Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real

Utilizando el nombre de un mito como el Mustang, Ford ha diseñado un SUV eléctrico de lo más dinámico. Lo analizamos en profundidad.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Ford entró en la nueva era eléctrica a la que se dirige la industria lanzando un modelo muy especial. Y sí, a muchos no les gustó que se usara la denominación del mítico deportivo americano para crear un SUV a pilas, pero quién sabe si podríamos estar ante el comienzo de una subgama de modelos. Pero no me enrollo más porque aquí vamos a analizar cómo se comporta el Ford Mustang Mach-E.

Prueba Ford Mustang Mach-E: estéticamente sí es un Mustang

Tras darme una primera vuelta al perímetro de este Ford Mustang Mach-E hay que reconocer que tiene los suficientes detalles para que nos recuerde al mítico “muscle car”. Empezando por una parrilla, que siendo cerrada como todo eléctrico que se precie, insinúa las mismas formas con una pieza en negro. O ese largo capó que termina abombado buscando el logo del famoso caballo.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Detrás encontraremos las luces separadas en tres segmentos, copiando de nuevo el diseño, aunque con una extensión horizontal que las acerca un poco más. En esta vista trasera se aprecian muy bien como ensanchan los pasos de rueda la zona posterior del Ford Mustang Mach-E, que por supuesto han sido decorados como es normal en los SUV con materiales en negro.

La mayor diferenciación entre ambos la encontramos una vez sobrepasamos en el umbral de la puerta, que en el caso de este Ford Mustang Mach-E hay que casi que saltarlo al estar el piso alto por la colocación de la batería justo de debajo. Y ahí está la pantalla gigante de nada menos que 15,5 pulgadas, que nos recuerda mucho a la de Tesla y es la total protagonista de un salpicadero que apenas tiene más detalles. Me gustó mucho el diseño de sus menús, porque es muy intuitivo, rápido en transiciones y en pocos pasos puedes llegar a la información principal. Solo quizás la parte más baja te haga apartar más de lo debido la vista de la carretera.  

Prueba Ford Mustang Mach-E

Está claro que a los mandos de este Mustang la forma de conducir cambia claramente. La posición del asiento es más alta, lo que unido a ventanas más grandes, aportan una mayor visibilidad en todos los ángulos. Por no hablar del espacio disponible, algo que presumíamos al estar dentro de un SUV y no un coupé de dos plazas. Y antes de comentar la zona posterior, me gustó mucho la terminación y los materiales utilizados, al estilo de las marcas premium.

Uno de los aspectos más positivos de los coches eléctricos son los suelos planos para los ocupantes traseros. No se puede decir que este Ford Mustang Mach-E pueda llevar a cinco adultos con total comodidad, pero entre esa característica señalada y un mullido cómodo del asiento permite que se pueda utilizar más de una vez. Sumaremos a lo comentado que el espacio para las piernas es el mejor de su categoría, con una anchura que le deja en una zona media y una altura buena pese a la caída exterior del techo.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Toda esta buena habitabilidad trasera no se refleja posteriormente en el maletero del Ford Mustang Mach-E. Nuestro protagonista se tiene que conformar con solo 402 litros, con una boca un poco alta. Pero no podemos olvidar que en la parte delantera tiene otros 100 litros, lo que haría maquillar la cifra a 502 litros, cuando lo normal en este segmento es superar fácil los 500 litros (hablamos de un coche de 4,71 metros de largo).

Prueba Ford Mustang Mach-E: dinámicamente es casi un Mustang

Una de las peculiaridades originales que tiene este Ford Mustang Mach-E la encontramos al abrir las puertas. No existen asideros como tal, ya que han sido sustituidos por un botón y un pequeño tirador. Encima, para aquellos que tienen mala memoria, dispone de una numeración en el pilar que separa ambos accesos para poder abrir el coche sin tener la llave encima. Luego ya podríamos arrancar con la aplicación para móviles FordPass.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Esta unidad de pruebas que tuvimos nosotros es la de 258 kW (351 CV) asociada a la batería más grande al ser la versión de rango extendido y tracción total 4WD. En los primeros compases con el Ford Mustang Mach-E no hay ningún atisbo de ruidos molestos, ya que la insonorización es buena y el sonido artificial incorporado apenas se escucha (quizás ligeramente en el modo Untamed).

Está claro que en eso no se parece nada al Mustang convencional, pero cuando empiezas a completar más kilómetros empiezas a notar una cierta deportividad que no encuentras en otros SUV eléctricos (amén del Jaguar I-PACE). Por ejemplo, la dirección me pareció muy rápida y activa cuando tuve que negociar varias curvas seguidas. El conjunto se mueve bastante ágil, pese a que en ciertos apoyos podemos notar el exceso de peso de este tipo de coches (en este caso nos vamos a 2.190 kg). Redondea esta dinámica un tacto del freno excelente, que en ningún momento da la sensación de que está regenerando.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Ya comentaba antes que existía un modo Untamed (estos perfiles modifican aceleración, frenos, dureza de la dirección y el control de tracción), quizás algo menos indómito de lo que me esperaba en un principio. Pero no se puede decir que este Ford Mustang Mach-E no corra, ya que llega a los 100 km/h en apenas 5,1 segundos. El equilibrado es el Active, en el que el coche se mueve con mucha suficiencia (la potencia disponible de los dos motores eléctricos es alta). Quedaría el Whisper, para esas ocasiones que estés un poco más apurado en cuanto a la carga de la batería, que se puede combinar con el característico botón L de los Ford para retener más el coche o incluso una opción de “one pedal” activada desde la gran pantalla para en ciudad conducir solo con el acelerador.

No lo mencioné antes, pero delante del conductor hay un panel de instrumentación digital en formato horizontal que vista la multimedia parece pequeño. No se puede personalizar, por lo que la información mostrada siempre es la misma. Y en ella no está el consumo, reflejado en la grande y que como curiosidad no muestra decimales.  

Prueba Ford Mustang Mach-E

Prueba Ford Mustang Mach-E: el proceso de carga

Cuando llegas al 23 % de la batería este Ford Mustang Mach-E entra en reserva (todavía te quedaría unos 80 km hasta que se agotara), por lo que empieza a ser recomendable empezar a buscar un punto de carga para la toma que se coloca en la parte delantera izquierda. De serie, y con la batería grande de mi unidad de pruebas, se puede rellenar a un máximo de 11 kW en corriente alterna y de 150 kW en continua (en la otra batería son 115 kW), cifras normales frente a sus competidores. En un enchufe doméstico ni intenté cargarlo porque el tiempo sería absurdamente alto. Yo utilicé una toma de 50 kW en la que tardó 3 horas y 45 minutos en llegar al 100 % (empezando desde un 11 %).

Respecto a la autonomía de esta batería grande siempre dependerá de los consumos que realices. Homologados son 540 km y un consumo de 18,7 kW. Yo en mis recorridos habituales me moví en 20 kW, por lo que en mi caso la autonomía en la que me movía era de unos 440 kilómetros (si tuviéramos decimales lo podríamos ajustar más).

Prueba Ford Mustang Mach-E

Prueba Ford Mustang Mach-E: ¿qué versión es mejor?

El configurador del Ford Mustang Mach-E es simple y reducido, por lo que no te llevará mucho tiempo encontrar tu unidad perfecta. Lo primero que deberás escoger es la capacidad de la batería, entre la que hemos probado nosotros de 98,7 kWh o la de 75,7 kWh, así como entre propulsión trasera o total.

Y no será una decisión fácil, pues dependiendo de lo escogido cambiará la potencia (198 kW con la batería pequeña, 216 ó 258 kW con la grande), así como sustancialmente los precios. También tiene que tener en cuenta que hay diferencias estéticas entre los propulsión trasera y los tracción total. Los primeros llevan llantas de 18 pulgadas (una más los otros), pinzas coloreadas en gris (rojo para el AWD) y los retrovisores en el color de la carrocería (negro en la otra opción). De cara al interior, como vemos en las fotografías, los 4x4 tienen las costuras en rojo y los pedales de aluminio.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Suma también que las versiones de menos potencia a igualdad de batería siempre te permitirán rodar unos 100 km más en condiciones reales. Con este último argumento para mí la versión ideal es con propulsión trasera y la batería grande, que ofrece 610 km de autonomía homologada (se quedará en unos 530 km) y un precio actual de 70.420 euros.

Esa sería la elección entre las versiones más “normales”, aunque hay que recodar que este Ford Mustang Mach-E cuenta con una variante GT mucho más prestacional. En este caso la potencia sube hasta los 358 kW (487 CV), así como su precio a 85.172 euros. A cambio encontraremos un chasis con un carácter todavía más deportivo, suspensión adaptativa MagneRide o ruedas más grandes que llegan a las 20 pulgadas.

Prueba Ford Mustang Mach-E

Prueba Ford Mustang Mach-E: los rivales

Por su filosofía de comportamiento, el rival más directo para este Ford Mustang Mach-E es un Jaguar I-PACE. Con un espacio interior ligeramente menor y un maletero parecido, ambos comparten un tacto en el que se busca el disfrute a la hora de conducir. El inglés tiene una oferta más limitada en cuanto a motorizaciones (solo tiene una de 294 kW) con un precio de partida superior (81.800 euros).

Otras dos opciones más económicas de marcas generalistas que podrías tener en cuenta serían el Skoda Enyaq, en su variante coupé que acaba de ser estrenada, o el MG Marvel R, de menor calidad, potencias más modestas y una capacidad del almacenaje muy contenida.

Fotos Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real

  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real
  • Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real

Comentarios Prueba y opinión Ford Mustang Mach-E: precio, interior y autonomía real

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.