Qué BMW Serie 3 y Serie 4 elegir

 

BMW se ha metido en una vorágine creativa para abarcar todos los nichos posibles del mercado, como se puede ver en su modelo troncal, el BMW Serie 3, que en poco más de dos años se ha desdoblado en dos modelos, el BMW Serie 3 y el BMW Serie 4, combinando seis carrocerías diferentes en total. A esto hay que sumar siete motores diésel, cuatro de gasolina y uno híbrido. Por si esto no fuera ya confuso, varios de los modelos tienen tres líneas de acabado (Luxury, Modern y Sport), más el popular paquete deportivo M y la inmensa lista de opciones. Además, se acaban de presentar los deportivos de altas prestaciones M3 y M4 Coupé con motor de 431 CV y pronto veremos el M4 Cabrio y un poco más tarde el M4 Gran Coupé. Encontrar el modelo ideal está a golpe de ratón con el configurador de la página oficial, pero te facilitamos un poco la elección dándote aquí las virtudes y las desventajas de cada BMW Serie 3 y Serie 4.

El 320d Touring con tracción total xDrive y paquete M.

Elegir carrocería

Lo primero sería elegir la carrocería. Aunque ya tengas tu preferida, seguro que podemos hacerte dudar un poco sacando a la luz pros y contras de cada una. Empezamos por la Serie 3 berlina de cuatro puertas, con la estética clásica, buena aerodinámica y un maletero grande de 480 litros. Es buena elección para gente conservadora que quiera un coche convencional y no viaje muy cargado. También es buena elección como coche de empresa, ya que tiene el mejor precio y en versiones diésel se convierte en un rodador incansable. La desventaja más acusada de la berlina respecto al resto de Serie 3 es la apertura estrecha del maletero.

El Serie 3 Gran Turismo, en cambio, cuenta con un portón que facilita la carga en el maletero, el cual cuenta con unos buenos 520 litros de capacidad, así como mayor espacio para las piernas detrás y una cabina ligeramente elevada con mejor visibilidad y acceso al interior. Es un modelo difícil de posicionar, pero es buen coche para transportar personas con plaquita “SP” ya que trata mejor a los ocupantes traseros. Puede convencer también a familias con niños tirando a adolescentes y menos problemas de equipaje, o incluso a los conductores más senior por su postura al volante más elevada. Si tienes familia con niños pequeños, un perro grande o te gustan los deportes que necesitan mucho material, tu elección debe ser el Serie 3 Touring. Su maletero más grande y su portón trasero son definitivos. Tiene el mismo comportamiento ágil que la berlina y retiene muy bien el valor cuando se vende de segunda mano. Sus pequeñas pegas son la capacidad real del maletero, que no es la mejor del sector de los familiares, y la imagen que otorga al conductor de padre –o madre- “fuera del mercado”.

 

El Serie 3 Gran Turismo tiene cinco puertas, las laterales sin marco, y mejor espacio atrás y cabina elevada.

Si buscas un coupé, el BMW Serie 4 Coupé es todo lo que puedes desear. Tiene el tamaño perfecto para llevar cuatro adultos, con una línea muy deportiva y diferenciada de la Serie 3, y un comportamiento exquisito, un punto más ágil que la berlina. Aunque hay espacio atrás, es un coche para solteros o parejas sin hijos por su peor acceso, y sus largas puertas se abren peor en aparcamientos en paralelo. Si quieres la imagen del coupé, pero con un punto de practicidad mayor el nuevo BMW Serie 4 Gran Coupé acierta en plena diana, será uno de los modelos más atractivos de BMW durante los próximos años. Cuenta con las ventajas de un cinco puertas y un maletero de 480 litros, pero con una línea muy deportiva. Su precio es mayor que el del Serie 3 Touring, pero igual al del Serie 4 Coupé. También hay que contar con un acceso a las plazas traseras ligeramente estrecho y menor espacio para la cabeza detrás, por la línea de techo, por lo que no es buena elección si se van a usar las plazas traseras en la mayoría de los desplazamientos.

 

La línea del Serie 4 Coupé es más deportiva y su carocería no comparte nada con la berlina.

El BMW Serie 4 Cabrio, con su techo duro practicable que no pierde la bella y estilizada línea del coupé cuando está subido, parece el coche deportivo perfecto uniendo lo mejor de dos mundos, pero tiene un talón de Aquiles para quienes antepongan el placer de conducir: su peso es 230 kg mayor que la versión Coupé. Es decir, el techo mágico y su mecanismo supone un sobrepeso equivalente a llevar tres adultos en el coche. Para quien haga una conducción dinámica, pero no muy deportiva, puede ser una buena elección, aunque habrá que aceptar un precio casi 8.000 euros más alto que el del Coupé y una selección de motores más justa.

El Serie 4 Coupé, aquí con paquete deportivo M, es uno de los más atractivos por su deportividad con cierta practicidad.

Elegir motor

Con doce motores a elegir (más el del M3 y M4) nos resulta difícil seleccionar uno como el mejor, dependerá de las necesidades, gustos y también de la capacidad para subvencionar su mantenimiento. Si haces muchos kilómetros al año, ponte como referencia el 320d o 420d diésel de 184 CV –es el motor más completo- y luego haz números. Por ejemplo, el 318d de 143 CV se sentirá igual de potente gran parte del tiempo y te ahorras unos 3.000 euros, aunque no está disponible en la Serie 4. El 316d de 116 CV es recomendable como coche de empresa por su precio y consumo, aunque si se hacen muchos kilómetros en carretera y autopista hay que considerar el 320d EfficientDynamics de 163 CV, con largos desarrollos de cambio, buen par motor y un consumo ridículo a velocidades legales.

Si buscas tener mucho poder de aceleración en reserva, subir del 320d o 420d al 325d o 425d, con el mismo motor subido a 218 CV y 450 Nm, te costará entre 3.300 y 3.600 euros según carrocerías y hasta 4.900 euros en el caso de la Serie 3 de cuatro puertas -con llantas de serie- debido a las emisiones e impuestos de matriculación. Al cronómetro se notan las mayores prestaciones del motor de 218 CV y entrega más par a revoluciones bajas lo que ofrecerá sensaciones de motor más poderoso. No obstante, si no eres de los que pisan a fondo de forma habitual, es mejor quedarse con el ya poderoso motor de 184 CV, que además pasará a tener 190 CV en breve cuando lleguen los motores Euro 6. Si el precio de adquisición no es un problema, los 330d y 430d de 258 CV o los todopoderosos 335d y 435d de 313 CV, son auténticas locomotoras de alta velocidad con mejor autonomía que los gasolina.

El 316d con motor diésel 116 CV es perfecto como coche de empresa por precio y consumo.

A no ser que odies los motores diésel –no serás el único- o estés convencido de soportar un mayor gasto de combustible con tal de tener un sonido y funcionamiento del motor más fino, descarta las versiones de gasolina más pequeñas de la Serie 3 (316i y 320i) ya que no suponen un ahorro de precio frente a los diésel de potencia equivalente. En la Serie 4 se puede justificar el 420i de gasolina de 184 CV. El motor de gasolina verdaderamente recomendable es el de las versiones 328i y 428i con 4 cilindros, turbo y 245 CV, porque funciona muy bien, con gran potencia y prestaciones y con consumos asumibles en conducción tranquila y en viajes a velocidades normales. El motor de gasolina del 335i y 435i, de seis cilindros turbo de 306 CV, quedaría para quienes no tienen problemas de presupuesto y quieren toda la potencia y prestaciones posibles porque pueden permitírselo, y de paso se llevan un motor poderoso y muy deportivo, y además plenamente utilizable en el día a día.

El ActiveHybrid 3 es un híbrido de altas prestaciones con 340 CV y sólo 135 kg extra de sobrepeso.

Nos queda hablar del Serie 3 híbrido o, como dice su complicado nombre comercial, el BMW ActiveHybrid 3. Este motor híbrido mezcla el seis cilindros de 3.0 litros turbo –el más potente de gasolina- con un motor eléctrico para dar una potencia combinada de 340 CV y una cifra de emisiones homologadas bajísima. Pero en realidad es un coche muy caro y complicado para conseguir un ahorro de combustible sólo destacable cuando lo comparas con un 335i. Puede convencer a un amante de la tecnología sin problemas de presupuesto, pero se verá decepcionado con el consumo real en carretera abierta. Con el próximo restyling de la Serie 3, llegará una versión híbrida y enchufable con una autonomía eléctrica de unos 50 km, que seguro que nos gustará más.

Resumen:

- Mejores versiones: 320d y 420d; 328i y 428i

- Versiones a considerar: 318d; 420i; 335i y 435i

- Versiones a descartar: 316i; 325d y ActiveHybrid 3

El BMW Serie 4 Cabrio es fiel a la línea del Coupé con un techo duro practicable.

Transmisiones

Todos los motores de las Series 3 y 4, pueden llevar cambio manual de 6 velocidades o automático de convertidor de par de 8 velocidades, menos en los motores diésel de 258 y 313 CV y el híbrido que sólo se ofrece el cambio automático. En la mayoría de los modelos el cambio automático puede ser además deportivo, que básicamente es el mismo, pero con levas en el volante y una gestión electrónica distinta. El cambio automático de ocho marchas es una delicia, el problema es que cuesta entre 2.400 y 2.600 euros dependiendo de los impuestos por emisiones. La recomendación es elegir el cambio automático con los diésel a partir del 320d y en los gasolina al gusto, si se quiere una conducción dinámica a la vieja usanza, manual, y si se busca una experiencia tecnológica y confortable, el automático.

Desde el 320i en gasolina y desde el 318d en diésel, con algunas excepciones, se ofrece también la tracción total inteligente xDrive. Supone entre 2.700 y 3.800 euros dependiendo de nuevo de las emisiones. Es un sistema de tracción total permanente que envía más par al eje trasero, pero que reparte la tracción entre las cuatro ruedas muy efectivamente en situaciones complicadas. Funciona muy bien aumentando la sensación de seguridad, pero aumenta el consumo. Lo vemos recomendable para quienes conduzcan mucho en condiciones de climatología difíciles. También es recomendable para quienes compren un motor muy potente y no quieran sentir las particularidades de la propulsión trasera al acelerar, y es que, aunque con los controles de tracción y estabilidad actuales los BMW son plenamente seguros sin importar la potencia ni la experiencia del conductor, de vez en cuando muestran su “carácter” si la adherencia es baja o las inercias altas.

El 320d EfficientDynamics Edition tiene mejor aerodinámica para consumir menos.

Acabados y opciones

Los BMW son más caros de lo que refleja la lista de precios, porque los coches se anuncian con muy poco equipamiento y las opciones son caras. BMW dice que así el cliente elije su coche a la carta, aunque se puede ver como una forma de maquillar el precio que al final acabarás pagando. Por ello, si vas justo de presupuesto, es aconsejable estudiar bien la lista de opciones y elegir aquello que realmente vayas a usar. Por ejemplo, si compras un BMW por su propulsión trasera, su comportamiento y el disfrute al volante, querrás hacerte con el paquete M, que en un BMW 320d cuesta 4.696 euros. Pero existe la alternativa de elegir la suspensión M por 445 euros, la dirección deportiva variable por 513 euros y llantas de 17 pulgadas por 1.067 euros, lo que sale por menos de 2.000 euros o, si quieres el mismo comportamiento que el paquete M, con las llantas de 18 pulgadas se quedará todo por unos 2.700 euros. Y esto es un ejemplo, lo mismo ocurre con los equipos multimedia, los sistemas de ayuda a la conducción y las opciones de interior. Saber elegir bien e ir sólo a por aquello que se vaya a usar permite contener el precio.

Si vas más holgado de presupuesto, las opciones son innumerables. Además, del coche de serie, se pueden elegir por unos 2.300 euros entre tres líneas diferentes para personalizar el coche, Luxury con detalles lujosos, Modern con detalles originales y tonos de contraste en el interior, y Sport con un look más dinámico. Y para ir más allá está la línea Individual con colores y tapicerías exclusivas. Hay varios niveles de sistema multimedia con navegación, llegando a sistemas con pantallas panorámicas, Internet, televisión y altavoces de Harman/Kardon. Hay funciones como el Head Up Display, cámaras surround para estacionar, asistente de aparcamiento, asientos eléctricos, faros Full LED o suspensión electrónica. Las posibilidades de personalización son enormes y en teoría podría no haber dos unidades completamente iguales.

A configurar

Con todo lo dicho, ahora sólo queda jugar con el configurador en la web oficial para ir conociendo más y crear un BMW Serie 3 o Serie 4 a tu gusto. En cuanto a mí, desde que soy padre mi elección se ha reducido a la carrocería Serie 3 Touring y, aunque por gustos me quedaría con el 328i, el menor consumo, mejor retención del valor y el buen funcionamiento del 320d me harían quedarme con él. Como soñar es gratis, elijo el cambio automático deportivo y el paquete M. Ya he pasado de 46.000 euros… Aunque realmente el que me gustaría de verdad sería el 435i Gran Coupé.

Fotos Qué BMW Serie 3 y Serie 4 elegir

Comentarios Qué BMW Serie 3 y Serie 4 elegir

  •  
    Avatar de verindream.
    verindream 10/02/2015 19:22:24

    El 325d y 425d no son 3.0 de 6 cilindros, son 2.0 de 4 con twin power turbo... haber si nos informamos un poco

  •  
    Avatar de gerardojimenez.
    gerardojimenez, 11/02/2015 11:59:59

    Hola verindream. Efectivamente en esta generación los 325d y 425d pasan a tener el motor de 2,0 litros. Supone un salto algo alto en dinero frente al motor de 184 CV, por lo que hay que tener claro las prioridades, sean prestaciones o consumos. Muchas gracias por ayudarnos a mejorar. Hemos adaptado el texto. Un saludo.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"