Frenos automáticos de emergencia: una tecnología que evita accidentes

Los sistemas automáticos de frenada en caso de emergencia –también los llaman “predictivos”– aparecieron en 2010, y los primeros desarrollos corresponden a Bosch. Volvo fue una de las primeras marcas en apostar por estos sistemas de frenos anticolisión o anti atropellos, capaces incluso de reconocer objetos fijos o peatones cuando se circula a baja velocidad, avisando al conductor con antelación para que active los frenos… o frenando de forma automática si el conductor no lo hace.

Una tecnología que podría evitar muchos accidentes

Ahora, un completo informe de ANFAC para el Grupo Bosch analiza la presencia de estos sistemas en el parque español de vehículos, con resultados muy ilustrativos. Sobre todo si tenemos en cuenta que según este informe, los sistemas predictivos de frenada de emergencia podrían evitar o al menos mitigar las consecuencias de unos 350.000 accidentes al año en la UE, donde según las estadísticas un 32 por ciento del total de accidentes de tráfico con heridos y víctimas mortales fueron por atropellos (un 14%) o por choques contra objetos (18%). 

Así funcionan los frenos automáticos de emergencia

Básicamente, estos sistemas utilizan un sensor de radar (algunos se combinan también con cámaras de vídeo), que analizan todo lo que sucede por delante del vehículo. Este radar, o estas cámaras, también pueden formar parte de otros sistemas de ayuda a la conducción, como por ejemplo el control de crucero activo (mantiene la distancia con el vehículo que circula delante), o el sistema de alerta y mantenimiento en caso de cambio involuntario de carril.

Procesando todos los datos recibidos, el ordenador del sistema es capaz de detectar una posible situación de peligro, y avisa con tiempo al conductor mediante una señal acústica o luminosa. Si el conductor no disminuye la velocidad, el sistema puede incluso detener completamente el vehículo al accionar los frenos mediante el sistema de control de estabilidad ESP. Por lo general, estos sistemas funcionan a velocidades inferiores a los 30 km/h, y su misión es reducir la velocidad tanto como sea posible antes de producirse una colisión, aunque pueden llegar incluso a detener el vehículo por completo.

Vídeo del sistema City Safety de Volvo

 

 

Un equipamiento a tener en cuenta

Según el citado informe, actualmente los sistemas predictivos de frenada de emergencia sólo están disponibles –de serie u opcionalmente– en 1 de cada 6 vehículos matriculados en España, y su presencia se centra en el segmento de los vehículos de lujo o de alta gama. Del total del parque de vehículos, apenas un 1 por ciento de los automóviles que circulan en España cuentan con sistemas predictivos de frenada de emergencia, cifra que se eleva a un 2,3 % si consideramos sólo el parque de vehículos de hasta 10 años de edad.

Sin embargo, cada vez empiezan a ser más populares, y podemos encontrar sistemas de frenos de este tipo como opción –bien de forma individual, bien formando un paquete con otras ayudas a la conducción– en coches compactos como por ejemplo el Ford Focus, o incluso en utilitarios como el Seat Mii o el Volkswagen Up, donde este sistema tiene un precio de unos 450 euros, prácticamente lo que cuesta una pintura metalizada, y mucho menos que el techo solar, por ejemplo. Así que ya sabes, si tu nuevo coche ofrece la posibilidad de montar un sistema de frenada de emergencia, considéralo seriamente, merece la pena. 

Fotos Frenos automáticos de emergencia: una tecnología que evita accidentes

Comentarios Frenos automáticos de emergencia: una tecnología que evita accidentes

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"