Cuesta 104.000 euros y es capaz de dar enormes sensaciones en carretera o circuito, así como funcionar como un suave y confortable SUV según desee el conductor.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, motor biturbo

El Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio es un SUV de tamaño mediano con 4,7 metros de largo, con buen espacio interior y un maletero grande (525 litros con kit antipinchazos o 499 litros con rueda de repuesto), pero con una planta motriz extremadamente potente. Cuenta con un motor seis cilindros en V a 90º colocado en posición longitudinal, con 2,9 litros, dos turbos y una potencia de 510 CV a 6.500 rpm, con el corte de inyección a 7.000 rpm. Gran parte de su aprovechable potencial en conducción real en carretera viene del enorme par motor de 600 Nm, disponible desde 2.500 rpm hasta más de 5.000 rpm. Este motor empuja como una bestia desde poco más de 1.000 vueltas hasta casi el corte, es casi imposible pillarle desprevenido. Hay curvas en las que es prácticamente innecesario reducir marchas para salir disparado. En carretera puedes elegir entre ir al ataque aprovechando la gran potencia a altas revoluciones o ir también muy rápido pero con mayor suavidad, tirando de las reservas de par a medio régimen.

Gracias a la tracción total y a su peso relativamente ligero de 1.830 kg, el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos. también alcanza los 283 km/h. El sonido en el habitáculo es muy deportivo cuando sube de vueltas, desde fuera no es especialmente melódico, pero suena muy “gordo”. No faltan los petardazos al cambiar de velocidad a altas vueltas en los modos deportivos.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, cambio ZF

El cambio de serie es automático de convertidor de par de ZF, con 8 velocidades y funciona exquisitamente, tanto en modo automático, como en modo manual secuencial a través de las agradables levas de aluminio fijas en la columna de dirección. Son grandes levas como las de un Ferrari y permiten llegar a ellas sin problema en pleno giro. En conducción muy deportiva el cambio es muy rápido, con cambios de 150 milisegundos en el modo Race.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, tracción total Q4

Todo el potencial de este motor, compartido con el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio de propulsión trasera, se pone en el suelo en el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio a través de la tracción total Q4 de Alfa Romeo. No es una tracción total permanente. En situaciones normales el Stelvio Quadrifoglio funciona como un coche de propulsión trasera enviando prácticamente el 100% del par al eje trasero, sólo cuando es necesario se envía par al eje delantero hasta el 50% a cada eje, vía un eje de transmisión ligero de fibra de carbono. Con ello se mantiene una actitud deportiva notando que empuja desde atrás y ayudado por el reparto de peso al 50% en cada eje, pero se evitan las pérdidas de tracción en las arrancadas desde parado o a la salida de las curvas. Se siente en todo momento muy neutro y seguro, sin la tendencia a sobrevirar del Alfa Romeo Giulia QV.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, sistema DNA-Pro

La actitud del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio se puede variar con el sistema de modos DNA-Pro que tiene cuatro modos de conducción con los que se ajusta la entrega de potencia, la activación de los controles de estabilidad, la dirección, el cambio, la tracción total, la suspensión y hasta la climatización. El vehículo arranca en N (Natural) en el que se ofrece la potencia disponible con cierta suavidad muy útil en conducción tranquila o en ciudad, con un inicio de acelerador suave, pero que te entrega lo que pidas según vayas acelerando más fuerte. El modo A (Advance Efficiency) es un modo ecológico que busca una entrega más suave del motor. Los modos deportivos son el D (Dynamic) y el Race. El primero cambia la actitud del acelerador, el cambio, la suspensión, la dirección, la actuación de las ayudas y la respuesta general del vehículo para hacer una conducción deportiva sin concesiones con cambios ultrarrápidos, un sonido más deportivo y una actitud más alerta en general. El modo Race directamente desconecta las ayudas de conducción, pone la suspensión aún más firme y abre las válvulas de sonido del escape desde el ralentí.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, Torque Vectoring

El comportamiento del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, como hemos contado, es muy neutro, con una dirección con pocas vueltas de volante, un tren delantero que cambia de dirección muy rápido, y una vez que apoya el coche aguanta sin balanceos la trayectoria. En el circuito, superando los límites de los Pirelli P Zero "AR" (especiales para este coche), primero se muestra ligermente subvirador, por lo que hay que controlar la velocidad de entrada a la curva. Si lo haces puedes llegar a sentir un ligero y breve sobreviraje a la salida. El comportamiento está influenciado por la tracción total, pero también por el diferencial trasero con reparto electrónico de par (Torque Vectoring). Varía la cantidad de par que le llega a cada rueda trasera según las circunstancias. A la entrada a una curva reduciendo fuerte es capaz de mandar más par a la rueda interior para que retenga más y ayude al coche a que gire también desde atrás. A mitad de giro comienza a enviar más par a la rueda exterior aumentando gradualmente el porcentaje según se pisa más el acelerador para que el coche termine el giro con esa actitud de propulsión trasera.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, actitud racing

La postura de conducción es de SUV, pero las sensaciones son de coche deportivo. La suspensión tiene amortiguación variable con una rodadura tirando a firme que se endurece con los modos deportivos, aunque las grandes compresiones se filtran muy bien. La actitud general cambia de SUV premium algo firme cuando conduces tranquilo a un coche muy ágil y hasta divertido en conducción deportiva con los modelos D o Race. Aunque su rival Mercedes-AMG GLC 63 pueda tener una sensación más exclusiva, el Stelvio Quadrifoglio puede ser más divertido para el conductor deportivo, quedando a la par que el Porsche Macan Turbo pero con un 21% más de potencia. Por algo ha podido marcar el récord en Nürburgring para SUV de calle, con un tiempo de 7'51".

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, uso diario

El motor de 510 CV, el comportamiento deportivo y el acabado Quadrifoglio son los protagonistas, pero este coche tiene que convencer en la utilización diaria y para ello cuenta con tres alicientes: el consumo aceptable en conducción suave, la buena sensación premium del interior y el precio de 104.000 euros, alto pero no desorbitado. En cuanto al consumo, este V6 2.9 Biturbo cuenta con desactivación de una bancada de cilindros en conducción tranquila cuando no se demanda aceleración y ha conseguido homologar 9 litros/100 km en combinado, probablemente sean 11 litros en conducción real tranquila, pero en un coche grande de 510 CV está muy bien. El Macan Turbo, con 110 CV menos, ha homologado sólo 0,1 litros menos y el GLC 63, que tiene la misma potencia, homologa 1,7 litros más cada 100 km. Parte de esta ventaja del Alfa Romeo está en su ligeraza con casi 200 kg menos que sus dos rivales y sin perjudicar el espacio interior.

Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, exclusividad y equipamiento

Con un precio de 104.000 euros, el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio se mete en primera división, donde no sólo vale tener 510 CV un gran comportamiento, también hay que dar confort, buenos materiales y equipamiento. Consigue ofrecer un aire exclusivo con muchos apliques de fibra de carbono, cuero en el salpicadero, asientos mixtos de cuero y Alcantara, un volante esculpido y una pantalla multimedia grande. El tacto y las sensaciones son buenas, ligeramente por debajo de un Mercedes-AMG, pero suficiente para agradar. En opción se puede montar un volante con partes de Alcantara y unos asientos deportivos Sparco con estructura de fibra de carbono que probamos en una unidad y que recomiendo a los conductores más deportivos, aunque cuestan 4.075 euros. Más adelante se ofrecerán frenos de carbono como los del Giulia QV (8.000 €). Hay pocas opciones con coste más, como el techo panorámico, el sistema de audio Harman/Kardon o los colores de carrocería y de pinzas de freno, pero creo que el control de crucero adaptativo debería ser de serie en este coche y no cobrar 1.329 euros por él. No obstante, es una alternativa muy seria para quien busque un coche familiar, exclusivo y muy deportivo, que además se sale de la norma de la elección habitual alemana y ofreciendo unas sensaciones de conducción radicales para esos ratos sin la familia.

Fotos Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio

Comentarios Prueba Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"