Prueba Toyota Yaris GRMN edición limitada de 212 CV

Toyota Yaris GRMN

Hemos podido probar un nuevo coche que no podrás comprar, porque a pesar de ser nuevo, ya está agotado. Se trata del nuevo Toyota Yaris GRMN, versión muy deportiva de 212 CV del utilitario Toyota Yaris, creada en edición limitada de 400 unidades, con un motor, transmisión, chasis y equipamiento muy especializado. Ha sido desarrollado por el nuevo departamento deportivo de Toyota llamado Gazoo Racing y cuenta con un motor desarrollado por Lotus con compresor volumétrico, cambio manual cerrado y diferencial autoblocante Torsen. Sobre el papel es ya excitante.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, opinión y conclusiones

Te pongo mi opinión al principio para que no te la pierdas, luego si quieres sigues leyendo más sobre el coche. Lo que más me ha gustado es que es un coche deportivo sin filtros ni electrónica. No hay cambio automático con modos de conducción, sino un simple cambio manual de relación cerrada; no hay complicados programas de amortiguación variable, sino unos buenos amortiguadores deportivos; no hay sistemas electrónicos de control de chasis, sino un efectivo autoblocante Torsen; ni tampoco un motor turbo con una banda de potencia limitada, sino un compresor volumétrico Eaton que te da empuje en cualquier momento y de forma instantánea. Que consume mucho, pues sí, pero sólo en conducción extrema y es de esperar en un deportivo de raza. Entre lo bueno está el poderoso motor con sonido deportivo, el cambio manual cerrado y el chasis vivo de reacciones que le hace interesante al límite. Como puntos mejorables, todo lo que no ha podido ser cambiado del Yaris convencional, como la dirección eléctrica, la posición del acelerador o la silueta de la carrocería. Dicho esto, como el Toyota Yaris GRMN es sólo la tarjeta de presentación del departamento Gazoo Racing, esperemos que se mantenga esta filosofía en sus anunciados próximos modelos, que deja lo superfluo fuera, evitando compromisos de confort o electrónicas complicadas, centrándose en lo que realmente ofrece sensaciones de conducción.

Vídeo prueba Toyota Yaris GRMN, hasta que se cayó la GoPro

Content here...

author( place )

Prueba Toyota Yaris GRMN, en edición limitada

Con el Toyota Yaris GRMN se ha buscado transmitir la emoción de la competición hacia la gama de coches de Toyota y comunicar algo más que motores híbridos y sentido común. En esta transformación de imagen de Toyota, la participación en el Mundial de Rallyes es uno de los pilares y como enlace entre el Yaris WRC de Latvala y los modelos de calle aparece este Toyota Yaris GRMN ultra deportivo. La palabra Gazoo proviene del japonés para expresar la idea de garaje o box. Las siglas completas significan "Gazoo Racing tuned by Meister of Nürburgring". Desde el principio se quiso hacer una edición limitada por la necesidad de lanzarlo durante la segunda temporada en el Mundial y por no tener que crear grandes transformaciones en la línea de producción en Francia. De hecho, se ha instruido a un grupo de 25 trabajadores para que monten las piezas específicas de forma manual evitando grandes cambios en la fábrica. Se hacen 7 al día, hasta completar las 400 unidades para Europa y 200 para Japón. Cada unidad tiene su número de la edición limitada sobre el compresor bien vista al abrir el capó.

Prueba Toyota Yaris GRMN, qué tiene de especial

No es el primer utilitario deportivo que pasa de 200 CV, pero el Toyota Yaris GRMN tiene un peso muy bajo de 1.135 kg y la mejor relación peso potencia de su segmento: 5,35 kg/CV. Además cuenta con un diferencial autoblocante Torsen, en vez de la habitual electrónica de chasis que castiga los frenos. Cuenta con un motor 1.8 litros con compresor volumétrico en vez de un motor turboalimentado. Es el primer Toyota de calle de la historia con un sistema de refrigeración del filtro del aceite y cuenta con un montón de piezas especiales como llantas BBS forjadas (en un Golf GTI es una opción de más de 3.000 euros) amortiguadores y muelles deportivos, y asientos bucket. Algo también especial del Toyota Yaris GRMN que quiero destacar es que no tiene botón Sport, ni modos deportivos, el coches es racing sin filtros y te da todo con sólo dar “gas”.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, exterior racing

Un coche deportivo necesita una estética exterior deportiva que vaya en sintonía. Se ha cambiado el parachoques, que no lleva elementos cromados y la parrilla tiene una trama deportiva, con nuevos antinieblas y un faldón con una banda roja. Detrás monta un parachoques con símil de difusor y una salida de escape centrada con adorno cromado, así como un alerón grande aunque disimulado al ser negro. También se han pintado de negro las llantas, los espejos y el techo. Todas las unidades del Toyota Yaris GRMN serán blancas y llevan adhesivos con los diseños de Gazoo Racing en los laterales y el capó. Los clientes que lo prefieran pueden pedir que no pongan estos adhesivos. Sobre la imagen, nada que objetar, con la altura rebajada, la carrocería de 3 puertas y los cambios estéticos, se consigue dar un look deportivo y profesional sin caer en el tuning excesivo.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, motor y prestaciones

Cuando se decidió convertir al inofensivo y sensato Toyota Yaris en el coche deportivo que es el Toyota Yaris GRMN, se buscó un motor que diera la talla, pero no se encontró ninguno. Toyota ya no hace motores deportivos, incluso el Toyota GT86 probado en Auto10, lleva un motor Subaru. Menos mal que Toyota sigue proveyendo motores a Lotus, quien los prepara para hacerlos deportivos. Así que se decidió usar el motor Toyota 1.8 que Lotus prepara con un compresor volumétrico y que usa el Lotus Elise 220. Para encajar en el Yaris ha necesitado modificaciones en la culata y los sistemas de refrigeración. El compresor Magnuson Eaton es muy compacto y está refrigerado por agua. Permite que la potencia máxima suba a 212 CV a 6.800 rpm y el par motor, que llega a un máximo de 250 Nm a 4.800 rpm, sea muy fuerte desde muy bajas vueltas y sin retardo, con un toque de acelerador instantáneo. Se siente como un motor gordo, como si llevase un 2,5 litros deportivo, con un sonido metálico fuerte del escape que no es especialmente melódico, pero se hace notar. Coge los 100 km/h en 6,4 segundos, dos décimas menos que el Renault Clio RS Trophy de 220 CV. Alcanza los 400 metros en 14,2 segundos y tiene la velocidad máxima electrónicamente limitada a 230 km/h. Lo mejor es la fuerte capacidad de aceleración entre curvas y la extensa gama de revoluciones con buen empuje. Tanto yendo a medio régimen, como en altas, el coche se siente muy poderoso. Empuja tanto “arriba” que te ves sin querer llegando al corte a 7.000 rpm, porque te da la sensación de que aún hay más.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, preparación de chasis

La preparación del chasis comienza con una serie de refuerzos, algunos provenientes del Toyota Yaris híbrido, que al pesar más que el resto de versiones tiene refuerzos en el chasis. Además cuenta con una barra entre torretas y otra por la parte inferior delantera, así como otras barras diagonales en el eje posterior. Después hubo que bajar el coche (2,4 cm) con muelles cortos y se quitó la inclinación natural del Yaris hacia delante, en el Toyota Yaris GRMN el suelo está prácticamente plano con la carretera. Los amortiguadores son Sachs Performance sin dureza variable y las barras estabilizadoras son más gruesas. Copia muy bien la carretera y no es el utilitario deportivo más incómodo en conducción tranquila con baches, por lo menos mientras exista el Clio Trophy. Para reducir el peso no suspendido se han montado unas llantas de 17 pulgadas BBS forjadas muy ligeras (2 kg menos por rueda que unas convencionales). Los frenos delanteros tienen discos ranurados de 275 mm de diámetro y pinzas Advics de cuatro pistones. Detrás monta discos macizos de 278 mm. Llegamos a calentar un poco los frenos en un tramo muy largo de curvas, pero tras refrigerarlos un poco volvió a frenar con mucha potencia. Poner unos latiguillos metálicos parece una mejora interesante a realizar. La dirección tiene 2,28 giros de volante y cuenta con un volante deportivo de diámetro pequeño. La asistencia eléctrica tiene la sensibilidad revisada y el coche es muy directo y fiable en el giro, pero la dirección no transmite sensaciones como se espera en un coche deportivo.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, interior con toques racing

El interior se basa en el acabado más alto Yaris Feel! al que se añaden unos asientos tipo bucket con tapicería Ultrasuede, con altura regulable en el del conductor, un volante deportivo basado en el del Toyota GT86, una palanca de cambios deportiva y pedales metálicos para el embrague y freno. En las unidades con el volante a la izquierda no se ha cambiado el acelerador del Yaris por no pasar unos procesos internos de validación durísimos, debido a los problemas que tuvo Toyota en EE.UU. Esto ha provocado que el acelerador y el freno no estén bien alineados para hacer el punta tacón con facilidad.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, comportamiento

El Toyota Yaris GRMN tiene un comportamiento muy deportivo, con el toque justo de viveza. Es de esperar, es un coche muy deportivo del que sólo se producirán 600 unidades para todo el mundo. No había compromisos que atender ni conductores tranquilos a los que agradar, es un coche con el que los ingenieros de desarrollo han tenido carta blanca para poner a punto. El tren delantero está muy sujeto y es muy directo de reacciones, aunque la dirección comunica muy poco. En conducción deportiva se nota claramente la acción del diferencial autoblocante que te tira hacia el interior de la curva, pero que te da una tracción impresionante. De atrás se descuelga fácilmente con un poco de provocación y en el circuito nos atrevimos sin miedo a dejarlo irse ahuecando el acelerador, para volver a acelerar a tope y dejar al diferencial que nos sacara de las curvas.

Toyota Yaris GRMN

Prueba Toyota Yaris GRMN, neumáticos deportivos, pero no excesivos

Como nos dejaron los coches de pista con neumáticos semi-slicks, en cuanto se calentaban conseguíamos ir a mucha velocidad. El Toyota Yaris GRMN viene de serie con neumáticos deportivos Bridgestone Potenza RE 050A de medida conservadora, con llanta de tamaño moderado, aunque con perfil muy bajo, 205/40 R17. Una cosa muy buena es que se ha puesto a punto el coche para este neumático, pero sin buscar una especificación especial del mismo, para que el cliente siga disfrutando del mismo comportamiento cuando renueve sus Potenza en cualquier taller. Es algo de lo que podrían aprender las marcas de deportivos que crean variantes de neumáticos específicas para sus modelos lo que encarece el precio.

Toyota Yaris GRMN

Al final de una prueba suelo hablar del precio, el equipamiento, la garantía y esas cosas. Pero el Toyota Yaris GRMN, que costará unos 30.000 euros a sus 400 clientes dependiendo de los impuestos de cada país, ya no está a la venta, se agotaron en dos días. Por lo que ni el equipamiento, ni el precio, ni las opciones te interesan. Lo más importante que debes saber es que Toyota no sólo sabe hacer prácticos y sensatos híbridos, si quiere puede hacer deportivos muy divertidos. Y parece que quiere y los va a hacer a través de Gazoo Racing. A Toyota ya sólo le falta volver a diseñar motores deportivos -¡auch!-.

Fotos Prueba Toyota Yaris GRMN edición limitada de 212 CV

Comentarios Prueba Toyota Yaris GRMN edición limitada de 212 CV

  •  
    Avatar de Maffeo.
    Maffeo 22/01/2018 12:48:19

    ¿Se nota mucho la diferencia de un compresor respeto al turbo?

  •  
    Avatar de gerardojimenez.
    gerardojimenez, 22/01/2018 16:20:54

    Sí Maffeo, la diferencia se nota conduciendo. El motor turbo te ofrece un gran poder de aceleración y es más eficiente al ser movido por los gases de escape, pero tiene un retardo desde que aceleras fuerte hasta que se nota su acción. Si estás a altas revoluciones no se aprecia el retardo, pero si aceleras a fondo desde bajas revoluciones notas como hay un momento de espera hasta que te da todo el par motor. Un compresor volumétrico se mueve por una correa enganchada al cigüeñal así que siempre está girando rápido y comprimiendo aire en la admisión. Esto hace que en cualquier momento, en cuanto pisas te da mucha potencia sin importar las revoluciones. Lo malo es que el cigüeñal siempre está tirando de el compresor y hace al motor consumir más combustible, es menos eficiente. Por ello casi no lo vemos en coches comunes, sólo en deportivos y grandes motores.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"