Nuevo e-Bulli: Volkswagen adapta el clásico para ser eléctrico

El mítico T1 ha tomado prestadas piezas como el motor del e-up! o la batería del ID.3. Tiene toques modernos en su exterior e interior, pero muy bien integrados en el espíritu del vehículo alemán.

Volkswagen e-Bulli

Casi terminando el verano del pasado año os hablábamos de cómo el departamento eClassics de Volkswagen había adaptado un viejo Volkswagen Beetle para que circulara con un motor eléctrico. Ahora nos llega la segunda entrega con otro modelo clásico y muy apreciado por muchos conductores aventureros: el e-Bulli.

Para este primer proyecto, los trabajadores de eClassics y el Volkswagen Components Group han tomado como punto de partida un T1 Samba Bus, que se fabricó en 1966 en la planta alemana de Hannover y que había pasado medio siglo circulando por las carreteras del estado de California, en Estados Unidos.

Volkswagen e-Bulli

Una de las primeras premisas para la creación del Volkswagen e-Bulli era utilizar componentes recientes de sistemas eléctricos del grupo alemán. Por ello se cambió el motor bóxer de 44 CV por uno eléctrico de 61 kW (83 CV). ¿No os suena esa potencia? Pues por si no habéis caído todavía es el mismo propulsor con el que se comercializa actualmente el Volkswagen e-up!. Y no solo la potencia se ha duplicado, el par motor pasa de 102 a 212 Nm, convirtiendo a este T1 en el más potente jamás construido oficialmente y veloz con sus 130 km/h de velocidad máxima (el original no pasaba de 105 km/h), limitada de forma electrónica.

A la palanca de la caja de cambios se le ha hecho un hueco entre los dos asientos y su pomo también es heredado del modelo más pequeño de Volkswagen. Por ello cuenta con los distintos modos P, R, N, D y B, permitiendo el último variar el grado de recuperación de energía. A su alrededor encontramos nuevos botones como uno de encendido, el de los modos de conducción y otros dos de calefacción.

Volkswagen e-Bulli

La colocación del motor se ha mantenido en la parte posterior, mandado su fuerza al eje trasero directamente. Sobre la batería nos comentan que se ha colocado en el centro del piso para mejorar el centro de gravedad y que su capacidad es de 45 kWh, la misma que la versión menos potente del próximo Volkswagen ID.3.

Lo que me ha parecido un acierto en esta integración eléctrica es la colocación de la toma de corriente. En vez de romper la estética de la T1 con otra tapa más, se ha escondido por debajo de la matrícula del Volkswagen e-Bulli y así conecta directamente con el motor. Está preparado para funcionar con corriente continua o alterna desde los 2,2 kW hasta los 50 kW (con esta potencia tardaría 40 minutos en llegar al 80 %) y con una carga completa se podrían recorrer más de 200 kilómetros.

Volkswagen e-Bulli

Modificaciones para darle un toque más moderno

La incorporación de la unidad eléctrica no ha sido la única gran modificación que ha sufrido este Volkswagen e-Bulli. Este T1 tan especial estrena un nuevo chasis que mejora la dinámica, adoptando suspensiones multi-link en ambos ejes, un nuevo sistema de dirección de cremallera y piñón, así como frenos de disco ventilados en todas las ruedas.

A la pintura del Volkswagen e-Bulli se le ha dado un toque más moderno con la utilización de los tonos “Energetic Orange Metallic” junto con el "Golden Sand Metallic" en acabado mate. También contribuyen los faros LED para las luces diurnas y otras lentes de la misma tecnología colocadas en la parte trasera que indican la carga de la batería incluso antes de montarnos en el coche.

Volkswagen e-Bulli

Para el interior también se ha utilizado una gama de colores de dos tonos, siendo en este caso los “Saint Tropez” (blanco) y “Saffrano Orange”, que contrasta de forma clara con un suelo que se ha revestido de madera. Como vemos en las fotografías hay asientos para ocho personas y el techo panorámico es abatible.

Además del pomo del cambio antes mencionado, en el interior de este Volkswagen e-Bulli hay más elementos modernos. Por ejemplo, el panel de instrumentación es igual que el antiguo pero se le ha colocado una pequeña pantalla que hace las veces de ordenador de a bordo para consultar información como el estado de la carga, por poner un ejemplo. Le acompañan unos LED que nos avisan cuando está activo el freno de mano o cuando se ha enchufado el cable cargador.

Volkswagen e-Bulli

La radio, aunque engañe con su aspecto “vintage”, cuenta con las últimas novedades como tecnología DAB+, conectividad Bluetooth o mediante USB y unos altavoces a medida con subwoofer incluido. A esto hay que sumar que el Volkswagen e-Bulli está conectado a la red gracias a su sistema multimedia colocado en el techo y mediante una aplicación podremos conocer datos como el tiempo de carga, la autonomía restante o datos sobre nuestros viajes.

Este Volkswagen e-Bulli estaba preparado para ser presentado durante la Techno Classica de este año, pero al suspenderse por el coronavirus se hizo a través de las redes. La idea con este proyecto es comercializarlo para quienes deseen convertir su T1 a un vehículo eléctrico por un precio que rondará los 64.900 euros, en Alemania.

Fotos Nuevo e-Bulli: Volkswagen adapta el clásico para ser eléctrico

Comentarios Nuevo e-Bulli: Volkswagen adapta el clásico para ser eléctrico

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"