Prueba Abarth 695C Rivale, deportivo en frasco pequeño

Nos ponemos al volante de la edición limitada del Abarth 695C, con un precio muy competitivo, estética llamativa y una dinámica que impresiona.

Prueba Abarth 695C Rivale

Las grandes fragancias se guardan en frascos pequeños. No se puede definir mejor con esta frase al protagonista de nuestra prueba, un Abarth 695C en el que es difícil contar con más deportividad en tamaño tan menudo. Además, nuestra versión de pruebas es la edición limitada Rivale, para darle un toque todavía más exclusivo a nuestro modelo. Esto no es un coche convencional y tampoco lo será la prueba, así que a disfrutar de la lectura.

Abarth y Riva juntos

Desde hace unos años comenzó una colaboración entre FCA y la constructora de barcos italiana Riva, por la que se han hecho modelos especiales, valga como ejemplo nuestro protagonista o el Fiat 500 Riva, con claras reminiscencias a la náutica. Lo apreciamos en detalles como la pintura en dos colores, con una línea de separación entre lo que quedaría en una embarcación por encima de la superficie del agua y lo que está por debajo, en el acabado caoba del salpicadero o en los asientos de cuero azul.

Prueba Abarth 695C Rivale

Sin duda es una forma de hacer distintivo un modelo muy conocido ya y que se fabrica en edición limitada. Nuestra unidad indicaba en su placa identificativa que era el 1.030 e incluso se podría incluir serigrafiado el nombre del yate Riva del dueño del coche, en caso de que puedas tener uno de ellos.

El acabado Rivale puede ser escogido tanto para la carrocería berlina como para el cabrio, como es nuestro caso. Eso sí, de una forma irremediable siempre irá asociado al motor 1.4 T-JET de 180 CV, al que se podrá acoplar un cambio manual o una transmisión automática robotizada.

Prueba Abarth 695C Rivale

Prueba Abarth 695C Rivale: al abordaje

Como si el espíritu de un pirata se introdujera en mi cuerpo procederé al abordaje de esta “embarcación”. Nada más sentarme en estas bonitas butacas de piel azul me percato que muchas cosas han cambiado, para bien, desde la prueba que hice hace cinco años a este modelo en el acabado Turismo. El panel de instrumentación es casi al completo digital, ahora que tanto se están poniendo de moda, y la pantalla multimedia que acompaña tiene un tamaño generoso y está integrada, la guantera se ha cerrado y la palanca del ajuste del asiento ya no te entorpece cuando vas a accionar el freno de mano.

Aunque hay otros detalles no tan positivos que se mantienen. Cuando vas a buscar tu posición ideal “al timón” te percatarás que la dirección sólo se deja regular en altura, junto lo contrario del asiento que no permite precisamente ese mismo movimiento. A mí lo que me provocó está situación es que tardara algo más de lo habitual en encontrar mi postura ideal.

Prueba Abarth 695C Rivale

Desde el puesto de mando mirando tanto a babor como a estribor encontraremos varios tapizados de cuero combinados con otros plásticos de un nivel medio, con unos ajustes normales. Y en cuanto al espacio, ideal para dos pero las piernas de los ocupantes traseros sufrirán si eres un poco alto y necesitas echar el asiento hacia atrás.

Prueba Abarth 695C Rivale: a navegar

Soltamos amarres y nos ponemos a navegar a bordo de nuestro Abarth 695C Rivale. Para conseguir una sensación lo más parecida a un yate, bajo la capota. Este proceso se hace de una forma muy cómoda gracias a dos botones colocados en el techo, cerrando como por fases no al completo. Me ha parecido rápida, aunque cuando queda recogida se pierde algo de visibilidad en el espejo retrovisor interior.

Prueba Abarth 695C Rivale

Arranco el motor y ahí está. La doble salida de escape de Akrapovic es música para los oídos y hace que te embauques de la esencia de deportividad de Abarth. Nuestra unidad de pruebas contaba con el cambio automático robotizado y tras pulsar el botón “1” empezamos a surcar las olas. Pero tras unos kilómetros reniego un poco de él. Al ser de tipo robotizado tienes que predecir cuándo va a cambiar de marcha para que no te pille acelerando, de lo contrario sufrirás un pequeño tirón. Sólo acelerando muy a fondo conseguirás una buena salida antes de llegar al corte. Menos mal que cuenta con unas levas tras el volante que te ayudarán a evitar esta situación, aunque no me parecieron muy rápidas.

Obviando este detalle, las capacidades dinámicas son impresionantes, ayudadas por los neumáticos Michelin Pilot Sport 4, los frenos de Brembo o las suspensiones Koni, que tienen un tarado tan bajo que prácticamente serían capaces de leer el asfalto si tuviera letras (ojo con el dolor de espalda si coges muchos baches). Y luego está su motor, que en el modo Normal quizás no te impresione mucho, pero que en cuanto pulsas el botón Sport se vuelve poderoso. Me impresionó como cambia su respuesta o el tacto de la dirección, pudiendo siempre mirar la presión del turbo en el indicador colocado a la izquierda del panel de instrumentación. Superlativo para este Abarth 695C Rivale.

Prueba Abarth 695C Rivale

Después de tanto desparrame y llegados a puerto toca revisar los consumos en cada una de la rutas realizadas. Durante los días que tuve el coche me moví en torno a los 8 litros en carretera a ritmos constantes, mientras que en cuanto sumamos atascos y varias paradas es fácil irse a los 11 litros. Son cifras normales, pero debes tener en cuenta que el depósito de 35 litros te hará ir más de la cuenta a la gasolinera.

Sobre el uso del sistema multimedia uConnect, me gustaron los detalles del gráfico que guarda o abre el garaje para sacar el Abarth (ver fotos de la galería). La interfaz me ha parecido moderna, no falta ningún tipo de conectividad o el navegador, e incluso cuenta con una brújula para que no nos perdamos en medio del mar.

Prueba Abarth 695C Rivale

Prueba Abarth 695C Rivale: ¿Cuánto cuesta?

He disfrutado mucho al volante de este Abarth 695C Rivale, pero ahora toca pasar por caja. Lo primero que hay que tener en cuenta es que está versión es limitada, que siempre sube un poco más el coste, con cambio automático y descapotable. Aunque antes de hablar de precio ten en cuenta que tiene asientos de cuero, llantas de 17 pulgadas, climatizador, pintura en dos tonos, frenos Brembo, suspensiones Koni, escapes Akrapovic, sistema multimedia uConnect con pantalla de 7 pulgadas y sensores de aparcamiento traseros. Nada mal.

Pues todo esto te costará 32.000 euros en carrocería descapotable (+2.000 frente a la berlina) y con cambio manual, que le dejaría por encima de un Competizione (30.400 €) y por debajo del Esseesse (33.100 €) con el mismo motor, por lo que a mí me parece un precio bastante competitivo. Incluso aprovechándose de las promociones de la marca se podría bajar hasta los 26.900 euros.

Prueba Abarth 695C Rivale

Aunque hay que decir que nuestra unidad de pruebas, teniendo en cuenta que tenía cambio automático que ya te suma 1.950 euros más los opcionales que equipaba, se subía hasta los 36.750 euros (31.650 euros con las promociones).

Alternativas para el Abarth 695C Rivale

Se puede decir sin problemas que el Abarth 695C es un “rara avis” dentro del mundo del automóvil. Nadie ofrece tanta cantidad de potencia y capacidades dinámicas en tan poco espacio. Podríamos plantear como alternativas un Opel Adam S con el motor 1.4 de 150 CV, que cuesta casi la mitad pero ni por asomo es tan deportivo, o un Suzuki Swift Sport, que calca la potencia del alemán y quizás tendría un carácter algo más picante pero sin llegar a ser suficiente para plantar cara a nuestro protagonista.

Prueba Abarth 695C Rivale

Por tanto llegaríamos al Mini Cooper S, que en su carrocería de tres puertas cuesta 29.650 euros, con un motor de 192 CV y cambio manual. Aunque de nuevo me parece que tiene menos elementos racing, que en su caso se suelen reservar para las versiones John Cooper Works.

Fotos Prueba Abarth 695C Rivale, deportivo en frasco pequeño

Comentarios Prueba Abarth 695C Rivale, deportivo en frasco pequeño

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"