Prueba del Toyota C-HR Advance Luxury: precio, configuraciones, opinión, fotos,...

El Toyota C-HR se renovó para ofrecer lo que todos estábamos pidiendo a gritos: un motor de más potencia y un comportamiento algo más deportivo sin dejar de priorizar el confort.

Toyota C-HR

El Toyota CH-R es un coche clave para la firma japonesa. No solo por volumen de ventas, sino porque inició la transformación de la marca, muchas veces acusada de aburrida, hacia un mundo repleto de emociones en que ahora están otros modelos como el Toyota Yaris o el Corolla. Comenzó por la estética, con un diseño agresivo, aunque su motor de 122 CV se quedaba algo corto. Pero ahora, con esta versión de 184 CV, por fin vemos cómo su aspecto y su alma tienen una sintonía perfecta.

Diseño: contigo empezó todo

Toyota C-HR

El Toyota C-HR fue estrenado en 2016, pero no envejece. Cierto es que el B-SUV japonés recibió una actualización el pasado año, pero esta fue muy discreta, dejando todo el peso al nuevo motor del que os hablamos en esta prueba.

El frontal tan característico de este Toyota C-HR ha sufrido ciertos cambios, como los faros antiniebla delanteros, que se sitúan más arriba, ciertos cambios en los faros y nuevos paragolpes, de formas algo menos radicales. Donde más mantiene su característico diseño es detrás, donde Toyota no ha cambiado nada: tan solo ha introducido una firma lumínica diferente y unos pequeños intermitentes dinámicos, lo que le confiere un aspecto más premium.

Toyota C-HR

Desde luego, el Toyota C-HR posee toda la personalidad del mundo, algo indispensable en estos días, especialmente en un segmento con tanta competencia como el B-SUV, donde hay marcas que tienen incluso dos modelos a la venta. Y aquí radica su éxito.

Por supuesto, como en la mayoría vehículos, no todo es de color rosa. También hay grises. En el caso del diseño del Toyota C-HR, lo que no me gustan son las manetas de las puertas traseras, ya que estas son bastante incómodas a la hora de abrirlas. Su ubicación no es casual, ya que gracias a ello, este SUV parece un coche de tres puertas y le añade un extra de atractivo. Pero a efectos prácticos, pierde puntos respecto a un tirador normal.

Interior: calidad y buen confort delantero

Toyota C-HR

El interior del Toyota C-HR ha mejorado bastante respecto a la primera versión. Se nota que la firma japonesa ha trabajado en mejorar las calidades interiores del vehículo, con un tacto bastante superior tanto en las superficies blandas con duras. Este es el aspecto más trabajado por la marca británica.

Por otro lado, el diseño interior me ha gustado gracias a su buen equilibrio entre querer gustar, para lo cual ha introducido detalles en distintos tonos de azul, con no pasarse de radical o estrambótico. El equilibrio ideal para demostrar personalidad pero no crear rechazo entre aquellos que no quieran alejarse demasiado de lo convencional.

Toyota C-HR

La pantalla táctil central es idéntica a la que vimos en la primera generación, aunque notamos algunos cambios que la mejoran. Por ejemplo, añade la conectividad con Android Auto y Apple Carplay junto al software MyT, una app para móviles que sirve para darnos información sobre cómo utilizamos el vehículo. De este modo, es fácil saber qué aspectos mejorar para hacer una conducción más eficiente y por tanto, más económica.

Este punto es bastante importante porque hasta ahora, aquellos que necesitaban desplazarse a algún sitio desconocido tenían que utilizar el GPS integrado de Toyota, cuyas gráficas son confusas y por lo general, su funcionamiento es algo rudimentario. De este modo, podremos sincronizar el teléfono y utilizar Google Maps, que no solo supera al navegador del Toyota C-HR, sino al de cualquier marca.

Toyota C-HR

En cuanto a la habitabilidad y el espacio del maletero, el Toyota C-HR se ve superado por otras marcas. Su concepto de diseño le ha privado de hacer un habitáculo más espacioso, de modo que hay otros coches de la competencia que en este aspecto son mejores. Pero claro, no tendrías en el garaje un coche con la personalidad de este Toyota C-HR. La firma japonesa ha echado el resto por la pasión, el diseño y enamorar a primera vista.

En las plazas traseras vemos con claridad cómo el diseño ha sido prioritario. Las ventanillas son pequeñas, de estilo coupé, ya que el diseño exterior no permite poner unas ventanas de tamaño superior. Aunque es cierto que las plazas delanteras son bastante cómodas, especialmente gracias al asiento, de corte deportivo y con una buena capacidad de sujeción.

Toyota C-HR

El maletero respecto a la versión 125H pierde algo de habitabilidad (28 litros, tiene 358 totales), ya que la batería ha pasado de estar en el vano motor a situarse bajo el suelo del maletero.  Tener un motor más grande ha dejado sin sitio a la batería y esto ha hecho que los ingenieros la hayan colocado detrás. Toyota lo ha compensado con huecos portaobjetos que no están presentes en la versión anterior, así como ha añadido un doble fondo.

Motor: lo que el C-HR necesitaba

Toyota C-HR

Cuando probamos el Toyota C-HR 125H, vimos un coche con un potencial que no estaba bien aprovechado. Cierto es que 125 CV no son pocos, pero en este motor, que está unido a un cambio CVT, da la sensación de quedarse algo cortos. Por ello, Toyota apostó por el motor que aquí probamos, el 180H, que posee una mayor potencia (184 CV) y es más acorde con el diseño radical que caracteriza a este coche.

La aceleración ya se aprecia: es tres segundos más rápido, lo suficiente para sentir ciertas sensaciones deportivas. Aunque para notar grandes cambios hay que pisar a fondo: en zonas urbanas, el Toyota C-HR tiene un carácter tranquilo también con este motor. Eso sí, a la hora de viajar por carretera, la mejoría es generosa, ya que en esta ocasión, llegar a altas velocidades es mucho más sencillo, lo que facilita la conducción a altas velocidades.

Toyota C-HR

Por otro lado, el Toyota C-HR con este motor es mucho más divertido. Permite disfrutar en carreteras secundarias, ya que su comportamiento también tiene un claro enfoque deportivo, por lo que ahora el motor está bien acompañado para lograr buenas aceleraciones.

¿El pero? El que suele ser habitual en los motores de este tipo. Su docilidad permite no explotar toda la deportividad que está dentro del motor por potencia y prestaciones y el hecho de estar combinado con un cambio CVT hace que el sonido sea elevado cuando pisamos a fondo.

Toyota C-HR

En cuanto a los consumos, el Toyota C-HR es excelente, ya que ofrece unos consumos muy similares a los que vimos en el motor pequeño, pero con una mayor cantidad de prestaciones. Estas se agradecen enormemente en ciudad, donde un motor gasolina equivalente mostraría unas cifras bastante superiores. Cierto es que el Toyota C-HR ante una conducción deportiva dispara el uso de gasolina, pero rodando de manera normal, es fácil estar por debajo de los 5,5 l/100 km. Y esto es excelente. En este caso sí merece llevar la etiqueta ECO sobre el parabrisas.

Comportamiento: ligeramente más deportivo

Toyota C-HR

El Toyota C-HR está pensado para hacer una conducción moderadamente deportiva. Es decir, el coche no tiene un perfil tan marcado como sí tiene el Alfa Romeo Stelvio, pero sí apunta en esa dirección, sin olvidarse del confort, un elemento clave para los compradores de coches del segmento B-SUV.

El tacto del coche me ha gustado por su suavidad y confort de marcha, ya que la insonorización -salvo en las dichosas aceleraciones- se ha mejorado, algo que se nota a la hora de conducir a altas velocidades. La comodidad auditiva ahora es más elevada gracias a la reducción del ruido de rodadura.

Toyota C-HR

Por otro lado, el paso por curva es bueno gracias al trabajo de Toyota en hacer una suspensión algo más dura de la media dentro del segmento. Es cierto que en los baches sufre ligeramente más que otros coches del segmento, pero en curva es mucho más firme, lo cual agradecerán las personas que suelan transitar carreteras con curvas. Aquí también vemos cómo Toyota ha apostado por mejorar el aspecto deportivo del C-HR, aunque insistimos: no es su objetivo principal, ya que el confort es prioritario.

Toyota también ha trabajado en la dirección, de modo que ahora es más directa, algo que se agradece a la hora de recorrer carreteras secundarias. Apuntar con el Toyota C-HR ahora es más sencillo y jugar con el volante no es tan necesario como antes. Mejoras en el chasis que hacen que, por lo general, estemos ante un coche bastante mejorado respecto a su predecesor.

Equipamiento: el acabado más alto disponible

Toyota C-HR

El Toyota C-HR que hemos tenido de pruebas cuenta con el equipamiento más completo disponible, el advance luxury, que incluye, de serie, los siguientes elementos.

Alerta de tráfico trasero (RCTA) con función de frenado, asistencia a la frenada (BA), asistencia de frenado precolisión con detección de peatones, asistente de arranque en pendiente (HAC) , asistente y avisador de cambio involuntario de carril, control de crucero adaptativo con limitador de velocidad, control de estabilidad (VSC+), control de tracción, control inteligente de luces de carretera, cámara de visión trasera, faros LED, indicador de baja presión de neumáticos (TPWS), llamada de emergencia (e-Call).

Toyota C-HR

Mandos multifunción en volante, ordenador de viaje, reconocimiento de señales de tráfico , retrovisores exteriores calefactables, sensores de aparcamiento 360º, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona, cristales traseros oscurecidos, faros con función Follow-me-home, freno de mano eléctrico , sensor de lluvia y lluvia, 6 altavoces, Android Auto y Apple CarPlay , pantalla multifunción táctil de 8”, llantas de aleación de 46 cm (225/50 R18) de 5 radios mecanizada.

Fotos Prueba del Toyota C-HR Advance Luxury: precio, configuraciones, opinión, fotos,...

Comentarios Prueba del Toyota C-HR Advance Luxury: precio, configuraciones, opinión, fotos,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"