Prueba y opinión del Volvo XC60: precio, maletero y comportamiento

El XC60 ya solo cuenta con mecánicas híbridas en su gama. En concreto probamos la B4 diésel, a la postre una variante muy interesante.

Prueba Volvo XC60

En nuestro país existe una gran competencia en el segmento premium entre las marcas alemanas por hacerse con los primeros puestos en todas las categorías en las que tienen representación. Pero hay en una, la que englobaría a los SUV del segmento D (en torno a 4,7 metros) en las que en 2021 fueron superados por nuestro protagonista, el Volvo XC60. ¿Qué tiene el modelo sueco para firmar tan buenas cifras?

Prueba del Volvo XC60: elegancia en el diseño

Habitualmente los coches van perdiendo interés, a la vez que ventas, según los años se les echan encima. Al fin y al cabo la competencia se va actualizando. Pero en el caso de este Volvo XC60 parece que los datos mejoran con los años, como el buen vino, superando el pasado año a su competencia directa como es el BMW X3, el Audi Q5 o el Mercedes GLC.

Prueba Volvo XC60

Durante toda su vida comercial, el Volvo XC60 no ha experimentado cambio alguno en su carrocería. En su día, tomaba como referencia las líneas marcadas por un renovado Volvo XC90, con esa parilla cromada tan grande, los faros en forma de martillo de Thor con tecnología LED o las características lentes verticales traseras que vemos en la firma sueca desde hace muchos años. Aunque se trate de una versión híbrida ligera las salidas de los tubos de escape ya no se dejan ver en la trasera, mientras que el color para la carrocería “Silver Dawn” (+ 1.111 euros) de nuestra unidad de pruebas le aporta una gran elegancia mezclado con los distintos cromados.

Al acercarme a este Volvo XC60 veo que está bastante bajo. Esto se debe a que gracias a la suspensión neumática que equipa, cada vez que lo aparcamos desciende su posición para facilitar el acceso al interior. De todos modos, al abrir el portón del maletero encontraremos también unos mandos en donde podemos modificar dicha altura a nuestro gusto.

Prueba Volvo XC60

La esencia de diseño escandinava se respira nada más tomar asiento. Las líneas y las formas no son muy recargadas, con un minimalismo que encandila. No faltan detalles clásicos como los acabados de madera para el salpicadero, que se unen a otros de corte premium como los altavoces fabricados por Bowers&Wilkins o ese pomo para el cambio de cristal de Orrefors Sweden. Los materiales son de alta calidad, con un ajuste en su montaje digno de un modelo de estas características.

En el apartado digital este Volvo XC60 es moderno, pero quizás un punto por detrás de las marcas alemanas (sobre todo Mercedes y Audi). La pantalla multimedia (9 pulgadas en formato vertical) estrenó el pasado año un nuevo sistema operativo de Android que le ha venido muy bien, ya que además de aumentar el número de aplicaciones del gigante Google, ha aportado un poco más de rapidez y un diseño más simple que ayuda a la hora de manejarla en marcha. Y por si acaso lo estás pensando, funciona perfectamente también con móviles de Apple. A su izquierda aparece un panel de instrumentación digital de 12 pulgadas, buen tamaño, pero que no se puede personalizar.

Prueba Volvo XC60

Estos asientos de cuero claro que ves en las fotografías de nuestro Volvo XC60 me parecieron un poco duros en la zona del respaldo. Cuentan con ajuste eléctrico y se pueden bajar bastante, teniendo en cuenta que vamos conduciendo un SUV. Desde ahí encontraremos una gran visibilidad en todos los ángulos, este coche destaca por sus grandes ventanas que aportan gran luminosidad, y un volante un tanto simple con botones hápticos.

De ahí pasamos a las plazas traseras, cuya banqueta se puede desplazar para jugar con la capacidad del maletero. Con el metro en la mano, el Volvo XC60 muestra un gran equilibrio en todas las medidas. Por ejemplo en espacio para las piernas es superado solo por el BMW X3, en la anchura empata con el Audi Q5 en el primer puesto y en altura queda solo por debajo del Mercedes GLC. Mi sensación a bordo es que la anchura no es destacable, con una plaza central pequeña y penalizada por un túnel alto. Cuentan con climatización propia, con salidas tanto en la zona central como en las puertas.

Prueba Volvo XC60

En donde este Volvo XC60 se encuentra en desventaja frente a sus rivales es en la capacidad del maletero. Sus competidores alemanes parecen haberse copiado consiguiendo el trío 550 litros, por los 555 litros de un Lexus NX. En el caso de nuestro protagonista se conforma con tan solo 483 litros

Prueba del Volvo XC60: a los mandos del B4

Para la realización de esta prueba del Volvo XC60 tuvimos la oportunidad de probarlo con la motorización B4 diésel. Hago este último apunte porque no entiendo muy bien como los responsables de la firma sueca han denominado de la misma manera también a la variante de gasolina. Sea como fuere, ambas comparten que son microhibridadas y en concreto la nuestra cuenta con un bloque de dos litros, cuatro cilindros que rinde 197 CV, más el pequeño eléctrico de 10 kW. Siempre va asociado al cambio automático de tipo convertidor de par con ocho relaciones, pudiendo elegir entre tracción delantera o total 4WD.

Prueba Volvo XC60

Giraremos hacia la derecha el mando casi ovalado del arranque colocado en la consola central y el motor B4 se hará notar en el habitáculo. De primeras no se puede decir que sea refinado, pero esta es una sensación que irá abandonando tu sentido del oído una vez cojas velocidad. Porque este Volvo XC60, como suele ser habitual en la marca, tiene muy bien trabajada la insonorización pese a este inconveniente inicial.

El empuje, más teniendo en cuenta que tenemos los 420 Nm de par disponibles desde las 1.750 rpm, es bastante bueno, por lo que en poco tiempo conseguirás velocidades de crucero y tampoco tendrás problemas en las recuperaciones. Va acompañado por una transmisión muy suave, en la que apenas se notan las transiciones entre las distintas relaciones. La pena es que no disponga de levas para actuar sobre ella, teniendo que empujar el bonito pomo a izquierda (bajar) o derecha (subir) para realizar esta acción.

Prueba Volvo XC60

La configuración de las suspensiones que se le ha aplicado a este Volvo XC60 invita a recorrer muchos kilómetros de una forma tranquila y sosegada. Su tarado trabaja muy bien la comodidad de sus pasajeros, lo que repercute en que en el paso por curva sea algo menos dinámico que sus rivales alemanes. La dirección, por su parte, me pareció bastante directa y que transmite bien lo que sucede por debajo de nosotros.

En el debe de este Volvo XC60 tengo dos apuntes en mi libreta. Podría empezar por el tacto del pedal del freno, que parece estar escalonado en dos niveles. En un primero no parece morder mucho, se encuentra regenerando, y en el segundo ya detiene el coche de forma correcta. Sin saberlo puede desconcertar un poco. El otro aspecto es que no se hayan incluido modos de conducción, algo habitual en esta categoría de coches.

Prueba Volvo XC60

El hecho de contar con la hibridación ligera no repercute significativamente en los consumos obtenidos. En mis recorridos habituales me he movido en una media de 6,5 litros, una cifra correcta sin más, pudiendo llegar a bajar ligeramente de los 6 litros en tramos favorables a velocidades constantes. Aunque también te indico que no le gustan nada los atascos (este aspecto lo comparto con él) o los entornos urbanos, subiendo a los 7,5 litros con mucha facilidad. A nuestro favor siempre tendremos un depósito de combustible muy grande, que llega hasta los 71 litros junto al de AdBlue.

Prueba del Volvo XC60: el mejor motor a escoger

En el momento que escribo esta prueba del Volvo XC60 hay disponibles en nuestro país tres motorizaciones diferentes. Cómo mínimo ya parten de una etiqueta Eco para las mecánicas híbridas ligeras B4 (sí, esas dos que comparten nombre), mientras que por encima queda ahora mismo el T6, una variante híbrida enchufable.

Prueba Volvo XC60

Poniendo cara a cara nuestro B4 diésel con la misma denominación de gasolina, yo me decantaría por nuestro protagonista. Si bien es verdad que su refinamiento en peor, creo que compensa contar con un precio menor (hablamos de 600 euros), empatan en potencia pero teniendo más empuje el movido por gasóleo, lo que a la postre repercutirá en unos consumos más bajos. Además, es el único que tendría disponible la tracción total en caso de necesitarla, porque los 2.352 euros que cuesta equiparla hacen que para mí estuviera descartada.

Compararlo con el híbrido enchufable T6 ya es más complicado. Para empezar este último empieza en el acabado Core, el segundo del escalafón, e igualándolo con nuestro B4 es 7.000 euros más caro. Claro está que la potencia sube exponencialmente hasta los 350 CV, algo que se tiene que pagar, pero debes pensar si te merece la pena la inversión en un coche que sacará una clara ventaja circulando en ciudad gracias a sus 78 km homologados de autonomía eléctrica.

Prueba Volvo XC60

Prueba del Volvo XC60: el equipamiento ideal

Teniendo en cuenta que al final me he decantado para el Volvo XC60 por la motorización diésel B4, tendremos que elegir entre cuatro equipamientos diferentes: Essential, Core, Plus y Ultimate. De primeras me quitará este último, ya que no se puede coger la variante con tracción delantera, lo que hará que su precio final se dispare bastante.

En el siguiente paso, teniendo en cuenta que el salto entre el Essential y el Core es de apenas 1.698 euros, haría que descarta el primero. Enfrentando al Core con el Plus hablamos de 3.961 euros de diferencia y apenas sumaremos elementos estéticos (llantas más grandes), asientos de cuero o ajuste eléctrico para ellos. Mi ganador sería el Core.

Prueba Volvo XC60

Prueba del Volvo XC60: los rivales

Metemos en los filtros SUV del segmento D de categoría premium con motorizaciones diésel con hibridación ligera cercanas a los 200 CV y obtendremos como resultado cuatro posibles opciones. Todas ellas solo están disponibles con tracción total, lo que permite a nuestro Volvo XC60 ofrecer un precio de partida más bajo (51.900 euros). Pero siendo justos, equipándola su precio se queda en 55.950 euros, muy parejo con los 55.240 euros del Audi Q5 40 TDI o los 56.900 euros del BMW X3 20d, modelos ambos actualizados en 2020 y 2021, respectivamente.

Como opciones más caras, sin que tampoco justifiquen su sobreprecio, encontramos el Land Rover Discovery Sport y el Jaguar F-PACE. Ambos SUV británicos comparten el motor D200 con 204 CV y tracción total, con unas tarifas de 57.850 euros para el primero y de 65.400 euros para el segundo.

Prueba Volvo XC60

Y no me he olvidado del Mercedes GLC, al que he citado a lo largo de la prueba. Por ahora el integrante de la estrella no cuenta con una motorización híbrida ligera diésel, proponiendo el bloque 220 d con 194 CV, tracción 4MATIC por 54.698 euros. También podríamos tener en cuenta al nuevo Lexus NX, con su variante híbrida total, que con 182 CV y tracción total empieza en 51.500 euros.

Fotos Prueba y opinión del Volvo XC60: precio, maletero y comportamiento

Comentarios Prueba y opinión del Volvo XC60: precio, maletero y comportamiento

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"