Prueba Skoda Scala 1.0 TSI: un compacto a tener en cuenta

El sustituto del Spaceback ha ganado en apariencia y cuenta con motores muy eficientes. Destaca por su gran maletero.

Prueba Skoda Scala

La competencia en un segmento como el de los compactos es muy dura y exige modelos con una apariencia diferenciadora. Este hecho fue quizás el que hizo que no triunfara el Skoda Spaceback, ya que era algo soso. La marca checa decidió entonces cambiarlo de nombre, ahora se llama Skoda Scala, y le dotó de una estética más moderna y que ha servido de inspiración en posteriores lanzamientos. Vamos a conocerle en profundidad.

Diseño evolutivo

Lo sé, en temas de diseño me meto en el charco de los gustos personales y lo que a uno nos agrada a otros no tiene porque, pero ¿de verdad no te parece más bonito este Skoda Scala que el anterior Skoda Spaceback? Además, con sus nuevas formas me da la sensación de ser un coche más grande.

Prueba Skoda Scala

Por dentro quizás le quitaría algún punto en la valoración de diseño evolutivo que si tiene en el exterior. Skoda es una marca que te presenta los salpicaderos muy ordenados, con los botones colocados casi a medida. Esto puede restar algo de modernidad frente alguno de sus competidores, pero con la moldura decorativa y la pantalla multimedia de tipo flotante se atenúa esta sensación.

Los materiales han ganado algo de calidad con el cambio al Skoda Scala, situándole en la media de su segmento, con unos ajustes que rallan a una gran altura. Le pena es que muchos mandos, botones, el panel de instrumentación o incluso el volante son heredados de modelos que ya han pasado a mejor vida y que los USB instalados son de tipo C (el pequeño), en vez de optar por la toma más común de tipo A.

Prueba Skoda Scala

En el apartado ergonómico, ya comentaba antes que en el Skoda Scala está todo muy colocado con dos pequeños detalles que se podrían mejorar. Uno son los botones escondidos por debajo del freno de mano (no tiene ni como opción el freno de mano eléctrico) y otro el tirador de la puerta que no me pareció muy manejable pese a su cuidado diseño. En el lado contrario tenemos los asientos, tapizados en cuero me parecieron muy cómodos por su forma, recogiendo muy bien en sus laterales y con buen ajuste eléctrico (485 €).

Nuestro modelo de pruebas equipaba la pantalla multimedia Bolero de 8 pulgadas. Su tamaño es correcto, cuenta con una interfaz moderna y los movimientos entre los distintos menús son rápidos. Como contraprestación deberemos pagar 55 € para que nos incluyan los servicios de conectividad Apple CarPlay o Android Auto, sin cables en ambos casos, que sería la forma de tener navegador. En caso de querer el GPS integrado, se tiene que cambiar a la pantalla Amundsen de 9,2 pulgadas que viene en un pack con el panel de instrumentación “Digital Cockpit” por un precio de 1.290 euros.

Prueba Skoda Scala

Un motor muy económico

Para realizar nuestra prueba del Skoda Scala hemos escogido el motor 1.0 TSI de 115 CV con cambio manual (lo tienes disponible con automático DSG por 1.600 euros más). Nada más apretar el botón escondido detrás del volante se deja notar en el habitáculo el sonido de los tres cilindros en funcionamiento, aunque como comprobaremos más adelante una vez recorridos los primeros kilómetros, desaparece por su correcto aislamiento.

El conjunto de la suspensión y la dirección de este Skoda Scala me parecieron correctos, acompañando bien las maniobras. Si quieres un toque algo más dinámico y deportivo puedes añadir el tren de rodaje opcional “Sport Chassis Control” que por 430 euros, baja la altura en 15 mm e incorpora amortiguadores ajustables por válvulas.

Prueba Skoda Scala

Este propulsor es ideal para compradores que vayan a hacer muchos recorridos urbanos e interurbanos, ofreciendo una respuesta agradable y unos consumos que no llegan a los 7 litros en ciclos combinados. Con todo a favor, por ejemplo en vías de circunvalación a ritmos constantes, te sorprenderá lo fácil que es conseguir que el ordenador de a bordo marque solo 5,5 litros.

Ahora bien, una vez puestos en carreteras rápidas los 115 CV se pueden quedar un poco cortos para este Skoda Scala. La sexta marcha es larga para bajar los consumos y no te permitirá conservar una velocidad constante en caso de afrontar repechos al encontrarse el motor bajo de vueltas. Misma situación te puede suceder en caso de dejar caer las revoluciones por debajo de las 1.500, por lo que yo te aconsejo intentar siempre circular por encima de las 2.000 rpm, donde se desenvuelve mejor.

Prueba Skoda Scala

Me prestó mucho el tacto del cambio manual, llevaba una temporada larga encadenando varios coches de pruebas automáticos, que cuenta con unos recorridos bien definidos. Aunque hay que indicar que quizás con el DSG se note algo más la diferencia entre los modos de conducción, ya que el ECO no me pareció que retuviera mucho y el Sport se notaba de forma moderada. En el Individual podrás ajustarlo a tu medida cambiando la respuesta del motor, la dirección, el tren de rodaje y el ACC (control de crucero adaptativo).

El Skoda Scala como coche principal

Si estás pensando en comprar el Skoda Scala como el coche principal del hogar debes tener en cuenta una serie de cosas. Para empezar, realizando viajes con él deberías descartar el motor 1.0 TSI y decantarte por el 1.5 TSI de 150 CV, que solo cuesta 700 euros más a igualdad de equipamiento y con el que podrás viajar de una forma más holgada y cómoda. El diésel 1.6 TDI de 115 CV, también desempeñaría mejor esta función, pero es más caro que el 1.5 TSI.

Prueba Skoda Scala

En cuanto a la habitabilidad. Este Skoda Scala ha sido diseñado para que dos personas viajen cómodas en las plazas traseras. La tercera en cuestión ha quedado muy penalizada por un túnel muy alto, pese a que este vehículo no cuenta con propulsión trasera o tracción total. Además, la forma en la que termina la butaca en las puertas resta un poco de anchura que se nota en el espacio de hombros para el ocupante central.

Mejor nota le ponemos al maletero del Skoda Scala. Con 467 litros, no hay compacto de este tamaño que le supere, siendo el Fiat Tipo con 440 litros el más cercano (la media es quedarse cerca de los 400 litros). Nuestro modelo de pruebas contaba con el portón eléctrico (370 euros) con una función muy cómoda ya que se puede empujar para indicarle que se tiene que cerrar.

Prueba Skoda Scala

Comparado con el Skoda Karoq

Con el gran éxito que están teniendo los SUV en nuestro mercado es normal plantearse la dudar entre comprar un Skoda Scala o un Skoda Karoq, solo dos centímetros más grande en longitud. Por dentro son parecidos en espacio para piernas, en altura gana por un poco el SUV, mientras que en anchura es donde pierde claramente el compacto. Y en el maletero, 54 litros de ventaja para el Karoq.

Empieza por debajo nuestro Skoda Scala, pero se recupera en cuanto analizamos los precios. Tomando como referencia el mismo motor 1.0 TSI de 115 CV, el compacto es 4.700 euros más barato, una cifra a considerar. Además lo hace con el acabado Style, el más alto, mientras que el Skoda Karoq es con el Ambition, el más bajo.

Prueba Skoda Scala

Como datos finales, el Skoda Karoq cuenta con una plataforma más avanzada que la del Skoda Scala, por lo que su refinamiento en carretera es mayor y también cuenta con una gama de motores más amplia tanto en gasolina como diésel, aunque no tiene versión de gas natural que se empezará a comercializar pronto en el protagonista de nuestra prueba.

Los rivales del Skoda Scala

Compactos y con motores gasolina que rondan los 115 CV, aquí te dejo una lista de enlaces con pruebas de algunos de los rivales del Skoda Scala. No he incluido el SEAT León o el Renault Megane al estar en plena renovación.

Fotos Prueba Skoda Scala 1.0 TSI: un compacto a tener en cuenta

Comentarios Prueba Skoda Scala 1.0 TSI: un compacto a tener en cuenta

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"