Citroën Berlingo: primera prueba y opinión del motor PureTech 130 EAT8

El monovolumen francés contará ahora con un motor más potente de gasolina, asociado a una suave y rápida caja de cambios automática. Destaca por sus soluciones interiores y el espacio disponible.

Prueba Citroën Berlingo

Los monovolúmenes han desaparecido. La moda SUV ha hecho que las marcas dejen de comercializar este tipo de carrocerías, amén de nuestros protagonistas de Citroën por poner un ejemplo de los pocos que quedan. Como alternativa han aumentado su cuota de mercado los derivados de comerciales, que aunque nos recuerden mucho a las furgonetas, son capaces de ofrecer más versatilidad interior que los anteriores monovolúmenes. Hoy lo vamos a comprobar con el Citroën Berlingo, con el que tuvimos una toma de contacto con su nueva combinación de motor gasolina PureTech 130 y el cambio automático EAT8.

Prueba Citroën Berlingo: originalidad al poder

Una de las cosas que más me gustan de este Citroën Berlingo es su originalidad. Te puede gustar o no, pero no puedes negar que con su imagen ha conseguido distanciarse de los vehículos comerciales de los que deriva. Refrenda esta idea el hecho de que ofrece hasta 21 combinaciones de personalización para el exterior, siendo referencia en su segmento, y otras tres más si hablamos de ambientes interiores.

Prueba Citroën Berlingo

En nuestro país se vende con dos carrocerías, M y XL, contando con 4,4 m y 4,75 m de longitud respectivamente. Para los dos casos se pueden elegir configuraciones de cinco o siete asientos, aunque en mi opinión si coges la segunda opción siempre lo haría junto con el tamaño más grande del Citroën Berlingo para seguir contando con algo de maletero. Además, dispondrías de raíles en el suelo para poder desplazar los asientos a tu antojo.

Dentro encontramos algunos detalles de un comercial, como puede ser el volante inclinado hacia adelante o la posición alta de la caja de cambios (en este caso la rueda o mando del EAT8), pero nada que vaya a incomodarte en el día a día. Todo esto se te olvidará cuando manejes el volante multifunción de cuero o una pantalla multimedia de buen tamaño (8 pulgadas) y a la que no le falta de nada.

Prueba Citroën Berlingo

Siguiendo con el interior llegamos a la zona que mejor representa las virtudes de este Citroën Berlingo. La banqueta trasera está dividida en tres asientos independientes, con sus correspondientes anclajes ISOFIX. Su mullido me pareció muy cómodo, casi un poco más que los delanteros. Mirando a mi alrededor pude ver salida de ventilación con ajuste individual o enchufes de 12 v, muy útiles para los ocupantes de estas plazas.

Y luego está el gran maletero. Hasta la misma bandeja hay un espacio de 775 litros ¡en la carrocería pequeña! Una cifra insuperable para cualquier SUV que se mueva en este tamaño. Pero es que en la carrocería XL el Citroën Berlingo asciende hasta los 1.050 litros. Todas estas cifras, ya de por sí excelentes, pueden aumentar abatiendo los asientos de las plazas traseras o el del copiloto para cargar objetos de una gran longitud. Además, la luneta trasera es abrible, lo que permite coger objetos en lugares estrechos donde no podamos abrir bien el portón.

Prueba Citroën Berlingo

Prueba Citroën Berlingo: el nuevo PureTech 130 EAT8

Hasta ahora el Citroën Berlingo se comercializaba con motores diésel BlueHDi de 100 y 130 CV y el gasolina PureTech de 110 CV. Desde finales de este mes estará disponible ya con el PureTech de 130 CV, que siempre va asociado al cambio automático EAT8.

En esta toma de contacto no pude conducirle muchos kilómetros, aunque como ya le había probado en otros modelos más o menos conocía su comportamiento. Sin duda es un motor que mueve con suficiencia a este Citroën Berlingo dado que su par se da muy pronto y se complementa muy bien con la caja de cambios que demostró ser rápida y suave en sus cambios de relaciones.

Prueba Citroën Berlingo

Su pega quizás sea el consumo, que pese a homologar 5,7 litros, a nosotros se nos quedó en 8 litros circulando mayoritariamente por autovías a ritmos constantes. En este aspecto es mucho más económico el BlueHDi 130, que como nuestro protagonista puede disfrutar del cambio automático o manual.

¿Cuánto cuesta el Citroën Berlingo PureTech 130?

Lo primero que deberás tener en cuenta es que este Citroën Berlingo con la combinación PureTech 130 y la EAT8 solo puede adquirirse con el acabado más alto Shine. Repasando su equipamiento volverás a recaer en que esto es más un turismo que un comercial. Llantas de 16 pulgadas, alerta de descanso, ayuda de salida en pendiente, freno de mano eléctrico, faros automáticos, el Pack Safety, el climatizador o la citada pantalla multimedia de 8 pulgadas son muy buenos argumentos.

Prueba Citroën Berlingo

Como opcionales todavía encontrarás el cargador inalámbrico para móviles, el techo panorámico, cámara de aparcamiento con visión 180 grados, el vigilante del ángulo muerto, el Head-up Display o el acceso y arranque manos libres.

Teniendo en cuenta todo esto, el Citroën Berlingo PureTech 130 tiene un precio de 27.000 euros, aunque con las promociones actuales por parte de la marca francesa y sus concesionarios, podría bajar esta cifra hasta los 21.000 euros. Se encuentra listo para realizar pedidos, entregando las primeras unidades a final de mes o principios de febrero.

Fotos Citroën Berlingo: primera prueba y opinión del motor PureTech 130 EAT8

Comentarios Citroën Berlingo: primera prueba y opinión del motor PureTech 130 EAT8

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"