Prueba Skoda Kamiq 1.5 TSI EVO 150 CV DSG Sport: opinión, precios, fotos,...

El nuevo SUV urbano de la marca checa es un producto muy completo gracias a su equipamiento, su buen rodar y diseño arrollador.

Skoda Kamiq

El Skoda Kamiq ha llegado para quedarse gracias a una propuesta llamada a ser superventas. Esto se debe a su estética SUV, la carrocería más demandada en estos momentos y lo completo que resulta a todos los niveles. Desde luego, tras la prueba, he quedado sorprendido por todo lo que ofrece y considero que tiene que ser una de las opciones más a tener en cuenta para todo aquel que quiera comprarse un SUV. Esta versión, la tope de gama, no es la más económica (desde 24.320 euros), aunque tiene argumentos para convencerte de su compra.

Diseño:arriesgado y rompedor

Skoda Kamiq

Skoda ha apostado por mantener la línea de diseño que hemos visto en otros de sus SUV como el Kodiaq, aunque en un formato más reducido. Y como en estos coches, la estética es arriesgada, que destaca por un frontal poderoso y muy personal. Los grupos ópticos están separados entre sí en base a su función y su parrilla, pintada en negro con cromados en el borde, ofrece una sensación de estar ante un vehículo de mayores dimensiones.

El lateral no es tan personal salvo por los detalles en negro, como sus barras del techo. Sus llantas me han gustado por su estética, así como el hecho de tintar las lunas traseras. Una vez llegamos a la zaga, podríamos decir que el Skoda Kamiq es una mezcla entre la estética SUV general de Skoda con un Scala. El mayor rasgo de esto son los pilotos, idénticos a los del compacto (aquí puedes leer la prueba).

Skoda Kamiq

En cuanto a los ajustes de la carrocería, el coche presenta un buen nivel de acabado y mejora, bajo mi punto de vista, lo que he podido observar en sus homólogos de Seat y Volkswagen (Arona y T-Cross). Desde luego, entre estos tres modelos, que comparten muchos elementos técnicos y de diseño, elegiría este Skoda Kamiq sin dudarlo.

Interior: grandes detalles de calidad

Skoda Kamiq

Lo primero en lo que uno se fija al entrar en este Skoda Kamiq es en los asientos. Además de lucir un acabado deportivo gracias a su formato baquet, parecen bastante cómodos. Y una vez sobre ellos, esa sensación se confirma: el confort es elevado y en curva sujetan de maravilla.

En general, el coche luce altos niveles de calidad para el segmento y rango de precios en el que está. Los materiales acolchados tienen un buen tacto y el diseño escogido para el salpicadero, que da mucha importancia a los detalles cromados, es acertado. Desde luego, en aspectos generales este Skoda Kamiq está muy bien presentado.

El apartado tecnológico se aprovecha de la pantalla que Volkswagen ha utilizado durante años, con botones hápticos en los laterales para elegir los diferentes menús y un sistema táctil que ha envejecido de maravilla gracias a lo avanzado que era cuando fue lanzado. El sistema táctil es una maravilla y resulta sencillo de utilizar. Aunque el Grupo Volkswagen ya ha dado otro pequeño salto hacia delante en este aspecto para su marca principal y Audi, en ningún momento uno siente que esta pantalla se ha quedado vieja.

Skoda Kamiq

Le acompaña el ya habitual digital display en la zona de la instrumentación. Un sistema innovador gracias a la modularidad de su pantalla, bastante personalizable, ya que permite distribuir la información a nuestro gusto dentro de unos parámetros preestablecidos. Este sistema, compartido con Seat o Volkswagen, es de los mejores del mercado y es uno de los puntos fuertes del interior de este Skoda Kamiq.

En cuanto a la habitabilidad, estamos ante un B-SUV. Como sucede con todos sus rivales, las dimensiones de este coche no permite construir un monumento al confort, pero sí resulta un tamaño adecuado para cualquier tipo de viaje. Los asientos traseros, con un tapizado de enjambre de abeja, son cómodos y ofrecen un espacio adecuado para las rodillas. Eso sí, a nivel de anchura, es ideal para que viajen cuatro pasajeros: en cuanto es necesario ocupar la tercera plaza trasera,  el confort se reduce de manera ostensible. Pero esto es algo normal dentro del segmento.

Skoda Kamiq

El nivel de confort visual se ve recompensado gracias al techo panorámico fijo que presenta este modelo. Su tamaño es gigante y añade luz natural al interior sin que este llegue a molestar en ningún momento gracias a su correcto oscurecimiento. Reduce algunos centímetros de altura al habitáculo que solo supondrá un impedimento si tienes una altura fuera de la media (yo mido 1.86 y no me ha afectado en ningún momento).

Por supuesto, Skoda no podía dejar de lado en su Kamiq el concepto de practicidad que siempre le ha caracterizado. De ahí que este coche cuente con multitud de espacios portaobjetos de gran capacidad para distribuir lo que necesites de la forma que más te guste además de ofrecer soluciones prácticas para distintas circunstancias: un hueco con paraguas al lado del asiento del piloto, una rasqueta para el hielo en la tapa del depósito o unos protectores plásticos para las puertas que salen cada vez que se abren para evitar rozaduras contra columnas u otros coches.

Motor: un Skoda Kamiq muy refinado

Skoda Kamiq

El propulsor gasolina 1.5 de 150 CV me ha sorprendido por su capacidad para mover con soltura el Skoda Kamiq y creo que es el motor que mejor le sienta a este SUV. Esto se debe a su equilibrio entre prestaciones, suavidad y consumos.

A la hora de rodar con este motor de cuatro cilindros, el Skoda Kamiq destila refinamiento. Las aceleraciones son muy buenas y las reacciones del coche al tacto del acelerador son magníficas. A ello hay que sumarle su combinación con el cambio DSG de doble embrague, que aunque da algún ligero tirón en marchas cortas que no he sentido en otras ocasiones con este cambio, ofrece un confort de conducción elevado. Eso sí, la diferencia entre el cambio manual y automático es de 2.460 euros, una cifra elevada para tratarse de este segmento.

Skoda Kamiq

Además, el nivel de confort de este Skoda Kamiq es elevado en cuanto a aislamiento acústico. El sonido del motor se aprecia muy poco en el interior del coche, lo que denota el gran trabajo de la marca en aislar el habitáculo del vano motor.

Por otro lado, los consumos con esta combinación no son para nada disparatados. Giran en torno a los seis litros, una buena cifra para tratarse de un vehículo gasolina y con el coeficiente aerodinámico que suelen presentar los SUV frente a compactos de la misma longitud.

Skoda Kamiq

Desde luego, la impresión que me ha dado este motor TSI 1.5 EVO de 150 CV del Skoda kamiq es que vale para todo, ya que te permite acelerar con rapidez en caso de necesitarlo y conducir con confort en ciudad. Además, ofrece muy buenas recuperaciones en autovía. En definitiva, que si te gusta el coche y no te importa invertir algo más de dinero en él,  mi recomendación es que apuestes por esta combinación.

Comportamiento

Skoda Kamiq

El Skoda Kamiq me ha sorprendido por ofrecer un equilibrio entre confort y dinamismo muy adecuado a la hora de conducir en cualquier tipo de vía. El término que mejor le describe es eficacia, ya que se adapta a cualquier tipo de vía, aunque destacaría sobre su competencia su buen rodar a altas velocidades, donde la sensación de comodidad y seguridad es muy elevada.

Este equilibrio se debe a la suspensión pilotada que la firma ha instalado en este SUV. Así, el Kamiq se aleja de los SUV que ofrecen suspensiones demasiado blandas y poco adecuadas para hacer una conducción dinámica al tiempo que ha prescindido de una amortiguación excesivamente firme que aumente el nervio del coche y reduzca su confort en ciudad. Algo que es modulable gracias a los dos modos de suspensión que ofrece, aunque cierto es que las diferencias no están muy remarcadas.

Skoda Kamiq

Esta elección va acorde con la configuración general del coche, que apuesta por ofrecer una conducción eficaz y sin brusquedades. Esto es un punto positivo a la hora de conducir en un tramo de montaña, lugar donde este coche no se siente 100% cómodo pero al que se adapta bien. A buen ritmo, sorprende por su buen nivel de dinamismo y por la precisión de su dirección.

Como buen SUV, ofrece un cierto balanceo que en un compacto sería inconcebible. Pero es el precio a pagar por elevar la altura libre al suelo. Por el contrario, en ciudad resulta un coche muy recomendable gracias a su contenido tamaño, que permite conducir con agilidad y al mismo tiempo, encontrar sitios para aparcar de manera habitual. En cuanto a la visibilidad, las grandes lunas de este Kamiq y su buena distribución permite tener controlado todo nuestro alrededor con un rápido vistazo.

Skoda Kamiq

Esa versatilidad a la hora de conducir le hacen sumar papeletas para convertirse incluso en un primer coche para cualquier familia que viva en ciudad y busque prestaciones, confort de marcha y un tamaño adecuado para circular y buscar un sitio donde estacionar.

Desde luego, en este apartado el Skoda Kamiq me ha gustado. No esperaba un nivel de dinamismo y confort superior al de sus ‘primos’, el Seat Arona y el Volkswagen T-Cross… pero lo cierto es que me ha resultado bastante mejor que ambos. Y eso es algo que me ha sorprendido.

Equipamiento

Skoda Kamiq

En este apartado, el Skoda Kamiq también me ha parecido un coche muy completo. Evidentemente, esta versión es la más elevada dentro de la gama, pero lo cierto es que el equipamiento más básico ya de por sí está muy bien. Esto produce que la escala de precios aumente, pero si para ti este apartado es importante, el Kamiq debería estar en tus pensamientos.

Además, Skoda permite configurar a tu gusto el interior del coche mediante una serie de extras. Esto puede resultar engorrosodebido a la multitut de opciones disponibles, pero es mejor así que mediante saltos de equipamiento que en ocasiones hacen que el salto entre un nivel u otro de equipamiento sea bastante elevado.

Skoda Kamiq

A destacar del acabado Sport, encontramos los faros LED, llantas de 18 pulgadas, asientos deportivos, faros antiniebla con función de cornering, sensor de luces y lluvia, Apple carplay y android auto inalámbricos o sensores de parking traseros.

Esta versión además equipa extras de pago, como el portón trasero automático, muy útil cuando uno va cargado, la suspensión pilotada, cámara trasera, sensores de parking  360º, asientos calefactables y regulables de forma eléctrica o iluminación interior. También encontramos la carga inductiva o el equipo de sonido (fantástico) entre los elementos por los que hay que depositar un plus. Esta unidad estará en torno a los 27.000 euros, gracias a la campaña comercial de Skoda, que hace una reducción de 4.510 euros al precio si decides financiarlo, por lo que puede ser un buen momento para acercarte a tu concesionario y preguntar por él.

Fotos Prueba Skoda Kamiq 1.5 TSI EVO 150 CV DSG Sport: opinión, precios, fotos,...

Comentarios Prueba Skoda Kamiq 1.5 TSI EVO 150 CV DSG Sport: opinión, precios, fotos,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"