Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores

De esta manera el SUV completa una amplia de motorizaciones con variantes gasolina, diésel e híbridas. Analizamos comportamiento, gama y precios.

Prueba Kia Sportage

Ya están a la venta y disponibles los motores tanto diésel como el híbrido enchufable del Kia Sportage. De esta manera el SUV coreano ofrece hasta siete versiones, con las tres etiquetas y el trío de tecnologías híbridas disponibles en el mercado. Hemos podido probar las novedades y aquí te voy a contar mis impresiones.

Los motores diésel del Kia Sportage

Sus ventas cada vez son menos testimoniales, pero en Kia han decidido apostar no por una, sino dos motorizaciones diésel. Partiendo de un mismo bloque 1.6 CRDi, se oferta con 115 CV, siempre con tracción delantera y cambio manual, o con 136 CV, mucho más recomendable al contar con hibridación ligera con su etiqueta Eco, así como la posibilidad de elegir entre el cambio manual o el automático, e incluso tracción total.

Prueba Kia Sportage

Otros aspectos que me hacen decantarme por el más potente es que su capacidad de respuesta es mejor, más teniendo en cuenta que es un SUV familiar y casi destinado a cubrir grandes distancias, y que los consumos homologados son exactamente los mismos. Su punto negativo es que la capacidad del maletero es la menor de todas las motorizaciones del Kia Sportage, con 526 litros por los 571 litros del otro diésel.

El 1.6 CRDi de 115 CV está presente en nuestro mercado con los dos primeros equipamientos del Kia Sportage, el Concept y el Drive. En el caso de la otra motorización diesel lo tendremos disponible para los cuatro (se suman el Tech y el GT-Line), pero dependiendo de la combinación escogida de transmisión y tracción puede variar. A continuación se muestra la lista de completa con sus correspondientes precios, aunque a todos se les resta 3.000 euros de la promoción de este mes y 1.850 euros más si se financia con la marca:

  • 1.6 CRDi 115 Concept: 32.675 €
  • 1.6 CRDi 115 Drive: 35.075 €
  • 1.6 CRDi 136 4x2 Concept: 34.275 €
  • 1.6 CRDi 136 4x2 Drive: 36.675 €
  • 1.6 CRDi 136 4x2 Tech: 39.575 €
  • 1.6 CRDi 136 4x2 Automático Tech: 41.675 €
  • 1.6 CRDi 136 4x2 Automático GT-Line: 46.775 €
  • 1.6 CRDi 136 4x4 Tech: 42.475 €
  • 1.6 CRDi 136 4x4 Automático Tech: 42.475 €
  • 1.6 CRDi 136 4x4 Automático GT-Line: 50.375 €
Prueba Kia Sportage

El motor híbrido enchufable del Kia Sportage

La otra gran novedad de esta presentación del Kia Sportage era su nueva mecánica híbrida enchufable. En el caso del SUV coreano, mezcla en su interior la acción de un motor de combustión de 180 CV, junto con otro eléctrico de 66,9 kW (91 CV). En su momento óptimo, este conjunto alcanza 265 CV y un par de 350 Nm, desde apenas 1.500 rpm que lo hace muy aprovechable.

Para poder contar con la etiqueta 0 emisiones, se le instala una batería a bordo de 13,8 kWh. Con ella se han conseguido homologar nada menos que 70 kilómetros de autonomía completamente eléctrica, que podrían aumentar hasta los 78 en caso de realizar todo el recorrido por un entorno urbano. Se puede cargar hasta un máximo de 7,4 kW para llegar a su máxima capacidad en 1,8 horas (en un enchufe casero sería 5 horas y media).

Prueba Kia Sportage

Dado que los Kia Sportage varían tanto en capacidad del maletero dependiendo de la motorización escogida, hay que indicar que en el híbrido enchufable se queda en 540 litros, solo por encima del diésel MHEV antes explicado.

Respecto a su gama, el Kia Sportage PHEV está disponible con los tres acabados más altos del SUV coreano: Drive, Tech y GT-Line. Los precios son los siguientes teniendo en cuenta que habría que aplicarlos un descuento promocional de este mes de 1.800 euros, más otros 2.200 euros (2.990 € en el caso del Drive) para los coches financiados con la marca:

  • Kia Sportage PHEV Drive: 44.305 euros
  • Kia Sportage PHEV Tech: 47.205 euros
  • Kia Sportage PHEV GT-Line: 53.005 euros
Prueba Kia Sportage

Toma de contacto con los Kia Sportage diésel e híbrido enchufable

Hasta la provincia de Valladolid, más concretamente en los alrededores de Peñafiel es donde pudimos probar los últimos motores en incorporarse a la gama del Kia Sportage. Y el primero de ellos fue el diésel de 136 CV, una opción muy recomendada para aquellos que hagan muchos kilómetros al año y que encima tiene etiqueta Eco.

En el arranque es un motor que se deja notar en el habitáculo, pero a los pocos metros te olvidas que está presente. En teoría puede parecer poca potencia para mover al conjunto, pero los 320 Nm de par con el que cuenta dan mucho de sí, más teniendo en cuenta que el bloque gasolina más potente, el de 180 CV, solo tiene 265 Nm.

Prueba Kia Sportage

Asociado a este motor me gustó el rodar que exhibe el Kia Sportage. Un poquito menos blando que el Hyundai Tucson, con el que comparte la mayoría de los elementos importantes, tiene un buen guiado de la dirección y sus suspensiones benefician el confort a la hora de realizar bastantes kilómetros. Respecto al consumo, terminé con 6,8 litros (homologa 6,5 con 4x4 y cambio automático que tenía mi unidad de pruebas), que quizás pueda ser un poco alto.

De ahí salté al híbrido enchufable. Aquí la potencia no es para nada un problema, ya que sobra por todos lados. El coche incluso parece que es mucho más pequeño por lo ligero que parece en cada aceleración. Para este recorrido teníamos cargada la batería, por lo que nos movimos en consumos de 3,5 litros con mucha facilidad. Y el maletero tampoco me pareció tan pequeño.

Prueba Kia Sportage

Por último, tuve la ocasión de probar el CRDi de 115 CV. A diferencia de los dos anteriores, aquí tenía cambio manual, que me pareció con unos buenos recorridos. Este motor sí que quizás vaya un poco justo de potencia, notándose cuando circulamos en la sexta marcha y afrontamos un repecho, donde poco a poco pierde la velocidad de crucero. Y sus consumos son muy parecidos a los del 136 CV, refrendando la elección que ya comentaba antes.

Fotos Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores

  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores
  • Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores

Comentarios Prueba Kia Sportage PHEV y diésel: analizamos sus últimos motores

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.