Prueba Kia Optima PHEV, la mejor berlina híbrida

Con 205 CV, el Optima PHEV cuenta con potencia más que suficiente y unos consumos muy contenidos. Por precio y equipamiento se convierte en una opción muy recomendable.

Kia Optima PHEV

Vivimos una época en la que los coches movidos por gasóleo tienen el panorama muy negro, sobre todo tras el anuncio del Gobierno de subir los impuestos a este combustible. Esto afecta con fuerza a segmentos como las berlinas, donde eran predominantes, pero siempre podremos encontrar soluciones. Hoy probamos el Kia Optima PHEV que gracias a su sistema híbrido enchufable se convierte en una opción ecológica y certificada por la pegatina “Cero emisiones”.

¿Qué cambia respecto a la gama Kia Optima?

Si comparamos a nuestro Kia Optima PHEV con el resto de la gama del modelo coreano encontramos diferencias exteriores evidentes. Por ejemplo, los parachoques de ambos extremos de la carrocería se han estilizado para conseguir una mejor aerodinámica y también en este sentido se ha incluido una parrilla activa.

Kia Optima PHEV

Después encontraremos detalles como el logo ECO plug-in en las aletas delanteras y en la parte trasera, la tira azul en la zona más baja de las puertas, parachoques trasero o en la parrilla y las llantas específicas de 17 pulgadas, que como habrás podido ver en las fotografías tapan más superficie que unas convencionales.

Por dentro apenas notarás diferencias respecto a otro Kia Optima. Si es verdad que incorpora un panel de instrumentación diferente, botones específicos (Active ECO y HEV) justo al lado de la palanca de cambios automática o infografía especial en su pantalla multimedia. Aunque el tener las baterías ha provocado una merma considerable en la capacidad del maletero que baja de 510 a 307 litros, cifra por debajo de un Kia Rio (325 litros), que deberemos tener muy en cuenta.

Kia Optima PHEV

El interior del Kia Optima PHEV

Ya que nos hemos adentrado en el interior del Kia Optima PHEV puedo comentaros que me gustó el puesto de conducción. La posición es buena con los botones bien colocados, los asientos son cómodos para viajar, el volante cuenta con un tamaño adecuado y sus botones parecen resistentes, mientras que la calidad que percibo de los materiales es alta con unos ajustes en el mismo nivel.

Como indicaba anteriormente, el panel de instrumentación cambia dando entrada a una nueva esfera para el comportamiento híbrido de nuestro Kia Optima PHEV en sustitución del cuentarrevoluciones. Su estética es limpia y me gusta el buen tamaño del ordenador de a bordo, que por seguridad no deja tocar alguna de sus funciones cuando vamos en marcha.

Kia Optima PHEV

Sobre la pantalla multimedia hay que señalar que sin ser muy rompedora en su interfaz, es fácil e intuitiva para todo tipo de usuarios. No le faltan aspectos importantes como la conectividad para el móvil, el navegador firmado por TomTom o la posibilidad de utilizar tanto Android Auto como Apple Car Play. Su única pega es la cámara de visión trasera, que si bien cuenta con un campo de visión de casi 360 grados, su calidad está un poco por debajo de su competencia.

Pasando a la zona trasera no te asustes si ves dos rejillas de aire en los laterales de la butaca, son para que “respiren” mejor las baterías. Estas plazas me han parecido también cómodas como las delanteras, con una inclinación muy bien conseguida, pese a que quizás pueda faltar algo de altura. Otro aspecto a reseñar es que las suspensiones son muy cómodas en esta zona.

Kia Optima PHEV

Para concluir con el habitáculo del Kia Optima PHEV, tengo que comentar que dentro del único equipamiento del que dispone se monta de serie un excelente equipo de sonido firmado por Harman Karder, ideal para los amantes de la música. Su contra es que los altavoces colocados en la bandeja trasera sobresalen considerablemente por debajo de ella, por lo que hay que tener cuidado al cargar el coche para que no sean golpeados (o incluso durante la marcha con algún objeto suelto).

Prueba Kia Optima PHEV: en marcha

Apretamos el botón gris de encendido y nos vamos de ruta con nuestro Kia Optima PHEV. Como todos los híbridos, si las condiciones lo permiten, arrancamos en modo eléctrico con el silencio como nuestro acompañante. Cuando cogemos velocidad ya entra en marcha el motor de gasolina, que no se muestra muy ruidoso gracias al buen funcionamiento de la caja de cambios automática.

Kia Optima PHEV

De primeras nos damos cuenta, tanto si dejamos al coche actuar como si manejamos nosotros el cambio de forma secuencial, que el Kia Optima PHEV tiene una buena aceleración. Está claro que con los 205 CV que declara la berlina coreana vamos más que sobrados para todo tipo de recorridos y cargas.

Otro aspecto que siempre miramos en los híbridos es ese extra de peso que suman por las baterías, pero en el Kia Optima PHEV son apenas 100 kg más, que la mayoría de los usuarios no notarán en la dinámica. Las suspensiones se han tarado para conseguir una gran comodidad y la dirección yo pediría que fuera algo más precisa, pero esto último podría ser una cuestión de gustos.

Kia Optima PHEV

Podríamos decir que el Kia Optima PHEV tiene varias personalidades. Una de ellas se da cuando activamos el modo “Active ECO”, cuando el modelo coreano se vuelve más suave en su respuesta con el fin de ahorrar unos litros de combustible. Luego sería cuando circulamos con o sin carga en la batería. Con la primera de las opciones los consumos bajan en carretera hasta unos irrisorios 3 litros, mientras que en el segundo de los casos la cifra sube hasta los 6,5 litros, por lo que será muy importante tener siempre la máxima carga disponible.

Además, este tipo de motorizaciones permiten un gran ahorro en ciudad, donde registramos unos buenos 5,3 litros con la batería vacía, y son menos sensibles a subir los consumos comparados con bloques de gasolina independientes.

Cargar el Kia Optima PHEV

Recordando lo dicho en el punto anterior, varían mucho a nuestro favor los consumos de nuestro Kia Optima PHEV si podemos tener la batería cargada. Hay que tener en cuenta, por lo menos durante el tiempo que tuvimos nuestra unidad de pruebas, que el sistema nunca deja bajar la carga por debajo del 10 %, lo que te permite siempre contar con esa ayuda, ya sea para reducir consumos o mejorar la aceleración, proporcionada por la electricidad.

Kia Optima PHEV

El Kia Optima PHEV viene de serie con un cargador que podemos enchufar en una toma casera, donde yo hice la prueba. El cable tiene una buena longitud y cuenta con un transformador en donde vemos si está enchufado (power), cargando (charge) o si tiene algún error de suministro (fault). Al conectarlo además, se enciende una luz blanca en la toma del coche y otra verde en lo alto del salpicadero.

Dependiendo de la carga con la que empieces este proceso, que se activa desde la pantalla multimedia, podrá durar más o menos. En mi caso empezamos en un 13 % y el tiempo estimado fue de 5 horas y 20 minutos, ideal para dejarlo por la noche y salir al día siguiente “con las pilas cargadas”. Si esta operación la realizas en un lugar público no te preocupes por el cable, durante la maniobra queda anclado al coche y no te lo podrán quitar.

Kia Optima PHEV

Kia Optima PHEV ¿es la mejor opción?

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un Kia Optima PHEV es que sólo está disponible para la carrocería sedan. Es una pena, ya que creo que con el SW o familiar se hubiera disimulado mejor la merma de capacidad en el maletero. Además, sólo cuenta con un equipamiento que es bastante completo.

La otra opción que tenemos para el Kia Optima es el motor diésel 1.7 CRDi de 141 CV, que con su acabado más alto y el cambio automático, para igualarlo con el PHEV, es unos 7.000 euros más barato. La diferencia como puedes apreciar es bastante grande, pero siempre deberás tener en cuenta a favor de nuestro protagonista su notable potencia, unos consumos, sobre todo en ciudad, no muy lejanos del diésel y una sonoridad interior menor.

Kia Optima PHEV

Los rivales del Kia Optima PHEV

Esta lista seguramente será mucho más grande dentro de pocos años, pero ahora mismo podríamos decir que el gran rival del Kia Optima PHEV es el Volkswagen Passat GTE. A favor de la berlina coreana está su precio (unos 10.000 euros más barato con la oferta actual), un mayor espacio interior para los ocupantes y un equipamiento más dotado, ya que muchos elementos se pagan como opcionales en el alemán (detector de ángulo muerto, asistente de luces o alarma de cambio involuntario de carril, como ejemplos). Del Volkswagen podríamos argumentar que tiene más maletero, más potencia, levas en el volante para controlar el cambio y un poquito más de calidad en sus materiales.

Las otras opciones parecidas a nuestro Kia Optima PHEV son el Hyundai IONIQ, mucho más pequeño, o las berlinas premium tanto de BMW con su Serie 3 330e o Mercedes con su Clase C 350e, con precios mucho más caros. Por tanto se podría decir que con su naturaleza, el modelo coreano es la mejor de las opciones.

Fotos Prueba Kia Optima PHEV, la mejor berlina híbrida

Comentarios Prueba Kia Optima PHEV, la mejor berlina híbrida

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"