Prueba: Peugeot 208 GTi 30th, el auténtico heredero del 205 GTI

Peugeot 208 GTi 30th

Peugeot nos invita a ponernos a los mandos del nuevo Peugeot 208 GTi 30th en el mejor lugar posible para comprobar si esta edición limitada del Peugeot 208 GTI cumple lo que promete: el Circuito del Jarama. Una prueba muy corta, pero suficiente para poder afirmar que esta edición limitada del 208 GTI reproduce a la perfección el espíritu de aquel 205 GTI que, 30 años después, sigue más vivo que nunca.

 

Peugeot 208 GTi 30th

Y es que en nuestra prueba 10 del Peugeot 208 GTI ya contábamos que la versión más deportiva del utilitario de Peugeot responde a lo que buscan los clientes en la actualidad: un deportivo polivalente, y fácil de conducir. Las cosas han cambiado mucho y las ventas de estas versiones son en la actualidad muy pequeñas. Para que te hagas una idea, el año pasado se vendieron en España 70 unidades del 208 GTI, cuando 10 años antes las versiones GTI y RC del utilitario de Peugeot superaban las 1.000 unidades.

Mucho más que una "chapa" con un número de serie

Pero además de la importancia de tener un coche así por lo que representa como imagen de marca, en Peugeot han pensado en esos pocos clientes que todavía buscan un coche con carácter. Y lo tenían muy fácil: sólo había que recuperar el auténtico espíritu del Peugeot 205 GTI, y para ello nada mejor que aprovechar el 30 aniversario del mítico modelo, la base del actual Peugeot 208 GTI, y dejar hacer a los técnicos e ingenieros de Peugeot Sport.

 

Peugeot 208 GTi 30th

El resultado es el la serie limitada Peugeot 208 GTI 30th, y te aseguro que estamos ante un coche que no es sólo un 208 GTI con una decoración especial, asientos tipo baquet y una chapa con un número de serie. Son 26 horas de trabajo las que se necesitan para transformar un GTI eficaz pero tan dócil como podría serlo un utilitario turbodiésel en toda una máquina capaz de acelerar el pulso cuando vienen las curvas, sin necesidad de contar con un montón de caballos bajo el capó.  Veamos dónde están las diferencias.

Lo que cambia respecto al Peugeot 208 GTI

Por eso no esperes un aumento drástico de la potencia, tampoco le hace falta. El motor 1.6 turbo de inyección directa del 208 GTI gana 8 CV de potencia para llegar a los 208 CV a 6.000 rpm,  y entrega 25 Nm más de par, para una cifra máxima de 300 Nm a 3.000 rpm. Recordemos que este motor puede llegar a los 270 CV, que es lo que rinde en otra de las versiones deportivas de Peugeot preparadas por Peugeot Sport, el Peugeot RCZ R.

 

Peugeot 208 GTi 30th

Los cambios se centran en una gestión electrónica específica, mayor presión de inyección (aquí alcanza los 200 bares) y, lo que más se nota sobre todo por su bonito sonido –que tampoco llega a ser molesto–, una nueva línea de escape.

 

Peugeot 208 GTi 30th

Pero lo importante está en el chasis. La altura al suelo se rebaja en 10 mm, las ruedas se desplazan hacia afuera para aumentar las vías 22 mm delante y 16 mm detrás, los amortiguadores son más firmes, y también se ajustan los reglajes de convergencia y caída, redondeando el panorama con unos magníficos Michelin Pilot Super Sport en medida 205/40 ZR18 (por los 205/45-17 del 208 GTI) y, aquí viene lo bueno, frenos potenciados con discos delanteros de 323 mm en vez de 302 con pinzas Brembo de 4 pistones y un diferencial Torsen delantero.

Eficaz y divertido

Eficaz y divertido, pero difícil de conducir si querías ir rápido. Así era el Peugeot 205 GTI. Del 208 GTI podemos decir lo primero... y también lo segundo si decides desconectar el control de estabilidad ESP, que a diferencia de otros modelos de la gama no vuelve a conectarse al superar los 50 km/h.

Peugeot 208 GTi 30th

 

Peugeot ha buscado intencionadamente un comportamiento muy ágil, con un tren trasero de esos que se hacen algo más que simplemente insinuarse cuando levantas el pie derecho si estás acelerando con el coche apoyado, y que requiere frenar con el volante absolutamente recto. Por cierto, que los frenos y los neumáticos se notan a la hora de apurar, y mucho.

Peugeot 208 GTi 30th

 

En términos técnicos, podemos decir que el 208 GTI es un coche de comportamiento más bien neutro, mientras que el 208 GTI 30th es claramente sobrevirador –coloquialmente: da el "culo"– en conducción deportiva y requiere mayor habilidad al volante para llevarlo deprisa en carreteras de curvas. Traducido: es un coche mucho más radical, ágil y divertido.  

 

Peugeot 208 GTi 30th

Aunque el motor empuja mucho y bien, sobre todo a partir de las 2.500-3.000 rpm, el diferencial Torsen se encarga de que la motricidad sea magnífica sin provocar tirones en la dirección, aunque si llevas el el ESP conectado tampoco tendrá que trabajar en exceso. Sin probarlo en carreteras de calle no puedo asegurar que la firmeza de la suspensión no pase factura fuera de un circuito, pero me atrevo a decir que sigue siendo un coche perfectamente utilizable. Además, gracias al aumento de potencia y a unos desarrollos ligeramente más cortos no sólo mejora las prestaciones del 208 GTI –rebaja 0,3 décimas la aceleración de 0 a 100 km/h, parando el crono en 6,5 segundos–, es que al montar start/stop, homologa un consumo medio litro inferior, de 5,4 l/100 km.  

 

Peugeot 208 GTi 30th

¿Qué mejoraría yo? Pues el tacto del cambio, que cuando vas realmente rápido no resulta todo lo preciso que me gustaría... y ese diseño con el volante pequeño y la instrumentación por encima, más por lo segundo que por lo primero, pues a diferencia de lo que sucede en el Peugeot 308, en el 208 me cuesta encontrar una postura cómoda en la que el aro del volante no oculte parte de la instrumentación.

Vestido de aniversario

A parte de todos los cambios que afectan al comportamiento dinámico, el Peugeot 208 GTI 30th recibe una decoración específica que además de las llantas incluye color de carrocería en rojo rubí, negro perlado o la exclusiva combinación bicolor en negro mate con rojo brillante. En el interior, alfombrillas en rojo, elementos lacados en negro, la plaquita con la numeración de la serie y, lo que más se agradece, unos asientos baquet que al menos al que esto escribe le quedaban como un guante.

 

Peugeot 208 GTi 30th

El precio del Peugeot 208 GTI 30th es de 26.930 euros. Comparado con el 208 GTi, que cuesta 23.130 euros, la diferencia es de 3.800 no me parece excesiva considerando lo que ofrece esta versión, sobre todo si, como es mi caso, puedes añadir a la lista de diferencias tangibles –se me olvidaba, el navegador también es de serie– la que existe en sensaciones al volante tras haber conducido los dos.

 

Peugeot 208 GTi 30th

Porque por confort, practicidad o incluso consumo, el 208 GTI 30th puede seguir cumpliendo como coche para todos los días prácticamente igual lo hace el 208 GTI. Pero este último no puede acercarse del mismo modo a la eficacia en conducción deportiva que presenta la edición 30 aniversario.  ¿El problema? Pues que de momento se va a quedar en eso, en una serie limitada, y de las 1.000 unidades que se van a fabricar sólo 20 se adjudican a España. Y a la hora de escribir esto nos aseguran que ya hay 19 reservas en firme.

 

Fotos Prueba: Peugeot 208 GTi 30th, el auténtico heredero del 205 GTI

Comentarios Prueba: Peugeot 208 GTi 30th, el auténtico heredero del 205 GTI

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"