Prueba Subaru XV 2.0l, distinto y con carácter

Prueba Subaru XV 2.0l

Hemos realiazado la prueba del nuevo Subaru XV en la versión más potente de dos motorizaciones disponibles, en concreto el motor 2.0i de 156 CV con cambio Lineartronic. Es muy interesante apreciar cómo el Subaru XV, que en realidad es la versión campera del Subaru Impreza, se convierte en uno de los crossovers compactos con más posibilidades para mezclar la vida en carretera y fuera de ella, así como para circular por carreteras en mal estado o en climatologías difíciles.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, compacto campero

El Subaru XV es lo que debería llamarse crossover, es decir un cruce entre dos tipos de coche. En concreto, tiene la base de la carrocería y el interior de un coche compacto como es el Subaru Impreza probado en Auto10, pero con una altura de carrocería y un equipamiento estético de todocamino o SUV. Tiene 22 cm de altura libre por debajo de la carrocería, lo que es bastante para el tipo de coche. Además, cuenta de serie con la tracción total permanente y simétrica de Subaru que es definitiva cuando la adherencia del piso es baja, tanto en caminos como en asfalto sucio, mojado o helado. Para redondear sus capacidades en todos los escenarios, la nueva generación del Subaru XV ha ganado agilidad en asfalto y capacidades en campo con un sistema de electrónica de chasis X-Mode. Con su tamaño pocos coches son tan camperos.

Prueba Subaru XV 2.0l

El tamaño compacto de la carrocería se va hasta los 4,46 metros y tiene una distancia entre ejes de 2,66 metros, lo que le permite tener buen espacio interior. Las plazas delanteras tienen muy buena anchura para los hombros. La sensación de espacio se amplia gracias a un parabrisas alejado y buena altura libre por encima de la cabeza. Otra cualidad es la visibilidad hacia delante con un marco inferior del parabrisas bajo y un capó que se esconde para mostrar la carretera. Detrás, encontramos una anchura media, respecto a la competencia y un espacio para las rodillas más que correcto. Las plazas laterales son cómodas para adultos, pero la central tiene, junto a la habitual menor espacio y mayor dureza, un túnel de transmisión alto debido a la tracción total. El maletero, con 385 litros de capacidad, es correcto para un coche compacto, pero es poco comparado con rivales de carrocería SUV del mismo precio, y puede ser un punto de decisión. Si se usa el Subaru XV como un coche compacto y ágil, está bien servido, como coche familiar tal vez quede corto.

Lee la prueba del último Subaru Forester de 150 CV, el SUV mediano de la marca

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, interior de más calidad

Como ya vimos en la primera prueba durante la pesentación del Subaru XV 2018, uno de los fuertes de la nueva generación del Subaru XV es la calidad del interior. Ha mejorado mucho, no sólo en el aspecto y los materiales, también en la sensación tecnológica con sus pantallas de información, o por la calidad de tacto de los mandos y botones. El motor 2.0 litros de 156 CV sólo está disponible con el acabado intermedio Sport Plus y el superior Executive Plus y en ambos encuentras el volante deportivo de cuero y toda la tecnología de conectividad, así como el sistema de tres pantallas: una en la instrumentación para la información de conducción, la principal central y táctil del sistema multimedia con conectividad por Apple Car Play y Android Auto, y una tercera adicional en la parte superior del salpicadero con funciones adicionales de conducción.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, sin navegador

En sus últimos modelos, Subaru ha hecho una arriesgada apuesta y no los equipa con un sistema de navegación, ni en opción, dejando al conductor que conecte su Smartphone y vea una aplicación de mapas (Mapas, Google Maps, Waze…) en la pantalla principal. Te obliga a tener un teléfono de última generación (que todo comprador de XV posiblemente tenga) y a conectarlo vía cable cada vez que quieras direcciones para llegar a un sitio, un pequeño engorro aunque con el aliciente de poder aprovechar los asistentes por voz, como Siri. En el concesionario te dirán que es una solución totalmente funcional, pero la verdad es que la pequeña Subaru no ha podido llegar a un acuerdo rentable con una potente empresa de navegación como Tom Tom, Here o Garmin.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, motor bóxer sin turbo

Todos los buenos atributos del interior, del comportamiento o del equipamiento de serie me los esperaba más o menos, pero tenía una pequeña duda del funcionamiento y de la sensación de potencia de un motor de gasolina atmosférico unido a un cambio de variador continuo. Nuestra versión 2.0l cuenta con un motor cuatro cilindros bóxer de 1.995 cm3 atmosférico y según tenemos entendido aún no supera la próxima normativa de emisiones Euro 6d de 2020, así que le espera una revisión en breve. De hecho, ya está anunciada la versión híbrida (HEV) para el modelo actualizado de 2020. El motor probado ofrece 156 CV y funciona con una gran suavidad emitiendo el característico sonido bóxer sólo al subir de vueltas. El motor tiene 196 Nm de par y además a 4.000 rpm, así que no es un motor que empuje muchísimo a medio régimen, hay que revolucionarlo para que el Subaru XV acelere con fuerza, pero al final consigue lanzar el coche con fuerza. Entre las virtudes está la suavidad, el consumo a ritmo tranquilo –gracias al cambio también- y el empuje en los primeros metros desde parado.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, nueva transmisión Lineartronic

La última evolución de la transmisión Lineartronic funciona de una forma más satisfactoria, con el característico estilo de los variadores continuos, que al acelerar mantienen el motor a un régimen concreto aunque la velocidad cambie, pero con una actuación sensiblemente más inmediata y reactiva al acelerador que antes. De hecho, cuando se acelera con fuerza, la transmisión simula un cambio de velocidades, bloqueando desarrollos, lo que mejora las sensaciones de conducción. También se pueden usar estos desarrollos a través de levas tras el volante, permitiendo al conductor tomar cierto control. El único problema que vemos es que los desarrollos que simula son ligeramente largos. Si ya tiene el modo variador continuo para ahorrar combustible, deberían haber dispuesto desarrollos fijos más cortos para aumentar las aceleraciones y dar un punto de deportividad. 

Prueba Subaru XV 2.0l

Con lo dicho del motor y del cambio no quiero dejar un mal sabor, en realidad, en conducción diaria, el Subaru XV 2.0l funciona muy bien. Tiene una inmediata aceleración desde parado, es tocar el acelerador y salir el coche bruscamente. En los semáforos está genial, pero en las maniobras hay que habituarse. En marcha lenta por poblaciones o urbanizaciones es muy suave por sonido de motor y por la ausencia de cambios de marcha. Además, en carretera, una vez lanzado el coche, el motor baja de revoluciones y mantiene la velocidad sin esfuerzo aparente. La falta de retención de las transmisiones de variador se suple con las levas de cambio, que al presionarlas conecta el modo de desarrollos fijos. Tan solo te deja deseando un poco más en las recuperaciones, al acelerar fuerte cuando el coche ya va a velocidad.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, puedes hacerlo “ECO”

Mientras se espera a la versión híbrida de 2020, Subaru España ofrece un programa de transformación de sus coches para poder utilizar autogás GLP. Por 1.750 euros de sobreprecio, el Subaru XV 2.0l se entregará al cliente con la transformación hecha, homologada y con la misma garantía del fabricante que la versión normal. El sistema de GLP, utiliza el subsuelo del maletero para introducir el tanque de GLP, que permitirá una autonomía de unos 300 km. Con esta transformación el Subaru XV pasa a tener el distintivo ambiental ECO de la DGT, reducirá el gasto mensual en combustible y se convierte en un coche más adaptado a la ciudad.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, sensación al volante

Como he comentado antes, esta última generación del Subaru XV ha ganado agilidad y ha mejorado la dirección. Básicamente por dos motivos: uno es la utilización de una nueva plataforma más rígida y segura, y el segundo es el nuevo esquema de suspensión y dirección. Balancea menos y es más directo a los impulsos del volente. No obstante, es un coche donde el confort es la nota dominante. Las ruedas de gran diámetro ayudan a pasar por las pequeñas irregularidades y en los grandes baches el coche se siente íntegro y bien construido. El confort sólo se ve comprometido momentáneamente cuando, a velocidad en carretera, se acelera a fondo, pues la transmisión pone al motor en un régimen alto y no lo baja de ahí hasta que se libera un poco el acelerador.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, equipamiento y mejor versión

Nos dejaron un Subaru XV 2.0l con acabado superior Executive Plus, el más alto de los dos posibles con este motor de 156 CV. Cuesta 29.700 euros y destaca sobre todo por la tapicería de cuero, la regulación electrónica del asiento del conductor, el techo solar, el control de ángulo muerto y el acceso sin llave. Hay alguna cosa menor más, pero en realidad todo lo importante ya lo lleva el acabado Sport Plus por 2.000 euros menos. Estamos hablando de la pantalla central de 8 pulgadas con Apple car y Android Auto, toda la tecnología EyeSight de seguridad precolisión y asistencia a la dirección, el control de crucero adaptativo, el modo de conducción tototerreno X-Mode, las levas de cambio, las llantas de 18 pulgadas, los faros LED, los cristales tintados… La lista es muy larga, prácticamente de coche premium, y si no te importa desechar la tapicería de cuero por una de tejido y ante de alta calidad, es mejor opción el Sport Plus.

Prueba Subaru XV 2.0l

Prueba Subaru XV 2.0, repaso a las virtudes y deventajas

En definitiva, el nuevo Subaru XV es un coche compacto de estilo exclusivo y bien terminado –mucho mejor que el anterior-, con unas capacidades fuera del asfalto reales, tracción total eficiente, un equipamiento de seguridad completísimo y unas proporciones de coche ágil para la utilización diaria mejores que las de muchos SUV de su precio. El motor sin turbo y el cambio de variador hacen su conducción distinta y algo descafeinada para quien esté acostumbrado a la patada de un motor turbodiésel potente, pero hay que reconocer que en una conducción normal, el Subaru XV 2.0l es súper cómodo, fácil y eficiente. Si te interesa el Subaru XV, te recomiendo el motor 2.0 l de 156 CV, que supera por goleada al Subaru XV 1.6 de 114 CV, que queda demasiado flojo en este coche.

Fotos Prueba Subaru XV 2.0l, distinto y con carácter

Comentarios Prueba Subaru XV 2.0l, distinto y con carácter

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"