Prueba y opinión Skoda Enyaq iV 60: maletero, precio y autonomía

Analizamos cómo se comporta el nuevo SUV eléctrico de Skoda, que ofrece una gran habitabilidad y varias opciones mecánicas, así como de baterías.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Tras una primera tentativa en el mercado eléctrico con el Skoda CitigoE iV, la marca checa lanzó su segundo modelo a pilas en el segmento de los SUV de tamaño medio-grande. Se trataba del Skoda Enyaq que hoy analizamos aquí con su configuración más asequible (60) y que próximamente contará con otra carrocería coupé.

El Skoda Enyaq cuenta con un diseño reconocible. La forma de sus faros y la parrilla (en esta versión completamente cerrada y sin iluminación) nos recuerdan rápidamente a otros modelos de la marca, pero quizás con unos ángulos un poco más agresivos. Recorriendo su carrocería pintada con el Blanco Luna (710 euros) me da la sensación de que es más grande que un Skoda Kodiaq, pero en realidad es 5 cm más corto, siendo también más bajo (7 cm) para intentar conseguir una mejor aerodinámica.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

No vaya a pensar, querido lector, que estos datos del Skoda Enyaq vayan a repercutir negativamente en la habitabilidad interior. Gracias a la utilización de la plataforma modular MEB del Grupo Volkswagen gana en espacio para las piernas y en altura al Skoda Kodiaq, perdiendo por unos centímetros en anchura, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Lo que no ofrece este eléctrico es la posibilidad de equipar una tercera fila de asientos.

Esos datos que conseguimos metro en mano se ven reforzados en la parte delantera con la forma en "V" del salpicadero, que permite ofrecer un gran desahogo para las piernas de ambos ocupantes. Tanto los ajustes como los materiales utilizados me parecen de calidad, teniendo en cuenta que este es el acabado interior Loft de acceso. Incluso, los plásticos duros (no son muchos) se han sabido esconder mejor que en el Volkswagen ID.4, con el que comparte plataforma y motores.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Santo y seña de Skoda es su funcionalidad y en este Enyaq, además de los detalles “Simply Clever” de serie (como el paraguas de la puerta), tendrás a tu disposición multitud de huecos para dejar objetos a tu alrededor. Siendo el de la puerta de un tamaño normal, sumaremos la consola central por arriba y por abajo, en el interior del reposabrazos con mucha profundidad e incluso un cajón a la izquierda del volante que se abre mediante un botón.

Me gustan las formas de este nuevo volante de Skoda, que parece estar desintegrado, con buenos botones, pero que no incluye todavía las funcionalidades del control de crucero, colocadas por detrás en la clásica piña de la marca. Junto a él encontramos una enorme pantalla multimedia de 13 pulgadas (de serie) con gráficos modernos y todo tipo de funcionalidades, que junto a la iluminación ambiental LED le aportan modernidad al conjunto. Solo se me queda algo pequeño el panel de instrumentación digital, que ofrece bastantes datos pero con una letra un tanto pequeña.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

En mi unidad de pruebas habían instalado el Pack Climatización M (490 euros) que añade salidas de aire independientes para la zona trasera, uno de los opcionales recomendables para viajar en familia. Como comentaba antes, el espacio de las butacas es muy bueno, pero la anchura de la carrocería provoca que la plaza central no sea muy holgada en ese aspecto.

Con todo esto llegamos al maletero del Skoda Enyaq donde nos reciben 585 litros. Creo que la medida es bastante buena, pero se puede quedar algo lejos de los 650 litros del Skoda Kodiaq. Me gustó encontrar debajo de la bandeja un espacio dividido en cuadrados para llevar lo imprescindible de forma ordenada, entre los que no pueden faltar los cables para cargar la batería.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Prueba Skoda Enyaq 60: análisis de su comportamiento

Otro de los extras con los que contaba este Skoda Enyaq era el Pack Asiento Comfort M (530 euros), que incorpora el ajuste eléctrico de la butaca. Mientras la ajustaba me percaté que puedes ir bastante bajo, algo no muy habitual en la mayoría de los SUV, y que el coche estaba ya arrancado (lo hace nada más sentarte). Ya solo faltaba mover la pequeña palanca al D o el R para comenzar el trayecto.

Maniobrar en ciudad, tanto realizando aparcamientos como callejeando, debería ser algo complicado para un vehículo que mide 4,64 metros, pero en este Skoda Enyaq dispondrás de un excelente radio de giro que te dará la sensación de estar haciéndolo con un Skoda Fabia. La dirección es bastante directa en su configuración, pero quizás le falta algo de “feeling” en su tacto.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Para estos primeros compases por ciudad activo el modo de conducción Eco, con el que conseguir alargar un poco más la autonomía. Como me pasó en la prueba del Skoda Octavia, el menú en el que salen todos los modos disponibles no desaparece tras realizar tu elección, teniendo que volver a apretar el botón “mode” o pinchando sobre el aspa de cierre. También me resulta curioso que las levas, que en este caso ajustan los niveles de regeneración, estén colocadas al revés, porque con el “–“ la aumentas y con el “+” la disminuyes. A mí me gustó el 2 para circular por ciudad, ya que el 3 o colocar la palanca en el B (es lo mismo) me resultó algo brusco. Con esta configuración me muevo en torno a 14-15 kW de consumo.

Llega el momento de salir a carretera y volvemos a cambiar: regeneración 1 y modo de conducción normal. Este Skoda Enyaq 60 cuenta con 132 kW (180 CV) que mueven bien al conjunto (1.965 kg), aunque tampoco invitan a realizar una conducción dinámica (para esto cuenta con versiones más potentes o deportivas como el futuro RS). Los consumos empiezan a subir, como es normal en un coche eléctrico, situándose en torno a los 17-18 kW.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Detrás del diseño de este Skoda Enyaq hay un gran trabajo de insonorización, pese a los grandes retrovisores exteriores, que ofrece un confort a sus ocupantes que restan de alguna manera las suspensiones, un poco más incómodas que las de un Skoda Kodiaq al contar con menos recorrido.

Y luego queda la duda de los frenos de tambor, de serie en este Skoda Enyaq en el eje posterior. De primeras no puedo decir que sea un aspecto que se note en exceso, sobre todo si vas tocando la regeneración como he hecho yo. Solo tras muchas curvas y exigiendo al SUV, notarás algo más de fatiga respecto a unos de disco.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Prueba Skoda Enyaq 60: carga y autonomía

Ese número 60 que da nombre a esta versión de acceso del Skoda Enyaq equivale a la capacidad total de la batería que equipa. Esta pila permite como máximo cargas de 100 kW (con corriente continua), no pudiendo aumentar la cifra con un extra. Respecto al cargador a bordo, es de 11 kW, una cifra bastante buena, y viene acompañado de serie con un cable shucko y otro mennekes.

Partiendo de la homologación, este Skoda Enyaq ha conseguido en los test de la marca recorrer 400 kilómetros en un ciclo combinado, aunque yo al recoger el coche con la batería al 100 % me marcaba 317 kilómetros. Teniendo en cuenta las cifras de consumos antes mencionadas, el resultado que obtuve al final de una semana con esta unidad de pruebas fue de 16,8 kW, lo que hubiera correspondido a una autonomía aproximada de 357 kilómetros.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Creo que se podría mejorar esta cifra no variando la llanta de serie. En este Skoda Enyaq 60 se monta la “Proteus” de 19 pulgadas, pero en mi caso eran las "Vega" de 20’’, que actualmente no tienen sobrecoste, pero que te aumentaran el consumo y te harán perder algo de comodidad al tener menos perfil.

La toma de carga de este Skoda Enyaq está colocada en la aleta trasera derecha. A la parte izquierda hay una luz que cambian de color según esté el coche cargando (verde), en espera (blanco) o con algún error (rojo). Para esta prueba utilicé un cargador de 22 kW y el tiempo total para llegar al 100 % fue de 4 horas.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Prueba Skoda Enyaq: ¿qué versión es mejor?

Es normal verse atraído por este Skoda Enyaq 60. Un rendimiento óptimo en ciudad y fuera de ella, sumado a un atractivo precio de partida de 33.900 euros, gracias a las ofertas actuales (normalmente cuesta 40.500 euros) son dos buenos argumentos. Además, comparte el equipamiento de serie con el Enyaq 80, que pese a mejorar el rendimiento (tiene 150 kW ó 204 CV y una batería de 80 kWh) hace que la factura suba 10.925 euros, incluyendo también las promociones.

Por encima en precio quedarían el Enyaq 80 con tracción total y un aumento de su potencia hasta los 195 kW (265 CV), así como el acabado Sportline, que calca las dos propuestas del anterior pero con una estética más deportiva.

Prueba Skoda Enyaq iV 60

Prueba Skoda Enyaq 60: sus rivales

Al modelo que todos miramos primero para comparar a este Skoda Enyaq es el Volkswagen ID.4. Ambas alternativas utilizan la misma base y tecnologías, aunque el checo se impone en la habitabilidad interior gracias a que cuenta con un mayor tamaño. En su comportamiento ambos me parecieron muy parecidos, aunque el alemán es más pesado, mientras que en precios el Skoda sale mejor.

Otra opción a tener en cuenta es el Ford Mustang Mach-E. Llevar ese nombre provoca que el primer eléctrico de la marca americana tenga un tacto más deportivo que nuestro Skoda Enyaq. Su precio, como pasaba como el Volkswagen, también es superior, pero también es debido a que de partida ofrece más batería (76 kWh) y potencia (198 kW ó 269 CV).

Fotos Prueba y opinión Skoda Enyaq iV 60: maletero, precio y autonomía

Comentarios Prueba y opinión Skoda Enyaq iV 60: maletero, precio y autonomía

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"