Bujías: qué son y para qué sirven

Las bujías son un elemento fundamental en el funcionamiento de un motor de combustión, una pieza imprescindible en la puesta en marcha al proporcionar la chispa que prende la mezcla de carburante.

bujia

Las bujías son parte esencial de un motor de combustión, un pequeño elemento al que no se le suele dar la importancia que requiere y causante por ello en muchos casos de un mal funcionamiento de los motores. Y son esenciales porque se encargan de suministrar la chispa de encendido para que se inflame el carburante dentro de la cámara de combustión. Pero no es la única función que realizan, pues también se encargan de aliviar el calor que se genera en la propia cámara de combustión hacia el sistema de refrigeración. Cuentan con dos electrodos en los que al recibir voltaje de la bobina de encendido provocan la chispa que inflama la mezcla.

Para que las bujías hagan su trabajo correctamente deben cumplir varios requisitos, entre ellos que mantengan una temperatura estable durante su funcionamiento, entre los 500 y los 900 grados centígrados, adecuando su graduación térmica a la necesidad del momento. Si no llegara a la temperatura adecuada, no se quemaría bien la mezcla y el hollín acabaría por obstruir la bujía impidiendo que saltara la chispa. Si por contra, se calienta demasiado, podría producirse lo que se conoce como autoignición antes de que se genere la chispa y acabar por fundir los elementos de la bujía o incluso dañar los cilindros.

Cómo escoger la bujía adecuada

Resulta fundamental escoger la bujía adecuada a cada motor porque, aunque a priori todas las bujías pueden parezcan iguales, lo cierto es que no lo son y es importante saber el tipo exacto de bujía que necesitamos para garantizar el funcionamiento del sistema de ignición adecuado y un buen rendimiento del motor. Porque una bujía defectuosa provoca un mal funcionamiento del motor o incluso que éste deje de hacerlo. Entre los fallos más habituales de una bujía está el desgaste del electrodo lateral por el propio funcionamiento pero también por acumulaciones en el extremo del aislador que prenden el combustible, aumentando el consumo y propiciando pérdida de potencia.

Tipos de bujías

Aunque hay varias maneras de clasificar los tipos de bujías, uno podría ser los materiales principales de las mismas:

  • Cobre: son las más populares y más utilizadas, son conductores más fuertes que el iridio y el platino y se suelen utilizar en motores de alto rendimiento. Sin embargo, no duran tanto como los otros dos metales, por lo que necesitan ser reemplazados más o menos cada 30.000 kilómetros, aunque también son más baratas.
  • Aleación de iridio: son más caras, pueden llegar a durar casi el doble que las de cobre, pero no se recomiendan para motores de altas prestaciones.
  • Platino: No se recomiendan para todos los motores. Sin embargo, son conocidas por tener una resistencia superior a la corrosión transmitida por el tiempo, y tienen una esperanza de vida similar a las de la aleación de iridio. Generalmente se aconsejan solo para vehículos más nuevos con sistemas de encendido electrónico basados en distribuidores o incluso sistemas de encendido sin distribuidor (DIS).
bujia

Otra forma de diferenciar las bujías es por su grado térmico, frías o calientes, que equivale a la capacidad de la bujía para transferir calor a la culata y, de ahí, al sistema de refrigeración del motor. Una bujía de las denominadas fría es la que transmite mucho calor a la culata, mientras que una bujía caliente transmite menos calor. No son por tanto frías o calientes por la temperatura que alcanza, sino por el calor que trasmiten. También difieren mucho unas de otras según el número de electrodos. La diferencia entre una bujía de uno o dos electrodos está sobre todo en su durabilidad, pues en estas últimas el trabajo se divide cuando hay que trasladar la electricidad y por tanto sufre menos, mientras que en las que sólo existe un electrodo el trabajo se realiza a través de un único camino y por tanto es el que sufre todo el trabajo, mermando su vida útil significativamente.

Fabricantes de bujías

A la hora de sustituir las bujías la oferta es muy amplia, con fabricantes como NGK, Bosch, Denso, Champion o Motorcraft entre los más conocidos. Dado que una bujía debe encender una nueva carga de aire y combustible entre 500 y 3500 veces por minuto, los sellos distintivos de calidad y fiabilidad de NGK son primordiales asegurando que las bujías NGK hacen un buen trabajo como el modelo Bi-Hex, una bujía NGK con ancho de llave de 14 mm y longitud de rosca de 26,5 mm con el electrodo central de iridio y asiento de estanqueidad plano para garantizar un funcionamiento óptimo en todas las condiciones. NGK es, sin duda, líder en esta tecnología, una marca que durante los últimos 80 años se ha labrado una excelente fama para convertirse en uno de los proveedores más fiables del sector. Un fabricante que cuenta con una amplísima cobertura no sólo para el sector del automóvil, sino también para el de las dos ruedas, en los que siguen ampliando su oferta adecuando su tecnología a los nuevos modelos que llegan al mercado. Fundada en 1936, NGK cuenta con 33 plantas de producción en todo el mundo y más de 16.500 empleados con un Centro Técnico en Ratingen (Alemania) en el que se prueban los prototipos en los motores del mañana.

Fotos Bujías: qué son y para qué sirven

Comentarios Bujías: qué son y para qué sirven

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"