Las sillas infantiles colocadas en contra de la marcha salvan vidas

Según un informe presentado hoy por Fundación MAPFRE, viajar en contra de la marcha puede llegar a reducir las lesiones graves en caso de accidente hasta en un 95% de los casos, especialmente en el caso de niños de 2 a 4 años de edad.

Sillas infantiles

En el año 2014 (último para el que se dispone de información al respecto), los accidentes de tráfico supusieron la principal causa externa de muerte infantil, representando el 23% de todas las muertes de niños de 0 a 14 años por causas externas. Se trata del menor porcentaje de los últimos 25 años, lo que indica que la mejora de la seguridad vial infantil alcanza una mayor magnitud que en otros ámbitos como los ahogamientos, las caídas accidentales, etc.

Uno de los objetivos centrales de la política española de seguridad vial para el periodo 2011-2020, estrategia que fue presentada a finales del año 2011, es, precisamente, “reducir a cero el número de niños fallecidos sin sistema de retención infantil”. En un sentido más amplio, y en opinión de Fundación MAPFRE, el objetivo final no debería ser otro que reducir a cero el número de niños fallecidos o heridos muy graves como consecuencia de accidentes de circulación en España, tanto aquellos que no usan sistemas de retención (fundamentalmente, porque pasen a ser usuarios de dichos sistemas de protección) como aquellos que sí lo hacen. Hasta que esto no se consiga, quedará mucho camino por recorrer.

Sillas infantiles

Precisamente hoy Fundación MAPFRE presentaba un informe sobre seguridad infantil en el automóvil en España y Latinoamérica elaborado por expertos en prevención y seguridad vial de dicha entidad, con el objetivo de analizar los errores más peligrosos y frecuentes que los padres cometen a la hora de viajar con sus hijos, como: no utilizar el cinturón de seguridad o llevarlo con holguras, y dar a conocer las regiones del cuerpo más perjudicadas por lesiones críticas que se producen cuando no se utilizan los SRI adecuados.

Para elaborar el informe, Fundación MAPFRE ha llevado a cabo numerosos ensayos de choque (crash test) en los que pone a prueba la utilización de diferentes sistemas de retención infantil en situaciones correctas e incorrectas. Para cada ensayo ha estudiado diferentes parámetros como la aceleración del tórax y los desplazamientos horizontal y vertical de la cabeza de un muñeco y ha registrado señales en los sensores de los maniquíes para evaluar el riesgo de lesión que podría producirse en caso de accidente.

De entre los ensayos llevados a cabo, podemos obtener información valiosa. Por ejemplo, si un bebé de seis meses viaja en el regazo de un adulto sería automáticamente despedido hacia delante en caso de accidente y se vería aplastado gravemente por la persona que lo lleva encima. Si lo hiciera un niño de 6 años, sentado en el asiento trasero pero sin cojín elevador, su cinturón de seguridad se desplazaría de tal forma que podría provocarle lesiones graves en el cuello, y el cuerpo acabaría deslizándose por debajo del mismo, con consecuencias fatales.

Sillas infantiles

Con el uso de un sistema de retención infantil (SRI) homologado y adecuado al peso del menor esto no ocurriría, ya que el cinturón de seguridad actuaría adecuadamente y frenaría el desplazamiento del niño, minimizando el riesgo de sufrir una lesión.

Las pruebas de impacto demuestran que permitir que los más pequeños viajen con holguras en el cinturón de seguridad y en el arnés de seguridad provoca daños considerables en la cabeza y el tórax, dos zonas del cuerpo que también sufren impacto por encima de los límites establecidos cuando se utilizan sistemas de retención infantil envejecidos y no homologados. Estos últimos, que todavía se encuentran a la venta en comunidades como Madrid, se rompen en caso de siniestro, haciendo que el sistema sea totalmente inseguro.

“Los niños que utilizan un SRI adecuado a su peso, estatura y edad y aquellos que viajan en la parte trasera del vehículo y en sentido contrario a la marcha lo hacen de forma mucho más segura y están expuestos a un riesgo mucho menor de perder la vida o resultar heridos que los que no llevan sujeción. Los más pequeños deberían viajar mirando hacia atrás no solo hasta que cumplen 1 o 2 años, sino hasta los 3 o incluso los 4 años”. Así lo ha reconocido hoy Jesús Monclús, director de seguridad vial de Fundación MAPFRE.

Durante el acto de presentación del informe, el director de seguridad vial también ha recordado que para saber si un cinturón de seguridad de adultos se ajusta correctamente a un niño es necesario comprobar: que la banda inferior del cinturón de seguridad pasa por encima de los huesos de la pelvis y no por encima del estómago del niño; que la parte superior del cinturón pasa por encima de la zona media del esternón y de la clavícula, sin quedar demasiado cerca del cuello: y que el niño puede sentarse en el asiento del vehículo doblando con comodidad las piernas, ya que si no las puede doblar, la postura le resultará incómoda y tenderá a “escurrirse” hacia delante.

La Directora de Proyectos de Fundacion MAPFRE, SAR, la Infanta Elena, que también ha participado en la presentación, ha hecho hincapié en que “los padres somos los principales responsables de la seguridad de nuestros hijos en el automóvil” y se ha referido a los medios de comunicación, como los  “protagonistas” en la labor de fomentar la concienciación, y el cambio hacia comportamientos más seguros, “que poco a poco se está produciendo”. “Sin vuestra ayuda y complicidad, ha indicado, nuestros mensajes tendrían un alcance mucho más limitado”.

Fotos Las sillas infantiles colocadas en contra de la marcha salvan vidas

Comentarios Las sillas infantiles colocadas en contra de la marcha salvan vidas

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"