Prueba Renault Twingo 0.9 TCe, el urbano alternativo

Renault Twingo 0.9 TCe

Todas las ideas que tenías sobre el Renault Twingo ya las puedes borrar de tu mente, porque el pequeño urbano francés ha cambiado por completo. Mientras que antes se “conformaba” con carrocerías de tres puertas, ahora se lanza al mercado con cinco puertas y “todo atrás”. Sí, has leído bien, el motor esta... ¡bajo el piso del maletero!

El juego

El encargado de los últimos diseños de Renault es Laurens Van den Acker. Bajo su mandato salieron a la luz varios prototipos englobados en una flor donde el Twin’Z era el pétalo del juego. Si has pinchado en el enlace habrás podido comprobar que prácticamente calcaba todas las líneas que tiene el actual Renault Twingo: parilla que va de faro a faro con las lentes separadas, pasos de rueda marcados pero sin sobresalir mucho y línea de cintura curvilínea.

Renault Twingo 0.9 TCe

La parte trasera también se parece mucho, con una luneta que acaba en negro a mitad del coche, con los faros a los lados y el motor, del que te hablaré más adelante, ubicado detrás del parachoques. Algunos nostálgicos podrán decir que ese “culo” lo vieron en el Renault 5 y no les faltará razón.

Otro prototipo en el que pudimos aventurar al nuevo Renault Twingo fue el Twin’Run, aunque este modelo, que bien podría adelantar las líneas de una versión firmada por RS, era bastante desproporcionado tanto en motor como en algunos detalles como el alerón trasero.

Renault Twingo 0.9 TCe

En lo que no vamos a fijarnos en los concept anteriores es en el interior. Cuando accedes al Renault Twingo tienes que “escalar” porque su suelo es más alto de lo normal. Esto provocará cuando te sientes que puedas obtener una visión más alta de la carretera, que recuerda en cierta medida a la sensación que ofrece ir montado en algún SUV, salvando las distancias. Su volante, con un buen tamaño, sólo puede ser regulado en altura y aunque tiene algunos mandos en su parte delantera, sigue escondiendo otros como el sonido/conexión del móvil detrás de él. El panel de instrumentación cuenta con un ordenador de a bordo y el velocímetro, ausentándose el cuentarrevoluciones.

Si nos fijamos en el salpicadero, vemos que tiene muchas formas redondeadas y ha sucumbido a la personalización como otros de sus competidores (te hablamos de ello durante su presentación). Nuestra unidad de pruebas combinaba el negro con el rojo exterior, que le daba un aspecto alegre y desenfadado. Los ajustes de los plásticos están bien trabajados con materiales fabricados para que duren mucho tiempo.

Renault Twingo 0.9 TCe

Encontrarás pocos huecos para dejar objetos, ya que en las puertas no hay y en el centro existe un cajón móvil que se puede encajar en el túnel central, justo debajo de los mandos del clima, pero que de ubicarlo ahí nos quitaría el acceso a los posabebidas. La guantera, pese a que no hay motor en la parte delantera, es pequeña.

Renault Twingo 0.9 TCe

La parte trasera está configurada con dos asientos que podrían incluso alojar a dos adultos, que tendrán buen espacio por arriba aunque un poco justo en las piernas, cosa de la longitud. Estos asientos se abaten por completo dejando una superficie plana que cubica 980 litros, por los casi 220 litros cuando los asientos van en su sitio. Una capacidad considerable si tenemos en cuenta que allí se encuentra ubicado el motor del que voy a hablar a continuación.

Estructura del motor atrás

Una peculiaridad que tenían tanto el Twin’z como el Twin’Run era que llevaban los motores colocados en la parte trasera. Todo esto unido a que el desarrollo del Renault Twingo se llevó a cabo junto con smart (ver presentación del fortwo y forfour) explica las razones del porqué de su colocación en esta posición.

Renault Twingo 0.9 TCe

Y este punto es quizás es el que le diferencie frente a toda la competencia del segmento de los urbanos, donde lo normal son coches con motores y tracción delantera. Para poder colocarlo en el maletero se ha ajustado la inclinación de todos los elementos, porque el bloque es el mismo tricilíndrico 0.9 TCe de 90 CV que llevan tanto el Renault Clio como el Renault Captur.

Cuando más notarás el “todo atrás” es en las aceleraciones. Digamos que la sensación es la de conducir un deportivo, característicos por su tracción trasera, a pequeña escala, que lo hace más divertido que otros modelos de la competencia. Además, debido al poco peso en la parte delantera se nota que se levanta un poco el morro al acelerar y baja al frenar. El sonido dentro del habitáculo es casi idéntico a otros tricilíndricos, pese a que la capa que aísla el propulsor no parece muy grande. En algunas circunstancias puedes notar, eso sí, que el maletero coge temperatura, pero nada preocupante, la verdad es que el motor está muy bien aislado.

Renault Twingo 0.9 TCe

Otra de las situaciones provocadas por la colocación trasera del motor es que el habitáculo ha sido adelantado. Se nota cuando giramos, sobre todo en espacios pequeños, ya que las referencias no son iguales, aunque no tardarás en acostumbrarte. Las ruedas también se benefician de esta situación ya que pueden conseguir un mayor ángulo de giro para ellas y para el coche. Es sin duda sorprendente los pocos metros que necesita el Renault Twingo para maniobrar. La única penalización es que el lugar donde reposa el pie izquierdo, cuando no estamos embragando, se ha quedado un poco retrasado y puede crear alguna molestia.

Al volante, el Renault Twingo es muy manejable por ciudad, se mueve como pez en el agua. Y en vías rápidas mantiene un buen aplomo. En carreteras de curvas, o por ejemplo cuando tienes que afrontar una rotonda, el Twingo ofrece un comportamiento que prima la seguridad sobre cualquier la agilidad, a pesar de su tamaño y de su configuración mecánica. Y eso se nota con unos reglajes de suspensión que hacen  que el coche se muestre muy subvirador, esto es, tiende a irse "de morro" aunque fuerces la situación. Y si el firme no tiene mucha adherencia y te pasas con el pedal del gas, no hay problema, ahí está el control de estabilidad ESP, para evitar que en ningún caso la zaga quiera adelantarte.

Renault Twingo 0.9 TCe

Faltaría hablar del comportamiento del Renault Twingo con este motor. Si ya nos pareció bueno para el Renault Clio o el Captur, para el pequeño de la casa lo convierte en un coche juguetón y ratonero. Aunque quizás es un poco “gastón” si vas con un poco de alegría. Lo normal es que se mueva entre 5 y 6 litros cada 100 km, pero como te descuides y te dejes llevar por su sonido y su capacidad de aceleración, lo normal que pases con facilidad de los 8 l/100 km. Por si acaso, y para "ayudarte" a gastar menos, tienes disponible el modo ECO; no se nota mucha pérdida de rendimiento, pero algo hace, al intervenir sobre la respuesta al pedal del acelerador.

¿Hay alternativa al TCe 90?

Actualmente el Renault Twingo se oferta con dos motores tricilíndricos, el que estamos comentando en esta prueba y el SCe de gasolina con 71 CV. La diferencia entre ambos modelos con el mismo equipamiento es de 900 euros, aunque creemos que sólo deberías coger el motor más pequeño si vas a hacer muy pocos kilómetros al año y por entornos urbanos a pequeñas velocidades. En cualquier otro caso siempre es mejor la versión de 90 CV.

Renault Twingo 0.9 TCe

Todavía sin confirmar, el Renault Twingo debería de recibir a lo largo del año una caja de cambios automática EDC para aquellos que quieran olvidarse del todo del pedal del embrague. 

¿Qué opciones tengo para el TCe 90?

En el caso del motor TCe 90 sólo está disponible el nivel de equipamiento Zen. Equipa en el Renault Twingo el asistente de frenado de emergencia, aviso de salida del carril, ayuda de arranque en pendiente, faros antiniebla, indicador presión neumáticos, limitador de velocidad, aire acondicionado (el climatizador vale 250 €), stop&start, tomas USB y conexión Bluetooth.

Renault Twingo 0.9 TCe

De los opcionales te recomiendo el “Pack Tecno” que por 1.000 euros incluye la cámara de visión trasera con avisador por radar, el R-Link con pantalla de 7 pulgadas y el Navegador TomTom. Para los más deportivos hay un “Pack Sport” que cambia la apariencia exterior e interior del Renault Twingo, además de añadir el “Striping” o vinilo en el lateral. Por último se encuentra el “Pack asientos” que añade calefacción a las butacas delanteras y un anclaje ISOFIX para el copiloto.

Frente a la competencia

El rival principal que tiene el Renault Twingo es el smart forfour. Ambos comparten estructura aunque se diferencian bastante bien tanto por fuera como por dentro. En cuanto al precio, el francés comienza en 11.725 euros por 12.500 del alemán (motor de 71 CV), mientras que las diferencias se acercan más en el de 90 CV: 13.525 € el Twingo y 13.800 € el forfour.

Renault Twingo 0.9 TCe

Sus otros competidores los podemos agrupar por estructuras. Los llevan más tiempo en el mercado son los del grupo Volkswagen: el up!, el Seat Mii y el Skoda Citigo y luego estarían el Peugeot 108, Citroën C1 y Toyota Aygo. Vamos a compararlos a igualdad de motores, aunque ya te adelantamos que el Renault Twingo se sitúa en la media de precios frente a sus competidores.

Competidores del Renault Twingo

Modelo

Potencia

Maletero

Precio desde

smart forfour

71 CV

190 litros

12.500 €

Volkswagen up!

75 CV

251 litros

11.895 €

Seat Mii

75 CV

251 litros

10.481 €

Skoda Citigo

75 CV

251 litros

11.420 €

Peugeot 108

69 CV

196 litros

12.250 €

Citroën C1

69 CV

196 litros

10.550 €

Toyota Aygo

69 CV

168 litros

10.600 €

 

 

Comentarios Prueba Renault Twingo 0.9 TCe, el urbano alternativo

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"