Prueba DS 3 Crossback E-Tense: ¿cómo se comporta fuera de la ciudad?

Con un enfoque claramente urbano, sacamos al DS 3 Crossback E-Tense a la carretera para comprobar cómo se mueve a base de kilovatios.

El DS 3 Crossback es un modelo que desde su concepción original ha sido orientado para realizar muchos kilómetros por ciudad. Si a esto le añadimos que en nuestra prueba de hoy nos ponemos a los mandos de su variante eléctrica E-Tense, está aptitud se refuerza todavía más, dado que en ese entorno urbano es donde consigue los mejores consumos y disfruta de ventajas por lucir la etiqueta 0 emisiones. Pero, ¿cómo se comporta en carretera abierta? Por aquí te lo cuento.

Antes de emprender nuestro viaje hasta la bonita localidad madrileña de Chinchón, nos adaptamos a los mandos del DS 3 Crossback E-Tense. Lo primero que llama la atención es la utilización en gran medida del rombo para el diseño del salpicadero. Me parece uno de los más originales del mercado y va unido a un gran ajuste de materiales, de diferente calidad según el acabado escogido, aunque siempre desde un nivel de marca premium.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

En este DS 3 Crossback E-Tense no encontrarás grandes diferencias respecto a sus versiones de combustión, más allá del anagrama de la versión colocado en el pomo del cambio, así como unas pantallas específicas sobre el funcionamiento del sistema eléctrico tanto en el panel de instrumentación digital como en la pantalla multimedia.

Una de las primeras cosas a las que deberás acostumbrarte es que los mandos que accionan los elevalunas eléctricos no se encuentran en las puertas, sino en la consola central. Esta disposición no muy normal ha provocado, en mi opinión, que el selector de los modos de conducción haya quedado demasiado alejado del conductor, que al final es el que lo utiliza.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

Por otro lado, no existen mandos físicos para controlar la climatización, de manera que en caso de cambiarla deberás primero apretar el botón de acceso directo y luego modificar la temperatura en la pantalla. Actualmente hay muchos detractores de este método, pero como decía antes de los elevalunas, yo creo que solo es acostumbrarse.

Coloco el asiento del DS 3 Crossback E-Tense, que va colocado un poco más alto que en un utilitario de este tamaño y tiene un mullido muy cómodo, y el volante, con un buen equilibrio entre su tamaño y grosor. Ya solo nos queda apretar el botón, con forma de rombo como no podía ser de otra manera, para ponernos en marcha.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

Prueba DS 3 Crossback E-Tense: nos vamos de ruta

Quizás resulte algo obvio, pero apretando ese botón no se produce ningún ruido por parte del motor eléctrico de 100 kW (136 CV). Tanto solo aparecerá la palabra “ready” en el panel de instrumentación como señal de aviso. A la ahora de avanzar ya tendrás que tomar tu primera decisión porque podrás elegir entre ir entre la letra “D”, la marcha normal, o la “B”, que retiene algo más al DS 3 Crossback E-Tense. Para mí el segundo es ideal para la ciudad, ayudándote a utilizar mucho menos el pedal del freno, pero la pena es que solo tiene un nivel de funcionamiento frente a otros modelos de la competencia que ofrecen varios.

Metros después llega la segunda decisión. Este DS 3 Crossback E-Tense ofrece tres modos de conducción en los que varía principalmente la potencia que ofrece su motor eléctrico. De nuevo hablando de la ciudad, todavía no hemos salido de ella, el Eco me parece el mejor ya que no necesitas grandes aceleraciones. Si circulas en tus trayectos por vías de circunvalación quizás si debas pasar ya al Normal, el que ponemos justo cuando empezamos a abandonar las últimas urbanizaciones de la capital.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

En el caso de que todavía no hayas conducido un coche eléctrico debes conocer que el par motor se ofrece al completo, en este caso 260 Nm, de forma instantánea. Esto provoca una sensación de una mayor potencia disponible en los primeros metros y cierta ligereza al conjunto. Y es que no hay que olvidar que la “conversión” a eléctrico hace que el DS 3 Crossback engorde 320 kilos en la báscula (comparado con el BlueHDi 130), eso sí, sin perder capacidad para el maletero (350 litros). Lo notarás en cuanto lleguen las primeras curvas cerradas o lentas, pero como decía al principio de este párrafo, en cuanto aceleras para salir del viraje te olvidas rápido del citado lastre. A la hora de adelantar en carreteras de un sentido, te permitirá hacerlo con total confianza, sin ni siquiera tener que utilizar el modo Sport para ello.

La dirección de este DS 3 Crossback E-Tense es como la de sus versiones de combustión, no es muy comunicativa, y se nota un cambio en las suspensiones. Desde la marca nos contaron que se han modificado las suspensiones traseras, para adaptarse al peso adicional de la batería, lo que a mi parecer las ha dejado con un tarado un poco duro. Con todo esto, el modelo francés no llega a ser de los mejores eléctricos en dinámica, pero no se encuentra muy alejado.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

Justo antes de llegar a Chinchón, que la carretera se serpentea un poco, activamos el modo Sport y sentimos todos los kilovatios disponibles bajo el acelerador. Con este pequeño tramo más animado el consumo final obtenido es de 16,1 kW, lo que me pareció bastante bueno. La pena es que con lo bien diseñado que está el panel de instrumentación digital, tengas que mirar este dato apretando un botón en el extremo de la piña derecha.

Nos quedaría hablar de la autonomía del DS 3 Crossback E-Tense. Al empezar la ruta, con el coche cargado al 100 %, el ordenador de a bordo reflejaba 260 kilómetros (homologa 320 km). Con mi consumo obtenido hubiera podido recorrer 310 kilómetros. Al terminar no lo tuvimos que cargar, pero a modo informativo debes saber que tardará 16 horas en una toma casera de 3,7 kW, 8 horas en un Wallbox de 7,4 kW y 5 horas en un poste de 11 kW. Incluso en un cargador de 100 kW se podría llegar al 80 % en media hora.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

Prueba DS 3 Crossback E-Tense: precios y acabados

Un aspecto importante que deberás tener en cuenta a la hora de comprar un DS 3 Crossback E-Tense es que su gama de acabados es más corta que en las versiones de combustión. En concreto pasamos de seis a cuatro opciones, desapareciendo el Chic que da acceso a la gama y dejaría el precio final más bajo, así como el nuevo Connected Chic cuya información puedes encontrar arriba.

Por tanto el primero, que daría acceso a este DS 3 Crossback E-Tense es el So Chic. Como indicaba anteriormente no es un primer acabado al uso, pero teniendo en cuenta que el Performance Line cuesta solo 650 euros más con elementos extras como el Pack Safety 5*, los faros DS Matrix LED Vision, el DS Conencted Box, los sensores de aparcamiento o las llantas de 18 pulgadas, bien merece la pena la inversión.

Prueba DS 3 Crossback E-Tense

Aunque quizás el acabado Performance Line, que recientemente se le ha unido el Performance Line+, te parezca demasiado deportivo para lo que buscabas en tu DS 3 Crossback E-Tense. Entonces deberás elegir entre el So Chic y el Grand Chic cuya diferencia es bastante grande (hablamos de 4.800 euros). Encima muchos de los elementos que tiene el más alto, no aparecen ni como opcionales en el bajo.

Fotos Prueba DS 3 Crossback E-Tense: ¿cómo se comporta fuera de la ciudad?

Comentarios Prueba DS 3 Crossback E-Tense: ¿cómo se comporta fuera de la ciudad?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"